Eli Bravo: Contágiate de lo bueno

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44074
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Eli Bravo: Contágiate de lo bueno

Mensaje por redaccion » 24 Jul 2016, 06:30

Opinión
ND


¿Qué te sucede cuando alguien a quien aprecias siente un momento de felicidad y gozo? ¿Acaso no te contagias de esa misma emoción? Sin dudas resulta delicioso ver reír a una persona querida, es un auténtico placer que se experimenta en cuerpo y alma. Los seres humanos tenemos una capacidad innata de conectarnos con las emociones de otra persona y de sentir su mundo interno; este el principio de la empatía, que cuando se mueve con la energía del gozo, se transforma en un bálsamo de felicidad compartida. Algo divino de verdad.

Esa capacidad de sentir dicha por la alegría de otros es una de nuestras cualidades más elevadas. Ocurre de manera natural hacia las personas que amamos, y si la cultivamos, podemos sentirla hacia personas desconocidas. ¿Has sentido alguna vez felicidad al ver a un grupo de niños jugando en el parque? A ese sentimiento me refiero. Hay quienes le llaman alegría altruista, felicidad empática o gozo compasivo. En Pali, el antiguo lenguaje de India, le dicen Mudita.

Sucede que a veces vivimos tan apresurados o ensimismados que no nos detenemos a sentir la felicidad propia o de otros. ¡Qué manera de desaprovechar uno de los regalos de la vida! Esos momentos son para disfrutarlos como un buen vino: con todos los sentidos, saboreando cada instante y dejando que llenen la mente y el corazón. ¿O es que acaso beberías un vino de primera como quien se lanza un vaso de agua?

Si te detienes y prestas atención, seguramente podrás encontrar manifestaciones de felicidad a tu alrededor. No tiene que ser una explosión de júbilo o una algarabía. Valen la sonrisa de un familiar, el gesto amable de un compañero de trabajo o el abrazo de unos amigos. Detente más allá de un instante para ver y sentir lo que ocurre. Si quieres, haz un pequeño acto consciente, respira y permite que esa felicidad llegue más hondo. Luego sigue con tus cosas. Muy probablemente te sentirás mejor.

A medida que vayas cultivando esa alegría por los demás, prueba a expandir tu círculo para incluir a otras personas. Puede ser gente conocida, un vecino o alguien que ves con frecuencia pero cuyo nombre ignoras. Fíjate si puedes sentir también sus momentos de felicidad y no olvides en fijarte qué ocurre contigo cuando esto sucede. Recientemente escuché hablar sobre un ejercicio que me pareció interesante: pasar el día buscando manifestaciones de felicidad ajenas y sonreír cada vez que aparecieran.

Y por supuesto que a la par de esos momentos de felicidad y gozo existen otros de dolor y sufrimiento. La vida es esto y aquello, risa y llanto, cosas buenas y malas, todo en cambio constante. Cultivar la alegría altruista, el gozo compasivo o como quieras llamarlo, es una forma de reconocer la diversidad de la experiencia humana, prestándole atención y disfrutando a esa cualidad que nos conecta con lo mejor de nosotros y los demás. De cierta forma, es una manera de honrar la vida.

Además, si imaginamos esta alegría por los otros como hilos que lanzamos y recibimos con la gente a nuestro alrededor, podríamos ver que hay un tejido invisible que nos une. Una red cuya energía nos alimenta y nos hace crecer.

¿No te parece buena idea contagiarse de lo bueno?


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Exabot [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: