Rafael Pinto: Lunes negro

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43218
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Rafael Pinto: Lunes negro

Mensaje por redaccion » 19 Ago 2018, 00:29

Opinión
ND
 

En materia financiera el término “negro” es simbólico en Venezuela, configurando un epónimo que identifica un evento de gran significación o punto de quiebre por cuanto refleja la ruptura o cambio abrupto que sufre una realidad, en este caso la economía venezolana. Así fue en el viernes 18 de febrero de 1983, cuando se decretaron un conjunto de medidas económicas, entre ellas la devaluación monetaria y el control cambiario, poniendo término a la histórica estabilidad cambiaria del bolívar, arrastrando con ello a la economía venezolana. Ese día se conoce como el “viernes negro”.

El lunes 20 el país se dispone a comenzar un trecho harto difícil, se inicia la ejecución de la conversión cambiaria con la instrumentación del nuevo cono monetario, se aumentan los salarios y se mantiene la expectativa sobre el aumento del precio de la gasolina. Estas medidas impactan en la sociedad venezolana, en especial sobre su calidad de vida, que ya se encuentra, como todo el mundo sabe, en niveles de gran deterioro.

A este respecto, lo sensato, racional y conveniente es que medidas como éstas, tan determinantes de la vida social, gocen de las mayores condiciones para su éxito, en especial para llevar a una sociedad, sometida por largo tiempo a un gran sufrir, a transitar por los caminos que la lleven al bienestar. En consecuencia, éstas deben ser diseñadas e implantadas en consenso entre gobierno y factores económicos, académicos, laborales, sociales, en general con la participación de quienes forman parte de las “fuerzas vivas” de la sociedad, generándose los compromisos necesarios donde cada quien asuma su cuota parte del proceso y con ello sumar brazos para remar en la misma dirección, y así llevar la nave hacia los mejores destinos. Esto es lo políticamente correcto.

El lunes 20 de agosto el régimen impone un nuevo cono monetario, el cual diseñó entre las penumbras de su búnker y lo impone al país.

Especialistas del mundo de la economía indican que esa sola acción resulta insuficiente para mantener la presencia efectiva del cono monetario, así, sin otras acciones necesarias que mitiguen la devaluación monetaria, con el tiempo se repetirán las condiciones que obligaron al cambio del cono monetario. Se entiende que el problema radica en la relación de la cuantía del dinero con respecto a la de los bienes y servicios, la cual debe ser mejorada, para ello indican la necesidad del control fiscal, para evitar las emisiones de dinero, por una parte y por la otra generar condiciones para que la sociedad aumente la producción de bienes y servicios, y con ello su oferta, lo cual saneará al mencionada relación cantidad de dinero y nivel de bienes y servicios.

El régimen, en contrario, cree más en una economía fundada en controles, para ello crea un sistema de relaciones para mantener el valor del dinero en función de su paridad con el Petro como referente. La paridad es 1 barril de petróleo = $ 60 = 1 Petro = 3600 BsS. Con esto pretenden trasladar la fuerza del mercado petrolero y estabilidad del dólar al BsS. El problema es que esto no impacta sobre la relación volumen de dinero y cantidad de bienes y servicios, lo cual es clave para resolver el problema monetario.

Además, se decreta un aumento del salario básico a 1.800,00 BsS (equivalente a 180 millones de BsF) lo cual tiene un efecto natural sobre los costos de producción, efecto que pretende negar el régimen con explicaciones rebuscadas con las cuales señala que el sector productivo no tiene como válidamente usar los nuevos salarios como explicación para aumentar precios. Lo cierto es que un sector productivo, con alrededor del 55% de capacidad ociosa, con una economía deprimida, con numerosas dificultades para producir, y recibe un incremento en sus costos, cómo podrá hacer para mantener su punto de equilibrio en el ejercicio.

Entonces, ese sector productivo, si se le obliga a congelar los precios, quienes pasen a pérdidas probablemente cerrarán con su efecto en el empleo y en la provisión de bienes y servicios. Si el régimen toma esas instalaciones, aumentará sus costos fijos y, con la conocida experiencia de su ineficiencia de gestión, el gobierno tendrá mayores costos sin su equivalente en el volumen de bienes y servicios, lo cual impulsa la inflación. Si hay vigilancia severa, aumentará los incentivos para incrementar el mercado negro o, como prefiere señalarse, el bachaqueo, por lo que aumenta la inflación.

Por el contrario si se les permite un aumento en los precios, ello impulsará la inflación lo que anulará el beneficio del aumento de los salarios; además, un aumento en los precios en medio de una población con baja capacidad de consumo, desestimulará el comercio y con ello la producción.

El régimen se encuentra contra la pared, la rebuscada solución no aparece aplicando los manuales de su proyecto político, y sí continúa resistiéndose a generar ambientes propicios para que sea la sociedad la que tenga un rol importante en el diseño e implementación de planes para la salida de la crisis, este lunes 20 de agosto tendrá su espacio en la historia económica venezolana, será un “lunes negro”.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: