Jesús Petit Da Costa: En Venezuela el sistema presidencial es incompatible con la democracia

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44067
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Jesús Petit Da Costa: En Venezuela el sistema presidencial es incompatible con la democracia

Mensaje por redaccion » 27 Feb 2018, 22:45

Opinión
ND


Convenido que Venezuela es un fracaso político que ha culminado en desastre total, consecuencia lógica de dos siglos de persistencia en errores fundamentales en el diseño constitucional, procede corregir estos errores haciendo el cambio radical y profundo que nunca se ha efectuado, lo cual implica la refundación de la República sobre una base sólida que nos garantice la democracia para siempre.

El primero de los errores fundamentales en el diseño constitucional radica en el sistema de gobierno, porque de hecho sólo ha sido la sustitución de la monarquía absoluta de la Colonia por la presidencia imperial durante la República. El Congreso de 1811, que declaró la independencia vio el peligro de que esto ocurriera. Por ello la Constitución fundacional de 1811, aunque instituyó el sistema presidencial imitando a los Estados Unidos, no estableció la presidencia unipersonal sino un ejecutivo colegiado de ejercicio rotatorio, creyendo evitar así la tentación autoritaria o cesarista.

La situación cambió al convertirse el proceso de independencia en una guerra a muerte. Forzados por esta circunstancia los patriotas eligieron a un jefe único y le confirieron los poderes propios de la presidencia unipersonal en tiempos de guerra. Allí se originó el cesarismo, consolidado en el siglo XIX por los “señores de la guerra” y prolongado hasta nuestros días. El cesarismo, degeneración del presidencialismo, ha sido el verdadero sistema de gobierno desde 1812. Desde entonces no tenemos un sistema presidencial, sino un sistema cesarista.

El cesarismo ha tenido por consecuencia que el Jefe del Estado no encarne ni represente la unidad nacional, sino que se comporte y tenga como el jefe de la fuerza armada victoriosa o el jefe del partido político ganador de las elecciones. Y como tal se transforme en tirano, que persigue y excluye a los adversarios y hasta simples opositores. No hay Cesarismo Democrático, como falsamente sostuvo Vallenilla Lanz (padre) para justificar la tiranía gomecista.

Fue uno de los mayores errores de la “República Civil” (1959-1999) no haber cambiado el sistema de gobierno, probado que fue el propio de las tiranías. Sus líderes máximos han podido evitar lo que ha venido después si lo hubiesen hecho. En lugar de ello, reforzaron y ampliaron la base de sustentación del cesarismo cuando, al nacionalizar la industria petrolera en 1976, convirtieron al Presidente de la República en su dueño, y por ende del país, al darle a él la atribución de nombrar y remover libremente a los directivos de PDVSA y disponer así de la renta petrolera como si fuera propia. Mayor tentación imposible para el cesarismo. Efectivamente este gravísimo error ha sido la causa determinante del naufragio de la República.

Con Chávez y Maduro culmina una experiencia negativa de dos siglos que ha demostrado que en Venezuela el sistema presidencial es incompatible con la democracia, y más ahora cuando el Presidente de la República acumula el poder político total y el poder económico total. Por este motivo, si queremos democracia efectiva y duradera, se hace imperativo un cambio político radical y profundo comenzando por cambiar el sistema presidencial, que sólo ha servido para las tiranías.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: