Gustavo Coronel: Esto no es lo que nos habían contado

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Responder Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 47575
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Gustavo Coronel: Esto no es lo que nos habían contado

Mensaje por redaccion » 10 Jun 2019, 20:15

Opinión
ND


En Salmos 37,25 uno puede leer: “Fui joven, ya soy viejo / nunca vi al justo abandonado / ni a su linaje mendigando el pan”. Pero luego leemos al poeta Inglés Edmund Blunden, quien nos dice en su poema “Un Informe sobre la experiencia”: “He sido joven / y ahora no soy demasiado viejo / y he visto al justo abandonado / arrebatada su salud, su honor y su carácter, esto no es lo que nos habían contado”.

En efecto, esto no es lo que nos habían contado

El pasaje de la Biblia arriba citado contiene el mensaje esencial que nuestros padres y maestros nos hicieron llegar, de múltiples formas, cuando éramos niños y adolescentes, hasta hacer de sus mensajes un ropaje que se ha transformado en parte integral de nuestro cuerpo. Lo que nos dice Edmund Blunden es diametralmente opuesto. A nuestra edad, ya viejos o no demasiados viejos, vemos como al justo se le abandona y como se le arrebata la salud y el honor a quienes luchan por mantenerse fieles a las prédicas recibidas desde su nacimiento. Vemos con asombro que quienes luchan por sus principios, los cuales deberían ser universales, son considerados como “peligrosos radicales”, como seres anormales.

Nuestro viaje por la vida venezolana ha entrado en cielos llenos de nubarrones, sin que sea fácil ver el trazo del camino. Lo único reconfortante es sentir en las manos la brújula que nos regalaron nuestros mentores:

Uno recuerda al padre:

“No abandones nunca el camino correcto, rechaza tomar atajos”

A la madre:

“la bondad siempre triunfa sobre la maldad”

A la maestra de primaria:

“ La virtud es siempre reconocida”

Al maestro de filosofía:

“El imperativo categórico de Kant nos lleva a hacer lo correcto aun cuando seamos los únicos que lo hacemos”.

A los novelistas:

“El crimen no paga”.

A los amigos:

“Has sabido abandonar los caminos del compromiso que conducirían a un éxito fácil…. Todo éxito contaminado por el abandono de nuestro código de vida no vale la pena… para nadie”.

Es difícil armonizar estas firmes enseñanzas y consejos de quienes siempre vimos como modelos a ser imitados e ídolos a ser honrados con lo que vemos y oímos hoy en día en Venezuela. Cuando vemos la magnitud de la divergencias entre la realidad predominante en nuestro país y el código de vida que nos legaron nuestros padres y maestros, es preciso concluir en que esto no es lo que nos habían contado.

Son muchos los compatriotas que han sido vencidos por la tentación de arrojar la brújula moral al cesto de la basura, incluyendo bastantes de quienes creíamos reconocer como de los “nuestros”. Por años en Venezuela pudimos distinguir claramente quienes eran de los nuestros y quienes no, quienes Vivian de acuerdo a los principios y valores de rango universal y quienes habían decidido abandonar esos valores. Pero hoy ha emergido una tercera fuerza que dificulta en grado sumo ese reconocimiento, ha aparecido una legión gris que todavía se apega a algunos valores pero ya no a otros, que ha ido pasando - en base a pequeñas y progresivas entregas y de manera insidiosa - a formar parte del mundo que no es ya el mundo que nos habían contado. Es una situación horrible que recuerda la novela de Jack Finney, llevada a la pantalla con Donald Sutherland, “The Body Snatchers”, en la cual invasores extraterrestres remplazan el cuerpo de las personas con una réplica perfecta pero desprovista de su condición humana. Las personas que uno ha conocido toda la vida son las mismas externamente, pero han cambiado su alma, han perdido su brújula interior.

Este es un fenómeno que amenaza el esencial concepto de identidad nacional, el cual es indispensable para lograr vivir en justicia y dignidad. Ya es difícil saber quiénes somos, ya que ese sentido de identidad estaba estructurado por un cuerpo de principios y valores que se han ido difuminando en la mente de muchos de los miembros de la sociedad, a medida que se les ha exigido escoger entre principios y comodidad, entre valores y perniles, entre la rebeldía ante la dictadura y deseos de notoriedad.

Lo que mantiene unida a una sociedad es el apego a valores y principios universales como la justicia igual para todos, la libertad, la igualdad de oportunidades, la compasión, el altruismo, la consecución del bien común. Las aspiraciones de mejoramiento individual o grupal son perfectamente legítimas, siempre y cuando no colidan con esos principios universales de mayor rango. Hágase millonario, felicitaciones, siempre y cuando no sea a costa del tesoro público ni de la victimización de sus compatriotas.

La situación actual de Venezuela, la tragedia de estos últimos 20 años, es que un inmenso gris ha ido cubriendo nuestra sociedad. Quienes se cobijan hoy debajo de ese gris conocieron en algún momento los principios y valores que le enseñaron sus mentores, simplemente los han ido abandonando día tras día, porque prefieren vivir en acomodo permanente con lo que consideran la nueva realidad. Este es el gran enemigo de la Venezuela del futuro. Los malos serán eventualmente vencidos por los buenos, de ello tengo pocas dudas. Pero ¿qué hará Venezuela con esa legión de seres grises quienes flotan entre los decididamente buenos y los claramente malos? Con esa gente no se puede contar para construir un país digno y realmente progresista. Ellos forman una inmensa carga, un terrible lastre.

Se requiere un proceso intenso de re-educación en Venezuela, el cual fabrique una nueva generación de buenos ciudadanos que vaya diluyendo el inmenso gris de la mediocridad creado por la cobardía moral de muchos compatriotas.


Avatar de Usuario
Solstrom
Mensajes: 20590
Registrado: 02 Jun 2008, 08:57
Ubicación: http://reflejosolares.blogspot.com/

Re: Gustavo Coronel: Esto no es lo que nos habían contado

Mensaje por Solstrom » 10 Jun 2019, 20:53

Interesante artículo que impulsa a la reflexión. Lo primero que habría que observar es que la degradación moral de la sociedad es un proceso paulatino que va de la mano de un liderazgo corrupto que ve en la instauración de un sistema corruptor una forma de control social y económico. También es cierto que en nuestra sociedad siempre han existido las ovejas negras, pero no es posible desarrollar unos valores sociales genuinos cuando los espacios para su expresión son cada vez mas cerrados o vistos como una vulgar utilería que pretende ocultar la realidad de una corrupción cada vez mas feroz hasta el punto de calificar todo ese sordido escenario como algo normal.
Hoy Venezuela es un país de atajos. Hoy mas que nunca el trabajo digno, honesto y dedicado cada vez es menos retribuido por un sistema incapaz de garantizar mínimas condiciones para una vida decente del indivíduo y de sus familias.
Cuando para sobrevivir -ni siquiera progresar- hay que buscar por los caminos verdes entonces la trapizonda está a la orden del día. Qué educación pueden recibir unos jóvenes en semejante entorno de descomposición e inversión de valores?. Y todavía hay cínicos que se atreven a recomendarle a los muchachos que no hagan maletas, que hagan país... cuando en Venezuela los que han estado antes que ellos se encargaron de cerrarles las puertas de una vida digna y de un legítimo deseo de progreso a todo lo cual no pueden aspirar sino es en otras latitudes, fuera del país que los vió nacer y en el cual dejan familias, recuerdos y los vestigios de lo que pudo ser y no fue.
Pasarán años, décadas para recomponer el tejido social, económico, institucional que permitan que Venezuela vuelva a ser una tierra de oportunidades genuinas, como esa Venezuela que aprovecharon en su momento tantos inmigrantes que se labraron una vida en nuestro país.
Dios permita que mas temprano que tarde este proceso de refundación nacional se inicie y abra de nuevo los espacios para la Venezuela íntegra que sueña con una vida y un progreso genuino donde la educación y los valores se costituyan en los cimientos firmes que impidan la descomposición de la sociedad.
El proceso pasa por rechazar a estos líderes que personifican la inmoralidad y la corrupción. Pasa por dejar de aplaudir la riqueza malhabida. Pasa por desarrollar una conciencia social en la cual todos comprendamos que mientras un sistema pernicioso funciona para unos pocos, todos tenemos las de perder, aunque algunos se conformen con sus migajas...

Avatar de Usuario
La Fuerza
Mensajes: 1391
Registrado: 24 Dic 2015, 11:49
Ubicación: Al norte.

Re: Gustavo Coronel: Esto no es lo que nos habían contado

Mensaje por La Fuerza » 10 Jun 2019, 23:01

Es complicado Don Gustavo; tenemos como mínimo una generación perdida, y una buena parte de las anteriores. Lo primero deberá ser reconocer y actuar para resolver nuestras 4 principales y más arraigadas taras: el rentismo, el estatismo, el militarismo y el mesianismo.

El deterioro educativo es terrible y costoso de canalizar y resolver; pero si no trabajamos en pro de una economía productiva, diversificada y relativamente independiente de los recursos naturales, no vamos a tener como sacar al país adelante.

BELISARIO
Mensajes: 9718
Registrado: 23 Dic 2015, 19:52

Re: Gustavo Coronel: Esto no es lo que nos habían contado

Mensaje por BELISARIO » 11 Jun 2019, 03:06

El Espiritu de cualquier pais se deforma con la predica, durante 6 decadas, de las involutivas consignas socialistas...:
*- Distribucion equitativa de la riqueza...,
*- Bien comun sobre bien individual...,
*- Enfasis en lo "social", en vez de enfasis sobre lo "individual"...,
*- No reconocimiento del merito, huyendo de la necesaria competencia en todos los niveles...,
*- Responsabilidad social del empresario, lo que supone un cambio de mision...,
*- "Progreso", en vez de prosperidad y abundancia...,
*- Desconocimiento de la propiedad privada en sus tres rasgos distintivos - posesion, exclusividad y derecho a disponer-... El "lock out" o derecho a disponer, esta' prohibido en la Ley del Trabajo...,
*- La obsesion de la administracion publica en gravar en vez de promover la inversion...,
*- Capitalismo de Estado en vez de capitalismo privado...,
*- Enfasis en el Estado y no en el Ciudadano..., lo que promueve la corrupcion...,
*. Exceso de democracia en la descentralizacion administrativa, sin normativa adecuada que regule a alcaldes y gobernadores, que han llenado el pais con obras que no se terminan, pero se cobran las comisiones...,
*- Etc.

TENEMOS MUCHO PLOMO EN EL ALA !!!

Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Google [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: