Jorge Antonio Galindo: La Constitución está muerta, entendámoslo

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43984
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Jorge Antonio Galindo: La Constitución está muerta, entendámoslo

Mensaje por redaccion » 11 Ago 2017, 00:03

Opinión
ND


La gravedad de la situación venezolana no puede dar espacios a la ambigüedad. el descalabro que vivimos tiene a muchos conciudadanos confundidos, tratando de apegarse a los argumentos que le parezcan más atractivos para tratar de conseguir respuestas y esperanzas a sus angustiantes circunstancias de vida y que no siempre son los más acertados al describir el problema que enfrentamos. Pero mal podríamos cuestionar al habitante común por su desconcierto sobre el país cuando los propios dirigentes políticos no han sido capaces de definir con solvencia el atolladero en el que hemos sido secuestrados por una minoritaria cúpula comunista que se ha hecho del poder total y absoluto de la nación.

Increíblemente, todavía existen quienes apuestan a estrategias constitucionales para derrotar al régimen dictatorial castro-comunista, considerando que es viable una solución pacífica y democrática sin querer entender que quienes nos gobiernan no juegan con las normas éticas propias de un sistema republicano donde tendría validez una opción electoral. En dieciocho años de chavismo no ha habido una sola vía comicial favorable a la oposición que el gobierno haya respetado, por mencionar algunos: el manipulado referendo revocatorio de 2004 cuyos resultados nunca fueron auditados a pesar de los muchos cuestionamientos que existieron, el referendo de la reforma constitucional de 2007 donde los ciudadanos negaron las pretensiones continuistas de Hugo Chávez y que finalmente terminó imponiéndose de manera ilegal con la enmienda de 2009, el arrebato de las facultades y presupuestos a las gobernaciones y alcaldías conquistadas por la alternativa democrática creando organismos paralelos que responden a la autoridad del jefe de gobierno, la inhabilitación de diferentes dirigentes sin cumplirse el procedimiento establecido por la carta magna que exige una sentencia firme por algún tribunal, la candidatura presidencial de Nicolás Maduro en 2003 avalada por el Tribunal Supremo de Justicia a pesar que la ley le prohibía hacerlo por ser el vicepresidente en funciones, el despojo de las atribuciones y poderes de la Asamblea Nacional electa por voluntad de aproximadamente catorce millones de ciudadanos, la destitución de alcaldes y gobernadores sin que se les haga el debido antejuicio de mérito, en fin, podría elaborar aquí toda una tesis con los abusos de poder que se han cometido durante casi dos décadas, pero con estas resultan suficientes para entender que mientras el chavismo permanezca en el poder, no habrá forma alguna de desplazarlo por la vía constitucional y democrática, particularmente porque la Carta Magna está muerta dese hace varios años y algunos, o muchos no terminan de entenderlo.

Hoy estamos a merced de una fraudulenta, ilegal y sectaria asamblea nacional constituyente que me hace recordar la misma situación en que los bolcheviques, una minoría política por el año 1920, secuestraron el poder para imponerle su control y proyecto soviético a millones de rusos, aniquilando no sólo a sus rivales nacionalistas sino a todo ciudadano que se resistió a la voluntad de Lenin y sus secuaces revolucionarios. De la misma manera, la constituyente ha mostrado sus intenciones totalitarias, pues se han hecho del dominio supraconstitucional para cumplir con la siguiente fase en la receta estalinista que es purgar lo que quedan de poderes del Estado y establecer su dominio absoluto, ya han despojado al ministerio público de la legítima Fiscal General para colocar a un títere que les sirva a sus objetivos, han aprobado la duración mínima de dos años de permanencia en funciones para los constituyentistas, tomaron por la fuerza el Palacio Federal Legislativo, preparan la persecución y encarcelamiento de todo el que sea calificado por ellos como enemigo del Estado, no tardarán en disolver definitivamente a la Asamblea Nacional que elegimos, aprobarán todo tipo de leyes para sostener el control total de los ciudadanos, ilegalizarán el derecho a la protesta y a la libre expresión, acabarán con los residuos de libertades económicas que pudieren quedar, han anunciado la posibilidad de renovar el período presidencial de Nicolás Maduro sin necesidad de apelar a elecciones y por qué no prolongar por décadas dichos lapsos, es decir amigos, en estos momentos somos rehenes de Delcy Rodríguez como Presidente de dicho foro, de Nicolás Maduro a quien le sirve y de Diosdado Cabello que ha hallado la forma de cobrar su revancha personal, harán de todo cuanto se les ocurra como jauría que se ha radicalizado para devorar lo que queda de país, van con todo sin medir ningún tipo de vergüenza ni ética, por lo que sería una tamaña y cómplice ingenuidad que de ellos esperemos algún tipo de puente que pudiera crear una salida consensuada o electoral, más obcecado es creer que unas eventuales elecciones regionales serían la forma de conquistar espacio alguno en medio de una República y una Constitución que simplemente ya no existen.

Quienes señalamos el garrafal error en que cae la Mesa de Unidad Democrática al acudir a elecciones regionales no lo hacemos con la premisa de dividirla ni fracturarla. pero tampoco podemos tolerar que la dictadura de partidos que la controlan la conviertan en una simple franquicia electoral, más cuando existe la proyección real de convalidar con esa estrategia al fraudulento CNE, lavar la cara a la dictadura coexistiendo con ella y avalar la legalidad inexistente de la Asamblea Constituyente, porque será ella la que dictará las normas y reglas en que se jueguen esas eventuales elecciones, todo esto cuando por fin hemos logrado, después de mucho esfuerzo y tiempo, que la comunidad internacional reaccione y sea enfática en señalar la ruptura del sistema democrático en nuestro país y que difícilmente volverá a tomarnos en serio si quienes enfrentamos al comunismo bailamos al ritmo que nos impongan los verdugos de la República.

Ustedes, dirigentes, trazaron una ruta inicial para enfrentar al régimen, la sometieron a un plebiscito para sondear el respaldo popular y lo tuvieron. esa es al menos una estrategia formulada para confrontar al régimen. no se rebusquen ni justifiquen en dificultades legales para proceder porque la Constitución simplemente no está vigente, entiéndanlo, para restituirla primero hay que acabar con el Estado forajido que ha secuestrado el poder, es la estrategia unitaria que les permitirá a ustedes rescatar la muy comprometida credibilidad que tienen y reactivar el ánimo social que evidentemente se ha mermado ante las frustraciones por no conseguir los objetivos de echar del poder a los bandidos, la confrontación es inevitable, nadie la desea pero es necesaria, porque si hay algo que la historia nos ha dejado en sus lecciones es que los comunistas no entregan el poder, hay que arrebatárselo, como una vez exclamó Rómulo Betancourt: “A la democracia hay que rescatarla, así sea por la fuerza…”

Profesor en Ciencias Sociales

Twitter: @jaggalindo
[email protected]


ciro_cabrera
Mensajes: 209
Registrado: 18 Jul 2017, 17:29

Re: Jorge Antonio Galindo: La Constitución está muerta, entendámoslo

Mensaje por ciro_cabrera » 11 Ago 2017, 00:06

¿cuánto hay pa eso? Deja la paja

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: