Conectarse Clic aquí para ingresar
con su nombre de usuario
Regístrese
Clic aquí para registrar
una nueva cuenta
Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia

Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema
Advertencia: 1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad. Noticiero Digital utiliza el sistema de etiquetado ICRA para la descripción de sus contenidos.
José “Cheo” Salazar: Las casas de citas en la ciudad
Ver tema anterior :: Ver siguiente tema  
Autor Mensaje
Colaboradores



Registrado: 07 Sep 2006
Mensajes: 34693


MensajePublicado: Mie Nov 21, 2012 5:14 am 
Título del mensaje: José “Cheo” Salazar: Las casas de citas en la ciudad

Opinión
José “Cheo” Salazar
ND


Las casas de citas en la ciudad


José Gregorio Acive. Foto: José "Cheo" Salazar


“Los pecados escriben la historia, el bien es silencioso” Johann Wolfgang Von Goethe (1749 – 1832) Poeta, novelista, y dramaturgo alemán.

Como en todas las ciudades de Venezuela, existen las casas de cita. La discreción es parte de sus características. En ellas asisten las trabajadoras sexuales más reservadas. Las féminas que no les interesa el exhibicionismo, entregarse al submundo de los prostíbulos y menos exponerse al peligro de las calles. La necesidad tiene cara de perro. Hay hambre, necesidad y miseria. Madres solteras, sin ayuda de los padres de sus hijos y sin posibilidad de acceder al mercado de trabajo, para poder sobrevivir a ese estado de penuria, optan por entregar su cuerpo, como una manera de rebuscarse y obtener algún dinero, que le permita sobrevivir. Lícito o no, moral e inmoral, es una realidad. El pecado de la carne, pues.

En la ciudad, desde hace más de 50 años, funcionó en la calle Brasil, exactamente, detrás de la primera edificación del Diario Antorcha, una casa de cita. La famosa casa de “Chepa”, la cual dirigió con gran maestría y discrecionalidad, la señora María Josefa Acive, pero como nada hay oculto entre cielo y tierra, lo que comenzó como un chisme, poco a poco fue confirmándose y al cabo de un tiempo era del dominio público la existencia de ese latrocinio, pero como, no se producían hechos escandalosos e impúdicos puertas afuera, los transeúntes se hacían los desentendidos y la actividad, se mantuvo en ese lugar, por espacio de unos 40 años. En la década de los 90, buscando mayor privacidad y reserva, la propietaria la mudó a la novena carrera sur, identificando la vivienda con el color verde y el Nº 2. Legal o ilegal, repito existió. De todo hay en la viña del señor.

Entrando el presente siglo, la propietaria atropellada por la edad y aquejada por una penosa enfermedad, se retiró, viajó al estado Bolívar a reunirse con su familia y falleció. El hijo, José Gregorio Acive (En la gráfica), asumió el control de la casa de citas. El hombre conocía el oficio, las mujeres, el entorno y los riegos. Había nacido, criado y formado en ese ambiente. Lo que no previó fue que el entorno empezó a habitarse, formar parte de una zona residencial y el constante ir y venir de las trabajadoras sexuales y clientes, creaban un clima inconveniente e insoportable para los vecinos y su entorno familiar. Las denuncias iban in crescendo. Las autoridades procedían, restituían el orden, clausuraban y la situación aunque con menor intensidad, a los pocos días volvía. Las mujeres y sus clientes, por uso y costumbre, se citaban a esa vivienda. Y como dice el refranero popular “Perro huevero aunque le quemen el hocico”

La presión ciudadana y represión de las autoridades, hicieron que a principios del año 2008, José Gregorio Acive, pusiera fin a la actividad a la casa de cita. No aceptó más la actividad de las trabajadoras sexuales en su residencia. Empero la vivienda continuaba en pie. Era su hogar. La gente siempre quisquillosa, inquieta y preocupada ante la posibilidad de que ese taladro sexual pidiese reactivarse, cuando veía alguna mujer sospechosa merodear por el lugar, se ponían en guardia y alertaban a las autoridades. Estas procedían con sus servicios de inteligencia y aunque no comprobaban nada, advertían al propietario de la vivienda del grave error de cometer un desliz. El tiempo iba corrigiendo la situación. Empero, a mediados del año 2008, irrumpieron violentamente dos motorizados de la temible, tenebrosa y represiva Policía Municipal, que dirigía el alcalde de ese entonces y, que por razones se asepsia, no mencionaré por su nombre, irrumpieron violentamente, se llevaron detenido al dueño de la vivienda. En la sede de la PM, lo esperaba, el que se creyó dueño de la ciudad. Lo agredió, insultó, amenazó y mandó a meter en la mazmorra, privándolo ilegitima e ilegalmente de su libertad. Un evidente abuso de poder y una flagrante violación de derechos humanos. El salvajismo hecho gobierno por un accidente histórico de los chavistas.

No contento con esto, una vez que tenía al dueño de la vivienda en las ergástulas del comando policial, actuando a sus espaldas, sin su conocimiento y sin ninguna orden legal, autorizó arbitraria e inicuamente, la demolición de la vivienda con la pesada maquinaria de OPM. Una vez cumplida su perversa barrabasada y, pasado dos días, ordenó la libertad de José Gregorio Acive y cuando este humilde ciudadano, débil jurídico llegó al lugar, encontró el peladero. Lo dejó en la calle en nombre de la moral y las buenas costumbres. Lo más grave es que hasta el sol de hoy, nadie se ha preocupado por reparar el daño, construirle una vivienda digna y menos investigar y castigar al culpable por el brutal y salvaje abuso de poder. Hay un expediente abierto por el caso en los tribunales del municipio que duerme el sueño de los justos y ahora que el vívala pepa, oportunista y traidor político saltó la talanquera para venderse y entregarse a los brazos chavismo, la impunidad de la justicia revolucionaria, seguro lo protegerá, le borrará los expedientes y seguramente intentarán encumbrarlo de nuevo en la alcaldía. El sujeto de marras lo pregona a los 4 vientos. ¡Soy el candidato de Chávez! ¡Viva el socialismo cristiano y humanista! Guapo y apoyao, pues.

En la ciudad hay varias casas de cita, trabajadoras sexuales que promocionan las citas en los anuncios económicos de un MUNDO, que el abusador y violador de derechos humanos, adquirió con los dineros del pueblo y es por eso que podemos hablar de una falsa moral. Las trabajadoras sexuales, que antes pagaban un diezmo a José Gregorio Acive, por hacer uso de la vivienda para su practicas sexuales, ahora le pagan al “moralista” para anunciarse en su periódico y las citas sexuales para el tipo, ahora que le reportan ganancias, son legales, éticas y morales ¿Qué tal? Las casas de cita, burdeles, prostíbulos, han existido desde que el mundo es mundo. La prostitución ha sido calificada eufemísticamente como la profesión más antigua de la historia de la humanidad. Nadie, en su sano juicio, puede estar de acuerdo con el funcionamiento de un cuchitril de esa naturaleza en una zona residencial. Obvio, que de aparecer alguno, hay que proceder a proscribirlo y para tal fin existen procedimientos legales, castigos y poder de represión establecidos en nuestro ordenamiento jurídico. La lucha contra los proxenetas y cuchitriles no justifica la demolición de inmuebles, porque con ese peregrino argumento, las autoridades pueden llegar a unos cocales, encontrar drogas en una mata de coco y proceder a deforestar todas las matas de coco y no ir al fondo del asunto, como es castigar a los traficantes y consumidores. That is the question.

La casa de “Chepa”, la casa verde o la casa de citas, forma parte de nuestra historia urbana. Ese tipo de sitios para la actividad sexual encubierta, con sus sofisticaciones, continúan funcionando en la ciudad, ante la mirada indolente de las autoridades y la ceguera crematística de quien ayer, en nombre de una falsa moral, buscando dividendos políticos, llegó a los salvajes extremos de abusar del poder y demoler una vivienda, dejar en la calle una familia, que con sus defectos y virtudes, pero seres humanos al fin, merecían y merecen un tratamiento severo y represivo, pero enmarcado en el ordenamiento legal vigente. En esa sentido lo traemos a estos destellos, porque fueron una realidad, los dejaron en la calle y creo prudente que cuando nuestros eximios cronistas, investigadores e historiadores, decidan escribir la verdadera y autentica historia de esta pequeña urbe, que nació al calor de la industria petrolera, el 23 de febrero de 1933, lo incluyan en disco duro de nuestra memoria histórica ¡Vale la pena!

¿Le gustó esta crónica? ¿No leyó las anteriores? lo invito avistar mis web site http://www.destellosdelamemoria.blogspot.com/ o el Link: http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/ dónde los encontrará todas en orden cronológico.

Twitter: Cheotigre
[email protected]
0414-3838097
El Tigre, noviembre de 2012
[email protected]
[email protected]
[email protected]
http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/
http://www.destellosdelamemoria.blogspot.com/
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
J V Gonzalez



Registrado: 14 Ago 2009
Mensajes: 308

MensajePublicado: Mie Nov 21, 2012 10:51 pm 
Título del mensaje: No es latrocinio

"era del dominio público la existencia de ese latrocinio",

latrocinio.

(Del lat. latrocinĭum).

1. m. Acción propia de un ladrón o de quien defrauda a alguien gravemente.

Real Academia Española © Todos los derechos reservados

Mejor:
lenocinio.

(Del lat. lenocinĭum).

1. m. Acción de alcahuetear.

2. m. Oficio de alcahuete.

□ V.

casa de lenocinio

Real Academia Española © Todos los derechos reservados
Volver arriba
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado
Mostrar mensajes anteriores:   
Publicar Nuevo Tema   Responder al Tema    Índice de Noticiero Digital » Lo que es Noticia Todas las horas están en GMT - 4.5 Horas
Página 1 de 1

 
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas

 
Etiqueta ICRA