Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
Ricardo Escalante: Cuando se suicidó Allende
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Redacción
Site Admin


Registrado: 29 Nov 2004
Mensajes: 26563


MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 10:34 am 
Título del mensaje: Ricardo Escalante: Cuando se suicidó Allende

Opinión
Ricardo Escalante
ND


Cuando se suicidó Allende

Como coletilla a mi artículo Del Socialismo al dictador militar de derecha escribí una frase anunciando otro destinado a narrar lo que yo hacía el 11 de septiembre de 1973, cuando el gobierno de Salvador Allende fue defenestrado y él se inmoló. Ese acto del Presidente chileno fue, sin duda alguna para mí, su única salida para justificarse ante la historia por el caos que causó y abrió paso al régimen militar de ultraderecha.

No olvido aquella soleada mañana en Caracas, donde yo trabajaba en la parte política de la corresponsalía del diario Panorama. El jefe de redacción era un cubano de magnífico olfato periodístico, Pepe Granda, que escribía en su vieja máquina mecánica con un solo dedo y con una velocidad impresionante, pero con un grave prejuicio: Después de haber vivido los horrores de la ola de fusilamientos, torturas y desapariciones del régimen de los Castro en Cuba, él rechazaba de manera enfermiza hasta la sola mención de lo que era una realidad inocultable. No permitía ninguna referencia a los autoritarios de La Habana.

Pues bien, ese día salí rumbo a la casa nacional de Acción Democrática, en urbanización La Florida, donde conversé más o menos una hora con ese viejo de venerable erudición que era Gonzalo Barrios, que sabía bien lo que eran los totalitarios porque había sido víctima de ellos. En su juventud había ido al exilio por sus luchas contra la dictadura de Juan Vicente Gómez, y después contra la de Marcos Pérez Jiménez. Sus convicciones democráticas estaban bien aceradas y en el Congreso era un formidable polemista, además de diestro negociador político. En aquel momento todavía no habíamos desarrollado la sólida amistad que con el paso de los años llegamos a tener.

Ese día hablamos sobre distintos temas pero, por supuesto, no podíamos ignorar la noticia que sacudió el mundo. Barrios condenó de manera categórica el cruento golpe militar que desde el primer momento hacía temer una prolongada represión, como en efecto fue. También se refirió en términos críticos a la desastrosa situación generada por Allende con su ola de expropiaciones de empresas e invasiones de haciendas, casas y apartamentos; las bandas de terroristas (GAP) que entonces se expandieron, la escasez de alimentos y otros productos y el desconocimiento del acuerdo a que había llegado el Presidente con el Congreso chileno.

Barrios pensaba que la solución podía haber sido otra pero, al mismo tiempo, estaba claro en que los partidos políticos, los empresarios y los sindicatos, habían tenido responsabilidad en el abono del terreno para el ascenso de aquel extremista de izquierda al poder. La entrevista, por supuesto, no se publicó como debió haber sido publicada y apenas salieron algunas cosas sobre otros temas, esencialmente venezolanos. Por eso es imborrable para mí aquel día en que el mundo lamentaba el final de lo que había sido una larga democracia con apariencia sólida.

Las opiniones del entonces presidente de AD revestían un carácter especial no solo por la originalidad de sus enfoques, sino por provenir de quien había dado una lección histórica de civismo al reconocer a Rafael Caldera como ganador de las elecciones presidenciales venezolanas de 1968, pese al dudoso estrecho margen. “Caldera no me derrotó porque sacara 30 mil votos más, sino porque yo no pude demostrar una ventaja de 300 mil”, decía y repetía con gran tranquilidad de conciencia. “Si yo me hubiera empeñado en reclamar el triunfo, mi gobierno habría comenzado mal y terminado lastimosamente”…

Años después, en mi trajinar de reportero de El Universal, en la oficina del entonces jefe de la fracción parlamentaria de AD, Jaime Lusinchi, conocí y traté a Carlos “El Negro” Jorquera, ese inteligente y amable periodista que había sido gran amigo y asesor de prensa de Allende, entonces asilado en Caracas. La firme amistad entre Jorquera y Lusinchi se había iniciado mientras éste vivía en Santiago, huyendo de la persecución política del despótico gobierno de Pérez Jiménez.

Muchas veces conversé con “El Negro” y a veces escuché sus anécdotas sobre los momentos finales del Presidente socialista en La Moneda, que fueron presenciados por él. Ahora confieso que, por efectos de la maquinaria propagandística, en medio de la brutal dictadura pinochetista, entre los periodistas venezolanos surgió una corriente de simpatía hacia el allendismo, que evitaba hurgar en los procedimientos atrabiliarios que destruyeron la democracia. A eso había contribuido la atracción que todavía ejercían los Castro en las juventudes del Continente, además de la leyenda del Ché Guevara.

Hoy, después de haber visto correr tanta agua bajo los puentes, me pregunto entonces adónde conduce el desquiciado estado de cosas hoy reinante en Venezuela, con el gobierno cubano interviniendo sin tapujos en la vida diaria el país. ¿Estaremos ante la posibilidad de un estallido de violencia? ¿La tozudez nos llevará a una autocracia aún peor?

ricardoescalante@yahoo.com
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
anti_revolucionario



Registrado: 05 Ene 2006
Mensajes: 502

MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 1:35 pm 
Título del mensaje:

Allende no se inmoló; lo inmolo el G2 cubano para salir de quien no les dio la talla en la tarea encomendada de entregarles a Chile en bandeja de plata, como lo hizo la basura sabanetera con Venezuela y de paso tener un mártir. Dos pájaros de un tro.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
chilenoclaro



Registrado: 07 Jun 2006
Mensajes: 3228
Ubicación: Lejos de tanta barbarie

MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 3:36 pm 
Título del mensaje:

Cuando se suicido el representante de cuba en chile, un individuo cobarde y vendepatria similar al miliko golpista venezolano y que tambien logrará escabullirse de la justicia gracias a la enfermedad que se lo lleva, yo si estaba en chile caballero, y ya tenia edad para entender perfectamente lo que nos sucedia.

Me tocaba, por esos dias, vivir de cola en cola intentando comprar pan, azucar, detergente o lo que fuera, para que en mi casa pudiera existir algo de lo mas necesario, igual a veces no se podia pues simplemente no alcanzaba.

El pan que le vendian a uno las panaderias, despues de mostrar un numero que se conseguia despues ee hacer filas desde la medianoche y pelear como a ls seis de la mañana con los que se colaban, era un pan simplemente horrible, pongo este ejemplo pues en el pan de cada dia que en chile es sagrado en cada hogar, ya no sabiamos de que harina estaba hecho eso, y mas encima vendían uno o dos kilos, mas nada. Chile es uno de lo paises que mas pan consume en el mundo, y cuando no hay mas nada que comer, pues, a comer pan.

Si esto sucedia con el pan imagínense con los demás productos, yo era un muchacho y me mandaban a hacer las colas todos los días, jeje, las colas se transformaron en puntos de encuentro y se hacían amistades ahí, había colas tan largas que se juntaban los extremos, les aseguro que no exagero absolutamente nada.

El país estaba muy divido pero era obvio que los que adversábamos a los comunistas eramos ,lejano, muchos mas. Por eso allende había anunciado que unas elecciones que venían era muy posible que no se realizaran, no querían dar oportunidad a ser arrasados en las urnas electorales, me parece que eran municipales.

El dia que el cobarde prefirió huir adonde no pudiera ser alcanzado, se acabo la fiesta para los terroristas cubanos y de otras nacionalidades que pretendían hacer de chile y los chilenos otra isla de la esclavitud.

Hoy Venezuela esta prácticamente igual que el chile de 1973. La diferencia es el dinero que les sirve a los terroristas que se tomaron el gobierno para sostenerse comprando conciencias y algo de los bienes básicos que sirven para medio comer en un país colapsado. Chile no tenia dinero asi es que el régimen no podía comprar nada y con el aparato productivo destruido, ya se imaginaran como estábamos.
Tengo esposa venezolana, hijos e hijas venezolanas, nietos venezolanos, que tristeza siento de ver como un país puede ser tan ciego y que no puedan sacar ejemplo de otros países que pasaron por estas experiencias.

Pero el dia que se suicido el cobarde ese que intento en transformar a chile en colonia cubana junto con un grupo de delincuentes vendepatrias igual que él, nació un nuevo chile, 40 han pasado y creo que los chilenos aprendieron (aprendimos), algo muy importante, solo con esfuerzo y trabajo se sale adelante, lo demás es paja de delincuentes que se aprovechan de las carencias de los pueblos para aprovecharse de ellos, y siempre hay quienes les compran.

Todos los traumas de una dictadura de 17 años aun están ahí, poco a poco se superan cuando los responsables son llevados a tribunales, Venezuela aun no toca fondo, pero tocará. Lastima que los verdaderos responsables de todo , los que llevan a los países a estas encrucijadas, no pagan por sus culpas y mas encima vuelven por sus fueros como si nunca hubieran tenido nada que ver en las desgracias por las que pasan sus naciones.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Yahoo Messenger
morton de keraty



Registrado: 21 Abr 2007
Mensajes: 8387

MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 5:58 pm 
Título del mensaje:

UNA "JOYA" MENOS!!!!! Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes Rolling Eyes
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Misco Jones



Registrado: 14 Abr 2007
Mensajes: 48691

MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 6:03 pm 
Título del mensaje: MIERDICIDIO...


El asqueroso comunistoide allende fue ejecutado por los narcoasesinos cubanoides pues se iba a entregar a las huestes de pinochet...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
casinew



Registrado: 01 May 2006
Mensajes: 5631

MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 6:10 pm 
Título del mensaje:

http://cubamason.foroactivos.net/t2033-los-cubanos-asesinaron-a-allende

LOS CUBANOS ASESINARON A ALLENDE?
Cadaver del dictador estalinista, minutos después de ser acribillado a traición por su guardia privado, Patricio de la Guardia y agente secreto de la policía secreta de la Cuba soviética.

Por Eduardo Mackenzie

Salvador Allende no se suicidó, ni murió bajo las balas de los militares golpistas el 11 de septiembre de 1973. Durante el asalto contra el palacio de la Moneda, el presidente de Chile fue cobardemente asesinado por uno de los agentes cubanos que estaban encargados de su protección. En medio de los bombardeos de la aviación militar, el pánico se había apoderado de los colaboradores del jefe de Estado socialista y éste, en vista de la desesperada situación, había pedido y obtenido breves ceses de fuego y estaba, al final, decidido a cesar toda resistencia. Según un testigo de los hechos, Allende, muerto de miedo, corría por los pasillos del segundo piso del palacio gritando: "¡Hay que rendirse!". Antes de que pudiera hacerlo, Patricio de la Guardia, el agente de Fidel Castro encargado directo de la seguridad del mandatario chileno, esperó que éste regresara a su escritorioy le disparó sin más una ráfaga de ametralladora en la cabeza. Enseguida, puso sobre el cuerpo de Allende un fusil para hacer creer que éste había sido ultimado por los atacantes y regresó corriendo al primer piso del edificio en llamas donde lo esperaban los otros cubanos. El grupo abandonó sin mayor tropiezo el palacio de la Moneda y se refugió minutos después en la embajada de Cuba, situada a poca distancia de allí.Esta versión del fin dramático de Salvador Allende, que contradice las dos anteriores casi oficiales, dadas ya sea por Fidel Castro (la tesis de la heroica muerte en combate), ya sea por la Junta Militar chilena (la del suicidio), emana nada menos que de dos antiguos miembros de organismos secretos cubanos, muy bien informados acerca de ese sangriento episodio y hoy exiliados en Europa. En un libro que acaba de publicar en París las Ediciones Plon, intitulado Cuba Nostra, les secrets d'Etat de Fidel Castro, Alain Ammar, un periodista especialista en Cuba y América Latina, analiza y confronta las declaraciones que le dieran Juan Vives y Daniel Alarcón Ramírez, dos ex -funcionarios de inteligencia cubanos.Exilado desde 1979, Juan Vives es un ex agente secreto de la dictadura y sobrino de Osvaldo Dorticós Torrado, el presidente cubano de opereta que reinó de 1959 a 1976, y que fue "suicidado" en obscuras circunstancias en 1983. Vives cuenta que en noviembre de 1973, en un bar del hotel Habana Libre, donde algunos miembros de los órganos de seguridad del Estado solían reunirse los sábados para beber cerveza e intercambiar de manera informal chismes e informaciones de todo tipo, escuchó del mismo Patricio de la Guardia, jefe de las tropas especiales cubanas presente en la Moneda en el fatídico 11 de septiembre de 1973, esa escalofriante confesión. Durante años, Vives no quiso dar a conocer esa información pues, como dice, "era peligroso hacerlo" y porque no había hasta ese momento ningún otro responsable cubano en el exilio que pudiera confirmar el carácter fidedigno de esos hechos. Cuando supo que Daniel Alarcón Ramírez, alias "Benigno", uno de los tres sobrevivientes de la guerrilla de Ernesto "che" Guevara en Bolivia, se hallaba también exilado en Europa, la idea de dar a conocer esos graves hechos volvió a cobrar fuerza. En el libro de Alain Ammar, "Benigno" confirma plenamente la narración de Vives. Ambos conocieron a Salvador Allende y a su familia. Ambos vivieron en Chile durante el gobierno de Allende. Ambos escucharon, en momentos diferentes, la confesión de Patricio de la Guardia a su regreso a La Habana.El libro de Ammar describe con precisión los últimos meses del gobierno de la Unidad Popular y, sobre todo, muestra el avanzado grado de control directo que Fidel Castro había logrado instalar mediante sus centenas de espías de la DGI (un servicio cubano de inteligencia), mediante sus operadores y agentes de influencia implantados en Santiago, sobre el presidente Salvador Allende, sobre sus ministros y hasta sobre sus amigos ycolaboradores más íntimos. De hecho, la llamada "vía chilena al socialismo" había sido desviada por el castrismo hasta el punto de que dentro del gobierno de Allende hubo voces que criticaban esa brutal ingerencia. Meses antes de su muerte, Salvador Allende había sido ya "instrumentalizado por Castro", explica Juan Vives. "Pero Allende no era el hombre que la Habana quería tener en el poder en Santiago. Los que Castro y Piñeiro [brazo derecho de Castro en operaciones de espionaje en Latinoamérica, muerto recientemente en Cuba de un infarto] preparaban para el relevo, a espaldas del mismo presidente Allende, eran Miguel Enríquez, principal dirigente del MIR y Pascal Allende, número dos del MIR, lo mismo que Beatriz Allende, la hija mayor del presidente, quien pertenecía también al MIR". Beatriz morirá en Cuba en 1974. Ese control sobre el jefe de Estado chileno se había agudizado notablemente tras el primer intento de golpe militar, el 29 de junio de1973, más conocido como el tancazo. Cuando la Habana supo que los chilenos que rodeaban al presidente estaban asustados, Fidel Castro hizo saber que Allende no podía en ningún caso rendirse ni pedir asilo en una embajada. "Si èl debía morir, debía morir como un héroe. Cualquier otra actitud, cobarde y poco valiente, tendría repercusiones graves para la lucha en América latina", recuerda Juan Vives. Por eso Fidel Castro dio la orden a Patriciode la Guardia de "eliminar a Allende si a último momento éste cedía ante el miedo".Poco después de los primeros ataques a la Moneda, Allende mismo había dicho a Patricio de la Guardia que había que pedir el asilo político ante la embajada de Suecia. El mandatario había incluso designado a Augusto Olivares, su consejero de prensa, para hacerlo. Probablemente por eso Olivares, alias el perro, fue también ultimado por los cubanos antes de que éstos enfilaran baterías contra el presidente de Chile. "Reclutado por la DGI cubana, Olivares transmitía hasta los pensamientos más mínimos de Allende a Piñeiro, quien, a su vez, informaba a Fidel", declara Juan Vives.Otro guardaespaldas chileno de Allende, un tal Agustín, fue también "fusilado" por los cubanos en esos momentos dramáticos, según la declaración hecha por "Benigno" al autor del libro. Semanas después del golpe de Estado,Patricio de la Guardia había revelado, en efecto, a "Benigno" el fin de Agustín, hermano de un amigo suyo que vive aún en Cuba, y le había dado otro detalle importante sobre lo ocurrido durante esa trágica mañana en el palacio de la Moneda: antes de ametrallarlo, el agente cubano había atrapado con fuerza a Salvador Allende, quien quería salir del palacio, y lo había sentado en el sillón presidencial gritándole: "¡Un presidente muere en su sitio!".La versión del asesinato a quemarropa de Allende no era del todo desconocida. El 12 de septiembre de 1973 varias agencias, entre ellas la AFP, resumieron en cuatro líneas ese hecho. Publicado al día siguiente por Le Monde el cable decía: "Según fuentes de la derecha chilena, el presidente Allende fue matado por su guardia personal en momentos en que pedía cinco minutos de cese al fuego para rendirse a los militares quienes estaban a punto de entrar al palacio de la Moneda". Ammar indica que esa hipótesis "fue enterrada inmediatamente" pues ella no le convenía a nadie: "ni a los colaboradores de Allende, ni a la izquierda chilena, ni a sus amigos en el extranjero, ni a los militares ni, sobre todo, a Fidel Castro...". La confirmación que esa, hasta hace poco, "hipótesis" acaba de recibir de parte de Juan Vives y Daniel Alarcón Ramírez podría ser reforzada en el futuro por los testimonios de otros funcionarios cubanos silenciados hasta ahora y por documentos que se encuentran fuera de Cuba. En efecto, en un banco de Panamá reposaría la pieza maestra de este magnicidio. Según los autores del libro, Patricio de la Guardia, condenado a treinta años de cárcel durante el proceso-farsa contra el general de división Arnaldo Ochoa Sánchez, y hoy en residencia vigilada, habría depositado en el cofre de un banco panameño un documento comprometedor en el que describe, entre otras cosas, el asesinado de Allende por orden de Castro, texto que debería ser revelado en caso de muerte de Patricio de la Guardia. Fidel Castro, según los autores del libro, habría tomado muy en serio esa amenaza y habría hecho que éste escapara al fusilamiento, a diferencia de Tony, hermano dePatricio, quien junto con el general Ochoa y dos otros funcionarios del Ministerio del Interior, fue pasado por las armas el 13 de julio de 1989. La revelación de lo ocurrido a Salvador Allende no es interesante únicamente para los historiadores de la calamitosa aventura de la Unidad Popular en Chile. Lo es igualmente, y de qué manera, para los nuevos amigos latinoamericanos de Fidel Castro, especialmente para el presidente Hugo Chávez de Venezuela. Hugo Chávez y los otros, por más jefes de Estado confiables que puedan ser para La Habana, como lo pudo haber sido en su momento, al menos en los papeles, el presidente Allende, podrían estar siendo ahora objeto de idénticos entramados siniestros de control y de dominación física y política directa por parte de los mismos servicios que obraron tan bestialmente contra el presidente de Chile. El libro de Alain Ammar aborda, en sus 425 páginas, muchos otros temas y episodios relacionados con las complicadas y no siempre exitosas operaciones secretas de La Habana en Cuba y en varios países.
Es de esperar que una traducción al español de ese útil libro sea puesta rápidamente en librerías.
.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
casinew



Registrado: 01 May 2006
Mensajes: 5631

MensajePublicado: Mie Ene 23, 2013 6:17 pm 
Título del mensaje:

http://lavegadelosruisanchez.blogspot.de/2011/07/salvador-allende-fue-asesinado-por.html
Isabel Allende, no la novelista, sino la hija el expresidente chileno y diputada de su país, quiso terminar con las dudas y especulaciones acerca de la muerte de su padre en La Moneda aquel 11 de septiembre de 1973.
Los “amigos” de Salvador Allende optaban por la versión del suicidio ante de flaquear cayendo en las manos de los golpistas. Los “enemigos” seguían con el empecinamiento de que el presidente había sido “asesinado” por el general cubano Patricio de la Guardia antes de entregarse a los golpistas.
Para esclarecer semejante conflicto moral, la hija Isabel autorizó la exhumación del cadáver de su padre para ponerlo en manos de una científica y seria investigación con los más altos especialistas de una comisión internacional de expertos.
Los resultados arrojaron que Allende había sido asesinado. El cuerpo recibió disparos de dos armas, el fusil AK-47 que le había regalado Fidel Castro a Allende, y una pistola de menor calibre.
La versión final parece confirmar que Allende y sus seguidores, resguardados de los golpistas en el piso alto de La Moneda, decidieron bajar al primer nivel y rendirse. Se hizo una fila para bajar en orden y el último era Allende quien fue empujado por Patricio de la Guardia a un cuarto contiguo y allí últimado. Los que se rendían escucharon el disparo de una pistola y después la descarga en ráfaga del fusil soviético.
Patricio era el jefe del Grupo de Seguridad del Presidente, conformado por militares cubanos y personal adiestrado chileno, entre ellos Max Marambio, hoy condenado a presidio (en ausencia) por la dictadura cubana. EL general Patricio tenía la orden de Fidel Castro de que Allende no podía terminar rendido, sino como un mártir. Y Patricio cumplió la encomienda de Fidel.
Después arrastraron el cadáver hasta la silla presidencial, le colocaron el casco y la banda y fue encontrado así, como un símbolo.
Patricio vive enfermo en La Habana después de haber sido encarcelado por Fidel Castro como chivo expiatorio y sufriendo el asesinato de su hermano Tony y sus amigos de campaña en el paredón oficial de la dictadura cubana.
Isabel, por su parte, se niega a admitir los resultados de la investigación que ella ordenó.
La realidad parece ser esa, aunque como todo, quien guarda aterrorizado la verdad en detalles es Patricio de la Guardia. De todos modos, nada le resta estos resultados a la dignidad y limpieza histórica de Salvador Allende y a la dictadura que Pinochet inauguró aquel día para dolor y terror de los chilenos.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA