José Guerra: Tibisay Lucena y el dilema electoral

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 54780
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

José Guerra: Tibisay Lucena y el dilema electoral

Mensaje por redaccion » 20 Feb 2021, 21:50

Opinión
ND


Después del salto al vacío que las fuerzas democráticas dieron en 2005 al abstenerse de participar en la elecciones del parlamento de ese año, el chavismo aprovechó la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional para nombrar un CNE a su imagen y semejanza, colocando allí a la señora Tibisay Lucena, quien le hizo un daño incuantificable a la institucionalidad del país, a la cual el chavismo siempre tuvo como objetivo.

Ese error les facilitó el trabajo. El argumento para no participar fue “la falta de condiciones y la legitimación del fraude”, estimulado por las campañas mediáticas.

A partir de allí vino el duro y difícil camino de volver a la política de calle y dejar de ver espejismos. En la elección presidencial de 2006 donde Chávez ganó cómodamente se abrió la rendija. En el referendo de la Reforma Constitucional de 2007 derrotamos a Chávez y en las elecciones de la Asamblea Nacional de 2010, la Unidad Democrática obtuvo más votos que el PSUV para luego en 2015 ganar de forma contundente en las elecciones parlamentarias. Todo ello a pesar de Tibisay Lucena y su ingeniería electoral. El chavismo que era una mayoría sólida se transformó en minoría.

La señora Lucena hizo todo y de todo para desestimular el voto opositor. Sus artimañas pasaron por recomponer los circuitos electorales hasta permitir un ventajismo descarado del Psuv en el CNE y las juntas electorales. Sin embargo, una política clara y firme comprendió que esos factores disuasivos del voto se podían vencer con tenacidad y la lucha por ganarse al pueblo descontento con una propuesta viable, dejando atrás las fantasías y los mitos acerca de las trampas y el fraude electoral, que tanto daño hicieron. Supimos vencer al Psuv y su maquinaria estatal a punta de movilización y unos dirigentes convencidos que la victoria era posible.

Pero a partir de 2015 las cosas cambiaron.

El Psuv y su oficina de asuntos electorales del CNE se propusieron dar un salto adelante. Sabiéndose minoría, optaron por liquidar el voto como instrumento de cambio. Así, a los días que la Unida Democrática obtuvo dos tercios de los diputados a la Asamblea Nacional, procedieron a rebanar esa mayoría con una sentencia del TSJ, que ellos habían modificado, llegando al descaro de nombrar magistrados a algunos sujetos que días antes habían sido parlamentarios. Luego decidieron algo más aberrante: declarar el desacato de la Asamblea Nacional. Posteriormente, Tibisay Lucena hizo lo imposible para sabotear el llamado al referendo revocatorio de 2016 contra Maduro. Todo ello con el objeto de vaciar de contenido el ejercicio del voto para que el pueblo creyera que no valía la pena concurrir a las elecciones.

Fuera ya del CNE, la sombra de Tibisay Lucena sigue en el imaginario de la gente y peor aún de algunos factores de las fuerzas democráticas, que pensando que los fantasmas existen, pudiesen estar tentadas a cometer un error parecido al de 2005, dejando de participar en las elecciones de gobernadores y alcaldes correspondientes a 2021.

Hay que luchar por elecciones en las mejores condiciones posibles, sabiendo a quien nos enfrentamos, pero participando, para que la mayoría descontenta se exprese.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: