Nelson Castellano-Hernández: Navidad

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44025
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Nelson Castellano-Hernández: Navidad

Mensaje por redaccion » 22 Dic 2017, 22:15

Opinión
ND


En estos días de “fiestas” pensaba en los amigos y la familia. Acabo de recibir un mensaje sobre el espíritu de la Navidad… como es difícil conectar con las tradicionales fiestas decembrinas.

¿Cómo hacerlo? cuando todas las noticias son desoladoras, la hiperinflación, la escasez de comida, de productos de primera necesidad, de medicinas. Las colas de gente intentando conseguir efectivo y otras tratando de llenar el tanque de su vehículo; personas de farmacia en farmacia buscando la esperanza de un alivio y otras arrastrando su dolor frente a una morgue.

Como imaginar un futuro, si veo personas rebuscando en la basura algo que comer, como vislumbrar un 2018 con posibilidades…sin rencor. Consciente de que los autores de semejante catástrofe nacional, siguen destrozando las instituciones democráticas, desde la espuria Asamblea Constituyente castrista y hundiendo nuestra economía a niveles inimaginables para un país que, una vez fue rico.

Delcy y sus maleantes, no encontraran piedra donde esconderse, cuando la justicia llegue. Por aquello de que los sacaremos hasta debajo de las piedras. Un castigo ejemplar deberá aplicarse, para evitar que otros delincuentes aspiren seguir su ejemplo.

Ella es culpable, tanto como fue Chávez y son Maduro, Ramírez, Diosdado, Padrino, Tareck, y Tibisay, si todavía está viva. Desmontaron un país, para convertirlo en el “negocio” de la “familia”, el capo Nicolás comparte zonas de poder entre otros cabecillas… para ti la droga destinada al Norte, para ti la que va al Medio oriente con destino a Europa.

Tú te reservas el contrabando y las comisiones por armamento; el otro se encarga de los terroristas islámicos y a esos enchufados le dejas dólares y comisiones por productos chimbos.

A la gestión bolivariana, agréguele los 250.000 asesinados por bandas y colectivos, más los estudiantes asesinados por uniformados, por exigir sus derechos. Súmele los que han tenido que exilarse y los que están presos sufriendo torturas psicológicas, físicas y morales.

He allí el balance final del castro-chavismo, una Venezuela desolada, con su empresa petrolera en ruinas y empeñada.

Pero me resistí a dejar mi destino y el de mi país en sus manos… por eso escribo… por eso no me rindo. Por eso también tomé la decisión que, los traidores y los castristas no podrían destruir la esencia de mis navidades; ni la promesa de renovación del niño nacido en Belén.

Y pedí regalos de noche buena: pedí por los enfermos y los que no consiguen tratamientos, pedí por los que no tienen que comer. Imagine un canal humanitario forzado, que viniera a calmar el dolor de tanta gente.

Soñé con un clima de paz, de reflexión y de unión; de las familias, de los demócratas, de los que están dentro y de los que están lejos. Para que encontráramos fuerzas y esperanzas para continuar luchando.

Confieso que también pedí que se llevara lejos a los que sembraron odio, divisiones, pobreza y muerte. No pedí la muerte para ellos, sino que se aplicara justicia… esa que tarda pero siempre llega.

Solicite que el espíritu de la navidad, inundara de amor los hogares, en ausencia de regalos materiales. Que los gestos, el abrazo y la sonrisa, suplieran los paquetes y las cintas.

Le solicite al niño Dios, consuelo para las tristezas de padres y madres, de las viudas y los huérfanos. Y pedí por que se imponga la verdad y la justicia.

Pero sobre todo le pedí por mi país, para que fuera liberado, de la peor calaña empecinada en destruirlo.

La nuestra será una Navidad distinta a la de Maduro y Cilia, ellos bailando y riendo, con mucho “billete” pero sin sobrinos. Los chavistas y enchufados derrochando sus cajas claps de lujo, raspando la olla, revisando sus depósitos en el extranjero y riendo a espaldas del venezolano.

Tan falsos como las instrucciones que, Arreaza ordena desde la Cancillería: ¡Mientan, mientan! instruye desaforado a Embajadas y Consulados. Inunden las redes con mensajes navideños, ruidosos, recuerden “las victorias de Maduro” y mencionen al muerto aquel.

Utilicen a todo el personal, oblíguenlos a sonreír, como aquellas viejas cuñas de televisión, la familia diplomática reunida, aunque no cobre sueldo. Finjan alegría, repítanlos todos los días y no olviden mencionar mi cuenta y la de Maduro.

Cualquiera diría que espera cambiar la imagen de dictadura, que tienen a nivel internacional. Pero ni siquiera es eso, “el lerdo” solo intenta tener algo que mostrarle “al capo”, para justificar su sueldo.

Frente al circo bolivariano, yo decidí tener mi propia navidad, recordar que “el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros” (Juan 1:14), enviarle mis mejores deseos en esta Navidad y Año Nuevo a mis familiares y amigos, con la esperanza de que el 2018 esté pleno de bendiciones y cosas buenas en unión de sus seres queridos.

Busqué mi sempiterno smoking y decidí ponérmelo para estas fiestas. Celebrar, aunque fuese con un refresco, por mi libertad intelectual, por los valores democráticos que no mueren, por los que aquí estamos sin rendirnos… por los que creemos en un mundo mejor.

Estos días escucharé gaitas, pondré un pesebre, comeré un dulce, prenderé una vela. Escribiré a viejos amigos y familiares que se encuentran en otras latitudes. Tendré mi Navidad personal.

No busco simplemente levantarme el ánimo, intento que, a pesar de la depresión económica, política y social, en que nos ha sumido el chavismo, podamos decirle al régimen que no nos doblegaran. No importa cuánto roben o cuan poderosos se crean; frente a ellos un ejército de buenas voluntades está dispuesto a hacerles frente… así como ayer, diremos presente hoy y mañana.

Tendremos nuestra navidad en el corazón, en el abrazo y la compañía; estamos obligados a recuperar la esperanza, a encontrar caminos y aplicar justicia. Venezuela nos necesita, 2018 será el año de rebobinar esta tragedia, comenzaremos a poner orden, a recuperar los dineros robados, a meter presos a los culpables de la debacle roja venezolana.

Levantaremos de nuevo la bandera de siete estrellas, la de Bolívar, devolveremos su rostro al libertador. Pero además de los símbolos tendremos que unir voluntades, esfuerzos políticos, profesionales y empresariales para reconstruir la economía nacional y las instituciones.

Seremos de nuevo la República de Venezuela. 2018 nos trae la promesa del Niño Jesús, que nos confirma que es bueno ser humanos, tener un cuerpo y utilizarlo para el bien, trabajar con nuestras manos y ser testimonios de lo divino con las simples cosas de la vida.

Construir un país significa ayudar a las nuevas generaciones, enseñarlos a plantar un árbol, a educar sus hijos con el ejemplo, enseñarles a orar, apreciar la música y la poesía. A tener valores y principios y a defender sus derechos.

2018… será el año en que podremos de nuevo soñar.

Ex Cónsul de Venezuela en París
Presidente de Venezuela-Futura, Francia


https://www.facebook.com/groups/181289191975263/
[email protected]


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: CharlesJab, Google Adsense [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: