Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
Enrique Meléndez: El excremento del diablo
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Redacción
Site Admin


Registrado: 29 Nov 2004
Mensajes: 27290


MensajePublicado: Mar Feb 19, 2013 8:35 am 
Título del mensaje: Enrique Meléndez: El excremento del diablo

Opinión
Enrique Meléndez
ND


El excremento del diablo

Cada vez se vuelve más patética esa expresión de Juan Pablo Pérez Alfondo de que Venezuela no tenía estómago para asimilar la ingesta de petrodólares, que íbamos a recibir; sobre todo, a partir del momento en que se cartelizó el comercio del hidrocarburo, a través de la OPEP, y entonces se ha prestado para ser desde arma de guerra, como se demostró a raíz del embargo petrolero, hecho en 1973 a los EEUU y a Europa por los países árabes; momento en el que su precio comienza a dispararse; habiéndose considerado basura hasta entonces, a propósito de su condición de materia prima; hasta convertirse en eso que los economistas conocen como commodite, es decir, una mercancía como el oro, y en la cual se invierte para amarrar cierto capital a determinado valor; condición que le ha permitido rasgar niveles de 145 dólares, como ocurrió a partir de 2005, y que fue uno de los factores que incidieron, para que desatara la crisis financiera hipotecaria de 2008 a nivel internacional; una de las cosas que trajo Jorge Giordani a colación el día en el cual hizo el anuncio de la devaluación de la moneda de 4,30 a 6,30, valga la acotación.

Es decir, cifró su fracaso en un acontecimiento que ya va para unos cinco años; momentos en los cuales Chávez, por lo demás, se jactaba del hecho de que nosotros nos habíamos salido de la órbita del capitalismo; que aquí no se admitían recetas venenosas del Fondo Monetario Internacional (FMI) y que, por tanto, estábamos blindados frente a acontecimientos de este tipo. Un aventurero Chávez con la palabra: en el momento llegó a decir que esa crisis tenía todas la de erigirse como mayor que la del famoso crash económico de 1929; algo que, quizás, obvió Giordani cuando dijo que “las crisis”, por las que atravesaba el capitalismo, los obligaba a adoptar esta medida, a los fines de proteger la economía venezolana.

Claro, lo que quería decir Pérez Alfonso era que en aquél país no había un espíritu con la suficiente inventiva, como para generar un plan de desarrollo, que sirviera para invertir y multiplicar la renta petrolera; teniendo presente que, si bien había una élite política de avanzada, todavía quedaba una cierta clase de conciencia cortoplacista, y a la que era muy difícil convencer; algo que se demostraría durante el segundo gobierno de Carlos Andrés Pérez (CAP); cuyo programa de gobierno, llamado a modernizar la estructura de nuestro Estado, iba a ser, salvajemente, saboteado, entre otros, por gente de su propio partido; cuál de ellos más ignorante frente a lo que en ese entonces se conocía como el fenómeno del neoliberalismo; que como un fantasma recorría el mundo.

De hecho, este segundo gobierno de CAP intentó ser una corrección de aquel marasmo, que había sido el primero suyo; cuando entonces él competía por erigirse en el líder tercermundista por excelencia; una suerte de Mahatma Gandhi o de Nasser, y pensaba como aquellos sujetos que lo iban a combatir en la presente oportunidad; momento en que su lenguaje politiquero apela a frases, propias de un líder de esta condición, es decir, cargadas de antiimperialismo, que fue donde Chávez tuvo más éxito; dado su radicalismo más delirante, aunque no estaba muy lejos de éste cuando vociferaba que el FMI producía bombas sólo mata-gente. Obsérvese que son las mismas mentalidades, y que es la misma mentalidad de Jorge Giordani, quien ahora le ha dado por hablar de una fulana guerra económica, que se ha orquestado contra Venezuela, para no admitir dicho fracaso; además de mencionar la parte relativa a los recursos que ha invertido este gobierno en un fulano gasto social, y lo cual es la parte más bochornosa de su discurso; puesto que como ya se ha dicho y redicho, este gasto no se ha ido sino en las Misiones, y que le permitieron a los más pobres aumentar su consumo; pero más pensando en la compra de sus voluntades políticas, que en su emancipación social.

Obsérvese que hemos tenido una época de precios muy favorables; pero, por cosas del destino, eso no nos ha pertenecido; admitiendo, por lo demás, que nuestra industria petrolera fue algo que nos vino de fuera; las compañías que aquí operaban llegaron con nombres que no sonaban en nuestra lengua, y lo más curioso del caso es que la última en arribar, a propósito de las transnacionales que aquí comenzaron a incursionar, fue la empresa estadounidense, como lo hace ver Betancourt en su “Venezuela, Política y Petróleo”; sin embargo, siempre se pensó que aquello era imperio gringo; lo que explica el contenido de aquellos documentos de la ultra izquierda, cuando estábamos en la universidad en la década de 1970, cuya encabezado rezaba: “Una vez más el imperialismo norteamericano, conjuntamente, con CAP y Fedecámaras...” He allí por donde hurgó mucho el pensamiento nacionalista, “embrutecido y embrutecedor” (Octavio Paz). Constituyó una bandera, y hasta que, al fin, fue nuestro el petróleo, y el venezolano demostró que tenía capacidad de gerenciar una industria de tal magnitud, a propósito de la creación de la Petróleos de Venezuela. Pero, como lo hacía ver Carlos Rangel, y esto, precisamente, la ultra izquierda no se lo perdonaría, de no haber sido por esas transnacionales, que se instalaron aquí, nosotros no hubiéramos pasado de ser un país bananero o cafetalero, que era el destino que llevábamos en el momento en que gobernaba Juan Vicente Gómez, y se constituye ese enclave petrolero. Aunque alegría de tísico: el propio medio cubano ha creado la leyenda de que Cuba descubrió el pozo petrolero más grande del mundo: El Chávez 1. En estas condiciones cabe preguntarse: ¿Es nuestro el petróleo? Pero, además, hay algo más paradójico aún, y es que esa gente que redactaba aquel tipo de documento, que he mencionado, es decir, los de la ultra izquierda, con esta entrega bochornosa a Cuba, ha venido a ser la más abyecta que se ha visto en nuestra historia.

[email protected]
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
jomon



Registrado: 20 Ene 2009
Mensajes: 784

MensajePublicado: Mar Feb 19, 2013 4:43 pm 
Título del mensaje:

Así es amigo Meléndez, el Excremento del Diablo ha servido para sembrar el comunismo en Venezuela, y ahora, del bolsillo de Chávez y de la mano de Fidel, sembrarlo en Latinoamérica. Eso se le escapó a la ingenuidad de Uslar. No pensó en los hombres malos, y que los latinos estamos acostumbrados a dejar hacer.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA