Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
Nancy Arellano: Oxígeno vital en la política venezolana
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Colaboradores



Registrado: 07 Sep 2006
Mensajes: 34358


MensajePublicado: Jue Ene 03, 2013 9:13 am 
Título del mensaje: Nancy Arellano: Oxígeno vital en la política venezolana

Opinión
Nancy Arellano
ND


Oxígeno vital en la política venezolana

Deberemos reclamar entonces, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes. K. Popper “La Sociedad Abierta y Sus Enemigos”

Claro, no se puede confiar ciegamente en nadie. Tampoco en Popper quien en su propio texto tiene ciertos parcialismos que lo alejan de la crítica descarnada. En este sentido, seamos tolerantes con Popper porque alega por la tolerancia con los tolerantes. Así que, sin pretender auscultar en este Karl por liberal, ni tampoco en el otro, pues hablemos de ese valor manoseado y tan poco entendido como la tolerancia en un país como el nuestro. No pretendo, así que detenga su lectura aquí si eso es lo que desea, hacer un tratado teórico-académico del tema. Pretendo hablar, esbozar en realidad, sobre el énfasis político que debe ser comprendido finalmente. La tolerancia en efecto es un valor. Pero no un valor moral –como el de las “señoras” que se dan golpes de pecho por los pobres en la iglesia, y luego piden a los obreros que tomen agua en sus casas con pitillo- sino el valor que abraza éticamente a la persona para hacerle vivir principios complementarios como “igualdad” y “solidaridad”. No podemos entender a la tolerancia si no comprendemos antes que se trata de una tríada inseparable. Una que no se usa en palabras, como si fuese una gorra a llevar en la playa, sino que se ejercita cotidianamente.

Alguna vez escuché en una conversación entre adultos, estando en esa curiosidad infantil que aún no logra aprehender muchas cosas, que en Venezuela lo que se buscó con la guerra de la independencia no era tanto la libertad –entendida como la posibilidad de que los venezolanos criollos se dieran su propio gobierno y leyes- sino la igualdad. En aquel momento no entendí mucho de qué se trataba, hasta que pasando unos añitos, en la adolescencia, fui pupila del que fuese un gran historiador, Vinicio Romero Martínez –guarde el lector por favor cualquier consideración sobre la vida del que fuera mi maestro en historia, y preserve sólo la imagen de investigador incansable que efectivamente fue el hijo de otro grande, Adolfo Romero Luego-. Vinicio me introdujo en ese mar de piezas inconclusas que es la historia de nuestro país, de su mano fui desde Leonardo Chirinos hasta Páez y el nacimiento del sistema republicano que impera hasta hoy. –No nos dio tiempo de más, por razones que todos ya saben-. El hecho es que Vinicio, y su esposa Carmen, me adoptaron una temporada para que comprendiera la historia de nuestro país, de su mano aprendí que las luchas en Venezuela no iban ni por el tema de rechazar a la Corona por Corona, sino por pretender excluir a buena parte de la gente de aquel tiempo. Los esclavos y campesinos, los mestizos, y pobres se suman a la lucha independentista por la promesa de la igualdad. Claro que aquello implicaba la obtención de la libertad, pero ante todo la idea de que todos éramos los mismos; por ello la exclusión no cabía, y por tanto la tolerancia debe regir la dinámica social. Hoy día además, luego de la profundización de valores en nuestra sociedad, se comprende que la igualdad y la tolerancia traen coletilla: la solidaridad. Ese entendimiento ha fallado a lo largo de nuestra historia, la tolerancia ha sido sustantiva –no ejercitada- y la solidaridad ha sido precaria –endilgada muchas veces al Estado únicamente.

Entender a la tolerancia como “aguantarse al otro” es caer en la hipocresía de la señora de los pitillos, pues no se trata de disimular el desagrado por otra persona, sino “abrazar la diferencia” prestando oídos, escuchando, al otro para entenderlo. Es un ejercicio de apertura que implica poder abrirnos dentro de la escala de valores que signamos en nuestra Carta Magna, como pacto social, -y que aclaro son valores presentes en varias de nuestras constituciones, por si hay dudas- porque forman parte de nuestra identidad como nación producto del mestizaje y movilidad social. ¿O es que la Caracas mantuana alguien cree que existió como aristocracia real? Sería ridículo que un país cuya riqueza es “obra y gracia del Espíritu Santo” (como país rentista, minero y petrolero) los que primero sacaron provecho de esa fuente intrínseca de dinero, sientan que son superiores a los que no han podido obtener tal lucro. Así mismo es casi ridículo pensar que con crear títulos de inclusión e integración de los pueblos indígenas realmente se les comprende, se ejercita cabalmente la tolerancia; y es que nosotros, los “Supanioros” (en Pemón “los que hablan español”) distamos mucho de comprender que tolerar implica respetar y que como sociedad mayoritaria, así nos ven, podemos protegerles –debemos hacerlo- pero no podemos absorberlos en un sistema que es ajeno a sus costumbres y que incluso amenaza sus orígenes y la preservación de su historia, costumbres y legado. Claro que deben estar representados para que nuestro sistema no los perjudique y tengamos contacto y nos enriquezcamos de su comprensión del mundo, pero la integración tolerante también implica respetar sus costumbres y la relación vital que tienen con una tierra que les convierte, además, en poblaciones de nacionalismo pluriestatal (caso de los Pemones de Kumarakapay, los Wayúu, los Barí, los Baniva, los Piapoko; entre otros). Hay que tener mucho cuidado hasta qué punto se ejerce un imperialismo criollo o tiranía de la mayoría.

Por supuesto no puedo finalizar el presente esbozo sin caer en el tema de la afrenta cuantitativa de quién es mayoría entre oficialismo y oposición, tampoco de quién es mayoría interna en sendos bandos; pero nuevamente apelo al valor ético en democracia de la tolerancia –que insisto siempre debe ser practicada entendiendo a la igualdad y la solidaridad- pues es indigno –éticamente- pensar en democracia como tiranía de la mayoría. Ya advertía Alexis de Tocqueville sobre ese peligro, al que encuentra cura con la ausencia de centralización definitiva “pues la mayoría nacional –Estado Central en nosotros- no tiene la idea de hacerlo todo”, unido esto a la libertad de asociación que “ha llegado a ser una garantía necesaria contra la tiranía de la mayoría” (Ver Democracia en América). La creación de fuerzas que sopesen el poder político, desde el poder político-administrativo local, y la admisión de fuerzas sociales que controlen al poder político desde el poder social. Su convivencia es un ejercicio de tolerancia, comprendiendo que su principio legitimador es la igualdad en el debate, y su ejercicio efectivo se da en la solidaridad, que lleva incluso, a su financiación –por supuesto que con los límites que impone la tolerancia democrática-.

¿Y cuáles son los límites? Pues vuelvo a Popper: la intolerancia. No se puede ejercer la tolerancia ante individuos o grupos que no crean en la tolerancia, que promuevan el odio, la afrenta, y por supuesto la desigualdad y la insolidaridad. Se trata entonces de grupos que va en contra de la paz social y, fundamentalmente, del Pacto Social que nos hace nación o, me atrevo a decir, un Estado Plurinacional, si queremos ser coherentes con lo que señalo sobre nuestros poblados indígenas.

¿Es idílico mi texto? No se trata de cuán cerca o lejos estemos de practicar a cabalidad estos valores democráticos; no se puede retornar a la senda a menos que tengamos la ruta, la meta y tomemos conciencia de nuestra ubicación actual. Insisto la práctica de la tolerancia, la igualdad y la solidaridad son indispensables para vivir en democracia, tanto como unos oídos que escuchen y una cabeza pensante que rompan la inercia del medio. Ésa es la fórmula del oxígeno vital para la política venezolana.

www.nancyarellano.com

@nancyarellano

www.nancyarellano.com
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
AlbertoFranceschi



Registrado: 08 Ago 2006
Mensajes: 5324
Ubicación: Donde nadie me encuentre hasta sacar esta dictadura castrista

MensajePublicado: Jue Ene 03, 2013 1:03 pm 
Título del mensaje:

Complicado su tópico estimada Nancy, porque habría que agregar el tema de la demagogia y las poses ideológicas interesadas solo en manipular las minorías o mayorías excluidas.
El Chantaje de las supuestas representatividades que pretenden ejercer como si fuesen propietarios ad hoc de etnias y segmentos sociales desvalidos, les da siempre a sus portavoces la ventaja, a su vez, de beneficiarse muchas veces obscenamente.


Es un placer leerle

Feliz año
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Federico Boccanera



Registrado: 30 Abr 2005
Mensajes: 604
Ubicación: http://twitter.com/FBoccanera C.I.: V-6.910.365

MensajePublicado: Jue Ene 03, 2013 1:27 pm 
Título del mensaje:

Sin duda frondoso el tema tocado por Nancy Arellano, porque concierne también metas presuntamente privilegiadas en los últimos tiempos, como la "visibilización" y la "inclusión" claro está...

A propósito del tema sobre las minorías/mayorías y su manipulación, subrayado por Franceschi, eso me recuerda el siguiente artículo que leí hace un tiempo, pero que aún me parece válido:

LA TRAMPA DEL INDIGENISMO
Por Marcos Aguinis
http://www.lanacion.com.ar/711856-la-trampa-del-indigenismo
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
MIG



Registrado: 21 Dic 2006
Mensajes: 157

MensajePublicado: Jue Ene 03, 2013 4:27 pm 
Título del mensaje:

Siempre que leo algun articulo como este, me parece curioso, que nunca piensan el nivel de educacion que se necesita tener para que entiendan muchos de estas ideas. Comprendo que al escribir un articulo en cierta forma se intente ense~ar, pero muchas veces los autores estan llenos de ellos, que en lugar de ser maestros, maestras, profesores o profesoras, simplemente tranta de lucir todas las palabras tecnicas y sofisticadas que el autor sabe y usan en sus articulos.
Para lograr el objetivo que el autor quiere, en este escrito, considero que primero tiene que mencionar que tenemos y debemos educar antes de cualquiere cosa. Pues la falta de educacion es lo que lleva a la intolerancia, la falta de respecto y otros muchos yugos mas.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Federico Boccanera



Registrado: 30 Abr 2005
Mensajes: 604
Ubicación: http://twitter.com/FBoccanera C.I.: V-6.910.365

MensajePublicado: Jue Ene 03, 2013 7:14 pm 
Título del mensaje:

(Nancy Arellano tiene problemas de conexión, temporales, y por lo tanto y momentáneamente, responderá a través de este servidor)

Estimado MIG,

Tienes razón. El problema a veces es que se hace difícil encontrar ese punto sencillo para explicar las cosas. Pareciera mentira, pero es un reto aún más grande lograr decir lo mismo pero de forma que cualquier persona, sin importar su nivel de instrucción, pueda entenderlo.

Cuando se estudian a muchos autores se cae en la trampa de ir acumulando cosas en la cabeza que, cual gaveta, se llena y desborda al punto de no poder alcanzar las palabras simples que son las que más gente abarcan y por tanto, nuevamente te doy la razón, llegan a más personas. Así que muchas veces, más que lucir palabras es que cada una tiene un significado particular, cual camisa fresca en día asoleado... o una gruesa en medio del frío... (esa maña te la van contagiando los autores de libros cuando empiezan a darte conceptos para cada palabrita... )

Tenemos como reto inmediato, y gracias por este comentario, lograr extender puentes de palabra para que lleguemos al fondo de la gaveta y abramos el camino a la formación en valores que renueve a nuestra democracia. Democratizar el lenguaje y enseñar con terquedad, con pasión, abriendo mentes a nuevos y mejores lugares. Y me atrevo a decir que también hay que dejar espacio para esa curiosidad maravillosa que despierta el compartir recomendaciones de textos, autores, o frases, que aunque muchos pueden no entender al principio -porque todos pasamos por ahí varias veces y seguimos pasando- nos invitan a continuar escalando en la construcción de un conocimiento cada vez más rico.

Muchas gracias por tomarte el tiempo de pensar en los demás y en las causas que están en la raiz de este problema.

Atentamente,
Nancy Arellano.
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Solstrom



Registrado: 02 Jun 2008
Mensajes: 8073
Ubicación: MilkyWay: somewhere...

MensajePublicado: Jue Ene 03, 2013 9:15 pm 
Título del mensaje:

Hiperventilación
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Elmar Tillo



Registrado: 08 Sep 2006
Mensajes: 3196

MensajePublicado: Vie Ene 04, 2013 9:13 pm 
Título del mensaje:

Ya que tratamos el tema de la tolerancia de los intolerantes o viceversa, repasa a Herbert Marcuse, y su concepto -ñángara, claro- de la "TOLERANCIA REPRESIVA". Que es lo que ha sido esta parodia de legalidad y democracia durante los últimos 14 largos años...y lo que falte!
Hay cosas que no deben confundirse -parodiando a la Miss que determinó en Confucio la raiz de la confusión-. La ignorancia con la estupidez o la tolerancia con la cobardía, por citar solo dos de los muchos ejemplos posibles.
La mayor ofensa que se ha podido hacer a la dignidad de los venezolanos, es el habernos tratado reiteradamente como estúpidos. Tal y como llamó el monstruo de Birán a la OPOSICIÓN venezolana, en cabeza de sus diputados en pleno recinto institucional y presencia física de ellos, en la ominosa recepción que se le proporcionó al íncubo genocida, en su llegada triunfal al pleno del Congreso Nacional. Allí llamó -ñoiteralmente- estúpidos a los bonos y cobardes representes "opositores" que habían sido electos por votación popular. Momento infausto aquel en donde se demostró que el sentimiento y el concepto de nación estaba siendo sustituido y determinado por la ideología común de los marxistas que aplaudieron la premeditada, vergonzante e indignante ocurrencia de quien vino a ca garse en el alma nacional. Y nadie protestó, en nombre de la nación toda; en nombre de la patria. ¿Ya la habíamos vendido e hipotecado para aquel momento, o faltaban aún cumplir algunos requisitos o "formalismos" de entrega material (como califican los ñángaras a las normas constitucionales inconvenientes)?
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Federico Boccanera



Registrado: 30 Abr 2005
Mensajes: 604
Ubicación: http://twitter.com/FBoccanera C.I.: V-6.910.365

MensajePublicado: Sab Ene 05, 2013 11:49 am 
Título del mensaje:

¿Hiperventilación? ¿por ansiedad, pánico? ¿o por excitación??...
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA