Antonio José Monagas: La abstención electoral, símbolo de victoria política

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43260
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Antonio José Monagas: La abstención electoral, símbolo de victoria política

Mensaje por redaccion » 26 May 2018, 22:26

Opinión
ND


La abstención electoral no siempre ha sido debidamente leído o interpretado. La teoría política se refiere a ello como un comportamiento de apatía política. Pero también, como una manifestación de protesta contra el sistema político establecido. Sin embargo, más allá de cualquier apreciación conducente a impugnar toda expresión de abstencionismo dado el impacto que pueda causar en perjuicio del derecho y del deber político a lo cual contrae el voto como ejercicio democrático, constituye el evento político peor comprendido. Sobre todo, por cuanto se le conoce en función de los distintos estratos y niveles a los que responde dado su carácter reactivo. Muchas veces inculcado. Otras, coyuntural o circunstancial. Aunque tiende a comportarse de manera imprevisible a consecuencia de la cultura política o de las emociones de quienes se arrogan las competencias políticas para ejercer el derecho al voto.

En fin, el abstencionismo resulta un problema que tiende a perderse entre las múltiples lecturas, equivocadas o acertadas, que pueda invocar. Pero el caso Venezuela, ante lo acontecido el pasado 20 Mayo 2018, dicho evento político pasó a situarse como un símbolo de victoria político-electoral nunca advertido en la historia política contemporánea nacional. ¿Y por qué, de un fenómeno siempre cuestionado pasó a verse como un evento político victorioso que tradujo lo que políticamente se conoce como “respuesta compensatoria”? Es justamente lo que intenta esta disertación en las siguiente líneas de su desarrollo.

Primeramente, debe comprenderse que el ejercicio de la democracia no es absolutamente democrático. Es decir que el sistema democrático entendido como forma de gobierno, no es libre en su sentido más amplio. Es compulsivo. O sea, requiere de un cierto autoritarismo. Más no de un totalitarismo, pues sería la negación de su fuente. No obstante, debe saberse bien que votar por un candidato no significa que la decisión tomada es definitoria. Sólo se delega un poder para que terceros determinen acciones que posiblemente riñen con las del candidato votado. Y esto se comprende al reconocer que cuando la democracia funge como forma de gobierno, sus manifestaciones se tornan como espejismos que dan una ilusión de acceso al poder. Sobre todo, cuando se tienen gobernantes que buscan enquistarse en la estructura de poder.

La democracia vista como forma de gobierno, se afina sobre un permanente conflicto de masas e ideologías pues así consigue afianzarse la diversidad como razón del pluralismo político. Justamente en medio de tal fragor, un gobierno que se arrogue la condición de democrático se plantea premisas que constriñen libertades o que condicionan legitimidades. He ahí el quid del asunto. O sea, las complicaciones que no por vivir en democracia, dejan de infundir confusión y contrariedades. Entonces, sobre esa realidad es posible aclarar que hay contradicciones que tienen cabida para asegurar el talante demócrata de un gobierno. Aunque bajo un régimen despótico o totalitario, se tienen contradicciones que se hacen necesarias pues se asumen como criterios defensivos de libertades y derechos.

El problema adquiera forma y magnitud, cuando una mayoría se abstiene, como en efecto sucedió el pasado domingo 20 Mayo. Ahí se puso en peligro el sistema político. Toda la falsedad establecida por el autoritarismo expuesto por el régimen socialista asumido como forma de gobierno, se sustentó sobre una invención demasiado frágil. Tan endeble, que está a punto de derrumbarse la estructura de la cual pendió como argumento impuesto.

Por eso, este 20 de m ayo, el abstencionismo jugó un papel extraordinario. Particularmente, valiéndose de todo el apoyo que naciones libres vienen brindándole a Venezuela. De ahí que, indiscutiblemente, ese día fue especial por cuanto se vivió un evento de contrapuesto pero positivo efecto. Fue de verdad, la abstención electoral: símbolo de victoria política.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Bing [Bot] y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: