Ramón Peña: Épica de bajo octanaje

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 52660
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Ramón Peña: Épica de bajo octanaje

Mensaje por redaccion » 24 May 2020, 23:16

Opinión
ND


El viaje trasatlántico de cinco tanqueros de bandera iraní, cargados de combustible, desde el puerto de Bandar Abbas en el Golfo Pérsico hasta el puerto de Los Taques, en nuestra península de Paraguaná, ha despertado novelescas expectativas. Muchos de quienes vivieron la llamada Crisis de los Misiles en 1962 han paladeado un remake de aquel histórico desafío entre John F. Kennedy y Nikita Kruschov. Nada que ver. De aquel episodio, resultaron decisiones trascendentes para la URSS, para EE. UU y también para Cuba, teatro donde se escenificó lo que fue una verdadera película de suspenso. Del actual evento poco o nada habrá para recordar.

La dictadura ha pretendido convertir en epopeya lo que sencillamente debería admitir como una vergüenza. El millón quinientos mil barriles de gasolina que traen los tanqueros, navegando más de ocho mil quinientos kilómetros, durante 29.5 días, es lo que nuestras refinerías producían en 48 horas de operación. Suficiente para abastecer todo el mercado interno y ganarnos unos buenos dólares exportando a la Costa Este de EE.UU.

Estos cinco barcos, en lugar de la bandera iraní, deberían portar como insignia la bandera de la Cruz Roja, en atención a nuestra crisis humanitaria compleja agravada por la ruina de la industria petrolera.

Risible la escena del Golem gobernante esta semana cuando, desafiando al “imperio yanqui, bramó, inflando su rubicunda humanidad, “¡Estamos listos para lo que sea, cuando sea!”. Nos tentó imaginar otro remake, el de Cipriano Castro en 1902, con su arenga de “La planta insolente del enemigo…”, pero más acertadas acudieron en nuestro auxilio las imágenes de una película, El rugido del ratón, aquella divertida sátira con brillante actuación del gran Peter Sellers, quien, como gobernante de un humilde ducado europeo decide, para resolver su penuria económica, armar a sus campesinos en atuendo de guerreros medievales y declararle la guerra al mismísimo Estados Unidos…


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Neoclasica y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: