end header begin content

Alexander Cambero: El ganador que no vota…

Alexander Cambero: El ganador que no vota…

Una buena parte del electorado parece decidido a cruzarse de brazos el día veinte de mayo. Observaran la historia de la nación, desde la comodidad de quedar inmovilizados; frente al arrebato de una dictadura inescrupulosa. Son parte del ochenta por ciento de venezolanos que rechaza al despótico régimen venezolano, como un devorador agente del futuro nacional. Esa acción le podría conceder seis años más a Nicolás Maduro para que siga tejiendo su tétrica historia en los estómagos vacíos de nuestros hambrientos, pulverizando vidas entre aquellos que mueren sin medicinas, victimas del mayor grado de desempleo e inflación que reconozcan las estadísticas universales. Años de mandato conferidos para que cunda el terror, siendo coadyuvante en la diáspora de nuestros jóvenes, huyéndole a la cruel realidad de su país convertido en cenizas.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: La versión chavista opositora…

La versión chavista opositora…

No existe mayor disparate que creerse elegido. Son esos grupos de exaltados fanáticos que terminan fortaleciendo al adversario en el poder, al pensar que son de cromosomas exclusivos hacen política obviando a diversos sectores. Les da escozor relacionarse: ya que sostienen que solo ellos tienen la verdad. Es así como deciden actuar con una agenda individual, en algunas hojas llamarán traidores a aquellos que piensen distinto, son la versión chavista de la oposición.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Seis años más…

Seis años más…

Nuestros errores nos han llevado al despeñadero. El régimen revolucionario existe debido a las gravísimas contradicciones de una elite opositora más cerca del vedetismo, que de los anhelos de un pueblo. Demasiados egos inflamados en la contextura de líderes engreídos, proyectos de arrebatados, con agendas propias, en donde no existe un párrafo en favor de la gente. Muchos de ellos mantienen una gran vitalidad, sirviendo de coadyuvante de un proceso equivocado.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: El espejo de Lula…

El espejo de Lula…

En una cárcel de Curitiba está preso el ideólogo del Foro de Sao Paulo. El escenario en donde el idealismo edulcorado del comunismo, planificó su llegada al poder en el continente, utilizando el señuelo de la justicia social. Avanzaron con su veneno hasta sembrarlo en nuestros pueblos ingenuos. El fraude cautivante hizo metástasis en densos sectores de la población plagados de desigualdad y rechazo. No fue nada complicado para los agentes del totalitarismo continental, llegar hasta el poder en sus respectivas naciones. El habilidoso Lula fungía como el eje principal de todo un propósito. Este antiguo dirigente sindical; nacido en Caetés un poblado de ventaseis mil habitantes en el interior de Pernambuco, había logrado granjearse la simpatía de la díscola izquierda latinoamericana. El proyecto alcanzó el objetivo cuando este logró ganar la presidencia de Brasil en el 2003.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Encaletados y al descubierto…

Encaletados y al descubierto…

La obsesión revolucionaria por el dinero nos hizo victima de sus instintos, en pocos años los depredadores destrozaron al país postrándonos en la miseria. El mundo comienza a descubrir las vulgares acciones de unos especímenes que actúan de manera indebida. Casi todo el sistema financiero internacional está advertido.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Un país sin memoria…

Un país sin memoria…

Los regímenes totalitarios son amnésicos ante los anhelos de sus pueblos. Son recuerdos inconexos de experiencias crueles en otras latitudes. Solo pueden exhibir una amplia colección de errores, tan profundos que solo tienen en sus arcaicas neuronas la estrategia de someter. Construyen muros espirituales que dividen sus naciones entre ángeles y demonios.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: La nación descuartizada…

La nación descuartizada…

Parece que nuestro destino lo escribieron los aventureros. Una nación de increíble potencialidad, postrada en la ruina más espantosa, los responsables de su actualidad, gozan de una salud económica de hierro. Mientras la ubre estatal que usufructuaron luce reseca. La nación es un espejo terrible de la necesidad. Con lágrimas en los ojos huyen nuestros jóvenes en la búsqueda de un futuro incierto.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Henri Falcón, ¿vicepresidente del régimen?

Henri Falcón, ¿vicepresidente del régimen?

En la política las cosas más inverosímiles pueden suceder. En episodios pasados, enconados adversarios se han abrazado a una causa común. Asumiéndola como la probabilidad de subsistir políticamente. Mucho de lo que sonaba como agria expresión de la locura: terminó siento tan real que la sorpresa llenó de perplejidad a todos. En el caso de la parodia electoral del 22 de abril la situación es más cónsona con los intereses gubernamentales.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Muerte en el zoológico…

Muerte en el zoológico…

En esta Venezuela plagada de irregularidades, nadie parece tener el antídoto para contrarrestar el veneno totalitario. Las instituciones son inertes monumentos de la desidia. La corrupción es un caudaloso rio que desemboca en las cuentas ocultas del pillaje nacional. En medio de la vorágine irracional que disecciona nuestras oportunidades de futuro. Hemos visto como nuestros zoológicos se llenan de animales muertos. La falta de alimentos y de planes veterinarios cónsono con el manejo de las especies en cautiverio; ha traído como consecuencia que buena cantidad de la fauna esté muriendo de mengua. Quizás algunos poco les interese la terrible situación.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: ¿Cuán débil está Nicolás Maduro?

¿Cuán débil está Nicolás Maduro?

Es una pregunta de respuesta cómoda en circunstancias equilibradas. La repulsión que genera su pésima administración: lo ubica como un mandatario amputado de respaldo mayoritario, no existe en el hemisferio occidental gobernante alguno con mayores estadísticas de rechazo. En cualquier ángulo de la sociedad venezolana, la animadversión que despierta crece de manera exponencial, sus exposiciones públicas son el armazón del desvarío, la marcha trasnochada de una revolución que tiene fermentada el alma. Son la conjunción de una corrompida forma de gobernar asociada al desfalco. El atribulado proceso revolucionario nacional; es la desquiciante puesta en escena de las peores condiciones atribuidas al ser humano.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: El hampa revolucionaria…

El hampa revolucionaria…

Estamos en el reino de la impunidad. El hampón vive a sus anchas mientras los honestos están acorralados por la violencia. Es difícil derrotar esta espiral asfixiante, desde las altas esferas se protege a estos delincuentes porque sostienen que ellos son guardianes de la revolución. Son increíbles los casos que son obviados por los jueces complacientes en desmedro de una sociedad estupefacta. Una cruel realidad que ha convertido a Venezuela en la nación más violenta del hemisferio occidental.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: La nación secuestrada…

La nación secuestrada…

La república sentenciada por la indecencia gubernamental. Una filosa espada pende sobre la cabeza de la nación. Como sometida al peor de los designios su destino quieren arrástralo hasta el oráculo del totalitarismo. Ser un espejo en donde el rostro de la iniquidad; se mire sin temor a tener que rendir cuentas. Nos duelen sus cosas, es la patria que originó nuestra historia. En muchos lugares yacen los huesos olvidados de los antepasados, seguramente soñaron con un destino mejor.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Entre Hugo Chávez y Oscar Pérez…

Entre Hugo Chávez y Oscar Pérez…

Aunque parezca contradictorio son parte de nuestros fantasmas históricos. Es la fascinación que ejerce el uniforme por encima de las instituciones.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Una Venezuela hambrienta…

Una Venezuela hambrienta…

La gente hurga en los desperdicios para poder alimentarse. Son millones de personas que lo única posibilidad que tienen de comer es buscar en la basura, estamos viviendo una verdadera peste que genera enormes dificultades. Los niños mueren por desnutrición, los hospitales están atestados de pacientes con patologías incrementadas o producto de la falta de alimentos, lo que constituye en un crimen de lesa humanidad. Aunado a ello tenemos la falta de medicinas lo que contribuya a convertir todo el cuadro en una pandemia social que arrasa con todos, paradójicamente estamos hablando de una nación poderosa, que siempre contó con recursos increíbles que la hicieron como una república del primer mundo.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Extrañamos aquel país…

Extrañamos aquel país…

Venezuela es hoy una república al borde del colapso total. Un dejo de nostalgia se apodera de nuestros pensamientos. Las travesuras de la mente nos hicieron viajar a los instantes cuando nuestra realidad era distinta. La patria no era un lecho de rosas, teníamos problemas y desigualdades sociales sin ninguna duda. Pero no teníamos esta sensación de incertidumbre que hoy padecemos. Es como una pesada carga que causa escozor y vulnera nuestras fuerzas. Todo pende de un hilo que nos mueve como marionetas en un teatro callejero. El país es un río de conflictos que se multiplican, no tenemos la necesaria paz que nos haga vivir sin el sobresalto permanente. ¿Cuando surgió nuestra desdicha?

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Triste Navidad venezolana…

Triste Navidad venezolana…

Una navidad sumamente extraña: casi un huésped incomodo en la memoria colectiva. Como un rehén encadenado fue arrastrada por las oscuras callejuelas del silencio. La eterna festividad cristiana secuestrada por una espectacular ruina económica, producto de un desquiciado gobierno totalitario; tan parecido al sórdido personaje ideado por el genio de Charles Dickens, en su obra Cuentos de Navidad. Ebenezer Scrooge, era un sujeto que sentía un profundo rencor por las fiestas decembrinas. Su amor por amasar dinero lo transformó en un ser profundamente amargado. Esto lo alejó de los sentimientos de solidaridad que deben existir entre todos los seres humanos. ¿Por qué el chavismo odia la navidad? La administración gubernamental juega a ir secuestrándoles cualquier espacio de libertad a los ciudadanos, para vender su propia epopeya de argucias con veneno totalitario. Para aquellos que hicieron de la venganza su motivación de espada, que un pueblo sometido al peor de los avatares, pueda sonreír una noche: es un signo inequívoco de contrarrevolución. Tienes demasiada podrida el alma para comprender, que aún ante las mayores dificultades, un pueblo tiene derecho a conseguirse en la unión. Ese tenue sentimiento de confraternidad, no es compartido por los amos de la República. Solo ellos tienen derecho a sus bacanales, que rueden los excesos mientras los venezolanos se mueren de hambre.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: ¡Danos comida…¡

¡Danos comida…¡

La más colosal de las hambrunas decapitó la navidad venezolana y pocas familias le apuestan a tener mesas repletas como se disfrutaban hace algunos años. Solo los grandes jerarcas gubernamentales tendrán la esplendidez que concede el estar en el poder, para quienes carecen de lo mínimo y solo anhelan tener algo que llevar a la boca en unas fechas en donde los venezolanos tendremos la paz de los sepulcros, que no es por la muerte instantánea de millones de compatriotas, sino por el vil asesinato del aparato productivo nacional, crimen perpetrado por una revolución que robó las ilusiones y sembró el terror en nuestro mundo.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: ¿Contra quién luchamos?

¿Contra quién luchamos?

El ciudadano venezolano no solo enfrenta a una oprobiosa dictadura; desde hace dieciocho años combate a todo un sistema de perversidades que son el componente perfecto de una podrida evangelización revolucionaria y han creado un culto con deidades que beben en las aguas pestilentes del engaño.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Elogio de la idiotez

Elogio de la idiotez

El gran manipulador tomó los tubos de ensayo, utilizó las fibras propias de un pueblo ingenuo para encadenarlo al error. Con suma destreza viene mezclando elementos hasta lograr conseguir el potaje deseado. En las afueras del gobierno el desastre se asoma. Apenas a dos cuadras del palacio presidencial de Miraflores, duermen niños en las calles del abandono. No existen sueños de grandeza, sino hambre que penetra hasta lo profundo. Un régimen perverso los hizo rehenes del desquicio nacional, mientras sufren, los grandes personajes del gobierno disfrutan de los placeres del poder. Para ellos no existe cama confortable, el piso callejero es su refugio cruel en revolución, quizás desde alguna lujosa ventana el obeso primer mandatario observará a los niños sin futuro. Aquellos son pantanal de huesos secos, mientras el heredero de la dictadura tiene que buscar modistos que estiren la tela.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: El peor momento de Venezuela…

El peor momento de Venezuela…

Curiosamente un país con las bondades de Venezuela nada en el fango de la miseria. ¿Cómo ocurrió? No es difícil encontrar respuestas que no sean atribuibles al ejercicio del poder por parte de una ambiciosa dictadura. Son esas políticas primitivas las que han cavado la fosa en donde entierran las esperanzas de futuro de una nación con grandes probabilidades, pero que ancló en el puerto populista del revanchismo revolucionario.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: Antonio y María Corina…

Antonio y María Corina…

Parecen hechos del mismo molde. Son obstinamente honestos, sabiendo defender sus principios del coletazo acomodaticio de sectores opositores cómplices. Aquellos que ven a la dictadura como la probabilidad de arribar al puerto del negocio redondo. Es por ello que las dignísimas posiciones de Antonio Ledezma y Maria Corina Machado no gustan en el cenáculo de quienes se creen los ungidos de la voluntad de millones de venezolanos.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: El Goebbels nuestro…

El Goebbels nuestro…

El fracasado alcalde de Libertador Jorge Rodríguez es ahora el gran orientador de la política comunicacional del régimen. Nadie puede negar su incapacidad como gerente de la ciudad. La inocultable ruina de Caracas demuestra su desastrosa labor al frente del gobierno capitalino. Esa gestión gris prevaleció para que el PSUV no lo colocase como su abanderado en el Municipio Libertador. Todas las encuestas lo ubicaban con un rechazo cercano al ochenta por ciento. Ante semejante realidad optaron por sacarlo del juego electoral. Al parecer este sombrío personaje no le gusta el estar en contacto con la gente, los cargos de representación popular le parecen nimios para su sed de venganza.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: El secuestro del voto

El secuestro del voto

La dictadura venezolana secuestró al voto. La suprema voluntad del pueblo es un rehén sometido a los vejámenes propios de los sistemas totalitarios, siempre estrujándolos para producir un resultado distinto al sueño de las mayorías. El CNE nuestro es un órgano con rostro amargado; con unas damas comprometidas hasta en los tuétanos con la revolución. Sus intereses de toda índole son precisamente parte del desequilibrio en la toma de decisiones. Son fervientes adoradoras en las mazmorras del socialismo. Sus actividades son complacientes decisiones que halagan los oídos de Miraflores, en todos estos años nunca han producido un fallo que contraríe los intereses del régimen. Cada propuesta que realizan es previa orden impartida desde el PSUV. En definitiva su alma está corrompida por un ente podrido: un agente fraudulento que actúa con absoluta inmoralidad, para sostener al gobierno con mayores márgenes de rechazo en el continente. Todo está diseñado para que el régimen no corra riesgo alguno al momento de presentarse en cualquier elección, sirve además como un eficaz instrumento para lavarle la cara a la dictadura en el escenario internacional. Quien ose presentarse como opción frente a los candidatos del gobierno sabe que tendrá que cruzar una increíble carrera con obstáculos para alcanzar la meta, sin llega a coronar con éxito su empresa, entonces surgirá la otra etapa preparada por los cerebros fermentados por la felonía para impulsar todo tipo de mecanismo que terminen asfixiando al demócrata. Los venezolanos estamos sometidos por el más descompuesto de los sistemas electorales. Son en definitiva el brazo ejecutor de un proyecto hegemónico que se basa en los marcados abusos. Quien se postula en estas condiciones sirve a los intereses de una dictadura.

Alexander Cambero: La Venezuela que destruyó el chavismo…

Alexander Cambero: La Venezuela que destruyó el chavismo…

En la segunda mitad del siglo pasado nos transformamos en un destino para el progreso. Miles de ciudadanos de distintas partes de mundo vieron en Venezuela su posibilidad para triunfar. De su suelo bendito brotaba la riqueza petrolera como ríos de prosperidad. Su economía se incrementó al son de una democracia que articuló su significativo desarrollo económico. En los círculos financieros se hablaba de ella como el epicentro de un cambio espectacular hasta estándares de desarrollo, que la catapultarían hasta el cenit de las naciones más prosperas. ¿Qué ocurrió? La vorágine de posibilidades hizo que la corrupción jugara a ajedrez con sectores que fueron socavando las bases de la nación. Las últimas administraciones democráticas venezolanas se llenaron de vejámenes contra la honorabilidad nacional. Fuimos víctimas de un proceso lento de quiebre y desasosiego. En medio de cierta decepción apareció en una noche el gendarme necesario. El mismo discurso arrasador del siglo XIX esta vez revestido con la aureola del descontento en los cuarteles. Eran soldados profundamente enfermos de maldad, casi todos marcados por ser últimos en sus promociones castrenses, encontraron vocería en un oscuro personaje acostumbrado a crear escándalos. Hugo Chávez se transformó en el líder de los encapuchados militares, asimismo de dirigentes estudiantiles acostumbrados a saquear negocios y extorsionar en nombre de la revolución. Sus ideas fueron las bombas molotov. Su agresividad siempre fue el resultado de un profundo rencor en contra de la sociedad democrática venezolana. Su maldad ilimitada hizo de ellos una jauría. Jamás tuvieron un gesto de bondad con el adversario. Su cuna fue la venganza y esa lactancia con sangre los llevó a conducirse en carros de fuego del infierno.

Alexander Cambero
Alexander Cambero: El gran logro del peor gobierno…

El gran logro del peor gobierno…

El resultado comicial del 15 de octubre está sembrado de interrogantes. El gobierno venezolano; con escalofriantes índices de rechazo- paradójicamente obtiene una gran victoria- agenciándose dieciocho de las veintitrés gobernaciones en disputa. Es decir que los ciudadanos mayoritariamente: apoyaron a los candidatos que representan al régimen, que nos tiene convertidos en la lastima del planeta. ¿Quién podrá entender semejante conducta electoral? las explicaciones comienzan a surgir en la medida en que comprobamos, una vez más, la enorme cantidad de abusos que desde el árbitro electoral realizaron. La manipulación abusiva de los Centros Electorales en donde históricamente gana la oposición. Los cambios abruptos de esa densa población electoral, la gran cantidad de coacciones, chantajes y persecuciones en las jurisdicciones no afectas al oficialismo son parte del resultado. Igualmente la desproporción en el ámbito inherente a los dos sectores en disputa es abismal. Los sectores democráticos se enfrentaron a toda la maquinaria del estado, que sin ningún tipo de escrúpulos utilizó todos sus tentáculos para imponerse. El sistema informativo del régimen, con la anuencia absoluta del árbitro electoral, hizo del abuso obsceno su carta de presentación. Fueron incontables horas de campaña electoral en cadenas de radio y televisión, la profusión continúa de su proyecto hegemónico, mientras la oposición era reducida a la mínima expresión. Los canales del estado jamás dieron espacio para las opciones alternativas, lo que sí hicieron fue destrozarlos de manera feroz sin darles el constitucional derecho a réplica. Haciendo un periodismo que es una vergüenza. Ese ventajismo sin ningún tipo de control y amparándose en la complicidad del CNE hizo del sufragio un acto manipulado, un verdadero fraude que se demuestra no solo en el forjamiento de actas como en el caso del estado Bolívar. Sino el de una serie de componentes articulados para torcer la voluntad popular. Si pudiésemos auditar todo el proceso comprobaríamos que siempre han sido un fraude electoral. Un verdadero atraco a mano armada, que responde a condiciones desventajosas para la oposición.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com