Padre Arturo Peraza: Aquí lo que tenemos es una tiranía del pranato

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 38994
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Padre Arturo Peraza: Aquí lo que tenemos es una tiranía del pranato

Mensaje por redaccion » 13 Feb 2017, 07:52

Imagen Enrique Meléndez / 13 feb 2017.-Para el padre Arturo Peraza s.j., ex Provincial de los jesuitas en Venezuela, el pueblo venezolano se encuentra en una total orfandad política y el mejor ejemplo se vivió a raíz de la eliminación del billete de cien bolívares que acarreó mucho llanto en los sectores más humildes de la población sin que la dirigencia opositora se pusiera de su lado.

La afirmación este sábado en el foro organizado por la fundación Espacio Abierto que dirige Luis Manuel Esculpi.

Partió de algunas premisas. “Somos una sociedad que vive dentro del marco de una cultura rentística, y eso lo que significa es que hay una intervaloración de los objetos dentro de una lógica mercantilista, precapitalista. Por lo tanto, hablar de socialismo, de capitalismo, de liberalismo, hablar de neoliberalismo, neosocialismo o de cualquier otra cosa es inviable”.

Agregó que en la teoría marxista el modo de producción determina el modelo de sociedad y que, en ese sentido, nuestra sociedad era de carácter precapitalisa y de corte extractivista a pesar de haber pasado de una lógica agrícola a una lógica extractivista de carácter minero a principios del siglo XX, y que de ahí en adelante el mecanismo rentístico es el que se ha impuesto como modelo.

El padre dijo además que esta cultura rentística no valora el trabajo ni el emprendimiento y está más ligada a nociones como el oportunismo; a modelos clientelares de relaciones políticas, la noción de que el trabajo no produce riqueza.

Una segunda premisa es la baja institucionalidad del país. Mencionó como ejemplo que a lo largo de la historia no hemos podido sostener un proyecto más allá de la generación que lo impulsa; y mencionó varios casos: la República colombiana nace con Bolívar y muere con Bolívar; la República conservadora nace con Páez y muere con Páez en esa horrorosa guerra, que fue la Federal.

Luego que la generación siguiente nace de la Guerra Federal con Guzmán; pero la que da al traste en el año de 1899; cuando llega Cipriano Castro al poder, y aun cuando se considera transicional, se convierte en la pretensión de los andinos en el poder, y que eso también durará una generación, hasta la llegada de Eleazar López Contreras al poder, y que termina este general pretendiendo ser candidato en las elecciones de 1945; que no lo va a lograr; pero que su condición de andino le da ese derecho.

Que a continuación se impone la generación de 1928 en esa segunda mitad del siglo XX, y que va a actuar dentro de un marco democrático; pareciéndole llamativa la figura de Rafael Caldera: un personaje que marca el inicio y el final de esa generación.

“Vuelvo a la idea de que el proyecto no traspasa más allá de su generación y, por tanto, la institucionalidad entendida como algo que va más allá del proyecto de una generación, y que puede sostenerse en el tiempo y en el espacio”. Que lo mismo había sucedido con Chávez; quien también inicia un período de corte de personalismo político; que acaba con él, y que eso no trasciende.

A continuación habló del tema cultural, del matricentrismo como lógica donde se da una supervaloración del elemento subjetivo afectivo y de las relaciones personales inmediatas.

A su juicio, el venezolano vive hoy en orfandad, en el entendido de que no hay liderazgos reconocibles, ni dentro del chavismo ni de la oposición, y que para él el sentido de orfandad tuvo un momento muy álgido en el mes de diciembre en los sectores populares, a raíz de la “espantosa” decisión del presidente Nicolás Maduro de eliminar el billete de cien bolívares.

“Yo recogía el llanto de señoras muy mayores de edad; no bancarizadas con la cantidad de billetes de cien encima; teniéndolos que vender en la redoma de Petare a setenta bolívares; cuando tú ese valor de cien bolívares, tú se lo reduces, y golpeas al que menos tiene. La frustración y la pérdida fueron muy grandes. Pero no consiguieron quien hablara de ello. No consiguieron ni una sola voz que se ocupara de eso, y que se pusiera al lado de esta gente. Y hay que ver el llanto que eso significó”.

Incluso, dijo que le pareció que la carta de los obispos de Caracas sobre cono monetario, un tema del cual los obispos no tienen mucho conocimiento, la explicaba como un esfuerzo por decir algo del tema en medio de tanto silencio; un silencio que le pareció increíble y que dejaba ver una gran dejadez y un gran menosprecio.

Según Peraza el problema no era tanto el sacar un comunicado donde se demostraba el absurdo que representa para la economía la eliminación del billete de cien bolívares; sino sentir el dolor entre la gente, algo que no hubo de parte de la dirigencia opositora.

Otro de los elementos que mencionó fue lo que conoció como la tiranía del pranato. “Y por eso digo que no tiene que ver, directamente, con Chávez; porque Chávez es un mecanismo de populismo personalista, y eso es otra cosa. A ti te puede gustar más o te puede gustar menos. Pero esa es otra cosa, y yo lo caracterizo por la vía de la tiranía del pranato”.

A su modo de ver, no ayuda mucho decir en el exterior que en Venezuela existe una dictadura porque eso tiene un código afuera de cómo es una dictadura y entonces quien lo dice tiene que caer en explicaciones. “Eso no ayuda. Creemos que estamos haciendo algo claro, y lo que estamos haciendo es algo oscuro”.

Entró en consideraciones entre lo que podría ser una democracia y una tiranía, y aunque admitió que no estamos en una democracia, tampoco estamos en una dictadura del tipo de las del Cono Sur o de Fidel Castro, y que, en ese sentido, habría que buscar un término intermedio, que es la tiranía y en las presentes circunstancias le agregaría el predicado de pranato.

“Es evidente que los niveles de corrupción son generalizados y muy graves. Por eso he utilizado la palabra pranato. Viene del mundo penitenciario. Pero para quien trabajó diez años en las cárceles, si algo aprendí es que la cárcel es el mejor centro para entender un país”.

A continuación enumeró una serie de situaciones, que reflejan la situación del país: las fuerzas armadas están seriamente comprometidas; que no hay ni habrá elecciones, y en última instancia le llamó la atención el caso del diputado Gilber Caro, una figura emblemática de la situación de tiranía, y esto porque por esta vía se están lanzando globos de ensayo para ilegalizar a Voluntad Popular; pero que para lograrlo hay que ir por grados y que el primer grado sería la detención de algunos líderes políticos de esa organización.

“¿Reacción política interna; reacción política internacional? Nada. ¿Cuál es el freno entonces? Frente a la pretensión del gobierno de avanzar en una intencionalidad autoritaria, dictatorial, el globo de ensayo funcionó muy bien.

Pasó a considerar la política económica del gobierno; que de inmediato dijo que nos había conducido a una situación de parálisis económica, de depredación; provocando la desconfianza, y que es el principal problema que tiene el gobierno es una crisis de confianza que tendría que salirse al paso enseguida ya que por más que el gobierno pretenda someter a una población con hambre, el riesgo que está corriendo también es muy alto.

“No hay que olvidar que el gobierno no es una unidad; como el chavismo tampoco es una unidad. Aunque es un sector más disciplinado que la oposición”.

Abordó el tema de la crisis humanitaria, y aquí reconoció que ya hay estados donde la situación de desnutrición está por encima del límite de situación humanitaria establecido por la ONU, y que en la medida en que el estado es más pobre, de acuerdo a la medición de la estadística, la cifra se hace mucho más alarmante, y que habría que agregar a esta situación la crisis hospitalaria, la crisis educativa e hizo mención aparte de la crisis inmigración.

De seguidas se paseó por diversos escenarios políticos, y el primero que asomó fue la salida militar, que consideró la menos probable aun cuando reconoció que se trata de un sueño que tiene alguna gente, y no descartó que exista algún militar descontento con la situación del país y que quisiera hacer uso de la fuerza para cambiar el gobierno., Agregó que ese escenario no tenía ninguna probabilidad de éxito.

El segundo escenario fue el de unas elecciones democráticas; lo que le pareció que debe ser la exigencia de los grupos democráticos; incluso, trajo a colación el tema del referéndum revocatorio, del cual dijo que le parecía una excelente idea pero que la oposición no supo maejarla.

Puso el acento en el hecho de que ya para el mes de octubre, la oposición dejó que se desvaneciera aquel recurso tan importante para hacer salir al gobierno, sin ningún costo político para el gobierno y que ahí era donde radicaba el problema pues el gobienro no se iba contar y se atrincheró en una especie de castillo medieval.

El tercer escenario es que el actual gobierno se mueva hacia una dictadura leninista, representada por gente del Frente Francisco de Miranda que ha pasado a gobernar con Maduro, siendo su mejor expresión el vicepresidente Tareck El Aissami, donde ya se eliminarían los partidos de oposición, además de la Asamblea Nacional; se detendrían a diputados y disolverían los partidos politicos.

“Claramente, el gobierno es consciente de los riesgos pero la verdad es que una victoria de la oposición en unas elecciones es mucho más costoso, para ellos, que este escenario. El problema es de costo político. ¿Qué es más costoso: que yo vaya a unas elecciones en donde yo pierda, o me lanzo por un camino de dictadura y, eventualmente, me resisto en el poder en esa dirección? Los dos tienen costos. El problema es cuál es el mayor costo en la psiquis del gobierno, y creo que el mayor costo es que la oposición gane algunos espacios más”.

Hizo ver que este camino lo está recorriendo Maduro, retrotrayendo el caso del “globo de ensayo” del diputado Caro, que, a su juicio, de globo de ensayo en globo de ensayo no los detiene nadie; se trata de un escenario que está en marcha donde se pudiera repetir el caso de las elecciones en Nicaragua; que consideró de bastante probabilidad y en donde nadie dijo nada, a pesar de las condiciones fraudulentas en que se llevaron a cabo.

En un último escenario Peraza habló de la solución palaciega (cambio de presidente), y en donde se vería a un gobierno pactando con el sector empresarial en la búsqueda de una reactivación del aparato productivo bajo el acuerdo de impunidad para la corrupción, sobre todo, con respecto a la fuerza armada, que sería lo que le daría sostenibilidad a ese proceso intrachavista, y se permitió decir que si a él le preguntara que quién encabeza ese escenario, respondería que Diosdado Cabello.

Concluyó con lo que serían algunas recomendaciones: adoptar una visión de largo plazo; que hay que convencerse de que estamos en una travesía por un desierto y en donde hay que estar alerta, para reconocer los oasis; que hay que reconocer, además, que estamos en el tiempo de las siembras, en el entendido de que hay que crear nuevos liderazgos, y en eso reconoció la labor de las universidades; que hay que unificar a las fuerzas opositoras; acompañamiento de la población y gestación de liderazgos en zonas populares; ir a los diálogos con posiciones bien claras, así como hacer de la MUD una red de organizaciones a todos los niveles de la sociedad civil.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: