Luis Barragán: Objetivo, el desafuero de toda la sociedad

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43218
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Luis Barragán: Objetivo, el desafuero de toda la sociedad

Mensaje por redaccion » 13 Ago 2018, 00:02

Opinión
ND
 

Toda polémica sobre el desafuero parlamentario tiene una principalísima naturaleza y vocación política, aunque no ha de prescindir de los elementos jurídicos e históricos que les sirven de soporte. Ineludibles, porque la gravedad de sus causas amerita de una mínima racionalidad tratándose de una institución que, faltando poco, dio origen a la República misma.

Una ojeada a remotos Diarios de Debates del extinto Congreso así lo confirma. Los allanamientos o intentos de allanamientos de principios de la década de los ’60 del ‘XX, por ejemplo, no impidió la debida motivación de una decisión política con la que se coincidía o discrepaba, por muy alterados que estuviesen los ánimos.

A nuestro modesto entender, la Asamblea Nacional cumplió mejor con la premisa que la tal constituyente de panfletaria defensa de su pretendida supra-constitucionalidad y hastiado apoyo a Maduro Moros. E, incluso, penalista, el diputado Oscar Ronderos acertó con un detalle, como es el de la asombrosa confusión del Fiscal General de la República en torno a la flagrancia, creyéndola un tipo penal y no lo que es, una condición objetiva para la comisión de un delito.

Tenemos la convicción de que todavía prevalecen las orientaciones que heredamos de los meritorios esfuerzos de reflexión de Orlando Tovar Tamayo, José Guillermo Andueza o Luis Beltrán Prieto Figueroa, sin que la inmunidad o, mejor, el complejo de inmunidades parlamentarias, sepa de una decidida actualización a la luz de un siglo que, como el presente, aún nos tiene sumergidos en la perplejidad. Salvo los títulos publicados por Héctor Granados o Rafael Simón Jiménez, entre los muy pocos artículos y monografías de cuño académico, en los últimos años ha faltado una perspectiva que rompa con las nociones ya convencionales respecto a una institución importante y decisiva para la preservación de la vida republicana.

Sobre todo, porque contribuye a orientar a los gremios sindicales, profesionales o de cualquier otra índole, que cuentan con puntuales y específicos fueros para su mejor desempeño, aspirando la dictadura a pulverizarlos. Detrás de los insólitos casos de los diputados Requesens y Borges, en esta oportunidad, el propósito es, precisamente, el del desafuero masivo de una sociedad que resiste, privilegiado únicamente el más alto estamento oficial por el único acto de fuerza que lo asiste.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: