Ex Pdvsa Abdel Abitrabi, a ND: Sanciones de Venezuela son más severas que las de Irán

Economía Política | septiembre 17, 2020 | 5:01 pm | .

Las sanciones que ha impuesto la comunidad internacional contra el sector petrolero venezolano son más severas y radicales que las impuestas a Irán desde 1979.

Así lo asegura el ex trabajador de Pdvsa y experto petrolero Abdel Abitrabi quien, en una entrevista exclusiva con ND, detalló las diferencias en el tipo de sanciones en Irán y en Venezuela.

En Venezuela el presidente y funcionarios tienen precio, agrega. “Eso no ocurre en Irán. Allá el presidente no tiene precio”.

También señaló que Irán ha logrado comercializar crudo con unos 8 o 9 países aliados, entre ellos China, India, Rusia, Yemen, Malasia, Siria, Turquía, y claro, Venezuela. Y considera que una diferencia fundamental entre ambos países es que los encargados del sector iraní se guían por el patriotismo mientras que en Venezuela la guía es la corrupción.

Finalmente Abitrabi reitera que las sanciones no crearon la escasez de combustible y el deterioro de la industria petrolera. “Es por el deterioro de las refinerías que tiene mucho tiempo, es por la destrucción de Pdvsa, es por el despido de gente que tenía un alto nivel de desarrollo”.

A continuación, nuestra entrevista:

Pregunta. En el último Boletín de la OPEP se reporta que Irán produjo más de 1,9 millones de barriles por día en agosto, según fuentes secundarias. También que operaba 117 taladros para el segundo trimestre de 2020. Por su parte los números de Venezuela para el período equivalente son: 340 mil bpd y 6 taladros.

En cuanto a gasolina no conocemos información oficial de la OPEP, pero es claro que Irán puede exportarla a Venezuela y nuestro país no produce combustible suficiente.

¿Cómo caracterizaría las sanciones al sector petrolero en Venezuela, en relación a Irán? ¿Más fuertes? ¿O es difícil de decir?

Respuesta.- Las sanciones en Venezuela son extremadamente fuertes. Ahí nadie puede tomar una gota de petróleo y sacarla. Nadie puede trabajar. Si no tienes permiso de la OFAC no puedes hacer absolutamente nada.

-Las de Venezuela son sanciones severas, radicales; no tanto en Irán porque hay países que se han alineado con el país. Hay muchos intereses y están arraigados a esa cultura milenaria. Es otra cosa.

– Con Venezuela son más agudas porque se trata de una lucha contra un régimen que ha sido categorizado de narcotraficante, se le ha vinculado con ciertas cosas y eso es lo que motivado a EEUU para las sanciones.

-De hecho, el tener precio por la búsqueda del presidente y funcionarios; eso no ocurre en Irán. Allá el presidente no tiene precio. Irán es una República donde la democracia está allí. Hay elecciones. Eligen a su presidente. Hay un Líder Supremo que es el Ayatolá, que es el que fundamentalmente dirige las riendas del país y el presidente se encarga de las cosas de negocios y demás. Son dos escenarios totalmente diferentes.

P.- ¿Cree usted que el abismal estado del sector petrolero de Venezuela se debe a las sanciones?

R.- No, evidentemente no. Nosotros teníamos un problema ya de hace años y las sanciones lo que hicieron fue tratar de controlar la debacle en el sentido de evitar que hubiera más corrupción, que se siguiera desangrando al país, pero las consecuencias son iguales de drásticas.

-Venezuela en 2017 venía con escasez. En 2010, no había comida en los anaqueles, escaseaban los productos, se veía que el bolívar tenía una devaluación bárbara, la hiperinflación consumió todo lo bueno que se había construido en los 200 años de República que tampoco han sido muy buenos, porque la historia nuestra no nos ayudó al desarrollo, incluso después de la Independencia.

-Tenemos una sociedad que ha estado mal guiada no solo por 20 años, sino que teníamos un tiro en el ala desde hace un poco más. Esto terminó de empeorar la situación, evidentemente, no era lo que la gente estaba esperando y ya veníamos de un franco deterioro. Las sanciones agudizan más pero el objetivo está claro.

-Es falso decir que por la sanciones hay escasez de gasolina. No. Es por el deterioro de las refinerías que tiene mucho tiempo, es por la destrucción de Pdvsa, es por el despido de gente que tenía un alto nivel de desarrollo, consciencia, profesionalismo que en 2002, por evitar que se politizara una compañía, pasó a ser servicio de un grupo político.

Trabajador de Pdvsa alzando bandera iraní tras llegada de buques cargados con gasolina

P.- Muchos analistas no entienden cómo el chavismo dejó destruir a Pdvsa cuando era la gallina de los huevos de oro. ¿Qué cree usted? ¿Cuál fue el rol de haber botado a más de 20 mil empleados?

R.- El resultado comenzamos a verlo en el 2007 y 2008 en adelante. Estábamos viendo como en el 2012 no se podía levantar más producción. Los grados de corrupción, mal manejo, eran incontrolables, las guerras entre mafias por todas partes. Los resultados hablan por sí solos.

-Todo lo que toma un gobierno y lo controla está destinado a fracasar. Por eso es que la iniciativa es hacia el sector privado. El hecho es que la privatización tiene que llegar. Nosotros necesitamos un Estado pequeño y unos ciudadanos grandes. Un Estado que promueva la inversión, que facilite la labor del ciudadano, más que controlarla; y lo que haga el Estado a fortalecer la educación, seguridad, construir infraestructuras estratégicas para el desarrollo del país y el otro ámbito es la seguridad como tal. Sin seguridad no hay inversión. Salud, también. El Estado tiene que garantizar que haya salud.

-Pdvsa se convirtió en un brazo político y normalmente, los brazos políticos terminan en manos de personas que no tienen el menor conocimiento ni la pasión ni la honestidad para dirigirlo porque saben que el tema político es transitorio.

Fortaleza iraní

Se le consultó al ingeniero Abitrabi acerca de las fortalezas que tiene la industria petrolera iraní que, aun con sanciones, la mantiene siendo, como él llama, un “monstruo” productor de crudo.

Dijo que la sanciones comenzaron en 1979, tras la toma de rehenes en la Embajada de EEUU en Teherán, pero el tema es que aun teniendo restricciones, “Irán ha tenido un mercado que no ha dejado de atender porque las sanciones no son vinculantes hacia otros países”.

“Es el caso de la India, China, Rusia, Yemen y otros países de África e inclusive, algunos países de Europa que todavía adquieren crudo iraní”, apuntó, e insistió en que esas sanciones “no son tan agudas como las que han puesto en Venezuela, donde se le prohíbe a contratistas, se penaliza a compañías petroleras; etc.”.

“En Irán es otra cosa”, acotó.

Sobre la producción de crudo, Abitrabi estimó que rondan los 3.400.000 barriles de petróleo diarios; pero que por el tema de la pandemia y el recorte en la OPEP, llega a los 2 millones.

“En los 70 llegó a producir 6 millones de barriles. Es un monstruo petrolero”, analizó, tras recordar que “es el cuarto mayor en reservas del mundo”.

“Irán es un monstruo. Lo que pasa es que nosotros no conocemos algunas realidades de algunos países asiáticos. Irán tiene un territorio, una dimensión territorial bastante significativa y está rodeada de países que consumen muchos hidrocarburos; que es una ventaja para ellos. Caso la India, Pakistán, Turquía, Rusia, China. Ellos tienen un sistema interconectado de tuberías, y demás cosas para transportar crudo y también tienen una gran actividad de producción importante en el Golfo Pérsico o en el Golfo Arábico; y tiene una economía bastante estable”, comentó.

“Irán es un productor importante de alimentos, que es una gran diferencia si nos ponemos a comparar las sanciones. Sí, está sancionado, pero ha sobrevivido porque es un país que se ha autosostenido”, infirió.

El hecho es que ese país negocia con unas 10 u 11 naciones, incluyendo europeos, lo que les permite tener un estado financiero, abrir cuentas, que las compañías paguen y muevan dinero.

“Las sanciones contra Venezuela son más radicales por el trasfondo de las sanciones en sí”, insistió.

Abastecimiento a Venezuela

Abitrabi comentó que Irán tiene un tren de refinación bastante importante, con 7 u 8 refinerías que son capaces de producir hasta 1,4 millones de barriles diarios. Producen gasolina, diésel, kerosene y hasta lubricantes.

“Se dan suficiente para abastecer el mercado interno y para exportar”, argumentó.

Pero solo abastece a países aliados, entre ellos Venezuela. Dice el experto que “el hecho que Irán envíe gasolina es un eje, y se está capitalizando esa relación. ¿Que es bueno o malo? Es bueno para uno y malo para otro”.

“Pero Irán tiene 41 años sancionada y han aprendido a desenvolverse con sanciones. Están enseñando al régimen y yo no dudo que si de esto no salimos pronto va a ser bien difícil que podamos buscar otra alternativa”, advirtió.

Añadió que, “lo que Irán envía a Venezuela, me imagino, es un remanente que tiene, o tal vez están produciendo un excedente, lo están refinando y lo están enviando”.

En tanto, y sobre el diésel, le consultamos a Abitrabi sobre la posible sanción contra la importación de ese derivado petrolero por parte del gobierno de Maduro, como se ha estado escuchando en días recientes.

A su juicio, es difícil que se dé porque hay un tema humanitario de por medio, pues en Venezuela el diésel es usado por los transportes, las plantas eléctricas, las turbinas que proveen de electricidad y agua al país, y en gran parte del sector industrial.

“Yo no veo ese escenario de EEUU sancionando al diésel precisamente porque no solamente el transporte, sino plantas eléctricas funcionan con diésel, sistemas de emergencia, el transporte de alimentos, de pasajeros. Es una agonía anunciada y yo no creo que EEUU llegue al límite de esas sanciones, lo veo difícil”, comenta.

Lo que sí ve son sanciones en otras maneras. “Al final es un tema de apreciación y de realidades, y el régimen tiene un plan y yo no creo que ellos vayan a ceder si le quitas el diésel”.

“Buscarán la manera. A pesar de todo, están buscando reactivar unas refinerías, pero lo que ha hecho Irán es un poco trabajar con ellos y la respuesta es Paraguaná, que está refinando algo y con ese algo pueden mantenerse”, apuntó.

“El ejemplo es Irán. Cuando las sanciones comenzaron, llegaron a un punto crítico y después aprendieron a sobrevivir y ya tienen 41 años”, añadió, por lo que, para él, la solución al tema venezolano parte de otra manera y no a través de las sanciones.

“Es mi apreciación”, aclaró.

Buque Forest, de los primeros que llevó gasolina desde Irán a Venezuela

Patriotismo igual a estabilidad

P.- ¿Cuál es la razón de fondo que ha hecho a Irán alcanzar niveles razonables de producción si está sancionado?

R.- Irán pudiera ser más monstruo si no tuviese las sanciones encima. Pudiera estar en 5 o 6 millones de barriles. Y sin embargo se ha mantenido y ha mantenido la capacidad primero porque es un país que tiene fundamento profundo de patriotismo. Los encargados de la industria petrolera están haciendo una labor patriótica. Lo que nos pasó a nosotros es que lamentablemente la industria cayó en manos de personas que comenzaron a corromperse y la corrupción destrozó todo lo bueno que existía.

-En Irán no. Aquí existe más nivel de responsabilidad social, más patriotismo, más decisión para mantener al país por encima de cualquier cosa. Es un país religioso profundo donde se cree en el infierno y el cielo. En Venezuela quizás los bandidos que manejaron y lograron influenciar a los corruptos que se conocen no creen, porque no creen en Venezuela, se robaron los reales y están afuera gozando un mundo. Ahí no hay patriotismo. No se puede construir un país sin que haya patriotismo.

-El pueblo iraní es patriota, como todos los pueblos del Medio Oriente.

@jherreraprensa