end header begin content

Juan Guerrero
Juan Guerrero: La sociedad de la servidumbre

La sociedad de la servidumbre

Las estadísticas en Venezuela son cada vez más dantescas y espeluznantes. Poco más del 80% de la población se encuentra en situación de pobreza, de ella habría que agregar cerca del 60% de niños en desnutrición. Se suma ahora una peregrinación de refugiados que se acerca a los 5 millones de desesperados y hambrientos migrantes y exiliados.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: La Venezuela post petrolera

La Venezuela post petrolera

Es evidente que será muy difícil, más no imposible, escapar de este asedio donde nos encontramos los venezolanos. Sobre todo negados a reconocer que hemos sido derrotados, circunstancialmente, por un régimen totalitario como el socialista-chavista de tendencia castrista.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Brisa de peste bolivariana

Brisa de peste bolivariana

Chile, 2019, es la Venezuela de 1989. Para aquel entonces se afirmaba que el país sudamericano estaba por entrar en su plenitud democrática y se perfilaba como la primera economía de América Latina, con una moneda lo suficientemente fuerte para competir en los mercados internacionales. Pero el “Caracazo” de repente mostró que ello no era tan cierto. El país se fue disolviendo en una ola de reclamos y protestas, inicialmente justos, hasta terminar en un rechazo absoluto contra las normas de convivencia, los políticos y la política. Una secuencia de acontecimientos que terminaron, nueve años después, en un despertar de esperanza, con la asunción al poder de Chávez y el chavizmo. Lo demás es historia, tumulto y eslóganes llenos de populismo y demagogia ahogado en hambre, sangre y muerte.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Envejecer en Venezuela

Envejecer en Venezuela

Con entusiasmo había llegado a mis 60 años. Era un orgulloso jubilado universitario y también, merecido jubilado amparado por la seguridad social del Estado. Uno de mis derechos era ir a hacer la cola preferencial para ser atendido en las oficinas públicas y privadas. Pero cierta vez, creo en una tumultuosa e interminable cola frente a un supermercado en Puerto Ordaz, me acerqué de lo más solemne y respetuoso adulto mayor para requerirle a un militar que daba órdenes, gesticulaba como orangután de bosque y amenazaba a diestra y siniestra, solicitándole mi derecho preferencial.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Lenguaje y violencia

Lenguaje y violencia

El entorno idiomático donde el venezolano de este siglo se desenvuelve es cada día más grotesco, incoherente, soez y vulgar. Son estas y otras más, las características que distinguen a todo régimen totalitario, que como el chavizta-socialista impera en Venezuela.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Aporofobia

Aporofobia

No creo que los actos de rechazo contra algunos venezolanos que se están registrando en países como Perú, Ecuador, Panamá, entre otros, sea por su nacionalidad, o porque sean negros o blancos o por feos o bonitos.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Políticamente correcto

Políticamente correcto

Hace muchos años, en una clase de literatura, analizaba junto con mis estudiantes algunos cuentos venezolanos, entre ellos, los famosos Cuentos Grotescos, de Rafael Pocaterra. Por alguna razón, en su análisis surgieron discusiones sobre la pobreza, la desnutrición y el tipo de población marginada.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Admitir la derrota

Admitir la derrota

Mi sobrino Pedro publica por las redes sociales su listín de pago quincenal que le depositan por ser tanto profesor de pregrado como de postgrado en el hospital de San Fernando de Apure, allá en el llano venezolano.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Hasta que el hambre nos alcance

Hasta que el hambre nos alcance

Ciertamente que en Venezuela se vive una guerra del hambre. Los conflictos modernos ya no son refriegas entre bandos uniformados que se detectan sin mayor problema. Por el contrario, priva la confusión, la movilización en masa de millones de seres humanos que se desplazan sin tener certeza de cuál será su destino.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Épica de la cotidianidad

Épica de la cotidianidad

Hoy, como casi todos los días, me levanto antes de las 6 de la mañana. Ya a las 6:10 estoy en la calle buscando a una de las chicas a quienes hago el transporte –ahora le llaman über-. Mientras me preparo, de nuevo cortan la electricidad. Antes, estuvimos casi 7 horas a oscuras.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Pitiyanqui desinhibida

Pitiyanqui desinhibida

La primera vez que en mi vida escuché la palabra yanqui fue en el Maracaibo de principios de los años 60, cuando mi hermano Miguel Ángel me acompañó a cortarme el pelo. Le dijo al barbero que me cortara al estilo yanqui.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Los desafíos de la civilidad

Los desafíos de la civilidad

Es importante reflexionar sobre los tiempos del poschavismo. Porque eso, inevitablemente, va a ocurrir. Por lo tanto, no será suficiente con derrotar políticamente semejante fenómeno amoral. Es preciso garantizar que su sobrevivencia esté por siempre bajo el control ciudadano y las leyes de la república.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Falsedad profunda

Falsedad profunda

La era de la cibernética y del uso de programas de alta tecnología están modificando aceleradamente la realidad de las sociedades, sus usos y costumbres. Acentúa y modifica constantemente los comportamientos, creencias, principios y valores de los usuarios, e implanta una nueva realidad –esta de la Internet y las redes sociales- donde estamos aprendiendo a convivir con robots y programas cibernéticos que constantemente nos tocan la puerta, la ventana y se cuelan por las grietas de las paredes.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Mentir

Mentir

Mi nieto Sebastián dijo su primera mentira. Con apenas tres años y medio, y mientras su papá lo sacaba de ver televisión para que almorzara, el niño en un descuido del padre le echó la comida a Abril, y ésta de inmediato se la comió. Después, con una gran sonrisa fue a decirle que ya se había comido todo y que si podía seguir viendo sus comiquitas. A su papá no le dolió tanto que el niño no se comiera su almuerzo sino que le mintiera.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Crímenes culturales

Crímenes culturales

El reciente fallecimiento del artista Carlos Cruz Diez trae a mi memoria un triste y doloroso suceso ocurrido en 2005, con una de sus emblemáticas obras, el Muro Cromático, de 2 kilómetros de largo, que se exhibía en La Guaira, en plena avenida Soublette.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Ciudadanía cibernética

Ciudadanía cibernética

Por estos años se han estado publicando remitidos, manifiestos, declaraciones y cartas, tanto de apoyo a la llamada revolución chavista-socialista, como de quienes la adversan y ahora defienden al denominado presidente (E) Juan Guaidó.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Ecología del lenguaje

Ecología del lenguaje

Por estos días leí un mensaje en las redes sociales (RRSS) donde un respetado sacerdote llamaba a moderar el lenguaje. Adecentarlo y no maldecir ni tampoco, usarlo para ofender ni transmitir amenazas ni obscenidades.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Los odiadores

Los odiadores

Los ciudadanos lituanos en 2014 se vieron envueltos en lo que bien se podría denominar la Primera Guerra Cibernética del siglo XXI. Convertidos en modernos defensores, aguerridos y victoriosos elfos, un grupo de usuarios de las redes sociales (RRSS) se enfrentaron a sus enemigos, troles rusos, quienes guiados por la política expansionista del moderno zar imperialista trataron de infiltrarse para desestabilizar al gobierno de Lituania.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Aportes del migrante

Aportes del migrante

La dimensión de la tragedia venezolana de la emigración registra dos momentos esenciales de desplazamiento humano de grandes proporciones. A lo interno, el denominado Deslave de Vargas (1999) con 30 mil muertos generó un desplazamiento de miles de personas quienes se refugiaron en otras regiones del país.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: El derecho al ocio

El derecho al ocio

En un curso de fotografía que realicé hace poco más de un año, el profesor se presentó de manera muy jocosa e informal. Tanto fue su informalidad que en un momento de su presentación, de manera natural, nos afirmó: -Es que no existe nada más placentero que ¡cagar! Hubo un segundo de silencio. Uno que otro se ladeó para sonreírse mientras el profesor, sin inmutarse, continuó con su argumentación sobre el derecho de todo ciudadano a negarse al frenesí de una vida acelerada y truculenta.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: El día después

El día después

He escuchado decir que este país y esta sociedad no tienen remedio. Que esto que nos ocurre en la Venezuela del socialismo del siglo XXI es por nuestra flojera, por nuestra incapacidad para rebelarnos y reclamar nuestros derechos.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: La islamización de occidente

La islamización de occidente

El peligro que se observa en Venezuela no es tanto porque devino en el primer Estado en el mundo en poder de los grupos trasnacionales del crimen organizado. Es la evidente presencia del islamismo que intenta penetrar con fuerza en territorio continental latinoamericano.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Esa muerte innombrable

Esa muerte innombrable

Han pasado cerca de dos años y todavía su rostro está grabado en mi memoria. Estaba tirado en el suelo. En el sótano de un edificio. Cuando fui a tomar el ascensor pude distinguirlo. Parecía un muñeco con la cabeza ladeada a la izquierda. Le salía un hilo de sangre por una oreja y por la nariz.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Luz y color del socialismo

Luz y color del socialismo

A finales de los años ‘70s, viajé desde Italia a la antigua Yugoslavia. Esa nación que se mantuvo unida por la férrea mano del dictador Tito. La atravesé por tierra desde la frontera de Trieste, luego Eslovenia, Croacia, Serbia, hasta los confines de Macedonia-Montenegro, y la frontera norte de Grecia. Belgrado, la ciudad blanca, me resultó un lugar triste, gris y de baja luminosidad.

Juan Guerrero
Juan Guerrero: Mango

Mango

Si lo probó o no ya es cosa de los historiadores. Lo cierto es que Bolívar estuvo en Angostura, en la Guayana telúrica e infinita, donde el olor de la fruta de la memoria, conocida como marañón, anacardo o caujíl perfuma la sabana cuando cantan las cigarras. -Es muy posible que sí, me indicó cierta vez mi querido amigo y cronista de la ciudad de entre ríos, Puerto Ordaz, Leopoldo Villalobos.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com