Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
Nelson Castellano-Hernández: De la autocracia a la dominació
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Redacción
Site Admin


Registrado: 29 Nov 2004
Mensajes: 27310


MensajePublicado: Lun Ene 21, 2013 6:33 am 
Título del mensaje: Nelson Castellano-Hernández: De la autocracia a la dominació

Opinión
Nelson Castellano-Hernández
ND


De la autocracia a la dominación extranjera

Hace ya tiempo que no vivimos en democracia, la autocracia instalada en Venezuela utilizó el sistema democrático para alcanzar el poder y desde adentro ir destruyendo sus bases.

Lo perverso de estas nuevas formas de dictadura, es simular jugar con reglas del juego democrático, abusar con el ejercicio del poder, violar leyes y normas jurídicas, disimularlas con decisiones amañadas, que sirven para colocarles el disfraz de legalidad y terminar destruyendo el estado de derecho.

Una Nación que carezca de independencia entre los Poderes del Estado y donde estos se encuentren al servicio de una ideología, no es una democracia, aunque cuente con la complicidad internacional que brinda una chequera petrolera.

La ciudadanía sufre la angustia de sentirse abandonada, de los políticos, de los jueces, de los garantes del orden, de sus fuerzas armadas, quienes por temor o por complacencia aparecen sosteniendo el nuevo orden anticonstitucional.

Con la mayor caradura hablan de revolución, para justificar una dictadura. Hablan de atender las necesidades del pueblo para justificar políticas de regalos que proporcionan subdesarrollo, y dependencia miserable a las dadivas gubernamentales.

Defienden una economía de centralismo estatal, para justificar expropiaciones ilegales y la ruina de los factores productivos, con la consecuente pérdida de fuentes de trabajo.

Hablan de solidaridad latinoamericana, para ocultar que se compran conciencias internacionales a cambio de regalos millonarios, que son utilizados para beneficio de otros pueblos de otras naciones.

Enarbolan un discurso anti-imperialista, pero disimulan con cuidado la inmensa corrupción, el desvío de los recursos del estado, el cobro de comisiones, el enriquecimiento con divisas a título personal, lo que permite engordar en billetes verdes, cuantiosas cuentas bancarias en el exterior.

Las instituciones internacionales se debilitan por alcahuetear estas situaciones, la crisis de dirigentes y estadistas es internacional, la época de pensadores, de hombres cultos y dignos, ha cedido el paso a una pandilla de rufianes interesados en mantenerse en el poder o disfrutar de privilegios a como dé lugar, aunque sea nocivo para las instituciones que representan.

Al parecer todo el mundo tiene su precio, el estudio histórico comparativo no puede sino demostrar, la mediocridad que gobierna gran parte de los países, que prefiere mirar hacia el otro lado para no respirar el olor nauseabundo de ciertos regímenes.

La aplicación de las normas internacionales tiene dos medidas según los intereses en juego, a Hondura y Paraguay se les sanciona, pero se permiten las violaciones de los delfines del “compadre dadivoso”, afín de imponer sus decisiones arbitrarias.

La tragedia Venezolana se acentúa, ante el vacío partidista dejado por la ausencia del líder único. La carencia de talento se sustituye por amenazas, atropellos y violaciones de normas y leyes.

La ausencia del “prestidigitador” preocupa a la corte internacional que se beneficia de sus desvaríos de grandeza, que se traducen en financiamientos de sus propias realidades.

Todo esto nos lleva al lamentable espectáculo que están dando una serie de Jefes de Estado, que se inmiscuyen con descaro, en la política interna venezolana, a fin de garantizar sus cuotas de ayuda económica, con las que se ha caracterizado el estilo de gobierno de estos últimos 14 años.

La falta de experiencia y condiciones entre los nuevos conductores de la autocracia, convertida en triunvirato, los somete al control extranjero que más sabe por viejo que por diablo. Él es en realidad el que coordina las instrucciones que repiten los jefes de estado y sus comisionados, que uno a uno reciben las líneas a seguir en su paso por la isla.

Toda una conspiración orquestada con el mayor cinismo, con la complicidad de los dirigentes oficialistas, destinada a someter al pueblo venezolano a la dominación extranjera.

Nuestra soberanía está en entredicho, sus recursos se invierten en el exterior, la violencia manda en las calles obligándonos al auto secuestro y la injerencia extranjera es pan de cada día.

Nos encontramos con un Presidente ausente de forma indefinida, incapaz de hablar, mostrarse o vivir en su país, pero que misteriosamente firma nombramientos, toma decisiones y aprueba medias que benefician a los nuevos actores políticos y a sus mentores los Castro.

Una sombra misteriosa rodea al Jefe de Estado, los informes ambiguos se suceden y acrecientan la certitud, de que más allá solo existe la intención de ocultar la verdad.

En Venezuela se siente que perdemos nuestra independencia, que ella se diluye con la presencia de fuerzas extrajeras que nos controlan, con la manipulación férrea de las instituciones del estado, con el desmantelamiento de la empresa privada que no pueden controlar.

Con las violaciones constitucionales, con la violencia desatada y la impunidad reinante, que nos lleva a sospechar de complicidad en las altas esferas. Con la instalación de una ficción de democracia, donde se gobierna con el principio “lo hago porque me da la gana y por qué tengo el poder para imponerlo”.

Todo un trágico show con participantes “ilustres”, los presidentes de Bolivia, Evo Morales, de Nicaragua, Daniel Ortega y de Uruguay, José Mujica. Amenizado con amenazas a la oposición, dictámenes jurídicos inconstitucionales y al son de música de orquesta. Opera bananera tercermundista dirigida desde la Habana, con un marco de misas y plegarias de recién convertidos a la fe cristiana, después de haber invocado ritos con brujos, santeros y espíritus de la sabana.

Las graves consecuencias duraran generaciones para que desaparezcan, la barbarie, la incultura, el atraso, la violencia son rápidos en destruir lo que se construye poco a poco con el trabajo, el esfuerzo, con valores y con decencia. Como el tsunami que arrastra la civilización con sus aguas incontrolables, dejando desolación, muerte y destrucción a su paso.

Pero después de la tormenta sale el arco iris, el de la justicia divina que selló un pacto con la humanidad, que permite que un pueblo arrinconado contra la pared, produzca de nuevo a un Bolívar, un Gandhi, un Alcide de Gasperi, un Martin Luther King … que una vez tuvo un sueño.. “que un día los hombres se levantarán y percibirán que están hechos para vivir unos con otros como hermanos”.

[email protected]

Ex Cónsul de Venezuela en Paris
Presidente de Venezuela-Futura, Francia

Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA