Orlando Ochoa: Maduro tiene un discurso marxista de tercera categoría

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion_tf
Mensajes: 21295
Registrado: 11 Oct 2006, 13:40

Orlando Ochoa: Maduro tiene un discurso marxista de tercera categoría

Mensajepor redaccion_tf » 04 May 2017, 08:41

Imagen Enrique Meléndez / especial ND / 4 may 2017.- El economista Orlando Ochoa considera que cuando comienze el proceso de "reconstrucción de Venezuela" hará falta una nueva moneda, un nuevo bolívar, sustentado en la estabilidad económica, en la recuperación del sector petrolero y del sector privado.

A continuación nuestra entrevista:

¿Cómo ve usted la nueva escala salarial?

-Ajustes salariales espasmódicos cada tres o cuatro meses son insuficientes para enfrentar un proceso de inflación o hiperinflación que se mide en cientos por ciento acumulados y que sube mes a mes. Los salarios van detrás de los precios. El poder adquisitivo va cayendo y la oferta de bienes está siendo afectada, porque las empresas tienen dificultades para operar y los precios ya de por sí discriminan quiénes pueden comprar o no. Evidentemente, se trata de una situación de inestabilidad económica y social.

-Si Maduro tuviera un mayor respeto por los trabajadores permitiría al BCV publicar la inflación mes a mes, sin adulterar el proceso de medición de cifras, para permitirle al país hacer los ajustes en los contratos laborales, de alquiler, de suministro y convivir con la inflación mientras que llegue un gobierno que logre reducirla a un dígito, como ocurrió en el resto América Latina.

El oficialismo dice que la inflación no la generan los aumentos de salarios sino los empresarios, quienes siempre quieren obtener altos niveles de ganancia con especulación. ¿Qué piensa usted?

-Eso es ideología marxista previa a la caída del Muro de Berlín, que no existe hoy en día en ningún texto de economía del planeta. Se trata de un discurso hueco. El ajuste salarial es un componente de costo. La falta de divisas incide en el cálculo de la tasa de cambio de reposición futura y en el precio de las importaciones y el financiamiento monetario vía BCV del déficit fiscal inyecta bolívares que lanzan al tipo de cambio al alza, así como la inflación.

-Eso es ABC de las lecciones de macroeconomía. No se puede combatir el conocimiento que hoy está establecido en todo el planeta. No hay guerra fría para tratar de revivir un discurso marxista de tercera categoría.

El gobierno habla de un bono para aliviar a los pensionados del Seguro Social de los rigores de la guerra económica. ¿Será ese el bono de alimentación que aprobó la Asamblea Nacional?

-No existe una guerra económica. Lo que existe es una debacle económica causada por un proceso ideológico populista con una megacorrupción asociada al manejo de la economía. Por lo tanto, no existe un bono de guerra. En todo caso lo que existe es una pequeña e insuficiente compensación a la población por destruir el poder adquisitivo del bolívar.

-Cuando este gobierno acabe y comience el proceso de reconstrucción de Venezuela, habrá que crear un nuevo bolívar, una nueva moneda sustentada en la estabilidad económica, en la recuperación del sector petrolero y del sector privado venezolano para poder levantar al país.

¿Ese sería el mismo plan de ajuste que se hizo con Fernando Henrique Cardoso en Brasil?

-Nunca se olvide cómo se destruyó el valor de una moneda con un proyecto ideológico, populista y corrupto. Cuando se instaura un nuevo plan económico y funciona, se sella con una nueva moneda. Así es.

La opinión pública se ha llenado de suspicacia a propósito de la convocatoria que ha hecho Maduro a una constituyente. ¿Qué busca el jefe de Estado?

-Podemos hablar sobre lo que Maduro anunció al país con motivo de este 1 de mayo. Falta ver el decreto de convocatoria (que Maduro introdujo ayer ante el CNE). Siguiendo las pautas de la Constitución, debería ser un proceso de sufragio universal, sin restricciones, para que los venezolanos decidan si se convoca o no si va la asamblea constituyente.

-Si eso fuese así, sería una propuesta que todo el país debe evaluar. En primer lugar, un país dividido, y no 50-50, sino 80-20 en contra del gobierno. Un país polarizado sobre asuntos de los poderes públicos, sobre asuntos económicos, sobre presos políticos, sobre cómo recuperarse Venezuela, no es el ambiente adecuado para una constituyente y para diseñar instituciones.

-Si descartamos que ese es el propósito, podemos pensar que un gobierno que está en su fase de mayores dificultades, de rechazo en las calles, de rechazo internacional, y está buscando una válvula de escape a fin de ganar tiempo. De tal manera intentaría definir un proceso de selección viciado de los constituyentes, de representación de clases o sectores sociales bajo una clara óptica marxista, incompatible con la Constitución, para diferir las elecciones y para, al final, de llevarse a cabo este proceso constituyente de forma viciada, consolidar un control autoritario del país.

¿Puede lograrlo?

-Creo que será una invitación al conflicto, si se trata de imponer en una forma fraudulenta. Y si el presidente Maduro rectificara, modificara lo que dijo, y tomara el espíritu de la Constitución y pasara a medirse en un referéndum sobre esta propuesta constituyente, muy probablemente, lo perdería.

-A pesar de que coloque las misiones, las comunas, como oferta para la nueva Constitución, el país lo vería simplemente como un plebiscito para apoyar o no a un Presidente que ha fracasado en la gestión económica y política del país.

De hacerse las cosas de acuerdo a la voluntad de Maduro y su gobierno se extiende por dos años más, ¿eso significa que el hambre no tumba gobierno?

-Una votación universal sobre la conveniencia de un proceso constituyente para resolver los problemas del país debería terminar reflejando los números que muestran todos los estudios de opinión: un rechazo al gobierno y a su gestión. El gobierno, por supuesto, sabe eso y su oferta es incluir, para institucionalizar su visión ideológica estructurada en comunas, que no tendría nada de malo si funcionan como ahora, especies de minialcaldías, pero el gobierno ha tratado de convertirlas en algo más, sobre todo que sean leales a su proyecto ideológico.

-Segundo, introducir las misiones y otra cantidad de despropósitos del discurso ideológico marxista del siglo XX que se valen de la soberanía como excusa para atropellar derechos humanos y someter los poderes públicos de la democracia. Yo no veo la posibilidad de que se produzca una victoria sobre eso, si se hace en los términos que la Constitución dice.

-Evidentemente, el presidente Maduro no está ofreciendo eso sino que lo que ofreció fue llevar a cabo un proceso de selección de 500 asambleistas: la mitad por elección directa y la otra mitad vía una elección de segundo grado, que claramente intentará manipular a través de sectores corporativistas.

-Eso es jugar sucio, para llamarlo en forma coloquial. Lo grave es que los problemas económicos del país seguirán su curso, las empresas seguirán cerrando, el desabastecimiento del país seguirá aumentando. Las pocas divisas que quedan y que el gobierno raciona van una parte para el servicio de la deuda pública, otra parte para las necesidades de importación de gasolina y diluyentes de Pdvsa y algunos otros equipos, y otra parte para importar medicinas, alimentos y otros rubros, bajo un método oscuro de asignación de divisas que maneja un pequeño grupo de dirigentes del chavismo con un altísimo grado de corrupción.

-En estas circunstancias no habrá solución de ningún tipo. Y ya veremos al gobierno de Maduro a final de año pidiendo una reestructuración voluntaria del servicio de la deuda, porque no van a poder pagar algunos aspectos. Por ejemplo, la deuda con China, y tratará de hacer canjes con la deuda en bonos. ¿Quién puede aceptarle a un país que en el momento que tiene dificultades económicas, financieras y sociales, en vez de atenderlas, se busca un camino de cambios políticos para diferir elecciones y mantenerse a toda costa en el poder?

-El flujo de exportaciones petroleras de Venezuela en volúmenes está cayendo. Los precios no son suficientes para darle capacidad de pago al país y el presidente no ha hecho nada. Luego, va a salir a pedir que le reorganicen los pagos. Creo que este conjunto de situaciones adversas unido a la severa crítica internacional al atropello, a la ruptura del orden constitucional, el conflicto en la calle que está dando la población, especialmente los jóvenes, a la situación extrema financiera, el deterioro económico y social continuado, no pueden darle a esta absurda apuesta de un camino constitucional el resultado que el Presidente espera, y si logra imponer un fraude, el país entero se tendrá que levantar a confrontar ese fraude, como ya lo está haciendo en la calle.

-Si acepta volverlo un proceso, como hemos dicho, de acuerdo a la Constitución, lo perderá. Habrá ganado tiempo. Habrá profundizado los problemas. Pero lo perderá.


Volver a “Lo que es noticia”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 19 invitados