end header begin content

Oswaldo Álvarez Paz: Avanzando hacia el desenlace

Avanzando hacia el desenlace

La incertidumbre general con relación a temas fundamentales ha sido una de las características de la Venezuela de estos tiempos. Sembrada con premeditación y alevosía para generar temor y parálisis en quienes han tenido en sus manos la posibilidad de concretar el cambio. Hasta hace poco el esquema funcionaba. Ya no. La incertidumbre se transforma aceleradamente en convicción profunda sobre la necesidad de detener el proceso actual y revertir hacia lo positivo la carga negativa del presente. La inmensa mayoría del país hoy piensa que esto no puede, ni debe, continuar. Más que eso, pareciera dispuesta a echar el reto para alcanzar el objetivo.

Oswaldo Álvarez Paz: Círculo vicioso electoral

Círculo vicioso electoral

Desde este espacio nos hemos abstenido de criticar a compañeros tenidos como opositores. Las diferencias las hemos asumido como discrepancias lógicas entre demócratas que trabajamos para construir una verdadera unidad que perfectamente puede ser tan dinámica como diferenciada. Todo muy propio de una relación construida sobre la base de la libertad y el respeto. Pero eso es una cosa y no entender o, mejor dicho, no querer entender que no hay democracia, que vivimos en una dictadura tiránica, socialista y comunistoide, es otra. Perniciosa y contraria al interés general que debería unirnos: el final del régimen en el menor tiempo posible.

Oswaldo Álvarez Paz: Nueva York, ¡qué pena!

Nueva York, ¡qué pena!

¡Qué pena con ese señor! La semana que acaba de terminar estuvo llena de situaciones que terminaron por ratificar ante el mundo la verdadera naturaleza, las alianzas y, entre otras cosas, la enorme hipocresía de la dictadura venezolana. Nueva York es la capital económica, con fuerte impacto en la política, de Estados Unidos y en la economía del mundo entero. Por algo funciona allí la sede de las Naciones Unidas. Sin embargo, a pesar de la evidencia de lo señalado, Maduro tratando de generar expectativas favorables con relación a su visita, con un “voy o no voy” porque “me pueden asesinar”, consiguió hacer uno de los ridículos más impresionantes de que tengamos memoria.

Oswaldo Álvarez Paz: Reflexiones sobre la intervención

Reflexiones sobre la intervención

Es increíble oír y leer las frecuentes declaraciones de voceros oficialistas y de algunos supuestos opositores condenando radicalmente lo que no ha sucedido hasta ahora. Me refiero a la supuesta intervención militar de Estados Unidos para derrocar y asesinar a Maduro, a la guerra que según ellos se prepara desde Colombia, a los insólitos ataques contra Almagro y, entre otras cosas, a las múltiples ofensas contra cualquier personalidad que en el mundo cuestione al régimen actual. Por eso se han quedado aislados en el continente y en el resto del planeta. La identificación definitiva de Venezuela es con Cuba, Nicaragua y Bolivia y la burlona preocupación por la influencia creciente de los chinos, rusos, turcos ante el despelote gubernamental reinante.

Oswaldo Álvarez Paz: Llegó la hora

Llegó la hora

Nadie puede engañarse con cuanto sucede en Venezuela. Todos sufrimos una realidad que traspasa los límites de la tragedia de la vida nacional. Ningún pueblo merece estar sometido a las privaciones que impone una dictadura comunistoide que, además, está conducida por un régimen con poca ética, con probada ineficiencia y dosis de corrupción nunca vistos en nuestra historia.

Oswaldo Álvarez Paz: Venezuela y el mundo

Venezuela y el mundo

Para el momento de escribir estas líneas no conozco el resultado de la reunión especial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el caso de Venezuela. La convocatoria fue a petición del gobierno norteamericano sustentada por nuestro vecindario. Una clara demostración de la preocupación creciente que en el mundo existe con relación a la dictadura criolla, a los factores que la alimentan y a las consecuencias extraterritoriales de cuanto sucede.

Oswaldo Álvarez Paz: El drama financiero

El drama financiero

Es difícil escribir con frecuencia sin ser repetitivo. Tanto se escribe y se dice sobre la tragedia humana que estamos sufriendo que empezamos a notar una cierta tendencia a la resignación indignada. Hay la convicción de que esta dictadura carece de arrepentimiento, de dolor de corazón y tampoco tiene propósito de enmienda. En consecuencia, no puede ser absuelta, ni perdonados sus pecados mortales de acuerdo a nuestras convicciones religiosas. El país lo tiene claro. El mundo también.

Oswaldo Álvarez Paz: Empresarios, trabajadores y Gobierno

Empresarios, trabajadores y Gobierno

Escribo estas líneas desde un Puente sobre el Lago muy deteriorado y tratando de superar una crisis producto de la incompetencia, desidia e irresponsabilidad gubernamental. Pero, a pesar de todo, continúa siendo símbolo mundial de la zulianidad. Tenemos el deber de estar pendientes, junto a los graves problemas ya permanentes que azotan a este bravo pueblo.

Oswaldo Álvarez Paz: Semana definitiva

Semana definitiva

En otras circunstancias se podría decir que estoy exagerando, pero no es así, Todo indica que estamos en la etapa final de la tragedia venezolana. El desenlace luce impredecible aún. Sin embargo, lo cierto es que la actual incertidumbre anuncia una confrontación terrible con las fuerzas del mal. Ni retroceden, ni rectifican, ni se arrepienten, ni asumen propósito de enmienda capaz de generar credibilidad en los factores democráticos nacionales e internacionales.

Oswaldo Álvarez Paz: Venezuela en caída libre

Venezuela en caída libre

La nación merece un mejor destino. Cierto que está en caída libre, pero no como producto de la naturaleza, ni de fenómenos naturales. Ha sido empujada tiránicamente en nombre de una ideología “socialista del siglo XXI”, pero ejecutada por desconocedores de la realidad quienes, además, han cumplido con si tarea con dosis demasiado elevadas de incompetencia y corrupción descarada.

Oswaldo Álvarez Paz: Se encaramó la gata en la batea

Se encaramó la gata en la batea

Escribir en domingo tiene aspectos positivos y negativos. Hay demasiadas cosas que comentar. Quizás la más importante hasta, el sábado, era el censo automotor que pretende imponer el gobierno para racionar de manera absurda la venta de gasolina. De nuevo la exigencia del llamado “carnet de la patria” para identificar y controlar a quienes se prestan para ello con el anuncio de combustible subsidiado para quienes lo tengan y el pago a precios internacionales para quienes se nieguen a ello. Increíble, pero cierto. Amigos del resto del mundo dicen que exageramos cuando les contamos lo que está sucediendo en esta Venezuela insólita, pero cuando se acercan a este país y pasan unos días entre la gente, se van convencidos de que nos quedamos cortos en nuestras consideraciones. Lamentablemente para el día de hoy a esta hora, nuestra patria está siendo destruida progresivamente. Da lástima y es penoso oír y leer los comentarios que corren por todo el planeta.

Oswaldo Álvarez Paz: Honradez integral

Honradez integral

Venezuela necesita líderes de probada honradez en todos los aspectos. No robar ni estafar, no caer en peculado de cualquier característica, no mentir ni engañar independientemente del propósito de las acciones, no son suficientes para acreditar la honestidad que la hora reclama. Lo importante es que los dirigentes, tanto del régimen como de la oposición, de los sectores económicos, sociales y hasta religiosos, hablen de acuerdo a lo que de verdad piensan y actúen en consecuencia con lo que dicen. Por supuesto que todo es importante, pero estas consideraciones son fundamentales.

Oswaldo Álvarez Paz: La construcción del futuro

La construcción del futuro

El futuro no existe. Del pasado nos quedan lecciones de vida, experiencias que en la actualidad sirven de muy poco. Sin embargo, nos dejó una notable mejoría de la visión y el desarrollo de un olfato útil frente a las realidades actuales. Lo único cierto es el presente. Desde aquí tenemos que construir el futuro, día a día, con paciencia pero con claridad de objetivos y metas y sobre todo, con el coraje y la determinación que necesitan las grandes causas.

Oswaldo Álvarez Paz: Liberar a los presos polìticos

Liberar a los presos polìticos

Hay demasiados temas importantes para las reflexiones de esta semana. La situación del Zulia y especialmente el drama maracaibero convertido en un verdadero desastre es uno de ellos. También la situación de las universidades con particular mención a la Universidad de Carabobo y sus autoridades encabezadas por la Rectora Jessy Divo de Romero y el Secretario Pablo Aure. Entre otros temas, el mundial de futbol ha estado muy presente para atenuar la dura existencia actual y así, podríamos continuar porque la tragedia nacional se profundiza y extiende a todos por igual.

Oswaldo Álvarez Paz: Liberación nacional

Liberación nacional

Las recientes jornadas militaristas del 24 de junio y del pasado 5 de Julio, ratificaron que Venezuela es un país ocupado, dependiente política e ideológicamente de un comunismo a la cubana que se administra de acuerdo al tiempo que vivimos. Los valores que alimentan la vida en libertad y democracia han desaparecido progresivamente. Los políticos tenemos la obligación de ejercitar la razón y el coraje frente a una realidad inaceptable por más tiempo.

Oswaldo Álvarez Paz: Exigencia de claridad y transparencia

Exigencia de claridad y transparencia

2018 llega a la mitad en medio de enormes expectativas aún sin concretar. La inmensa mayoría de los presos políticos y militares siguen presos y la ausencia de una verdadera e independiente administración de justicia quizás sea la característica más deplorable del régimen actual. Los responsables tendrán que responder por acciones y omisiones que han generado daños irreparables a las víctimas. Algunos con más de una década sometidos a la enorme tortura de vivir alejados de sus familiares y amigos, reducidos a calabozos y privaciones de lo elemental. Otros, con menos tiempo, pero iguales o peores situaciones, radicalmente contrarias al mínimo respeto que merecen sus derechos humanos.

Oswaldo Álvarez Paz: ¡Que se vayan todos!

¡Que se vayan todos!

No lo estoy afirmando por convicción. Tampoco como deseo. Lo hago como alerta repasando lo que ha ocurrido en buena parte de esta Latinoamérica nuestra tan convulsionada y contradictoria. Esa expresión, en los países protagónicos de su origen, fue producto del hastío, de la fatiga de unos pueblos cansados de los malos gobiernos y de las oposiciones irresponsables, de la demagogia, del disimulo y de las mentiras para que todo continuara sin cambios mayores. No es todavía la situación exacta de Venezuela, pero hay síntomas y rasgos que deben reconocerse y ser atendidos de inmediato.

Oswaldo Álvarez Paz: Extrañas sensaciones

Extrañas sensaciones

Escribo el domingo 17 de junio. Día internacional del padre. Estoy en Maracaibo desde hace una semana viviendo unos días de emociones contradictorias, pero todas contribuyendo a fortalecer unas raíces zulianas demasiado profundas.

Oswaldo Álvarez Paz: Pendientes de Colombia

Pendientes de Colombia

Hacemos un alto en las consideraciones semanales sobre la dramática situación venezolana. Diremos solamente que seguimos con más de lo mismo, pero un poco peor que la semana pasada. La preocupación de hoy está centrada en las elecciones presidenciales de Colombia. Se realizan en un momento verdaderamente histórico, al margen de toda retórica de ocasión.

Oswaldo Álvarez Paz: España y nuestro país actual

España y nuestro país actual

Mucho se ha escrito sobre los recientes incidentes ocurridos en el Congreso de los Diputados de España. En todas las direcciones. Para no entrar en especulaciones innecesarias ratificaré mi respeto y amistad de larga data con el expresidente censurado Mariano Rajoy, también la vinculación sostenida desde su origen con el Partido Popular y de antes, con algunos de sus más prominentes dirigentes fundadores. Aunque con menor intensidad he sostenido relaciones personales con algunos de los barones del Partido Socialista Obrero Español, en coincidencia plena sobre la necesidad de sostener y defender el esquema democrático establecido por unanimidad en la Constitución aprobada en diciembre de 1978.

Oswaldo Álvarez Paz: Parece mentira pero sucede

Parece mentira pero sucede

La pobreza del debate político electoral concluido el pasado 20M pareciera proyectarse con mayor fuerza en estos días. Todo sigue más o menos igual, pero un poco peor. Esto incluye, por supuesto, al régimen encabezado por un personaje funesto y negativo. Lo mejor que podría hacer es callarse, no dar más declaraciones y dedicarse a cualquier cosa distinta a ejercer la presidencia.

Oswaldo Álvarez Paz: Reafirmación de actitudes básicas y Colombia

Reafirmación de actitudes básicas y Colombia

Escribo poco después del mediodía del domingo. Aún no han sido anunciados por el Consejo Nacional Electoral los resultados de la fraudulenta farsa aún en pleno desarrollo. Sin embargo, desde el amanecer hemos hecho seguimiento a la situación en todo el país. Impresionante el vacío de los centros de votación, la desolación de las calles y avenidas, el creciente rechazo al régimen. También a quienes se han prestado a servirles de peones.

Oswaldo Álvarez Paz: En la etapa final

En la etapa final

Nos acercamos al desenlace del terrible drama que vive Venezuela. No me refiero al fraudulento proceso que tendrá lugar el próximo domingo. Lo que sucederá ese día está cantado desde hace tiempo. No debe sorprender a ningún demócrata ni dentro ni fuera del país. Los especialistas en el disimulo, la mentira y la violencia física e institucional características del régimen, no han captado la magnitud de la indignación y rechazo existentes en el ciudadano común. Esto se acabará para no repetirse nunca jamás.

Oswaldo Álvarez Paz: Definiciones irreversibles

Definiciones irreversibles

Estamos gobernados por una verdadera tiranía. Propios y extraños tenemos la convicción de que la democracia dejó de existir hace rato. No ha sido un hecho casual. Tampoco producto exclusivo de la incapacidad y corruptelas de quienes administran la dictadura. Son factores importantes, pero lo real es que somos víctimas de un proceso ideologizado de destrucción de lo existente con objetivos claros.

Oswaldo Álvarez Paz: Claridad y transparencia

Claridad y transparencia

Más del 80% de los venezolanos desea la salida de Maduro y un cambio integral de régimen en el menor tiempo posible. Sin embargo, “los rusos también juegan” y la dictadura profundiza en el uso y el abuso de poder contra esa enorme disidencia. Pero todo tiene un límite y el tiempo se acaba. El cerco se cierra sobre ellos mismos. Pretenden mantenerse sobre la base del terror, de la represión y de las mentiras e infamias contra propios y extraños.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com