Luis Manuel Aguana: Una decisión del Soberano

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44019
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Luis Manuel Aguana: Una decisión del Soberano

Mensaje por redaccion » 16 Ago 2018, 22:13

Opinión
ND


La sentencia condenatoria del TSJ legítimo en Bogotá a Nicolás Maduro Moros por corrupción y legitimación de capitales pone a todo el mundo político a correr dentro y fuera de Venezuela.

Dentro, porque los venezolanos sabremos definitivamente si la oposición oficial reunida en la Asamblea Nacional respaldará a los Magistrados que se constituyeron en Tribunal Supremo de Justicia legítimo fuera de nuestras fronteras, o terminarán apoyando al régimen al sabiendas de la culpabilidad demostrada durante las audiencias que se realizaron en Bogotá.

Y fuera, porque la comunidad Internacional deberá tomar una decisión definitiva si respaldar o no las decisiones de la justicia venezolana legítima que a pesar de toda la adversidad, ha demostrado que si se puede actuar sujetos al Estado de Derecho, con completa independencia entre los poderes legítimamente constituidos, y en el supremo interés de Venezuela y los venezolanos.

Sin embargo está operando en toda su extensión una fuerza contraria, consecuencia de lo que di en llamar en una pasada nota el "fenómeno de TSJ-L" en donde desde mucho tiempo antes de comenzar el juicio de Nicolás Maduro Moros las fuerzas políticas reunidas en la Asamblea Nacional vieron con mucho recelo que los Magistrados designados por ellos se comportaran con autonomía y vida propia, constituyéndose como Tribunal Supremo de Justicia en el exilio.

Se salieron fuera de la esfera de influencia de la Asamblea Nacional, sin acatar las órdenes políticas de aquellos que fueron sus mentores para resultar designados como Magistrados del TSJ. Ese quiebre se produjo cuando terminaron siendo perseguidos con sus familias y tuvieron que huir del país, y completamente sin el apoyo de la Asamblea Nacional.

La oposición oficial al ver esos intentos “independentistas” de los Magistrados enviaron al "embajador" Luis Florido como emisario a todos los países donde se residenciaron para advertirles que "no se les ocurriera" tomar decisiones sin la "aprobación" de sus "jefes políticos" Ramos Allup, Borges y Barboza. ¡Qué triste papel el de Florido como diputado de un partido tan aguerrido como Voluntad Popular! Al ver que estos "muchachos" resolvieron no pararle al esas "advertencias", que más se parecen a las que hacían los matones de Don Vito Corleone como jefe de la mafia de la novela de Mario Puzo, resolvieron jugar "hard ball", emprendiéndola con una trama de descalificación de su Presidente, Miguel Ángel Martín Tortabu.

En una acusación sin fundamento, la Directiva de la Asamblea Nacional se movilizó como no lo habían hecho antes en el caso de la doble nacionalidad de Maduro para denunciar que el Presidente del TSJ legítimo tenia "doble nacionalidad". Ni siquiera les sonó la flauta, como aquel burro de la novela, para registrar en los archivos de la misma Asamblea Nacional, los documentos consignados por el Magistrado Martin para concursar para ese alto cargo. Si lo hubieran hecho habrían encontrado la renuncia a su nacionalidad española mucho antes de aplicar como Magistrado. Pero la maniobra era quebrarle las piernas a quien consideraban el jefe de esa "sublevación" independentista del Poder Judicial.

Véase bien lo que hasta aquí está pasando. Diputados de la oposición en posiciones de dirección del Poder Legislativo se están dedicando al sabotear e interferir con las decisiones de otro poder independiente, pretendiendo mantener el control de esos Magistrados tal y como lo hace el régimen, y a la más rancia usanza de la 4ta República. ¡Eso es precisamente lo que queremos erradicar! Pero el siguiente paso le fue subiendo la escala a la amenaza mafiosa.

El periodista José Domingo Blanco denunció en su cuenta de Twitter que el Presidente de la Asamblea Nacional, Omar Barboza, conjuntamente con su ex Presidente, Julio Borges, se reunirían en Bogotá con la Fiscal Luisa Ortega Díaz para "negociar" detener el juicio de Nicolás Maduro.

La denuncia de Mingo el mismo día de la reunión logró abortar el encuentro donde supuestamente esa "oposición" negociaría con Ortega dejarla tranquila de las tropelías en contra de los Derechos Humanos que ha cometido, en un futuro gobierno posterior de esa oposición, e incluso con la posibilidad de una posición relevante en esa administración, a cambio de congelar el juicio, difiriendo las audiencias que se estaban llevando a cabo en Bogotá en el juicio en contra de Maduro. Esa técnica la conoce muy bien la Dra. Ortega como bien lo saben todos los presos políticos que aún siguen estando detenidos porque todavía no han tenido la primera audiencia por falta del Ministerio Público.

Ese intento, como todos saben, fue fallido y el juicio continuó a pesar de los de las tentativas opositoras, no sólo de desbancar los esfuerzos de condenar a los corruptos que han destruido a Venezuela (entre otras razones porque ellos también están en la lista de Odebrecht) sino que en el camino hubieran detenido el principal proceso que se llevaba en el TSJ legítimo en el exilio, dejando muy mal parado al Alto Tribunal.

Pero la cocina del diablo no se detiene. Los partidos de la oposición oficial saben lo que viene después de esta decisión del TSJ en contra de Maduro, y han reiteradamente desestimado la tesis del vacío de poder esgrimida por el TSJ legítimo, diciendo que ese juicio no es importante porque Maduro no era ya presidente desde que la Asamblea Nacional declaró el "abandono del cargo" en enero de 2017, y que ellos "ya no tienen que hacer más nada".

Nada más alejado de la realidad, como lo han demostrado sus actuaciones, al persistentemente haber ignorado el mandato del 16J-2017 ordenado por el pueblo venezolano, y el mandato legal del TSJ legítimo para designar un gobierno que sustituya a Nicolás Maduro. Lo que sigue a continuación de esa sentencia es la designación de un Gobierno de Emergencia Nacional por parte del TSJ legítimo. Pero eso los partidos de la oposición oficialista no están dispuestos al permitirlo.

En una denuncia hecha pública en su cuenta de Twitter por Carlos Ortega, Presidente de la CTV, el régimen se habría agavillado con algunos diputados de la oposición oficial y un Magistrado para impedir el fallo de ayer. Aunque la noticia llega tarde porque ya eran conocidos esos intentos, lo nuevo es que desde el mismo TSJ legítimo hay Magistrados conspirando para desmontar al Tribunal. ¿Qué tal? Los tentáculos pueden ser muy largos cuando se dispone del dinero de la corrupción.

Al no poder parar la sentencia de Maduro lo que le queda a la conspiración montada desde la Asamblea Nacional es el desconocimiento abierto al TSJ legítimo.

Recuerden que aún desconocemos el informe que aún prepara la Consultoría Jurídica de la Asamblea Nacional en relación a la sentencia del 2 de julio de 2018 que obliga a la Asamblea Nacional a designar un nuevo gobierno en Venezuela. Ahora con la sentencia condenatoria de Maduro se hace impostergable. O lo hace la Asamblea Nacional o lo hace el TSJ legítimo. Y sabemos cuál es la decisión ya tomada de la oposición oficialista: meter en una gaveta esa decisión, tal vez la importante de la Venezuela actual. De allí que no les quede otra que ir de frente en contra del TSJ legítimo con una última carta deslegitimadora: el informe del Consultor Jurídico de la Asamblea Nacional. No quieren, por un montón de razones que analizaremos en su oportunidad, que esa decisión este fuera de su control.

La Directiva de la Asamblea Nacional informó a través de su Presidente Omar Barboza en fecha 10 de julio de 2018 –antes de la sentencia de Maduro- que había propuesto “esperar la opinión de la Consultoría Jurídica de la AN sobre la notificación que enviaron este lunes los magistrados del @TSJ_Legitimo y la opinión de @lortegadiaz”. La espera ha sido sospechosamente muy larga, e incluyó el tiempo que tomó de juicio de Maduro, la sentencia y todos los intentos de destruir esa decisión, así como algo muy importante: las vacaciones de la Asamblea Nacional.

Ahora a la Directiva de la Asamblea Nacional, que ha intentado desbancar al TSJ legitimo, le toca decidir qué hacer con la papa caliente que acaba de salir con la sentencia de Maduro, pero lo quieren hacer desde una Comisión Delegada -en cogollito pues- para pasarse por arriba una posible decisión de los Diputados en Plenaria. Así es que se juega la pelota caribe de la política en Venezuela. Ese informe no se ha hecho público todavía y de su contenido dependerá si los políticos de la Asamblea Nacional respaldarán o no la decisión del Alto Tribunal en el exilio.

No somos adivinos para saber en qué tónica vendrá ese informe, pero sin llegar a ver algo podrido podemos saber que algo está descompuesto solo por el olor. Y la Directiva de la Asamblea Nacional, su Consultoría Jurídica y ahora la Comisión Delegada hieden como la Morgue de Bello Monte. Mi pregunta al pueblo de Venezuela: ¿Logrará la Asamblea Nacional finalmente sabotear el esfuerzo de los Magistrados del TSJ legítimo de designar un Gobierno de Emergencia Nacional que responda al sufrimiento de este país? ¿Permitiremos que ese cogollo desconozca la sentencia de Maduro e impida que el pueblo de Venezuela tenga un Gobierno que verdaderamente trabaje desde fuera para sacarnos de este infierno? La decisión final debería ser como siempre, del soberano…

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: [email protected]
Twitter:@laguana


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: