end header begin content

Gustavo Tovar-Arroyo: Venezuela en el diván…

Venezuela en el diván…

El acento venezolano Madrid, sí, ahora estoy en Madrid. Orilla del naufragio venezolano. El acento, sí, el acento está por todas partes. Mientras caminas. En el restaurante. En el café o en la librería, En el museo o en el cine. Me dicen que también está en los burdeles, eso no lo sé ni lo sabré, pero no tengo porqué dudarlo. Es obvio.

Gustavo Tovar-Arroyo: La supremacía de la imbecilidad

La supremacía de la imbecilidad

Escribir corriendo Esta entrega la escribiré literalmente corriendo. Imagínate que me esperas en un café, quedamos de conversar como lo hacemos semana a semana, con cierta pausa, siempre apasionada e intensamente, pero con pausa.

Gustavo Tovar-Arroyo: El escalofriante silencio opositor

El escalofriante silencio opositor

La Venezuela en la que creo No soy de los que dispara desde la cintura. A veces me provoca, pero no lo hago. En el convulso tiempo venezolano, trato ante todo y pese a mis sátiras y mordacidades, ser ecuánime con mis consideraciones críticas.

Gustavo Tovar-Arroyo a Efe: “Chavismo: La peste del siglo” es una advertencia al mundo

Gustavo Tovar-Arroyo a Efe: “Chavismo: La peste del siglo” es una advertencia al mundo

Miami, 16 nov (EFE).- El venezolano Gustavo Tovar Arroyo, que recorre el mundo con su ópera prima "Chavismo: la peste del siglo XXI", dijo a Efe que su documental es una advertencia del "peligro flagrante" de ser contaminados con un modelo que emule al del extinto expresidente Hugo Chávez.

Gustavo Tovar-Arroyo: Soñando a Venezuela desde la blancura…

Soñando a Venezuela desde la blancura…

Tejo mi mirada Salgo de mi presentación en Harvard, cae la nieve, el espectáculo es sobrecogedor, le llaman la primera nevada. Quedo conmovido. No me importa el frío, ni siquiera lo siento, tejo mi mirada a los copos de nieve y me invento –sombra humana– en su blancura. Tanta belleza me vuelve –otra vez– en la nostalgia a Venezuela, ¿cómo no habría de volver a ella?

Gustavo Tovar-Arroyo: El enemigo es el chavismo…

El enemigo es el chavismo…

La continencia y la obligación No formaré parte de la estridencia, simplemente no lo haré, aunque me provoca. La continencia verbal en este momento desolador de extravío y desconcierto es una obligación venezolana o al menos debería de serla. Mientras unos y otros en la oposición se empujan, pellizcan, rasguñan y muerden, el país se deshace ante nosotros. El enemigo de Venezuela es el chavismo.

Gustavo Tovar-Arroyo: Reflexión de un venezolano en el exilio…

Reflexión de un venezolano en el exilio…

Militante de heridas Mi diálogo semanal contigo –personal, introspectivo, a veces iracundo, otras, entusiasta– fija sus tenazas creativas en la quebrada sensibilidad de la época venezolana.

Gustavo Tovar-Arroyo: Ratas de cementerio…

Ratas de cementerio…

Una pesadilla como homenaje Tuve una pesadilla, fue tan real que todavía siento pánico, pocas veces en mi vida experimenté un sueño tan demoníaco y aterrador. Pensé que no era prudente escribirlo, más de uno se sentirá ofendido, pero mi reciente visita a Praga y Florencia, donde presenté el documental Chavismo: la peste del siglo XXI, en el marco de la gira de la conciencia, me convenció de que había que publicarlo. Lo haré.

Gustavo Tovar-Arroyo: Las tonalidades más crueles de la maldad…

Las tonalidades más crueles de la maldad…

He conocido la maldadLeopoldo López La injusta cárcel Conozco a Leopoldo López desde la adolescencia. Pese a que siempre se destacó por su agudeza intelectual y cultura, no era precisamente un joven de biblioteca, todo lo contrario, era un tenaz aventurero. Siempre fue inquieto y temerario.

Gustavo Tovar-Arroyo: Los senos de Daniza y el destierro…

Los senos de Daniza y el destierro…

En medio del abismo de la duda lleno de oscuridad, de sombra vana hay una estrella que reflejos manaRubén Darío (La fe) El mejor ristretto Escribo desde Praga, me refugio para hacerlo en el café República, un pequeñísimo reducto de la vieja ciudad que no dudo en señalar que prepara el mejor ristretto de este sector de la galaxia.

Gustavo Tovar-Arroyo: Alí Primera y su alma profunda en llamas…

Alí Primera y su alma profunda en llamas…

Preludió de Do incitador Detesto el comunismo, sé que ha causado uno de los daños más pavorosos que haya conocido la humanidad: millones de muertos, presos, torturados, miseria, perversión y esclavitud.

Gustavo Tovar-Arroyo: El éxodo venezolano y la intervención americana

El éxodo venezolano y la intervención americana

La angustia y la tristeza, su herida Esta es una reflexión dirigida a los presidentes de Colombia, señor Iván Duque; de Ecuador, señor Lenín Moreno; de Perú, señor Martín Vizcarra; de Chile, señor Sebastián Piñera; y de Argentina; señor Mauricio Macri. También la compartiré con el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), señor Luis Almagro; con la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, señora Michelle Bachelet; y con el Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas, señor Antonio Guterres.

Gustavo Tovar-Arroyo: Ecuador y la enigmática palabra Latinoamérica

Ecuador y la enigmática palabra Latinoamérica

A Cristina Reyes Los giros insólitos del destino Acabo de regresar de Quito entre conmovido y admirado por lo que está sucediendo en su dinámica política. La última vez que estuve en Ecuador fui invitado “diplomáticamente” por el despotismo a marcharme de su territorio y fui escoltado a empujones hasta el avión. Una amenaza me fue hecha: si volvía me encarcelarían o enviarían a Venezuela no sólo para ser enjaulado, sino algo peor, torturado y sodomizado como hacen con los presos políticos. No volví sino hasta esta semana para recibir con humildad, pero infinito compromiso latinoamericanista, la condecoración “Asamblea Nacional de la República del Ecuador Dr. Vicente Rocafuerte” por mi todavía inconcluso activismo social.

Gustavo Tovar-Arroyo: El sueño exterminador

El sueño exterminador

Otra botella de tequila Había tomado mucho, Morelia siempre me excede. La discusión sobre política mexicana me había exasperado. Mis amigos ya experimentan frustración y desengaño y aún el nuevo gobierno no ha ejercido el poder. Me irrita decir: ¡te lo advertí! A estas alturas decirlo es una auténtica futilidad. ¿Para qué?

Gustavo Tovar-Arroyo: Los ascos personales y la libertad

Los ascos personales y la libertad

La organización política como remedio Estamos atrapados en nuestra propia descoordinada rabia. No tenemos más opción que volver a organizarnos, incluso atiborrados de ascos personales como estamos. Si aspiramos a la libertad, el remedio es la organización política. Si no dejamos las sensibilidades, las soberbias y los resentimientos, nunca saldremos del estercolero chavista.

Gustavo Tovar-Arroyo: Clandestinamente, para genios…

Clandestinamente, para genios…

La voz de Carolina En un diálogo privado, Carolina Perpetuo me escribió este comentario a un tiempo inquietante y virtuoso: “Si la oposición no se une, si mantiene esta guerra a cuchillos que ha envilecido a la política de los ciudadanos, se instalará el nihilismo y el descreimiento cínico. Quien sea consciente de los prejuicios del nihilismo, no debe hacerse el loco”.

Gustavo Tovar-Arroyo: La encubierta conquista de América

La encubierta conquista de América

La hambruna moral No es fácil, no lo ha sido ni lo será. Venezuela –los venezolanos– está carcomiéndose a sí misma. No hay principios ni bases morales, como pueblo estamos desahuciados de esperanza, hurgamos en los basureros de nuestro espíritu buscando pequeños trozos de carroña de coraje y valor. No los encontramos. El hambre es multitudinaria.

Gustavo Tovar-Arroyo: Juan Requesens, luchar hasta la libertad…

Juan Requesens, luchar hasta la libertad…

Las espuelas de la ira No sé por dónde comenzar. Estoy paralizado. Sé que debo escribir, pero la ira clava sus espuelas en mi espíritu, que maldice al chavismo.

Gustavo Tovar-Arroyo: Neochavismo, el mal está hecho…

Neochavismo, el mal está hecho…

El olvido inaceptable No olvidaré y te pido a ti que tampoco lo hagas. No nos está permitido hacerlo. El inconsolable drama que vivimos los venezolanos tiene muchos causantes y aunque el principal es sin duda el sátrapa Hugo Chávez –y la manada de bandoleros que lo acompañan (y acompañaron)–, también hay muchos otros que por razones inciertas (a veces oscuras, otras muy claras) colaboraron con este horror irreparable.

Gustavo Tovar-Arroyo: El put… socialismo

El put… socialismo

¿Podremos reinventarnos? Pese a que nuestra preocupación esencial es la inmediata liberación de Venezuela, proeza que debemos alcanzar sea como sea, no dejo de pensar en las dificultades que representará el tránsito de la barbarie a la democracia; no dejó de pensar en la incierta y compleja reinvención nacional.

Gustavo Tovar-Arroyo: ¿Elogio a la locura?

¿Elogio a la locura?

Me parece que al hacer el elogio de la locura no estaba yo loco por completoErasmo de Róterdam ¿Quién tiene las respuestas? ¡Qué enredo! De verdad, qué caótico absurdo el que nos estalla en la cara, como absurda e injustificable es también nuestra agonía nacional.

Gustavo Tovar-Arroyo: Vuelvo en mí

Vuelvo en mí

Distraído y deslumbrado Vuelvo en mí, el desgaste electoral mexicano y el nuevo proyecto documental: “México de Norte a Sur”, me tenían distraído y –no exagero– deslumbrado. Sí, México como nación, quiero decir, el México del siglo XXI me ha distraído y deslumbrado. Su fuerza creativa, su vigor cultural, el dinamismo por emprender, competir y prosperar no lo he observado en ningún otro país latinoamericano; podría escribir del mundo.

Gustavo Tovar-Arroyo: Mexicanos-venezolanos, al grito de guerra…

Mexicanos-venezolanos, al grito de guerra…

Amar es combatir, si dos se besan. El mundo cambia, encarnan los deseos, El pensamiento encarna, brotan alasOctavio Paz (Piedra de sol) El magnífico privilegio del nacimiento de la conciencia La doble nacionalidad es uno de los mayores avances civilizadores de nuestro tiempo; avance por un lado, justicia por otro. Si algo distingue a la posmodernidad es la necesidad de andar como nómadas civilizados de un lado para otro. Que se nos permita adquirir derechos nacionales a los andadores del mundo, no sólo por el lugar de nuestro nacimiento sino además por el lugar de nuestro amor o conciencia es formidable y, como digo antes, un acto de justicia. Yo soy beneficiario de ese magnífico privilegio.

Gustavo Tovar-Arroyo: México de Norte a Sur…

México de Norte a Sur…

La búsqueda del aire Escribo en un carro, cruzamos México desde Tijuana hasta Chiapas, es decir de la frontera Norte hasta la frontera Sur. Una travesía en búsqueda de aire.

Gustavo Tovar-Arroyo: Hemos llegado a la orilla…

Hemos llegado a la orilla…

Día D La presentación del documental “Chavismo: la peste del siglo XXI” (aquí el link para que la vea gratuitamente) ha sido un día D en el quehacer político actual porque ha representado un desembargo en la orilla de la concienciá histórica.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com