Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
Carlos Aguilera: Bolívar desde su sepulcro
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Redacción
Site Admin


Registrado: 29 Nov 2004
Mensajes: 26157


MensajePublicado: Jue Jun 27, 2013 11:28 am 
Título del mensaje: Carlos Aguilera: Bolívar desde su sepulcro

Opinión
Carlos Aguilera
ND


Bolívar desde su sepulcro

“En vano las armas destruirán a los tiranos, si no establecemos un orden político capaz de reparar los estragos de la revolución” Simón Bolívar

Luego del desfile en el Campo Carabobo

Una ceremonia que siempre enalteció el gentilicio de los venezolanos como es la celebración de la Batalla de Carabobo, la cual selló la independencia de nuestro país, por obra y gracia de quienes ungidos del derecho de denominarse bolivarianos, fue desvirtuada y convertida en un acto proselitista, grotesto y si se quiere hasta carnavalesco por la presencia de grupos que nada tienen que ver con un desfile militar, pues el mismo solo sirvió de pretexto para exaltar la figura del extinto Chávez, dejando de lado el valor y sacrificio de los Próceres que nos legaron la libertad.

Hace un año recibí de un amable y consecuente lector, cuyo nombre por cierto, omitió en su correo inadvertidamente, un interesante escrito que por su didáctica prédica lo conservé y hoy me permito transcribirlo, con anuencia de su incógnito autor, de quien espero en algún momento saber su nombre.

He aquí su contenido:

El próximo 24 de julio se cumplirán 230 años de mi nacimiento agradeciéndoles el amor que millones de ustedes me profesan y que a lo largo de los siglos me han manifestado en canciones, poemas, discursos, plazas, escuelas y, en cada rincón de las 5 naciones que, junto a un gran grupo de mártires y libertadores logramos conquistar.

Les escribo esta carta desde la intranquilidad de mi sepulcro tristemente vulnerado, para contarles mis sentimientos ante tantos hechos tristes y dramáticos que viven esas tierras donde hoy los pastos crecieron, las flores renacieron, las frutas germinaron y los animales de nuevo les poblaron o, la modernidad consolidó selvas de concreto pero que representan un vago recuerdo del pasado en el que tantos espacios fueron regados con la sangre de valientes patriotas y realistas que defendían ambos visiones distintas de vivir, trabajar y construir a la nación.

Hijos, hermanos, aún recuerdo los silbidos de las balas y los cañones, las explosiones, los sonidos de las espadas golpeándose agitadamente, acompasadas por los gritos de espanto y terror descarnado ante el dolor que produce la muerte cuando se posa sobre centenares de almas que luchan por sus ideales que les arrasaron sus vidas.

Era terrible y nauseabundo ver como hijos de la España de nuestros antepasados, unidos a los indios y negros de la África ardiente, sometidos, por la fuerza a ser esclavos y animales para el trabajo, se nos unieron a cambio de obtener su anhelados deseo de ser libres y legar, junto a nosotros una mejor nación a sus descendientes, aún al precio de inmolarse.

Sin lugar a dudas, tan nauseabundo como el hedor de cadáveres que llenaban las calles de cada poblado que luchaba.

Por ello, sufro tanto al escuchar, entre ustedes, mis hijos, las palabras guerra y muerte. Sufro, al ver hijos malos, ovejas negras que presos de su ambición, egoísmo y mezquindad, tratan de convertirse en los enemigos de siempre del sueño que tantos hombres mujeres y niños, indios, blancos y negros, campesinos, comerciantes, filósofos, religiosos y demás ciudadanos emprendimos en el pasado que hoy tanto se recuerda.

Lloro al ver que después de más de doscientos años de lucha, debo repetirles la frase que, en el ocaso de mi existencia, en medio de la agonía, acompañado de extraños, pronuncié aquel 1830: “ He arado en el mar”; Mi última proclama se hizo realidad. Siguen tratando de llevarme a las puertas del verdadero sepulcro.

Este es un cumpleaños triste para mí. Las naciones por las que luchamos para consolidar la libertad, donde reinaba antes la tiranía de los monarcas, dio paso a hombres que, hasta hoy, han conducido a estas patrias al fracaso, al tercermundismo, al pasado atroz que no querríamos repetir.

Mis anheladas naciones sumidas en la pobreza, alienadas por los discursos maniqueos y tontos de los que desean abrogarse el derecho de utilizar la palabra pueblo, para profundizar odios, divisiones entre hermanos, conflictos internos y externos, pobreza, golpes de estado, muertes, desolación, en fin: miseria, no me permiten ser feliz en este cumpleaños en el que tratan de destruir mi imagen epopéyica, regalo de ustedes que me brindaron tan inmenso honor, para mostrarme al mundo de forma burda y grotesca.

No puedo ser feliz cuando se colocará sobre mi ataúd una bandera bordada por tan solo una pequeña porción del pueblo, discriminando a los que son también mis hijos, cuyo derecho a visitarme y quererme es equivalente al que pueden tener todos los hijos de las tierras sudamericanas por este simple ser humano que, desde el cielo del púlpito glorioso les escribe.

Trabajamos tantos hombres y mujeres abandonando nuestras fortunas, nuestra felicidad, nuestra tranquilidad, para liberarnos de los que siempre tratan de imponerse sobre la mayoría de los ciudadanos.

No puedo ser feliz al ver a mi amada Bolivia, pobre, sufrida, enfrentada y afectada aún por los conflictos étnicos y sociales.

No puedo ser feliz al mirar a mi Perú, victima, al igual que mis otras naciones hijas, presas de la corrupción, la impunidad y los intereses mezquinos.

No soy feliz al observar al Ecuador, tierra de hermosas mujeres como Manuela, una de las tantas mujeres que amé en mi vida fugaz tras la muerte de María Teresa, mi primer y gran amor, sumergido también en conflictos donde la corrupción y los conflictos internos predominan.

No soy feliz al ver a mi hija predilecta, mi Colombia, victima de los traidores que, utilizando mi nombre, y lesionando mi ideario, han, durante 40 años asesinado vilmente hombres, mujeres y niños, destruyendo familias, poblados, haciendo una guerra sucia y asquerosa contra sus propios hermanos, sumiéndoles en muerte, desolación y pobreza.

No soy feliz al observar la instalación de bases militares extranjeras en suelo sagrado de la libertad; No soy feliz al conocer la noticia de miles de ajusticiamientos realizados ilegalmente por el estado.

OH Venezuela, mí amada patria, el terruño, la querencia que me vio nacer en el seno de su capital en medio de un torbellino de tempestades. OH tierra amada, cuanta tristeza siento al ver como tiranos del ayer y hoy, utilizan mi gesta para alentar un falso nacionalismo, hipócrita y absurdo con el cual han pretendido siempre subyugar e hipnotizar a los pueblos para que se olviden de hacer próspera la patria que le hicimos y entregamos libre.

Hoy, miles de mis hijos mueren diariamente victimas de la inseguridad, de hambre, hoy miles de niños y jóvenes deambulan en las calles del continente mendigando comida, trabajando como esclavos o prostituyéndose para tener una vida menos inmersa en medio del sufrimiento.

Hoy, los pueblos se sienten impotentes ante la miseria que se profundiza mientras los gobernantes, reyezuelos, viven en palacios, rodeados de riqueza, de los mejores alimentos, olvidados de su misión en el interés de velar por el bienestar para que el pueblo les elige; Sin duda, merecen ser fusilados por mentir a los que dicen representar, tratando de comprarles con mendrugos y migajas, haciéndoles, lentamente, esclavos del futuro.

Hoy todos los políticos utilizan mi nombre tratándose de cobijar bajo mi manto para escudarse de sus fracasos.

Hoy los comunistas, que adoran a Marx, uno de los hombres que más me ha insultado en sus escritos, dicen que yo era socialista.

Se equivocan, yo soy Venezolano, ecuatoriano, Peruano, Boliviano, Colombiano.

No creo en los partidos políticos, porque son sectas de fracasados que tratan siempre de hacerse de riquezas y de la silla monárquica que el poder les brinda. Ellos abusan siempre de ustedes, de su credulidad, traicionando luego sus sueños e ilusiones hollándoles lo que les es más sagrado.

Siempre busqué mantener mi reputación y mis perseguidores del ayer y hoy, han tratado de destruirla.

Hijos, yo sé que la Gran Colombia no se consolidó. Sin embargo, hoy 228 años después anhelo sólo la gloria de su consolidación como pueblos, llenos de infinitos éxitos, deseo que trabajen por el bien inestimable de sus naciones unidos, por que son hermanos ¡¡ CARAJO!!, librándose de la anarquía, orando a sus diversos dioses a través de sus creencias, por el bien inestimable de nuestras patrias y, empleando sus espadas, su pluma, su inteligencia y capacidades en generar moral y luces a través del trabajo y la educación para defender las garantías sociales.

Les pido, les EXIJO que me dejen descansar en paz, que dejen de utilizar mi nombre en cuanta tontería se les ocurre, no me usen nunca más para engañar a mis pueblos.

Respeten mi memoria y mi legado, respeten los camposantos de los que moramos en la casa del señor.

¡Colombianos , Ecuatorianos, Peruanos, Bolivianos y Venezolanos, como lo dije aquel 10 de diciembre de 1830, mis últimos votos son por la felicidad de mi hijas naciones.

Busquen su libertad, no permitan que les lleven al horror de la guerra que produce sólo dolor y miseria; Entiendan que somos hermanos a pesar de nuestras diferencias políticas, ideológicas, religiosas, económicas y raciales.
No sigan matándome, produciéndome sufrimientos, no contribuyan a que asesinos invasores pueblen sus tierras, amparándoles, convirtiéndose en traidores y delincuentes.

No se dejen manejar por los egoístas que siempre anhelan alcanzar sus intereses, olvidando los de las mayorías.

Háganme feliz trabajando día a día para edificar la nación deseada, estudiando, formándose para que la ciencia y la tecnología los hagan libres en el mundo de hoy.

Construyan, edifiquen el futuro haciendo familia. Yo no pude tener hijos propios, pero ustedes son mis hijos procreados en batalla, con el semen de la sangre libertadora que unido a la savia que emerge de la tierra engendró la patria soñada.

Acaben los partidos y consoliden la unión para que en mi sepulcro y, en el vivo recuerdo de sus corazones, pueda yo descansar eternamente.

Simón Bolívar.

Caracas, 16 de abril del 2012

Miembro fundador del Colegio Nacional de Periodistas (CNP-122)

careduagui@yahoo.com

@_toquedediana
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA