Miguel Méndez Rodulfo: De la inflación a la hiperinflación

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44048
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Miguel Méndez Rodulfo: De la inflación a la hiperinflación

Mensaje por redaccion » 14 Dic 2017, 22:57

Opinión
ND


El camino hacia la Hhperinflación está precedido de un largo sendero inflacionario. No llegamos a la primera sin un extenso y sostenido ascenso por los vericuetos de la segunda. Los gobiernos aumentan el gasto público, devalúan, emiten deuda más allá de lo razonable, ponen a funcionar la maquinita de hacer billetes (primero en forma comedida, después de manera incontrolada), porque piensan en el corto plazo, en solucionar sus propias crisis y problemas, sin reparar en las consecuencias y en las generaciones por venir. Sin embargo, esto no fue siempre así; desde 1920 hasta finales de los años 70, el país tuvo estabilidad financiera y orden económico, gracias a una adecuada política monetaria, fiscal y cambiaria, de manera que entre 1920 y 1940 el país creció un promedio de 10% interanual.

Igual que cualquier hogar venezolano, el gobierno no debe gastar más de lo que recibe por ingresos. Ambos pueden endeudarse, pero la diferencia es que la familia corre el riesgo de perder sus bienes si se hipoteca más allá de sus posibilidades de pago, en tanto que el gobierno posee la maquinita de imprimir billetes, para poner a circular dinero inorgánico generando inflación, y además puede devaluar la moneda obteniendo más bolívares por los mismos dólares. El factor clave en una inflación endémica que se enfila decididamente hacia la hiperinflación, es el sometimiento del BCV a los designios del Poder Ejecutivo. Al perder su independencia y autonomía el instituto emisor se convierte en un instrumento perverso en manos del gobierno que arruina a la economía del país y a sus ciudadanos.

La inflación está fuertemente influenciada por el efecto psicológico que tiene la sociedad sobre la percepción de la conducta económica del gobierno. De tal manera que si los actores económicos: empresarios, sector financiero, consumidores, inversores, etc., tienen la certeza de que el gobierno no pondrá orden en las finanzas públicas, buscan una opción por fuera que les permita orientarse para hacer sus transacciones de compra venta; por ello es que en forma natural se crea un mercado negro y una tasa marcadora (dólar today) que la sociedad cree que expresa la realidad en forma verídica, en vez de tragarse los embustes del gobierno (tasa Dicom).

Así en la medida en que ascendemos por la larga y tortuosa senda de la inflación, los precios se van dolarizando en forma automática porque ya se desconfía del bolívar y de la capacidad del gobierno para revertir esta situación de descontrol. Los precios de los productos importados se mueven al ritmo del dólar (también de aquellos que tienen componentes foráneos), en tanto que los sueldos y salarios, los alquileres y los servicios públicos, aunque se rezagan y por ello sufre más el asalariado, también se indexan, menos los servicios públicos que aunque sufren elevaciones éstas son menores, con la consecuencia de casi quebrar a El Metro, Corpoelec, Hidrocapital, Cantv, etc. No así el caso de los productos que venden las pocas empresas nacionalizadas que aún producen: Café Venezuela, Lácteos Los Andes, Chocolates El Cimarrón. El valor de esos productos está dolarizado y el gobierno no dice ni pío.

Antes, las nacionalizaciones (Sidor, Cemex, Aceite Diana, Asociaciones Estratégicas de la Faja), expropiaciones de fincas y fundos, invasiones, intervenciones, Cadivi, etc., desalentaron la inversión, bajaron la producción y ahuyentaron del país a empresarios, inversores nacionales e internacionales y a los profesionales experimentados y jóvenes. Entonces una producción cada vez menor, amenazada por operativos como los de la Sundde, que llevan a la quiebra a pequeños comercios, el default de la deuda externa, la caída sistemática de la producción petrolera, una improbable recuperación del precio del barril, crea en los agentes económicos que durante años tuvieron gran paciencia, una paranoia basada en la certeza que hay una espiral indetenible de subida de precios, que cada vez se acelera más alentada por la maquinita de imprimir dinero. Así, como en Argentina, cambiaban pesos por dólar en la mañana, y lo vendían en la tarde para con el diferencial comprar el pan, pronto llegaremos a eso aquí. La hiperinflación es la exacerbación de la desconfianza en una moneda. Lo peor es que no es difícil acabar con este mal, pero para este régimen no hay rectificación del modelo económico, porque él es una herencia del difunto.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot], KennethCIZ, Majestic-12 [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: