Milos Alcalay: Ledezma es el único caso en el mundo de un alcalde acosado y atropellado

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion_tf
Mensajes: 21551
Registrado: 11 Oct 2006, 13:40

Milos Alcalay: Ledezma es el único caso en el mundo de un alcalde acosado y atropellado

Mensaje por redaccion_tf » 16 Feb 2017, 07:57

Imagen Enrique Meléndez / 16 feb 2017.- El embajador Milos Alcalay consideró que la detención de dirigentes políticos y estudiantes "ha generado una ola de indignación mundial". Según dijo, "no hay otro caso en el mundo de hoy que un alcalde sea acosado, atropellado, como es el caso de Antonio Ledezma".

Se refirió a la situación dentro de la MUD y consideró que "a pesar de que hace también sus esfuerzos, tiene que coordinar mejor, para poder realizar una acción de una diplomacia política más orientada a llevar adelante sus objetivos".

Este sábado y domingo se cumplen, respectivamente, tres y dos años de cárcel para Leopoldo López y Antonio Ledezma, ¿cómo evalúa el apoyo internacional a sus causas y a la de los presos políticos en general?
-Yo comenzaría señalando que la barbaridad, que ha habido al detener las figuras destacadas de la política venezolana y a los estudiantes en general, ha generado una ola de indignación mundial. No es tanto, que lo es, las denuncias que hemos hecho los venezolanos en el exterior, sino la visión desde el exterior de ver una situación dantesca en Venezuela.

-El caso de Antonio Ledezma, por ejemplo, es un alcalde electo, reelecto, que le ha ganado a todo el poder del Estado a pesar de haber comenzado desde el momento de su elección en atropellos infinitos, como el sacarlo de la sede principal, quitarle otras sedes, quitarle competencias, quitarle el presupuesto, inclusive, tuvo que hacer en su primer mandato una huelga de hambre para que el gobierno le concediera los recursos a los fines de poder pagarle a sus trabajadores y, al final, luego de ser reelecto, ponerlo preso sin que durante estos dos años hayan hecho una acción jurídica válida para mantener esta detención.

-El hecho es que los alcaldes de izquierda, de centro o de derecha han considerado que no hay otro caso en el mundo de hoy que un alcalde sea acosado, atropellado, como es el caso de Antonio Ledezma, y esa ha sido la gota que derramó el vaso. Por supuesto, a esto se agrega también el caso de Leopoldo López muy respetado y muy admirado a nivel internacional, la detención de otros alcaldes que han estado presos, como Daniel Ceballos, y la de los estudiantes, que también ha generado una reacción internacional.

-Pero el caso de Antonio Ledezma se trata de un alcalde en ejercicio y todavía sigue siendo alcalde, y está sometido a una acción tal que el próximo 9 de febrero va a haber una sesión de la Asamblea Nacional para rechazar este atropello contra la primera autoridad de Caracas, y la segunda del Estado, puesto que todo alcalde metropolitano es el segundo hombre del Estado.

-La segunda cosa que llama la atención es que alcaldes de ciudades principales estén en la oposición. Hemos visto como el actual presidente Macri, cuando era alcalde de Buenos Aires, mantuvo una fuerte línea contra Cristina Kirchner, con toda la tentación totalitaria que tuvo su gobierno, y no se atrevió Kirchner a ponerlo preso. Es lo mismo que sucede con el alcalde Mauricio Rodas de la ciudad de Quito, que a pesar de la tentación totalitaria de Rafael Correa no solamente no se atrevió a detener a este acalde, sino que incluso en las conferencias internacionales, como la de Habitat que se realizó en Quito, ha apoyado la iniciativa del alcalde de recibir homólogos suyos de todo el mundo.

-Es el mismo caso de Gustavo Petro cuando fue alcalde de la ciudad de Bogotá, quien estuvo enfrentado al gobierno y sin embargo no se atrevieron a detenerlo. El mismo caso del alcalde de la ciudad de México, que es también de la oposición con línea dura frente al gobierno, y el mismo caso de la alcaldesa de Madrid, que es de Podemos.

-De manera que el hecho es insólito y el tema es que a nivel de los medios de comunicación social, así como el cierre de RCTV hace muchos años fue la gota que derramó el agua, y evidenció que había una violación a la Constitución y a los acuerdos internacionales sobre libertad de prensa, esto mismo a nivel de las alcaldías se vio como una violación en tal sentido.

-Ahora, como tú muy bien señalas, no es solamente dos años de la detención del alcalde Ledezma, sino que también el 18 se cumplen tres años de la detención de Leopoldo López, un dirigente respetado a nivel mundial, un dirigente que está preso por haber planteado lo que hoy todo el mundo ve con propiedad. Cuando López, Ledezma y María Corina Machado plantearon la necesidad de un rumbo hacia la transición, el gobierno se sintió entre la espada y la pared, y entonces desató la represión.

-De manera que tenemos un gobierno que cada vez más se va aislando porque va mostrando su perfil totalitario, y no solamente en Venezuela hemos tenido eco de la resistencia de nuestra diáspora venezolana en el exterior, sino que tanto el próximo 18 como el 19 de febrero se van a llevar a cabo manifestaciones en algunas de las principales capitales de la América Latina, lo mismo que de Europa, a los fines de expresar una vez más la indignación que se siente frente a una gobierno cada vez más represivo y el que la ineficacia lo lleva a un colapso total.

Usted ha acompañado a Mitzy de Ledezma en viajes al exterior, ¿cree que la MUD tiene una política internacional coherente, con relación a los presos políticos?

-No hay duda alguna de que la MUD ha tomado la bandera de los presos políticos de una manera clara. Tan es así que los cuatro puntos que ha planteado para poder llevar adelante las negociaciones ante la mediación internacional, está el de la libertad de los presos políticos. Es verdad que también este tema ha estado en la agenda de la AN desde el primer día de su instalación y se aprobó una ley para la libertad de los presos políticos, que por supuesto el Tribunal Supremo de Justicia vetó como otras leyes.

-Ahora, estamos viviendo una crisis evidente dentro de la MUD y es absolutamente necesario el poder aprovechar al máximo las voces de los tenores y sopranos de la oposición de Venezuela. Felizmente, hay una gran acción que permanentemente se realiza. La MUD, a pesar de que hace también sus esfuerzos, tiene que coordinar mejor para poder realizar una acción de una diplomacia política más orientada a llevar adelante sus objetivos. Entonces, hay mucho de coloraturas propias. ¿Cómo negar el éxito del viaje del presidente de la AN, Julio Borges, a Brasil? Pero también allí estuvo Henrique Capriles, también allí estuvo Ledezma, López, y sin embargo parece que cada vez se reinventa la pólvora.

-Hay otros que ese mismo día de esa asamblea viajan a Washington pero hay después una tercera y cuarta visita a Washington, una tercera y cuarta visita a Lima, y así sucesivamente. ¿Es negativa en sí misma la voz de denuncia? No. Pero pudiera ser más coherente, si tuviéramos una estrategia internacional más definida.

-Entonces, hace falta como una mayor coordinación y una mayor participación, sobre todo teniendo nosotros una diáspora de dos millones de venezolanos que podrían coadyuvar de mejor manera a labores que sí tienen un efecto de diplomacia-espectáculo, pero que no hay el seguimiento muchas veces de lo que debe ser una acción internacional.

¿Le parece, en consecuencia, que la MUD no tiene una política internacional coherente?
-Tiene grandes rasgos coincidentes. Por ejemplo, ahí está el tema de la salida de Maduro, los presos políticos, las decisiones de la AN, el calendario electoral, la crisis humanitaria. Ahora, ¿el cómo lograrlo? Ahí viene una serie de interpretaciones que no siempre son coincidentes. Por ejemplo, la salida de Maduro: para unos es el revocatorio, para otros es la Constituyente, para otros es la calle, para otros es el denunciar la nacionalidad de Maduro.

-Todo eso es una bola de nieve y cada uno de esos son factores importantes. Pero a mí me parece que uno de los temas fundamentales es que el tema internacional es demasiado importante para dejarlo dentro de una autocefalía de dirigentes políticos que, por supuesto, saben que eso le da una proyección nacional e internacional; pero que tienen que coordinar sus funciones con profesionalismo.

El padre Arturo Peraza dice que parte de las imprecisiones de la MUD en su lenguaje internacional consiste en calificar de dictadura el régimen de Maduro, porque para él afuera tiene un código que recuerda a las dictaduras del Cono Sur a cuyo modelo aún Maduro no ha llegado. Él prefiere hablar de tiranía del pranato. ¿Qué opina usted?

-Sin duda que la caracterización debe ser común. Yo lo que diría es que estamos en una tiranía mucho más perversa y mucho más sofisticada que las tiranías clásicas de Pinochet, de Videla. Ellos se basaron en una teoría de la seguridad nacional en un mundo en donde existía una guerra y donde optaron por luchar contra el comunismo, y ciertamente las persecuciones fueron feroces y ellos lo reconocían: sí violo los derechos humanos pero basados en la teoría de la seguridad; sí, no creo en la democracia pero porque la democracia de Allende fracasó, como decía Pinochet.

-O sea, no desconocían su verdadera especificidad. En cambio, cuando uno ve esta tiranía del siglo XXI, uno llega a la conclusión de que es mucho más perversa y esas son las lecciones que Cuba, después de 50 años de fracasos de exportar la revolución con las guerrillas, aprendió, es decir, que para llegar al poder y generar una dictadura había que camuflarse detrás de una supuesta política democrática: vigencia de los derechos humanos, procesos electorales libres.

-Todo eso es una ficción: aquí no hay una verdadera vocación de la democracia ni defensa de las libertades. Entonces, yo diría que tiene razón el padre Pereza cuando dice que esto no es una dictadura, como las otras. No lo es. Es mucho más perversa. Incluso, se trata de regímenes que son mucho más ineficaces, corruptos y violatorios de los derechos humanos. En cambio, la dictadura de Pinochet, con todo lo violatoria que fue de los derechos humanos, tuvo muchos avances.

-La dictadura de Brasil, que se llamó la dictablanda con los militares, generó todo un proceso de transición al estilo brasileño que creó las condiciones para que después Tancredo Neves, José Sarney, sobre todo, Fernando Henrique Cardoso, pudieran enrumbar a un Brasil como una potencia mundial; pero potencia mundial que fue absolutamente colapsada por la forma de destrucción como gobernaron, primero, de Lula y después de Dilma Rousseff. Lo mismo pasó con los Kirchner.

-Es decir, son muy malos para gobernar pero muy buenos para atacar. De modo que yo concluiría que esta es una situación que no se ha vivido antes porque esto es apelar a la mentira, como elemento fundamental. Te dicen que son demócratas pero lo que hay es una situación dictatorial.

¿Qué le recomendaría a la MUD para lograr esa política internacional coherente?

-Aquí hay que poseer un actor que no necesariamente tiene que ser un político, pero que tiene que ser una persona dedicada al tema internacional. Por ejemplo, uno de los errores que tuvimos en el pasado fue el de que Ramón Guillermo era secretario ejecutivo de la MUD y al mismo tiempo secretario de relaciones internacionales, con independencia de la admiración que yo siento por la vocación internacional de Ramón Guillermo Aveledo.

-Con Chúo también. Claro, después de esa desastrosa actuación de Timoteo Zambrano también tuvo que asumir los dos sombreros. Porque tú no puedes tener los dos sombreros: o de te dedicas a una dificilísima orquestación de los partidos grandes, medios y pequeños que integran la MUD, y dejas a una persona encargada exclusivamente del tema internacional, o asumes los dos sombreros que entonces te sobrecargan.

-Eso no significa que tú no participes en alguno que otro evento internacional. Pero tienes que nombrar a un vocero internacional. En ese sentido, hemos imitado a los chavistas que ostentan hasta cuatro y cinco sombreros: embajador en la OEA, como Roy Chaderton, facilitador para el diálogo con Cuba, facilitador con la cuestión de Guyana, miembro del consejo de Estado.

-Lo otro, por supuesto, es mantener una gran coherencia. Porque muchas veces la improvisación hace pisar callos, y eso no es una forma donde no es cada uno de los tenores y sopranos los que se tienen que oír, sino en esta oportunidad la gran coral.
Uno de los soportes de la política internacional de Maduro es el ingreso petrolero. Ahora, cuando está de capa caída, ¿cómo cree que el chavismo está armando sus apoyos internacionales o manteniéndolos?

-Esa especie de ritornelo que dice que la crisis se debe a que han caído los precios del petróleo, olvida que cuando Chávez inició su mandato el barril de petróleo estaba a nueve dólares, y el presidente Rafael Caldera gobernó con unos precios entre ocho y nueve dólares. No obstante, Venezuela seguía siendo visto como el país rico de la América Latina con una gran proyección. De manera que te diría que el descenso de 100 dólares a 40 dólares representa un verdadero descalabro en materia de ingreso petrolero. Pero 40 dólares, con respecto a 9 dólares, sigue siendo un tremendo ingreso.

-Segundo, otros países petroleros han tenido la misma caída y sin embargo, tú ves como ellos se han adaptado a eso que Arturo Uslar Pietri conoció como sembrar el petróleo; pues constituyen países que viven las mismas condiciones de ser protagonistas en el desarrollo económico y social de sus respectivas sociedades. ¿Por qué Venezuela es distinta? ¿Acaso Venezuela no puede hacer lo mismo que esos países? No, lo que pasa es que aquí se han utilizado los recursos del Estado como recursos del partido de gobierno. Y por más que haya querido exportar la revolución, ha sido un fracaso. Ha sido, como decía el Libertador, echarle arena al mar.

¿Usted cree que va a impactar a Venezuela la política de Donald Trump?

-Es sumamente difícil ver en toda su dimensión esta política por las contradicciones que ha tenido Trump, y el rechazo que hay a nivel mundial de algunas de sus medidas que no son muy populares ni en los EEUU ni fuera de ese país. Pero yo siempre he pensado que, a pesar del estilo de Trump, muy peculiar, muy populista, muy mediático, las instituciones estadounidenses son sólidas. La posición, por ejemplo, de los jueces con relación a las medidas de inmigración es muy clara. La posición del parlamento frente a algunos temas también lo es. La posición de la opinión pública, de la sociedad civil, de los artistas también lo es.

-De manera que yo tengo la impresión de que los valores que están detrás de un pueblo, de un Estado, de unas instituciones, como las norteamericanas, van a conducir a que se llegue a una concertación. Allí es imposible hacer lo que hace Maduro como es el intentar cerrar la AN.

-Ahora, en relación a Venezuela yo creo que ha sido muy categórico en el sentido de que EEUU pasará de la política de status quo de Obama en relación a América Latina, en donde más bien algunos de los asesores liberales apoyaban a alguno de nuestros dirigentes políticos: no se metan con Chávez, no se metan con Maduro, y entonces pudiéramos decir que Obama fue bastante comedido en ese sentido.

-De lado de Venezuela improperios, insultos; del lado de Obama la política era no enfrentar. Pero llegó otro, llegó Trump, y lo que me llama mucho la atención es que a pesar de que ha sido el más duro de los norteamericanos y yo diría que a nivel mundial, Maduro no dice nada. Esa diplomacia de carritos chocones por el momento está suspendida. Es evidente que su concertación con Rusia y con Cuba han llevado a Maduro a mantener esta posición, porque seguramente le habrán dicho que espere mientras ellos llegan a un arreglo con Trump.

-Pero también por un cierto temor a que Trump actúe como no lo hacía Obama. De manera que hay posiciones también en cuanto al tema de fondo. Esa posición del nuevo secretario de Estado de que Venezuela tiene que ir a una transición, y que países como Brasil y Colombia deben participar en la búsqueda de una solución. Esa posición de Trump, cuando se reunió con los expertos latinoamericanos, y dijo que quería que le hablaran de la detención del alcalde Ledezma y Leopoldo López es una posición positiva.

-Así que yo creo que para Venezuela es positivo. Hay que verle todavía el beneficio de inventario, la cautela; al igual que ha sido para otros países.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 7 invitados