Antonio Sánchez García: El intelectual inútil

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 38653
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Antonio Sánchez García: El intelectual inútil

Mensaje por redaccion » 03 Oct 2017, 06:54

Opinión
ND


A José Rafael Herrera

Contrariamente a lo que podría pensarse, los llamados intelectuales venezolanos o quienes fungen profesionalmente de tales no se encuentran en la primera línea de la resistencia contra el régimen dictatorial que tras la mascarada del Socialismo del Siglo XXI, término inventado por otro intelectual, el germanomexicano Heinz Dieterich Steffan, abruma y aherroja en una espantosa crisis humanitaria a la sociedad venezolana. Los datos de la tragedia de todo orden que nos afecta, recientemente publicados por el economista Ricardo Hausmann en su artículo El colapso de Venezuela no tiene precedentes, son verdaderamente estremecedores. Demuestran que el tiempo devora las riquezas y las vidas de Venezuela con una velocidad aterradora. Venezuela está al borde del colapso, y cada día que pasa se acrecienta la tragedia, sin que al parecer provoque la menor preocupación de quienes creen que disponen de una eternidad para arreglar la carga en un matrimonio de conveniencia con la dictadura.

Lo hacen cumpliendo al pie de la letra el maravilloso acierto que diera título a una de las obras más importantes del pensador francés Jean François Revel: La connaissance inutile. Ese conocimiento estudiado y trasmitido por nuestros intelectuales en medio de esta tragedia, un perfecto “conocimiento inútil” , que más que ayudarnos a salir del atolladero más nos empuja a sus abismos. Es un conocimiento tan inútil, que décadas de estudio, dominio de la historia universal, conocimiento filosófico y dominio en distintos campos de las ciencias sociales llevó a casi novecientos de ellos – verdaderos, falsos y postizos, que el de los artistas e intelectuales suele ser una provincia del Poder en que abundan los impostores – y tras treinta años de comprobado totalitarismo, represión, cárceles, hambrunas y asesinatos causados, consumados u ordenados por su propia mano, corrieron a recibir en gloria y majestad a Fidel Castro, el peor tirano que haya conocido la historia del “continente de las esperanzas frustradas” (Mario Vargas Llosa), en sus más de quinientos años, y todo ese carnaval de imposturas dedicadas a quien, mejor que nadie, representaba “la dignidad de América” (sic).

Ciertamente: muchos de esos “intelectuales orgánicos” de la hegemonía adeco-copeyana y marxista leninista que se postraron entonces, genuflexos, ante “el Caballo”, parecen haber abierto los ojos ante la más que evidente perversión de la tiranía cubana. A la que, del cerco de los dientes hacia fuera, hoy parecen rechazar “epistemológicamente”. Pero también ese postrer conocimiento ha resultado inútil. Pues sin ser realmente fieles a su desaprobación del régimen puntofijista, al que entonces se oponían con todo el fervor de sus frágiles conciencias, razón que los llevara a postrarse ante el tirano para llevarle la contra al oficialismo democrático y sobre todo al ingenuo mandatario recién electo que lo invitara a los fastos de su coronación, sediento como estaba por una “concertación” con las fuerzas de las izquierdas castristas, lo cierto es que siguieron siendo adecos, copeyanos, masistas o comunistas a secas. En perfecto acuerdo con lo que realmente pensaban y sentían, lo defenestraron y corrieron a abrirle los portones del poder total, totalitario, al teniente coronel Hugo Chávez. ¿Tanto estudiar para terminar arrodillados ante los Castro y Hugo Chávez?

Esa indeleble afinidad con las viejas creencias de la contraparte ha creado ese ambiguo terreno de nadie donde se subentienden y se abrazan a morir callando, embozados en las trastiendas del poder, los socialdemócratas y socialcristianos de ayer con los esbirros del castro comunismo de hoy. La única verdad indesmentible de ese universo de melcocha de esa vieja intelligentsia politiquera cuartorepublicana – académicos, sociólogos, historiadores, abogados, filósofos y psicólogos sociales – que hoy asesoran a la MUD, a sus líderes y a todos sus partidos, reverdecer de la Cuarta en tiempos dictatoriales, consiste en rehuir el enfrentamiento, convivir en concupiscencia, evitar el florecimiento de la verdad y despojar al país de cualquier salida radical que haga tabula rasa de los viejos componedores. Su verdad histórica se resume en una mentira lapidaria: Venezuela es lo que fue, jamás será lo que debiera. Por ejemplo: liberal. Para eso estuvo y murió Antonio Leocadio Guzmán. Punto.

El mismo Jean François Revel ha expresado en sus extraordinarias memorias, El ladrón de la casa vacía, una afirmación categórica tan evidente, que por evidente nadie reconoce: “la erudición de algunos eminentes historiadores no les inmuniza contra la ceguera política cuando juzgan la historia que se está haciendo”. Videntes del pasado, invidentes del presente. Escribieron enjundiosos ensayos sobre los dictadores del pasado, pero se rendían a los pies del máximo dictador del presente. Así, quienes dominan al dedillo la historia de Venezuela y debieran saber que ninguna de sus abundantes dictaduras se vio obligada a dejar el Poder por acción de electores empecinados, sino todas tras el golpismo caudillesco y apistolado que es parte constitutiva de su esencia, hoy mienten descaradamente diciendo “dictadura sale con votos”. Y en el colmo de la estulticia, confundiendo la gimnasia con la magnesia, creen ganarse el premio Guinness al más listillo asegurando que ninguna dictadura ha salido con la práctica del abstencionismo. Inventan al enemigo ideal – el abstencionista - para no tener que quemarse las pestañas ejerciendo el laborioso, difícil e intrincado oficio de pensar y venir a dar a la dolorosa verdad de enfrentarse al enemigo real. Los dictadores salen por el empuje irresistible de los pueblos insurrectos. O, como en el caso chileno, cuando sus dictadores y magistrados lo permiten. No por la ley de los tartufos: “dictadura sale con votos”.

No es un azar que abunden y proliferen en el entorno de los partidos del establecimiento dictatorial. Y dominen, por consiguiente, el poderoso aparato mediático que justifica y legitima las traiciones voluntarias o involuntarias de quienes son incapaces de pensar y ver más allá de sus narices. Vargas Llosa, en su prólogo a las memorias citadas, describe la turbia situación y apunta a la esperanza : “Por lo general, los pueblos – esas mujeres y hombres sin cara y sin nombre, las ‘gentes del común’, como los llamaba Montaigne – son mejores que la mayoría de sus intelectuales: más sensatos, más democráticos, más libres, a la hora de decidir sobre asuntos sociales y políticos. Los reflejos del hombre sin cualidades, a la hora de optar por el tipo de sociedad en que quiere vivir, suelen ser racionales y decentes. Si no fuera así, no habría en América Latina la cantidad de gobiernos civiles que hay ahora ni habrían caído tantas dictaduras en las últimas dos décadas. Y tampoco sobrevivirían tantas democracias a pesar de la crisis económica y los crímenes de la violencia política. La ventaja de la democracia es que en ella el sentir de esas ‘gentes del común’ prevalecen tarde o temprano sobre el de las ‘élites’. Y su ejemplo, poco a poco, puede contagiar y mejorar el entorno. ¿No era esto lo que indicaban, al mismo tiempo que se publicaba ‘El conocimiento inútil’, esas tímidas señales de apertura en la ciudadela totalitaria de la llamada perestroika?”.

Es nuestra esperanza. Que los ideólogos del contubernio no se impongan, y de lo profundo de nuestro pueblo, el de mujeres y hombres sin rostro, surja la única verdad posible y necesaria: el desalojo de la tiranía. Si por los intelectuales e ideólogos del contubernio fuera, podremos esperar sentados.

@sangarccs


Avatar de Usuario
Ojdeq
Mensajes: 6497
Registrado: 22 Dic 2015, 19:10

Re: Antonio Sánchez García: El intelectual inútil

Mensaje por Ojdeq » 03 Oct 2017, 07:37

Eso me recuerda de lo que decía y repetía mi amigo, el hombre lobo, las dictaduras nicaragüense y polaca salieron con votos... ¡que no se hable más! :mrgreen:
No hay nada repartido de modo más equitativo en el mundo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente.

Avatar de Usuario
Ojdeq
Mensajes: 6497
Registrado: 22 Dic 2015, 19:10

Re: Antonio Sánchez García: El intelectual inútil

Mensaje por Ojdeq » 03 Oct 2017, 07:38

Y creo que lo mismo decía Carlos Raúl Hernández... :lol:
No hay nada repartido de modo más equitativo en el mundo que la razón: todo el mundo está convencido de tener suficiente.

Avatar de Usuario
3L Zultan
Mensajes: 1482
Registrado: 23 Dic 2015, 07:43
Ubicación: VLN

Re: Antonio Sánchez García: El intelectual inútil

Mensaje por 3L Zultan » 03 Oct 2017, 08:23

:thumbsup; :thumbsup; :thumbsup; :thumbsup; Siendo de los escritores a quien tomo su opinión muy en cuenta me debato entre votar y no votar, dije que el 15 en lo que me despierte me decido, pero el estimado Antonio Sanchez Garcia y el Gral. Humberto Seijas Pitaluga, no me la ponen fácil, dos de los mejores columnistas de aquí, gracias por sus aportes en este país de tanta ignorancia, :thumbsup; :thumbsup; :thumbsup; :thumbsup;


PD. Cerca de 10 intentos para comentar................
mamando y loco ....rezando por que no se dañe nada ni nos enfermemos, ni nos de hambre ni sed..

frunze
Mensajes: 727
Registrado: 17 May 2016, 14:01

Re: Antonio Sánchez García: El intelectual inútil

Mensaje por frunze » 03 Oct 2017, 09:35

Los intelectuales invocaron al diablo,

hasta le mandaron carticas de admiracion,

Ahora que lo han visto llegar, corren despavoridos.

Como gozo !!!!!!!

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados