end header begin content

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Petkoff y la saga de los Mujica

Petkoff y la saga de los Mujica

La partida de Teodoro Petkoff me ha traído un torbellino de memorias. Dos de sus grandes amigos, Luis Castro Leiva y Manuel Caballero, lo fueron también míos, y, en un sentido muy profundo es como si terminara de cerrarse un círculo histórico, a pesar de los años que han pasado entre una muerte y las otras. O al menos se cierra un círculo personal de tres referencias que me fueron muy cercanas, cada una en su propia dinámica y espacios. En una dirección ligeramente distinta, la trayectoria de esta trilogía se entrecruza en múltiples dimensiones con la de otro venezolano profundamente ligado a nuestra historia contemporánea, y a la de nuestra familia: Pompeyo Márquez.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Política en tiempos de guerra

Política en tiempos de guerra

No hay forma de insistir suficientemente en que no hay reemplazo a la existencia de una dirección política en circunstancias en las que se pretende articular la respuesta de un pueblo a un poder opresivo. Esto vale especialmente en el caso de una guerra o de una invasión, circunstancias ambas presentes en el caso de Venezuela, donde por un lado el gobierno adelanta una guerra de represión política y de hambre contra el pueblo y, por el otro, se ha ido produciendo una lenta invasión de militares y funcionarios de seguridad e inteligencia cubanos y de otras nacionalidades que controlan crecientes espacios de la vida del país.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Los nuevos pobres

Los nuevos pobres

Mi primera visita al monasterio de San Pedro Claver en Cartagena de Indias me dejó cargado de interrogantes sobre la canonización del religioso, el hecho de que se hiciera llamar el “esclavo de los esclavos” y que se le presentara como el defensor de los derechos humanos de los esclavos negros. Una circunstancia notable porque su obra precede a cualquier actividad que caiga bajo esa denominación. Sobre todo, habiendo vivido en una época en que los humanos tenían pocos derechos como tales y eran, en verdad, no mucho más que súbditos o esclavos de la corona.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Gaslighting

Gaslighting

A mi amigo Ernesto Medina, quien fue el primero en advertirme sobre el uso del gaslighting Aparentemente el término gaslighting proviene de una obra de teatro inglesa de 1938 “Gas Light”, en la cual un marido intenta enloquecer a su esposa usando una variedad de triquiñuelas y engaños, hasta llevarla a cuestionarse sus propias percepciones y realidades. Posteriormente la obra fue llevada al cine en 1940 y en 1944.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La increíble y triste historia de Ubre Negra

La increíble y triste historia de Ubre Negra

A veces, con frecuencia, la historia de hechos pasados en otros lugares nos trae crueles y valiosas enseñanzas sobre nuestro presente. A modo de introducción, me permito evocar a Ubre Blanca, un semoviente, como diría mi padre, cuya trayectoria vital está detallada gracias a la devoción de los revolucionarios cubanos a su líder Fidel Castro.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Supervivencia

Supervivencia

Esta entrega está escrita a dos manos con mi amigo Horacio Medina. Mayo 21, 2018. Los medios de comunicación y las redes sociales nacionales e internacionales recogen lo que parece, parafraseando a García Márquez, la crónica de una muerte anunciada. En las elecciones presidenciales del día anterior, convocadas en violación a la Constitución y las leyes de la nación, Nicolás Maduro se había alzado con un triunfo írrito en el terreno legal y constitucional, pero cargado de significado en el terreno político y, sobre todo, de cara al proyecto de destrucción nacional que adelanta el chavismo/madurismo en Venezuela.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Ellos y nosotros

Ellos y nosotros

Mayo de 1937. En plena guerra civil española se produjo en Cataluña un terrible enfrentamiento entre los anarquistas y los comunistas - ambos enfrentados al franquismo. La naturaleza de este conflicto en momentos en que un enemigo común amenazaba con exterminar a ambos contendores fue recogida magistralmente en un relato poco conocido de George Orwell, el mismo autor de los clásicos contra el autoritarismo “Rebelión en la granja” y “1984”. En “Homenaje a Cataluña” Orwell describe su experiencia como miembro de las brigadas internacionales y expone la tenebrosa conducta de Stalin y la Unión Soviética en lo que algunos autores llaman la guerra civil dentro de la guerra civil. El mundo tiene los ojos puestos en España, y corre el comentario incrédulo, “en el bando republicano se están matando entre ellos”. En una estación de radio franquista, un dirigente sentenciaba “¡Manteneos firmes, la España nacionalista está con vosotros! ¡De toda la canalla roja, la FAI (Federación Anarquista Ibérica) es la única fuerza española auténtica!”. Franco estaba encantado con aquella lucha. Sus enemigos matándose entre ellos.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Dos FA

Dos FA

Quizás no sea coincidencia, o, si lo es, de trata de una sincronía al menos intrigante que las siglas del Frente Amplio sean las mismas que las de la Fuerza Armada. Podría ocurrir que esta concurrencia de siglas anuncie que vienen los esperados tiempos en que el componente desarmado del pueblo venezolano, inerme ante las balas y la violencia estimuladas desde el poder, se pueda hablar cara a cara, corazón a corazón, con el componente que lleva las armas de la República, que hasta ahora ha servido como uno de los pilares fundamentales de apoyo del oprobioso régimen que desgobierna a Venezuela desde hace 20 años.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La emboscada electoral

La emboscada electoral

Por esta vez, y dadas la complejidad del momento y de nuestras coincidencias, este artículo está escrito al alimón con mi querido amigo Horacio Medina Aclarados los términos de la celada electoral del régimen de Nicolás Maduro contra el pueblo venezolano, queda la pregunta fundamental en el aire acerca de como deben reaccionar las fuerzas de la resistencia democrática. Insistir en llamar traidores a quienes asistieron en representación de la MUD al así llamado diálogo de República Dominicana es, por decir lo menos, un grave despropósito. Continuar con el ataque indiscriminado contra quienes promueven asistir a la cita trucada de la elección presidencial, es simplemente suicida a pesar de lo discutible que sean las razones para tomar parte en la contienda, entre estas el peregrino argumento de que no se pueden perder espacios.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La gerencia del terror

La gerencia del terror

La criminal y artera ejecución de Oscar Pérez y sus compañeros, muertos en el curso de una abominable operación combinada entre fuerzas de seguridad del Estado y bandas armadas del chavismo ha marcado un antes y un después en un país que parecía inmune a la sorpresa que generan las malas noticias, tal es el grado y profundidad de la crisis política, económica y social que abate a Venezuela. A la reacción de la opinión pública nacional e internacional, ha contribuido en buena medida el hecho de que el ajusticiamiento extrajudicial, ocurrido luego de que los asediados se habían rendido, acaeció literalmente en vivo, ante centenares de vecinos que se agolparon en El Junquito y, mucho más importante, en las redes sociales que fueron literalmente inundadas de los mensajes, videos y fotografías que Pérez y sus compañeros enviaron durante horas.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: SOS … Química… UCV

SOS … Química… UCV

El llamado podría haber provenido de cualquiera de las instituciones que todavía se empeñan en impartir conocimiento científico en Venezuela, de cualquiera de las víctimas de la barbarie chavista de estos 20 años eternos de destrucción del sistema educativo y de investigación del país. Ocurre que el llamado proviene no solamente de mi Alma Mater, la UCV, sino de mi propia Escuela de Química en la Facultad de Ciencias. Instituciones a las que me unen vínculos que comenzaron en los años 70 y que crecieron durante más de 35 años en los que viví a mi universidad como estudiante, asistente docente y finalmente profesor titular en esa casa que me vio crecer y actuar, no solamente en el mundo académico sino en la dimensión política y social de la universidad.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La hora de todos o la hora de nadie

La hora de todos o la hora de nadie

Es difícil imaginarse un momento más precario para la lucha por la restauración de la democracia y la libertad en Venezuela. A un gobierno represivo y controlado por una mafia de grupos internos en colusión con factores de poder internacionales, una verdadera neo-dictadura cuya plasticidad le ha permitido mantener algunos de los privilegios de gobiernos electos por decisión popular, se le une ahora una oposición dividida, que parece presa de un enfermedad auto-inmune que le impide hacer lo que tiene que hacer para conducir al pueblo venezolano a una salida a la tragedia que vive.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Tendencias irreversibles

Tendencias irreversibles

Es difícil imaginarse un ícono más emblemático de la complicidad de los poderes públicos para usurpar la soberanía del pueblo, que la imagen sempiterna de la presidenta del CNE anunciando una nueva “tendencia irreversible” en los cada vez más viciados procesos electorales venezolanos. No cabe duda alguna, ni en nuestro medio, ni internacionalmente, que el acto democrático elemental de votar se ha ido transformando en la Venezuela de estos días en una odisea para enfrentar los abusos y tropelías contra el ciudadano que se expresan no solamente en las decisiones del Poder Electoral, sino en la connivencia con las bandas organizadas del chavismo.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Las Confesiones de Tío Conejo

Las Confesiones de Tío Conejo

En verdad que la entrevista hecha a Juan Carlos Monedero, uno de los fundadores del partido español Podemos y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, hecha por la periodista venezolana Anna Carolina Maier, no tiene desperdicio.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Traición

Traición

Los teóricos de la comunicación social se han inventado un término insidioso, a la par que profundamente descriptivo de los tiempos que estamos viviendo. Según un concepto que ha ido ganando cada vez más terreno, vivimos la era de la post-verdad: una donde los hechos objetivos son menos influyentes en forjar la opinión pública que la apelación a las emociones y creencias personales de la gente. A pesar de que resulta paradójico, la conclusión inescapable de este estado de cosas es que algo que parece obvio y natural, la verdad objetiva, como concepto aplicable a una comunidad de humanos, ha dejado de existir. Excepción hecha de desastres naturales, la muerte, el nacimiento y algunos otros fenómenos cuya explicación científica parece estar más allá de toda duda razonable.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Nuevas del frente, La Hora Cero

Nuevas del frente, La Hora Cero

Es inescapable la inquietante percepción de que las discusiones sobre la situación venezolana se desenvuelven cada vez en mayor grado en un lenguaje de guerra. No se trata, por supuesto, de una confrontación militar convencional entre dos ejércitos enemigos, y ni siquiera de una guerra civil abierta y declarada. Cualquiera de los dos escenarios anteriores exigiría la presencia de armas en ambos bandos enfrentados, y es demasiado evidente que el dominio de las armas está del lado del gobierno, las fuerzas de seguridad del estado, y las bandas para-militares que operan como grupos informales de choque contra la población. El propio concepto de “bandos enfrentados” es usado con mucha permisividad porque uno de los “bandos” es la mayoría del pueblo venezolano y, el otro, es el régimen de Nicolás Maduro que en la práctica se comporta como el gobierno colaboracionista de una fuerza de ocupación informal dirigida desde Cuba, cuyo fin último es mantener al chavismo en el poder y proteger los intereses del gobierno cubano en Venezuela.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Una historia de otra guerra

Una historia de otra guerra

Visto y analizado todo lo que ha ocurrido en los últimos 20 años, creo que los venezolanos haríamos bien en arribar a una conclusión triste y terrible pero que resume muchos de los hechos de estas dos décadas. Como lo han insinuado en distintos grados, tanto Moisés Naim como Elizabeth Burgos, quizás con distintas palabras, Venezuela es presa de un ejército informal de ocupación cubano que en la práctica dirige el país con la ayuda de un gobierno colaboracionista de los invasores. En verdad, le debo una disculpa a Elizabeth quien en una reunión en París hace varios años adelantó la tesis de que para entender lo que estaba pasando en Venezuela era indispensable introducir de manera central la injerencia cubana, algo que yo disputé vehementemente. Concluyo que Elizabeth tenía razón y que vio un elemento esencial de la tragedia venezolana con mucha anticipación, probablemente producto de su propia vinculación personal con los primeros tiempos de la revolución cubana y su conocimiento de personajes centrales del castrismo.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: El diálogo entre nosotros

El diálogo entre nosotros

Con diabólica frecuencia se discute entre los distintos factores de la oposición a la dictadura de Nicolás Maduro la necesidad o inconveniencia de participar en alguna negociación o diálogo con el régimen. De hecho, la posición que asuma un líder opositor, dentro o fuera de Venezuela, respecto a este tema termina por ser determinante para que sea alabado como héroe o denostado como traidor en las poderosas redes sociales. Un instrumento que no solamente moldea y define la posición de la gente, sino que indirectamente condiciona la posición de un liderazgo frágil y expuesto que se lo piensa dos veces antes de exponerse al paredón de la volátil opinión pública de los tiranos del Twitter, del Facebook, el Instagram y el e-mail. Con mucho menos frecuencia se discute la necesidad de la transparencia del liderazgo opositor frente a la ciudadanía, o la aún más urgente construcción de consenso entre nuestras propias filas. Esta necesidad se convierte en vital urgencia cuando el país se encuentra en el medio de una guerra abiertamente declarada del dictador y su séquito en contra del pueblo venezolano por darle categoría de ley de la nación a un intento obsceno de usurpación de la soberanía popular. El mismo se traduce en la discusión y eventual promulgación de una nueva constitución que contraviene disposiciones fundamentales de la constitución vigente. No cabe duda de que Venezuela enfrenta una crisis terminal cuyo resultado solamente puede ser o la restauración de la constitución y el estado de derecho, o la pérdida de la república frente a un ejército invasor interno con apoyo de otras naciones con un largo historial totalitario como Cuba. Ese, y no otro es el significado último de la cita funesta del próximo domingo 30 de julio. Frente a esta crisis terminal se hace imperativo que las decisiones políticas del liderazgo opositor sean discutidas y consensuadas de cara al país. Un caso extremo de cuan costosa puede ser la ambigüedad en esta materia lo constituye la aparente decisión del gobierno norteamericano de aplicar sanciones económicas que afecten el vital flujo de divisas producto de la venta de petróleo venezolano a los Estados Unidos. Las consecuencias de un embargo, sanciones, o restricciones a la venta de crudo a ese país son de una naturaleza tal que no se le puede pedir a la población que apoye ninguna postura opositora que no haya sido discutida con la gente. De modo tal que el ciudadano venezolano, que sufriría en grado extremo las consecuencias de un embargo petrolero en cualquiera de sus versiones, una pena igual o superior en magnitud al castigo que se pretende imponer a la dictadura, apoye la decisión opositora, cualquiera que esta sea, con pleno conocimiento de causa.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: El difícil fin del comienzo

El difícil fin del comienzo

Me cuesta admitirlo, pero voy a terminar por aceptar que tiene algo de cierto el cínico comentario de mi querido hermano Felipe: “la oposición es el arma secreta del chavismo”.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Política en tiempos de guerra

Política en tiempos de guerra

Es indudable que el régimen venezolano ha ido completando su transición hacia un estado totalitario y corrupto, capaz de manejarse con mucha flexibilidad en todos los terrenos de la represión, el control social y la supervivencia política. Con la pasmosa habilidad que otorgan los recursos del poder y la complicidad de asesores, comunicadores, estudiosos de la conducta humana, expertos en represión y guerra sicológica, y conocedores y controladores de la tecnología de comunicaciones, se ha ido construyendo una telaraña monstruosa cuyo propósito último es garantizar la permanencia indefinida en el poder del chavismo y sus herederos.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La amenaza constituyente

La amenaza constituyente

Después de los dos meses más largos de nuestra historia republicana, con decenas de muertos causados por la represión, y miles de heridos y detenidos, es indispensable hacer un balance en el cual deben participar tanto los ciudadanos como la dirigencia de la resistencia. Lo difícil de este ejercicio es que el mismo está profundamente intervenido por las emociones. No puede ser de otra manera cuando hay tanto sufrimiento y tanto heroísmo de por medio.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La Fiscala y otros temas

La Fiscala y otros temas

Para Maruja, que a sus 96 años lo ha visto todo y aún conserva el sentido del humor en medio de la tragedia venezolana Le debemos a la revolución bovista el dudoso legado de haber corrompido el uso del castellano y distorsionado nuestra historia a extremos inimaginables. Uno de los más aborrecibles ejemplos de envenenamiento de nuestro idioma es el uso ad nauseam de la diferenciación innecesaria de género. “Los ciudadanos y las ciudadanas, ….” “Los alumnos y las alumnas” etc, etc. Las reglas sobre esta materia están descritas con bastante detalle en una página web del Drae (ver aquí). Por supuesto que hay un elemento de reivindicación de la igualdad de género en estos usos, como me lo hizo notar mi querida amiga Evangelina García Prince, pero nada justifica el abuso en esta práctica y por supuesto tampoco barbaridades como “millones y millonas” cuyo uso hace de nuestro presidente el hazmerreír de medio mundo. Y nuestra vergüenza.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La Revolución Bovista

La Revolución Bovista

Es tradición que en la víspera de la batalla de Urica, el 5 de diciembre de 1814, el general Pedro Zaraza, al tiempo que afilaba su lanza, lanzó la jaculatoria “Hoy se rompe la zaraza o se acaba la bovera”. Es también tradición que Zaraza al frente del escuadrón de lanceros “Rompe Líneas” embistió el ala derecha de la formación enemiga y logró herir de muerte a José Tomás Boves. Francisco Herrera Luque describe su muerte como el encuentro final entre Boves, montado en su caballo Urogallo, y Zaraza. Aunque mi amigo Antonio Díaz, quien pasó buena parte de su infancia y adolescencia en Urica me apunta que el cronista del pueblo afirma que la muerte del asturiano se produjo en un duelo entre los dos taitas, originado por una riña personal que presumiblemente involucraba a la mujer de Zaraza, en pleno campo de batalla.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: La trilogía de la muerte: un país rehén

La trilogía de la muerte: un país rehén

A mis compañeros de Casa Venezuela, Arizona. Unidos en acción y oración por nuestro país. Los acontecimientos de las últimas semanas han ido lentamente develando una verdad inocultable: Venezuela es rehén de un grupo cada vez más reducido, pero peligroso y violento, de gente dispuesta a cualquier atropello por mantenerse en el poder. Esta minoría está integrada por los funcionarios de varias ramas del Estado que actúan en connivencia para acatar los designios del Poder Ejecutivo; los núcleos irreductibles del partido gobernante; un sector de las Fuerzas Armadas y las milicias paramilitares, mal llamadas colectivos. En total quizás unos 30.000 individuos con poder y resolución para pretender controlar la vida y causar sufrimiento y dolor a unos 30.000.000 de personas que habitan nuestras tierras. Un soldado del mal por cada 1000 habitantes, a eso se ha ido reduciendo el régimen de Nicolás Maduro y la así llamada revolución bolivariana frente a la mirada atónita y espantada del mundo civilizado.

Vladimiro Mujica
Vladimiro Mujica: Golpe de Estado

Golpe de Estado

Finalmente, la incompetencia y corrupción de los herederos del legado del Comandante Chávez los ha conducido a destruir una de las piezas centrales del montaje que les permitía disfrutar del apoyo vergonzante, pero decisivo para su supervivencia, de muchos movimientos, gobiernos e instituciones controladas por la izquierda en todo el planeta. Ese elemento fundamental del engranaje de sostén internacional al chavismo era la fachada del apoyo popular, el hecho de que el mandato de Chávez, o de su cruel y socarrón heredero, surgía de la voluntad del pueblo. Ante los ojos admirados de regímenes autoritarios como el de Cuba, Corea del Norte y Zimbabue, expuestos al claro repudio internacional por su obvio carácter antidemocrático, el régimen venezolano gozó por casi dos décadas de un escudo de protección infranqueable que se derivaba del hecho de celebrar elecciones. Y ganarlas; aún en medio de cuestionamientos crecientes sobre la transparencia de los procesos electorales. El esquema, aparentemente genial, de hacerse con el control total del poder y avanzar un perverso proceso de aniquilación de la libertad, la democracia y la economía del país, al tiempo que mantener una máscara de legitimidad surgida de las elecciones, ha colapsado.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com