Página 1 de 1

AP: La lucha entre Ruperti y un magnate griego por la gasolina en el tanquero Alkimos

Publicado: 30 Jun 2020, 10:29
por redaccion_ar
Imagen Anaisa Rodríguez / 30 jun 2020.- Los 100.000 barriles de gasolina de 95 octanos depositados en el tanquero Alkimos ha puesto frente a frente a Wilmer Ruperti y el magnate griego Evangelos Marinakis, dueño entre otros del club de fútbol Olimpiakos. Así lo reporta el periodista Joshua Goodman de la agencia AP.

"La disputa tiene todo el drama de una película pirata: una carga preciosa, maniobras clandestinas en el mar y acusaciones de un robo en alta mar", escribió Goodman en un artículo este martes.

El caso es este: El tanquero Alkimos, operado por una empresa del magnate griego, recibió la orden de llevar la carga hacia Aruba (se encontraba en Panamá). El pagador era ES Euroshipping AG cuyo dueño es Ruperti.

Los dueños del tanquero comenzaron a dudar y recordaron a ES Euroshipping AG que el contrato incluía una cláusula anti sanciones.

Camino a Aruba el intercambio de emails entre las dos empresas continuó. El punto de encuentro del Alkimos era a mar abierto, 50 millas al este de Aruba. La orden era entregar la carga al buque Beauty One en lugar de un lugar designado por Aruba. Además, la empresa encargada de supervisar el trasvase de gasolina era desconocida para los operadores del Alkimos. Ni siquiera tenían una página web.

El Alkimos, después de varios días y sin entregar la carga, se dirigió a Houston donde ahora se encuentra.

"El primer asalto parece haber favorecido a Marinakis, cuya Capital Ship Management Corp. con sede en el Pireo opera el Alkimos. El miércoles, los alguaciles federales de Houston tienen programado subastar la carga del barco: 100.266 barriles de gasolina de alto octanaje, cuyo valor se estima en más de 5 millones de dólares. La subasta responde a la orden del juez Lynn Hughes de incautar la carga, que dijo que probablemente habría terminado en Venezuela, mientras continúa el arbitraje sobre un gravamen de 1,7 millones de dólares".

"Esto demuestra claramente que las sanciones funcionan", dijo Russ Dallen, quien monitorea de cerca el tráfico marítimo como jefe de Caracas Capital Markets, con sede en Miami. "Pero aunque este armador parece haber hecho lo correcto, hay muchas otras cucarachas sin escrúpulos en la industria naviera que no dudarán en hacer negocios con Venezuela".

La empresa de Marinakis exigió el pago de 1,7 millones de dólares para compensar las pérdidas ocurridas por el tiempo perdido en el mar, en un momento en que la pandemia comenzaba y las tarifas de tanqueros como el Alkimos se incrementaban unas 10 veces.

ES Euroshipping respondió con una demanda por $2.3 millones en daños. Según el abogado Michael Volkov, la empresa del magnate griego rehúsó aceptar que la había riesgo de sanciones en la operación y que decidió trasladarse a Houston antes de que a otro puerto de la zona.

Las sanciones

EEUU ha intentado durante meses que no haya envíos de combustible hacia y desde Venezuela para precipitar la "caída de Maduro" pero hasta ahora los perdedores han sido los venezolanos quienes han hecho hasta 30 horas de cola para surtir gasolina.

En mayo, el Departamento de Estado, el Departamento del Tesoro y la Guardia Costera de EEUU emitieron un aviso advirtiendo a la industria marítima que las transferencias de barco a barco del tipo que se le pedía a los alcalinos se utilizan frecuentemente para evadir las sanciones. Si bien el informe se centra en el Irán, Corea del Norte y Siria -no en Venezuela-, insta a los expedidores a mejorar la diligencia debida y la práctica de cumplimiento de las sanciones.

A principios de junio, 2 funcionarios estadounidenses a Reuters, que EEUU está investigando al magnate naviero venezolano Wilmer Ruperti por violar las sanciones y traer gasolina al país.

Pulse aquí para leer la nota completa en AP.

Lea más: Reuters: EEUU investiga a Wilmer Ruperti por traer gasolina al país clandestinamente