Enrique Meléndez: Locura monetaria

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44090
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Enrique Meléndez: Locura monetaria

Mensaje por redaccion » 13 Ago 2018, 23:52

Opinión
ND
 

La opinión pública abriga la idea de que la reconversión monetaria que se avecina para estos días no es sino una locura más del régimen; sobre todo, porque se viene anunciando desde hace meses cuando se dijo que a la moneda le iban a eliminar tres ceros, y entonces las páginas electrónicas de los bancos comenzaron desplegar una campaña de concientización de los nuevos valores que iban a ostentar los billetes. en esos billetes no dejaba de aparecer la figura del Bolívar mulato, junto a otra pléyade de figuras que el chavismo ha venido sacralizando; de acuerdo a la mentalidad de Hugo Chávez que no dejaba de estar enajenada con mitos y leyendas, a propósito de lo que fue nuestro proceso de independencia, de las cosas que había escuchado contar, acerca de lo que fue dicho proceso o de lo que le dictaba su imaginario.

Por aquí comienza a perfilarse la locura, más cuando a Nicolás Maduro le da por posponer la entrada de dicha reconversión; que ha debido hacerse efectiva el pasado 4 de junio; sólo que por razones que el gobierno no aclaró; aunque extraoficialmente se conoció que se debía al hecho de que el gobierno no contaba con los recursos para pagar el circulante que había mandado a imprimir en el extranjero, no se llevó a cabo.

Quedó fijada para el 4 de agosto; cuando tampoco fue posible, y es que resulta que a última hora, al gobierno no le quedaba más remedio que, en lugar de quitarle tres ceros, ahora iban cinco, según los anuncios, que dirigió a la nación Maduro hace ya unas dos semanas, junto con otras medidas de carácter económico en una de esas largas peroratas que se manda un día y el otro también, y donde, al parecer, reconoció por fin su fracaso de lo que ha sido hasta ahora su política económica. Esto ha debido hacerlo al comienzo de su mandato, y no estaríamos en esta situación; con un dólar paralelo disparado a los ocho millones de bolívares para finales de año, a razón de un millón por mes, de acuerdo a las estimaciones de algunos economistas tomando en cuenta que dichas medidas; diseñadas, supuestamente, para corregir el rumbo de las cosas no van al fondo del asunto; como sería la eliminación total de control de cambio, y la entrada en vigencia de un régimen de libre convertibilidad cambiaria; una medida que desaparecería por completo dicho dólar paralelo, y que es el que marca hoy en día el valor de las transacciones en Venezuela.

Cualquier cosa, que usted quiera comprar, enseguida le responden; eso está fijado desde un dólar hasta millones de dólares, y hasta se ha señalado que en el propio gobierno se viene estudiando la posibilidad de dolarizar la economía; más que anclar la moneda en el famoso petro, como fue el anuncio de Maduro; teniendo presente, que ese petro no deja de ser una ilusión monetaria; que, seguramente, uno de esos asesores que tiene Maduro ganando en dólares, le metió en la cabeza; puesto que dicha moneda que en un comienzo se diseñó para ser electrónica, esto es, del grupo de las llamadas criptomonedas, no pasó de ser un anuncio; donde el gobierno gastó una fortuna en publicidad, en su afán por darla a conocer en el medio venezolano, y esto porque sobre la misma no se suscitó ni un atisbo de confianza; que es una de las características, que ostentan las criptomonedas como el famoso Bitcoim.

Sobre todo, lo que más asocia la gente con la locura es el hecho de que con el nuevo cono monetario; según lo que se ha escuchado hablar, 50 mil bolívares pasan a ser 0,50 bolívares; lo que hace unos cuarenta años atrás representaba un real; 500 mil bolívares, pasan a ser 5 bolívares; que 5 millones de bolívares; que es el salario mínimo actual; con el que no se compra nada, de paso, puesto que hoy en día en el mercado nada baja de un millón de bolívares, pasan a ser 50 bolívares; de modo que estamos frente a una pérdida del valor de las cosas, que no deja de ser angustiante para el espíritu del venezolano; sobre todo, porque refleja la triste realidad de un empobrecimiento absoluto, que nos ha tocado vivir, y que se ve reflejado en la circunstancia de que el total del capital del sistema bancario venezolano apenas pasa de unos cien millones de dólares.

De hecho, ya un banco en Venezuela no está en capacidad de dispensar un millón de dólares a cualquiera de sus clientes; lo que significa que ya no hay ricos en Venezuela, y lo que es más grave, que nadie puede sacar más que cien mil bolívares en efectivo diarios de su cuenta bancaria; que es la máxima cantidad, que están dando hoy en día las entidades bancarias, aun cuando tenga depositado allí miles de millones de bolívares; aunque hay algunas de ellas que no pasan de dar 40 mil ó 10 mil; cuando no dispensan nada; todo dependen del efectivo que tengan.

A eso agréguele el hecho de que, al parecer, Maduro viene con el anuncio para esta semana de un nuevo decreto de aumento salarial que, como ya se tiene entendido, presionará más al alza el proceso hiperinflacionario que estamos viviendo; lo que significa que al final de año habrá que quitarle más ceros a la moneda; por lo que habrá que ir a un nuevo cono monetario como ya lo estiman los economistas; visto que al gobierno no le preocupa ni en lo más mínimo ese proceso y, se repite, de acuerdo a los análisis que se escuchan, las medidas que anunció Maduro no están diseñadas para corregir la situación; como esa de anclar el bolívar al petro, que no deja de ser un disparate.

Es por eso que se habla que lo mejor será imprimir billetes de monopolio; como se dice coloquialmente, esto es, billetes sin sellos de seguridad, de modo que la nación no tenga necesidad de pagar tanto por cada uno que va a circular; puesto que a la postre, la hiperinflación lleva a que su costo de producción sea mayor que el valor que representan.

[email protected]


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: