Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
Rubén Contreras: El último déspota venezolano
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Redacción
Site Admin


Registrado: 29 Nov 2004
Mensajes: 25456


MensajePublicado: Mar Mar 26, 2013 6:55 am 
Título del mensaje: Rubén Contreras: El último déspota venezolano

Opinión
Rubén Contreras
ND


El último déspota venezolano

A raíz de la muerte del felón que gobernó a Venezuela entre 1999 y 2012, el aparataje político y comunicacional creado durante su gestión, ha iniciado una propaganda tendiente a destacar las acciones del teniente coronel, como el promotor para la reivindicación de los desposeídos, llegando al extremo irracional de mixtificarlo y nombrarlo como el 2do. Libertador de Venezuela, después de Simón Bolívar.

Cuando bajen las pasiones de ambos bandos, tanto sus seguidores como adversarios en lo ideológico y lo político, seguramente se podrá descarnar analíticamente, la realidad de su gestión administrativa, mientras tanto tenemos obras para el estudio como La Trama Estéril del Petróleo, del Prof. Héctor Malave Mata y otras que demuestran cómo se llevó a cabo esa gestión en el plano administrativo. Además de haber vivido en el tiempo cuando se adoptó el método Chaz, y le quitaron sus tierras y ganados a hacendados, por ser parte de una oligarquía, de ver la construcción del Complejo azucarero Ezequiel Zamora, que en 14 años no ha molido producido un kilo de azúcar, o la procesadora de tomates de Puerto Nutrias, que también duerme el sueño de los injustos, o el gasoducto del sur, entre tantas obras inconclusas.

Se dice que el papel es milagroso porque tiene la virtud de aceptar la tinta que se vierte en él y quienes escribimos tenemos la posibilidad de asentar nuestras ideas para que otros la conozcan. Esto es compartido por tirios y troyanos. Esto está sucediendo en la actualidad con relación a la muerte de ese felón. Sus seguidores todavía aprovechan la coyuntura del poder y de los recursos del petróleo para imponer a sus corresponsales tarifados en el plano internacional la propuesta de escribir acerca de su política inclusiva acerca de los pobres y de lo multiétnico en lo cultural, pero quienes estamos aquí en Venezuela, observamos que los pobres siguen siendo más pobres y nuestros aborígenes tienen que amarrar a los soldados con mecates en La Gran Sabana para que le reconozcan el derecho a la alimentación, salud y transporte a los pueblos más cercanos.

Pero lo que no necesitamos que nos cuenten ni dejar pasar el tiempo para su estudio y análisis, es recordar la paliza que le dieron a Elinor Montes, en aquella protesta por los derechos humanos, ni la negativa a recibir la ayuda de USA para la reconstrucción de Vargas, que todavía es una vergüenza, ya que sólo dos embaulamientos de los 37 están listos, y los dineros de la reconstrucción desaparecidos, o hablando en castellano, robados. Así como aquel paseo matinal por el centro de Caracas en compañía del Alcalde cuando expropió varios edificios para hacer un cuadrado histórico y todavía no les han pagado a sus dueños, como a las mayorías de las expropiaciones efectuadas por él. Cuestión adoptada también por los gobernadores militares como el de Vargas, quienes han seguido el ejemplo terrofago en desmedro de sus legítimos dueños, violando abiertamente la normativa legal venezolana.

Tampoco necesitamos que nos cuenten acerca de aquella orden pública para que le echaran gas del bueno a los estudiantes, así como tampoco la emitida para que le impusieran 30 años a la jueza Afiuni. De igual manera también tenemos presentes las maldiciones al gobernador Rosales y al pueblo de Israel, así como la expresión de que los curas eran diablos con sotanas y la promesa de verse con el Cardenal Velazco en el infierno.

Y pareciese que él finado teniente coronel tenía obsesión por conocer la realidad del infierno porque la comunidad internacional pudo ver su acción grotesca en la sede de Las Naciones Unidas, propia de un rufián de barrio demostrando su escasa cualidad de hombre pensante, cuando expreso que Satanás había estado allá y el podio todavía olía a azufre.

Tampoco necesitamos dejar pasar el tiempo para darnos cuenta del trato dado a los adversarios políticos, especialmente cuando se pretendió tomar el Congreso a la fuerza y los diputados tuvieron que montarse por las verjas para entrar a él, a quienes se les pretendió mancillar con el trato y la palabra, desconociendo el verdadero ejercicio de la política, de dar su aporte a la institucionalidad, indistintamente de la posición que se tenga, ya que aunque se estén en bandos contrarios, el fin común es el aporte de ideas para construir la patria grande.

Hay un dicho que forma parte del léxico popular que dice que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Eso está sucediendo con relación al legado que se quiere entronizar en nuestra realidad actual cuando se quiere endiosar a una persona, porque tuvo la habilidad y sagacidad de incluir en su discurso que era un predestinado por la providencia para redimir a los pobres. La cuestión fue que no pasó del discurso.

En cambio sus expresiones y actuaciones, de las cuales apenas hemos mencionado algunas, y que pudiéramos comparar con relación a quienes le precedieron en el cargo, lo ubican dentro de los personajes más tenebrosos y nefastos de la historia venezolana y latinoamericana, razón por la cual yo no dudo en ningún momento de calificarlo como el último déspota en la historia de Venezuela y el primero del siglo XXI.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Solstrom



Registrado: 02 Jun 2008
Mensajes: 8934
Ubicación: MilkyWay: somewhere...

MensajePublicado: Mar Mar 26, 2013 4:59 pm 
Título del mensaje:

El felón violó, pisoteó y manipuló todas las leyes y principios... pero no pudo con la Ley Natural...
Que cojan nota los feloncillos...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Marcos Silva Ponce



Registrado: 23 Jul 2005
Mensajes: 8836

MensajePublicado: Mar Mar 26, 2013 7:34 pm 
Título del mensaje:

No vamos a tolerar que los felones continúen acabando con el país
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
sudebia



Registrado: 13 Feb 2007
Mensajes: 3712
Ubicación: En mi pais querido.

MensajePublicado: Mar Mar 26, 2013 8:29 pm 
Título del mensaje:

Cuando se haga un balance en frío de su periodo de gobierno. Saldrán todas las verdades y la corrupción acumulada de estos años. Balance mas que negativo para el país. Ni hablar del daño a las próximas 3 generaciones.
Por donde se vea esto ha sido la desgracia mas grande que le haya podido pasar al pueblo. Tres psunamis y dos terremotos no hubieran hecho tanto daño.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
gatica



Registrado: 28 Abr 2006
Mensajes: 75890

MensajePublicado: Mie Mar 27, 2013 5:33 am 
Título del mensaje:

El ùltimo??????? CREO QUE ESTA EQUIVOCADO! usted nunca a tratado de acabar con un nido de ratas cerca de su casa? Que hasta que no mate la ùltima rata, de la camada tiene el peligro que se reproduscan! bueno eso mismo pasa ahora en Venezuela creian que por que el cancer mato una rata! se habìa acabado con las ratas rojas del castrocomunismo!fascista totalitarios
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
gatica



Registrado: 28 Abr 2006
Mensajes: 75890

MensajePublicado: Mie Mar 27, 2013 5:34 am 
Título del mensaje:

Cita:
EL DIFUNTO Y EL CANDIDATO
PAULA VÁSQUEZ – Tal Cual: El contexto dicta el tema: hay que seguir hablando del problema de la corporeidad, de la encarnación del soberano.

En el siglo XVI surge en Europa la teoría de la “corporación” del Rey, el cuerpo natural y el cuerpo moral, que no muere nunca. Por eso se gritó en 1547 durante los funerales del Rey Francisco I en Francia: “¡El Rey ha muerto! ¡Viva el Rey!”.

Esta puesta en escena muestra la distinción entre la persona y la función: el cuerpo político e inmortal del Rey se superpone al cuerpo perecedero del soberano, que es a fin de cuentas el que puede morir.

En la Monarquía la cosa es clara: la perennidad de la soberanía se garantiza a través de la sucesión dinástica propia de ese régimen.

Ya vamos viendo cómo se ha reconvertido tal dispositivo en un régimen supuestamente democrático como el venezolano y cuáles son las consecuencias de jugar políticamente con la muerte del Presidente.

Se ha tratado de echar mano del doble cuerpo del Rey para entronizar al difunto Presidente y así poder garantizar la sucesión dinástica. Claro, y él que dictó la pauta del juego fue él mismo al designar su sucesor.

Señalemos varios elementos para intentar comprender este número de los contorsionistas políticos que nos gobiernan.

Primero, el cuerpo metafórico del difunto Presidente entra en competencia con otros cuerpos místicos, en particular con el de la Iglesia.

Por eso estamos reproduciendo una querella viejísima: la del sacerdocio con los poderes temporales. Recordemos que el Dios cristiano es un Dios encarnado, y el primer signo de la religión es el cuerpo. En el cristianismo, el cuerpo es el lugar de manifestación de lo divino.

El hombre muere. Dios no.

El régimen bolivariano se concibe como eterno, en efecto. Vemos entonces que la temporalidad que quieren instaurar los que nos gobiernan no es laica, no es ciudadana ni propia de la república, sino que se presenta como eterna.
Es en eso que quieren competir con la Iglesia. Segundo, reyes como Luis XIV encarnaron la soberanía absoluta.

La Modernidad va haciendo que ese cuerpo místico o simbólico se suceda en cuerpos simbólicos, más pequeños, a los que después serán los espacios del poder institucional del Estado naciente.

Con estos dos elementos en mano, analicemos la frase “Chávez somos todos”. En efecto, Chávez es Estado y pueblo a la vez.

“El Estado soy yo”, dijo muchas veces el difunto Presidente. Lo que conlleva a preguntarse sobre quién reposa la soberanía en este momento, ya que se hizo de la soberanía una cosa mortal, ya que se le hizo reposar sobre un cuerpo físico que murió. Eso por un lado.

Por otro lado, es bien sabido que el poder carismático tiene sus raíces en la noción de la unidad del jefe. El cuerpo del líder carismático es la esencia misma de su autoridad.

Uno se pregunta entonces, ¿dónde reside la autoridad de Maduro? Pues en el cuerpo de un difunto. Nada más y nada menos. Para bien o para mal.
Escrito por: Rodolfo Schmidt en 25/03/2013.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Solstrom



Registrado: 02 Jun 2008
Mensajes: 8934
Ubicación: MilkyWay: somewhere...

MensajePublicado: Mie Mar 27, 2013 8:28 am 
Título del mensaje:

Cita:
Cuando se haga un balance en frío de su periodo de gobierno. Saldrán todas las verdades y la corrupción acumulada de estos años. Balance mas que negativo para el país. Ni hablar del daño a las próximas 3 generaciones.
Por donde se vea esto ha sido la desgracia mas grande que le haya podido pasar al pueblo. Tres psunamis y dos terremotos no hubieran hecho tanto daño.


Idea Arrow
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
gatica



Registrado: 28 Abr 2006
Mensajes: 75890

MensajePublicado: Mie Mar 27, 2013 9:49 am 
Título del mensaje:

Cita:
Opinión
Rafael E. Rincón-Urdaneta
Noticiero Digital

La síntesis monstruosa

Mi Gran Biblioteca Política de la Estupidez y de la Barbarie, en sus versiones física y electrónica, alberga las más perniciosas ideas de la humanidad y es un solemne monumento al Idiota, inmortal protagonista de la historia. Entre muchos otros documentos, conservo allí panfletos nacionalsocialistas; la enciclopedia Brockhaus editada y publicada bajo la nefasta influencia del régimen nazi; libros escritos por aduladores del Führer; publicaciones de las SS y de las Hitlerjugend; panfletos de propaganda comunista (todos vomitivos y contraindicados para la integridad física y la sanidad mental); las obras de Marx publicadas por el Comité Central del Sozialistische Einheitspartei Deutschlands (SED), ex regente de la Alemania Oriental; los libritos de Lenin, tan inservibles para el desarrollo como fundamentales para combatir su peligroso legado; y algunos escritos de autores soviéticos y de sus pares socialistas latinoamericanos, todos divorciados de la sensatez. La tasa de crecimiento de este espacio se ha disparado de manera inquietante con la masiva entrada de literatura “Made in Venezuela”.

Luego de la acción vandálica que recientemente ejecutara un comando revolucionario de nacionalsocialistas bananeros contra la Sinagoga Tiferet Israel en Caracas, me dirigí, como acostumbro, a la referida colección de obras indecentes. Allí repasé cómo actuaban las salvajes huestes hitlerianas contra la sociedad y cómo se han conducido, en diferentes lugares y momentos históricos, las jaurías de furibundos comunistas. Esvásticas por aquí, hoces y martillos por allá, con uniforme o sin uniforme, todas las imágenes y relatos son de espanto, náusea y vergüenza. El grupete que violentó la Sinagoga, así como los numerosos colectivos revolucionarios que a diario atacan a la ciudadanía en general, no hacen más que seguir con disciplina una larga tradición de espíritu totalitario. Nada nuevo.


II

Ahora bien, en estos contextos sociopolíticos de gran depravación, maldad y miseria, se producen hechos que confunden tanto al desprevenido como al ingenuo: ¿Quién no se ha topado con alguna fotografía del Führer entre pequeñines, cual buen padre del Reich que ama intensamente a sus hijos? ¿No adoraba Adolf a Blondie, su fiel perra de raza pastor alemán, según historiadores sacrificada poco antes de la desaparición de su amo para evitar que cayera en manos soviéticas? ¿Quién no ha visto imágenes de Stalin junto a jóvenes o niños, sonriente y con cara de buen amigo? ¿No perturba ver al Idi Amin Dada “humano” coexistente con su “otro Yo diabólico” en el filme “The Last King of Scotland”? Estas amables escenas de tiranos repudiables suelen provocar asombro e indignación. No es fácil aceptar que un bicho tan malo tenga “lado humano”. Pero estos sentimientos contienen mucho de ingenuidad y bastante más de pasión.

Todos los tiranos son humanos. No son demonios ni parientes de Belcebú. No llevan la marca del Anticristo en la cabeza, debajo de la lengua o en algún glúteo. Nunca he escuchado que Stalin ocultara los cuernos debajo de su espesa cabellera. Eso hubiese podido lograrlo cualquiera de los Jackson Five, pero no Stalin. Tampoco he sabido que a Adolf, en algún momento de descuido, se le escapara la punta de la cola por la bota del pantalón, así como no he tenido noticias de que Fidel mande a confeccionar calzados especiales con forma de pata de carnero. Los tiranos no son entes sobrenaturales de inagotable perversidad. Son vulgares terrícolas que, eso sí, ciertamente albergan más y peores sentimientos malsanos que otros mortales y cuentan con poder de convocatoria suficiente para mover masas y materializar atrocidades.

El número de tiranos gobernantes es, por fortuna, infinitamente inferior al de potenciales tiranos. Hitler, Mao, Stalin, Ceaucescu, Castro, Idi Amin Dada, Mugabe y otros son sólo algunos de los millones de mortales con vena criminal, destacados por haber llegado al gobierno de sus países y por su capacidad para hacerse seguir de suficientes idiotas fieles. Ni más ni menos.

Es vital comprender y recordar esto muy bien. Pensar que los tiranos son inmigrantes venidos del Averno, que aparecen en la superficie cada cierto tiempo, nos hace olvidar que estamos rodeados de ellos y que, para poner patas arriba una sociedad y convertirla en un matadero, sólo necesitan sentarse en el trono y, repito, tener a sus pies un buen número, casi siempre inicialmente insignificante, de estúpidos que pongan sus míseras almas y sus manos al servicio de la barbarie. Adicionalmente – prepárense - estos personajes suelen ser víctimas de la peor de las injusticias que contra un príncipe malvado se puede cometer: el endilgarles toda la responsabilidad de cuanta salvajada ha sido perpetrada bajo su comando.

En términos prácticos, es imposible que un déspota, aún el más ruin e infame, cuente por sí sólo con la capacidad operativa suficiente para crear y poner en funcionamiento toda una maquinaria de brutalidad, represión y humillación. No puede hacerlo sin la ayuda de miles o millones de manos ejecutoras, de un público que aplauda vigorosamente el espectáculo macabro y de no pocos tontos y cobardes que se hagan de la vista gorda (tanto dentro como fuera del país… otros gobernantes incluidos), todos cómplices del bicho. El tirano, raras veces o nunca, dispara un tiro o participa personalmente en alguna ejecución, tortura o ataque violento. No. Él habla; habla mucho y manda a los genuflexos alelados que le alaban y sirven. ¿Dónde está entonces el monstruo, el demonio? Está en la síntesis que conjuga al tirano, al verdugo, a los aduladores, a los oportunistas y a los cobardes con toda acción política guiada por ideas hostiles a la libertad. Allí, maloliente, feo e inicuo, está un ser malévolo que supera con creces al tirano, con suerte simple manipulador y director del discurso, pero jamás su único dueño y mucho menos su único alimentador.


III

Las manifestaciones de racismo y xenofobia en Venezuela, cada día más habituales, no son más que una minúscula muestra gratis de lo que puede hacer el monstruo social venezolano, incapacitado para mover una garra sin el alimento y el ánimo de una significativa parte de la sociedad que, embrutecida, obedece a ideas ridículas y marcha al son del clientelismo político. No es un sólo fulano el culpable de las tropelías. No es a un sólo mengano que se debe el odio a muerte entre los venezolanos. No es ni será jamás un sola persona capaz de destruir el país sin la ayuda de sus sirvientes directos y, especialmente, de la masa que es pasmosamente estúpida, como bien sabía el detestable pero eficiente Goebbels. Y que no se olvide el papel fundamental de los aduladores y cobardes en éste y otros continentes.

Venezuela está mostrando su faceta más espeluznante, su cara más fea; un rostro repulsivo que amenaza con convertirse en el único si algo no se hace oportunamente. E insisto en que aún el monstruo no ha desatado toda su furia.

Así las cosas, miente quien dice que Venezuela es un país maravilloso, bello y tolerante, de gente alegre y hospitalaria. En el Paraíso, los inmigrantes y sus descendientes no son objeto de ataque y humillación. En el Edén no se profanan iglesias y sinagogas (a salvo, parece, están las mezquitas) o se declara la guerra a muerte a un grupo social o político. Un país medianamente decente no se declara oficialmente xenófobo y racista, con estrella en lugar de esvástica. Y de nada vale jurar por la Santísima Trinidad que todos estos sentimientos nefastos son ajenos a la venezolanidad, pues están allí y la mitad del país, venezolanos más, venezolanos menos, o bien los celebra sin vergüenza alguna o bien se hace la Shakira (ciega, sorda y muda), cuando no está ocupada mirando al suelo y picoteando las migas que caen de la mesa en la que magno banquete se dan los regentes de la Granja.

¿Que hay venezolanos buenos, decentes y trabajadores cuyas almas no están a la venta? ¿Qué hay venezolanos dignos que no obedecen a la orden de “Bobby ataca”? ¿Qué hay venezolanos que no son parte del monstruo? Sí, seguramente… pero ya veremos cuántos son. Pronto lo veremos y sabremos de qué está hecho “el país más bello del mundo”.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA