end header begin content

Antonio Sánchez García: Moneditas de oro

Moneditas de oro

Pobre de aquellos países que buscan a sus líderes e intelectuales como quien escarba en un pajar tratando desesperadamente de encontrar una monedita de oro. Es la tara fundacional de nosotros, los venezolanos. Prontos todos a romper los espejos antes que ver en ellos el rostro de nuestros defectos: la mendicidad, la frivolidad, el desapego. Y cuyo vía crucis está sembrado de moneditas de oro. Pocos, si es que alguno, resistieron la prueba del mordisco: eran moneditas falsas. De allí que los que más útiles resultaron para nuestra historia, más obras nos legaron y mejores ejemplos nos sembraran no contaran jamás con la deslumbrante aprobación de las mayorías. Y muchos de ellos terminaran muriendo en el exilio tras el desprecio y el olvido.

Antonio Sánchez García: La responsabiidad de liberar y proteger en el nacimiento de la República de Venezuela

La responsabiidad de liberar y proteger en el nacimiento de la República de Venezuela

A Luis Almagro La naturaleza supranacional, territorial e incluso global de la libertad como conquista fundadora de la nacionalidad fue posiblemente el máximo valor espiritual, político y militar de la hazaña libertadora de Simón Bolívar y la fundación de la República liberal democrática venezolana. No fue tan solo un gesto de magna liberalidad y generosidad política el que llevó a proyectar continentalmente la lucha por la liberación e independencia de la América Española: fue una necesidad - dicho hegelianamente - “de la cosa misma”. Como lo expresaría maravillosamente el poeta cubano José Martí, para quien la hazaña libertadora era como una creación literaria: “verso: o nos condenan juntos, o nos salvamos los dos".

Antonio Sánchez García: Alfredo Weil, el imprescindible

Alfredo Weil, el imprescindible

Hay hombres que luchan un día, y son buenos. Hay otros que luchan muchos días, y son mejores. Pero hay los que luchan toda la vida. Esos son los imprescindiblesBertolt Brecht Nos quedamos varados subiendo desde Plaza de Las Américas hacia Los Naranjos. Amable y generoso hasta el absoluto desprendimiento, y luego de una reunión del Consejo Consultivo de Soy Venezuela, se ofreció a llevarnos a casa a Enrique Aristeguieta Gramcko, su compañero de toda la vida, y a mí. Suponía desviarse de su ruta y dar un rodeo por media Caracas. Y su carro daba sus últimas boqueadas. Lo que a él no le provocaba la menor molestia.

Antonio Sánchez García: Chile, una democracia ejemplar

Chile, una democracia ejemplar

En el centro de Santiago de Chile, el anterior al gobierno del democrata cristiano Eduardo Frei Montalva y al turbulento y breve gobierno de la Unidad Popular y del Dr. Salvador Allende, seguido del largo reinado de la dictadura militar, solía verle caminar todas las mañanas a eso de las 7 y media a un señor ya sexagenario, vestido en invierno con un bello abrigo de piel de camello, una larga bufanda o chalina inglesa, un sombrero homburg y un paraguas negro usado en forma de bastón, que se desplazaba silencioso, un periódico del día y sus guantes de cabritilla en una mano, a paso firme y sin vacilaciones, desde la Plaza de Armas, donde vivía en un viejo y espacioso apartamento de su propiedad ubicado en un segundo piso de su lado oriente, por la calle Estado en dirección a la Alameda Bernardo O’Higgins.

Antonio Sánchez García: Recordando el 27 de febrero

Recordando el 27 de febrero

Advertencia: este artículo fue escrito y publicado originalmente el 27 de febrero de 2000, en ocasión de cumplirse otro aniversario más del llamado Caracazo. Fue dedicado a los columnistas de opinión que ensalzaron las hamponiles jornadas motinescas de muerte, saqueo y destrucción, anticipo preparatorio del golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 y de la Venezuela chavista que ha derivado en el espanto de esta crisis humanitaria. Llegué a Maiquetía la madrugada del último lunes de junio de 1977. Desde entonces fueron tantas las imágenes y tantos los recuerdos, que apenas caben en el puño de un naturalizado. Tanto amé la cálida humedad, el bonche que reventaba en los cuatro extremos de Caracas – estaba de modo “Usted abusó”, de Celia Cruz con Willie Colón – que apenas cumplí los diez años de reglamento inicié los trámites de naturalización. Venía desde Alemania a un Congreso Latinoamericano de Filosofía, cuyo anfritrión era el Dr. Maiz Vallenilla. Primer recuerdo: al llegar, el plácido Caribe de la Guaira se veía cubierto de barcos y más barcos mercantes cargados de motores fuera borda, bisutería europea y botellas de whisky para el consumo navideño: 6 millones de botellas, del escocés. Pensé para mis adentros: no existe en el mundo subdesarrollado élite de 6.000.000 de personas. Ergo: en Venezuela se bebe whisky y lo demás es cuento. Era cuando el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez. Por entonces el desplazamiento presidencial acarreaba operativos bélicos inusitados, herencia de Machurucuto y la guerra de guerrillas. El Hilton, al que llegamos los invitados al congreso, se veía tomado por guardias de élite y cada esquina, a varias cuadras a la redonda, estaba bajo el control de un pequeño destacamento de soldados en uniforme de cmpaña, con radios portálites al hombro y ametralladoras pesadas en bandolera. Un mini Hanoi hollywoodense. Todo ello porque el presidente visitaría el Gran Salón para participar en la inauguración de un congreso de filosofía.

Antonio Sánchez García: El Grupo de Lima y Maduro, hasta que las velas no ardan

El Grupo de Lima y Maduro, hasta que las velas no ardan

A Diego Arria Me aflige una doble incomprensión: si no existe duda alguna de que el facineroso que está al frente de este fracasado Estado mafioso es un sátrapa capaz de los actos más criminales, inhumanos y perversos para someter, subyugar y aniquilar al pueblo venezolano - hambreado, aplastado, inerme y carente de todo respaldo de fuerza, - y si seguro de su omnipotencia no vacila en cometer estos crímenes de lesa humanidad a vista y paciencia de todas las autoridades, todos los gobiernos y todos los pueblos del mundo: ¿qué razón de Estado conduce a los democráticos gobiernos de nuestra región a rechazar y oponerse a la lógica y oportuna propuesta de los Estados Unidos de intervenir con sus fuerzas armadas en cumplimiento de la resolución de la Asamblea General de los Estados Unidos de septiembre de 2005 invocando la Responsabilidad del máximo organismo para la Protección de los pueblos sometidos al genocidio practicado con premeditación y alevosía contra sus ciudadanos, pueblos y etnias?

Antonio Sánchez García: La transición

La transición

Tan profundos han sido los efectos desintegradores de la dictadura sobre la sociedad venezolana que el desalojo de su sistema de gobierno – inédito por su naturaleza criminal y hamponil, ajena a otros regímenes dictatoriales que se reclaman de sus mismos ideales, pero tan insidioso como ellos en la desarticulación política y económica de la sociedad – requerirá de un período especial de tránsito hacia el restablecimiento de las coordenadas democráticas y la plena vigencia del estado de derecho. Es a ese período especial de nuestra historia que se ha dado en llamar transición y al gobierno que lo encare y resuelva, “gobierno de transición”.

Antonio Sánchez García: El proclamado

El proclamado

Debemos reconocer la sabiduría política de quienes, acompañando al presidente de la Cámara de Diputados, Juan Guaidó, decidieron rememorar el 23 de enero de 1958 volviéndolo a su más prístina esencia: la declaración de voluntad libertaria y ciudadana de un pueblo aherrojado. Y mayor aún la del propio presidente de su directiva, que pendiente de prestar el juramento de rigor acatando democráticamente el mandato del artículo 233 de la Constitución, a lo que estaba obligado, optó por mancomunarlo con nuestra seña de identidad democrática. Anticipándose a la historia, nuestros asambleístas asumieron la grave responsabilidad de acompañar a su presidente en un acto de hondo sentido independentista. Hemos revivido los venezolanos las gestas del 19 de abril de 1810: frente al pueblo, Juan Guaidó acató la Constitución y juró solemnemente cumplir a cabalidad con sus obligaciones e imperativos ciudadanos.

Antonio Sánchez García: La Bella y la Bestia

La Bella y la Bestia

Dicen lo mismo, pero en distintas tesituras y con otros instrumentos: Eduardo Fernández con violines, flautas y clarinetes. Claudio Fermín con tubas, trombones y cornos. Son la bella y la bestia de la inteligencia política cuarto republicana. El político versallesco y el tribuno popular. Identificados ideológicamente con el socialismo de José Luis Rodríguez Zapatero y con el eclecismo progre de Alejandro Mario Bergoglio. Se resumen en el clamor por el entendimiento, la sumisión y la obediencia al fait accomplie, al factum, a la realitas. Cuya dimensión de crueldad y barbarie ni siquiera reconocen. Eduardo Fernández suelta una boutade asombrosa, digna de un malvado y cínico personaje de Pierrault o los hermanos Grimm: “En el caso concreto de Venezuela lo que se busca con una transición es pasar de una situación de menos democracia a más democracia”.

Antonio Sánchez García: Los chacales de la red y la rebelión de los idiotas

Los chacales de la red y la rebelión de los idiotas

Fue en el 2015, en unas declaraciones al periódico romano La Stampa, que el Nobel italiano de Literatura Umberto Eco dio el juicio más demoledor, incisivo y exacto sobre la peste blanca del Siglo XXI que amenaza con aniquilar nuestra convivencia ciudadana: la red, a la que acusó sin melindres de servir a la “invasión de los imbéciles”.

Antonio Sánchez García: El rábano por las hojas: El Pacto Migratorio

El rábano por las hojas: El Pacto Migratorio

En una clásica maniobra de alta política, los sectores que controlan desde las sombras la Organización de las Naciones Unidas han logrado, en una muy hábil movida, insertar a la cabeza de la Comisión para los Derechos Humanos a la dos veces ex presidente de Chile, la socialista Michelle Bachelet – politizando hacia la extrema izquierda lo que debería ser un organismo absolutamente apolítico, independiente y autónomo, ajeno a los intereses políticos en pugna a nivel global – y firmar un pacto que institucionaliza y sitúa bajo el control de dicha comisión el tratamiento y resolución de los graves problemas que acarrean las corrientes migratorias. Uno de los más graves problemas internacionales de la actualidad, agravados dramáticamente en América Latina por la estampida de millones de venezolanos que huyen de la trágica crisis humanitaria que vive la Venezuela de Nicolás Maduro.

Antonio Sánchez García: Por la reelección de Luis Almagro

Por la reelección de Luis Almagro

"El leve aleteo de las alas de una mariposa se puede sentir al otro lado del mundo" Proverbio chino La globalización ha venido a realzar el viejo proverbio chino del efecto del aleteo de una mariposa sobre el mundo globalizado. Y a legitimar la teoría del caos de Edward Norton Lorenz (1917-2008), que encontrara en el efecto mariposa la concreción metafórica de las interdependencias de sociedades en crisis. En efecto, nada de lo que suceda en un extremo del mundo deja de tener efecto en el extremo contrario. Como, por ejemplo, nada de lo que sucedería en nuestra región sería lo mismo a partir de la fundación por Fidel Castro y Lula da Silva del Foro de Sao Paulo y el fracasado golpe de Estado militar en la Venezuela imperante al 4 de febrero de 1992.

Antonio Sánchez García: Rebelión en la granja

Rebelión en la granja

Libertad significa el derecho de decirle a la gente lo que no quiere oírGeorge Orwell La primera edición de Rebelión en la granja, la obra más famosa del escritor británico George Orwell, careció de una nota introductoria. A pedido del único editor que finalmente, tras cuatro intentos con otras casas editoriales que rechazaron la obra, se atrevió a publicarla en Londres en 1945, en un cuasi avergonzado anonimato.

Antonio Sánchez García: La dictadura, Zapatero y Ramos Allup

La dictadura, Zapatero y Ramos Allup

Para Teresa Albanes El significado de declarar persona non grata al político socialista español José Luis Rodríguez Zapatero por el parlamento venezolano – el único electo y legítimado por el pueblo, obligado a convivir en un mismo lugar con el parapeto que el dictador Nicolás Maduro se sacara de la manga bajo el falaz predicamento de ser “constituyente” - trascendía con mucho el simbolismo del expediente.

Antonio Sánchez García: Cuba, Brasil y la ONU

Cuba, Brasil y la ONU

En las diez oportunidades en que la representación del gobierno cubano ante la ONU ha llevado su resolución condenatoria al “bloqueo” con que el Gobierno de los Estados Unidos ha pretendido presionar a la dictadura para que ceda ante la aplicación inmisericorde de las medidas de fuerza y represión contra su pueblo, en esas diez oportunidades el rechazo al “bloqueo” ha sido prácticamente unánime.

Antonio Sánchez García: Bolsonaro, una nueva conciencia histórica

Bolsonaro, una nueva conciencia histórica

A Fernando Henrique Cardoso @FHC A juzgar por los grandes medios impresos de las principales potencias, las opciones políticas de la actualidad parecieran ser excluyentes y condenatorias: un pasadizo como de mataderos que te obliga a seguir el rumbo al degüelle y ningún otro. Lo dictan los medios ante la rebelión de las redes. Controlados unos por los llamados liberales progresistas, y las otras por la espontánea reacción de quienes, los pies sobre la tierra, viven el día a día del sometimiento al Poder y buscan desesperadamente quien los represente políticamente para cambiar sus empobrecedoras circunstancias. Ante la decadencia de los viejos partidos, sin tener otras referencias que las surgidas espontáneamente del seno de sus sociedades: por ejemplo, Donald Trump y Jair Bolsonaro. Después de los afrodescendientes Barak Obama y Lula da Silva, los nuevos blancos malditos.

Antonio Sánchez García: Carta abierta a Caetano Veloso

Carta abierta a Caetano Veloso

Estás entre Soledad, que nació en el 43 y yo, que nací en el 39: somos coetáneos, aunque separados por dos mundos que vivieron incomunicados por los siglos de los siglos. Por culpa de Alejandro VI, que decidiera dividir el Nuevo Mundo en un gran pedazo para España - nosotros - y el extremo oriental del continente para Portugal - ustedes. Un Brasil demasiado inmenso, demasiado rico, demasiado complejo como para que sus habitantes se asomaran al mundo circundante y nos acompañaran en nuestros sufrimientos y nuestras alegrías. Así algunos de nuestros países compartan fronteras, cariño y admiración por el tuyo.

Antonio Sánchez García: Moisés Naím que estás en los cielos

Moisés Naím que estás en los cielos

Un generoso amigo que suele proveerme de cuanto aparece en el mundo de las redes referido a la Venezuela de mis desvelos, en la que vivo y sufro, me envía más que un artículo, un ensayo del afamado columnista venezolano Moisés Naím, escrito en inglés y publicado originalmente en la revista Foreign Affairs, que ha titulado El suicidio de Venezuela.

Antonio Sánchez García: La intervención humanitaria, un imperativo y un derecho

La intervención humanitaria, un imperativo y un derecho

Verás en muchos de los comentarios de prensa que una de las cosas que aplauden en tu elección es tu actitud clara y categórica frente al comunismoMariano Picón Salas, embajador de Venezuela en Brasil, a Rómulo Betancourt, Rio de Janeiro, 29 de diciembre de 1958 [1] Sin tener arte ni parte, y entrampados en la situación dejada por la división del planeta en dos grandes hemisferios con sus correspondientes imperios como resultado de la Segunda Guerra Mundial – el nuevo Nomos de la tierra, con su distribución del poderío espacial de tierra, mar y aire, repartido el planeta entre la Unión Soviética y los Estados Unidos de Norteamérica, para usar un concepto jurídico territorial de la mayor importancia, ampliamente desarrollado por Carl Schmitt en su ensayo del mismo nombre – El Nomos de la Tierra –, las dos Américas – la española y la anglosajona - han debido tolerar durante sesenta años la existencia e intromisión de una suerte de cuña, asentamiento, implante u ordenación colonial en su corazón y a pocas millas del Poder de uno de dichos imperios, los Estados Unidos. Una intromisión violenta y violadora de toda juridicidad, elevada a plataforma del comunismo soviético encargado de impedir la estabilización y la consolidación del orden jurídico político, liberal y democrático, que le es propio a las Américas. Y en el caso concreto del Caribe, a la alteración de su Nomos fundado en 1492 con la llegada de los españoles y la posterior ocupación y establecimiento de las colonias. Un hecho de inmensa gravedad, sólo comprendido en toda su dimensión estratégica por un venezolano de excepción que puso su vida a la tarea de combatirlo, vencerlo y erradicarlo: Rómulo Betancourt.

Antonio Sánchez García: Bolsonaro, la gran venganza

Bolsonaro, la gran venganza

Sonríe Jair Bolsonaro: en Brasil nunca se dio vuelta una elección presidencial en el balotajeClarín, de Buenos Aires Hubo momentos en que las buenas conciencias del progresismo mundial, esa cáfila multicultural y multilingüística de alcahuetas y aliados del castro comunismo a nivel global, coronadas en versión inglesa por The New York Times y en la nuestra, pedestre, en español, por El País, de España, que en las últimas horas de la tarde lluviosa y dominical temblaron ante la posibilidad cercana e inmediata de que el nuevo líder brasileño Jair Bolsonaro ganara directamente y sin más cuentos en la primera vuelta. Aplastando de un solo envión y para que no quedaran más dudas del significado de su incontestable victoria sobre la gigantesca, enconada y monstruosa campaña de los bien pensantes contra su creciente poderío. Un tremendo y colosal empuje sostenido por el cansancio, el hastío y la indignación contra tanto tartufismo inquisitorial, tanta hipocresía izquierdosa, tanto aguante ante los abusos del marxcapitalismo global.

Antonio Sánchez García: El 86% de rechazo, la tiranía inconclusa y el milagro albanés

El 86% de rechazo, la tiranía inconclusa y el milagro albanés

A Miguelito Rodríguez Según los datos más fehacientes aportados por las empresas encuestadoras que sobreviven en el país, la dictadura de Nicolás Maduro cuenta con un 86% de rechazo. Una cifra relativa, dados los cuatro millones de venezolanos que no pudieron ser encuestados: luchan por su sobrevivencia lejos de la patria.

Antonio Sánchez García: La intervención china

La intervención china

No terminaban de acallarse los indignados clamores del Grupo de Lima y todos sus gobiernos en contra de Luis Almagro y el reclamo a contra vía del auto denominado “Frente Amplio” del único sector verdaderamente opositor que sobrevive en Venezuela – Soy Venezuela – pidiendo una intervención armada de los Estados Unidos para desalojar al sátrapa y tirano Nicolás Maduro, cuando ya un imponente barco de las fuerzas armadas chinas disfrazado y protegido de hospital flotante con los símbolos de la Cruz Roja se apostaba en la Guaira y tomaba posesión estratégica del principal puerto de ingreso a Venezuela. A pocos kilómetros del Palacio de Gobierno.

Antonio Sánchez García: Luis Almagro y los Tartufos del patio

Luis Almagro y los Tartufos del patio

Es muy propio de una época de aberraciones como la que vivimos desde el 4 de febrero de 1992, cuando un país desquiciado se entregara al delirio de enaltecer a su verdugo y prepararle el camino al Poder para que se hiciera a su devastación, que un destacado miembro del partido de quien ha pagado posiblemente la más dura pena por intentar rescatarlo del vertedero y ponerlo a valer entre las naciones dignas del continente, pretenda ofender y descalificar a la más importante y trascendente personalidad internacional que ha decidido salir al ruedo de la confrontación en nuestra defensa contra la infamia y restaurar su plenitud democrática.

Antonio Sánchez García: 1958-2018, Castro o Rómulo, la encrucijada

1958-2018, Castro o Rómulo, la encrucijada

"No podemos descartar ninguna medida para tirar abajo la dictadura de Maduro" Luis Almagro, Secretario General de la OEA. “En 1941 todo estuvo en manos de dos hombres, Hitler y Stalin, lo cual refuta a su vez la teoría sociocientífica prevaleciente en la actualidad y según la cual la historia, especialmente a medida que progresa hacia una época masificada, está regida por vastas fuerzas económicas y materiales y no por seres individuales. La segunda Guerra Mundial no sólo estuvo marcada por personas concretas, sino que su curso lo decidieron los criterios y decisiones de individuos como Hitler, Churchill, Stalin, Roosevelt”.

Antonio Sánchez García: El 11 de septiembre de 1973

El 11 de septiembre de 1973

A Luis Pardo Sainz 1 Este 11 de septiembre se cumplen cuarenta y cinco años del día en que obedeciendo la drástica ordenanza de las instituciones aún vigentes del Estado de Derecho chileno – el Parlamento, la Contraloría General de la República, el Tribunal Supremo de Justicia, las academias, el Foro y el reclamo angustioso de una mayoría de más del 60% de la opinión pública nacional - las Fuerzas Armadas chilenas cortaran el nudo gordiano del que pendía el futuro de una historia republicana de más de siglo y medio de existencia, una tradición de respeto a la institucionalidad y un prestigio de legalidad del que todos los chilenos se sentían orgullosos depositarios y que había hecho de Chile la más digna y respetada democracia latinoamericana.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com