Mario Villegas: Del vivir viviendo al morir muriendo

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43212
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Mario Villegas: Del vivir viviendo al morir muriendo

Mensaje por redaccion » 13 Jul 2018, 13:41

Opinión
ND


Ya ni en Miraflores se duda del rotundo fracaso en que han terminado las políticas económicas aplicadas por el chavismo desde el gobierno.

Las consecuencias están a la vista hasta para quienes por fanatismo ven por un solo ojo y para quienes no quieren reencontrar en ellas las huellas dactilares de su autoría o de su complicidad.

Entre tanto, el pueblo pasando el hambre pareja y sometido a la mayor suma de calamidades que haya padecido jamás en forma simultánea.

Por supuesto que para superar verdaderamente la grave crisis en la que el régimen nos ha metido es necesario un cambio del modelo político y económico, cosa que el 20 de mayo pudo haber sido y no fue gracias a la elevadísima abstención electoral, cuyo análisis no corresponde al presente artículo.

Pero en tanto en el país se construyen las condiciones objetivas para llegar a ese cambio de gobierno y de modelo por la vía democrática, constitucional, pacífica y electoral, es obligante exigirle al gobierno la adopción de medidas que posibiliten expandir la economía y reducir la gigantesca carga de penurias que soporta sobre sus hombros la inmensa mayoría de los venezolanos.

Resulta inimaginable que el presidente Nicolás Maduro ponga en ejecución el muy bien fundamentado y esperanzador plan de gobierno propuesto por el ex candidato presidencial Henri Falcón, coordinado por el economista Francisco Rodríguez y cuya médula económica contemplaba la dolarización para parar en seco la hiperinflación. Ya que eso no es materialmente esperable de este gobierno y mientras se concreta el multitudinario clamor de sacar de Miraflores a Maduro y al combo depredador que se beneficia de la creciente pobreza nacional, hay que pedirle al régimen respuestas inmediatas y efectivas a las justificadas protestas y demandas sociales que hoy se multiplican con sobrada razón a todo lo largo y ancho del país.

Pero no basta con subir los salarios por aquí y por allá con dinero inorgánico que termina convertido en sal y agua al instante de ser anunciado. Es crucial producir un verdadero cambio de timón en las políticas fundamentales cuya prolongación ha impedido el desarrollo de las fuerzas productivas.

Una de esas medidas es la unificación cambiaria y la supresión del control de cambios. Hasta Jesús Faría, una de las voces más destacadas del oficialismo en materia económica, lo ha planteado con todas sus letras y ha cuestionado el sistema de controles que el gobierno insiste en mantener y que, a su juicio, debe ser revisado para favorecer la producción y la oferta de bienes y servicios. Faría le ha recordado al presidente Maduro y a su equipo de gobierno, al cual reitera su apoyo político irrestricto, que la existencia del mercado antecede a la existencia del régimen capitalista. Ha puesto como ejemplo de modelos exitosos las experiencias del “socialismo de mercado” vigentes en China y en Vietnam.

Varias veces Maduro ha anunciado que el mundo se va a sorprender con los resultados del plan económico que ha tenido o tiene en mente. Pero no ha pasado de ahí. De la amenaza. De la retórica. Las medidas que ha aplicado son más de lo mismo. Y el planeta, en efecto, se sorprende pero del vertiginoso e injustificable crecimiento de la pobreza en la Venezuela petrolera, del retroceso que experimenta el país en todos los órdenes y del indetenible éxodo de millones de venezolanos que buscan oxígeno en otras tierras.

¿Pero por qué el régimen no atiende a quienes desde los sectores productivos e incluso desde sus propias filas le reclaman un cambio de rumbo en sus políticas económicas?

Los dogmas, las arcaicas ataduras ideológicas, la corrupción y las ansias de poder eterno parece que pesan más que las necesidades de un pueblo que se muere de hambre en los basureros y de mengua a las puertas de los hospitales.

Valga recordar que hace algunos años el ex dirigente sindical y ahora Ministro de Comunas y Vicepresidente del Socialismo Territorial, Aristóbulo Istúriz, sentenció que el gobierno no desmontaría el control de cambios porque, en caso de hacerlo, de inmediato sería tumbado por la oposición. El control de cambios, según confesó, es para ellos una medida política y no económica.

O sea, el interés político de la casta gobernante está por encima de los intereses del pueblo y de la nación venezolana.

Si Maduro no introduce cambios urgentes en su depredadora y hambreadora estrategia económica, el fallido lema chavista “vivir viviendo” terminará de tornar para nuestro pueblo en un condenatorio “morir muriendo”.

@mario_villegas
[email protected]


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: