Nelson Castellano-Hernández: La raíz del problema

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43218
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Nelson Castellano-Hernández: La raíz del problema

Mensaje por redaccion » 18 May 2018, 21:04

Opinión
ND


Entender nuestra realidad implica decorticar la naturaleza del régimen. Quizás por ello escuchamos a nuestro alrededor, opiniones tan distantes sobre la salida a la crisis.

Los oficialistas explican que todo es producto de la guerra económica, en consecuencia, son factores externos los que la producen. Del bando de la oposición existen opiniones diversas, algunos sectores piensan, que la causa es la incompetencia de los dirigentes chavistas.

Otros hacen referencia al altísimo grado de corrupción; a las ansias de poder del sector bolivariano, que llegó habitado por la venganza y el odio. Otros nos alertan sobre la influencia cubana y sus intereses, a la traición militar, a la indolencia del asistido, al “vivo” que se aprovecha para hacer dinero fácil… probablemente, existe algo muy cierto en cada uno de ellos.

Lo que es verdad, es que la comprensión de la naturaleza del régimen, es lo que nos brindará la posibilidad de encontrar “la salida de emergencia”, que necesitamos para escapar de este caos.

Efectivamente el problema venezolano es un problema internacional… unas bases trazadas en el Foro de Sao Paolo que contó con los Castro para organizarse como proyecto de dominación territorial. El de un país rico en recursos energéticos, que servirían para exportar un modelo, que Cuba anhelaba instalar en todo el territorio suramericano.

Al tratarse de un proyecto de dominación autoritaria, necesitó la ayuda de regímenes similares de otras latitudes. Socios, apoyos, lobbys… además necesitaban dinero a manos llenas, para someter a un pueblo.

Era necesario para destruir el sector privado, por naturaleza independiente del poder; para someter las masas, antes de que abrieran los ojos; para comprar voluntades; corromper instituciones; factores de poder; políticos; banqueros; medios de prensa; empresarios y hasta artistas.

Solo que la sed desmedida de riquezas personales hicieron insuficientes los recursos, para las ambiciones de Fidel, las de su acolito Hugo Chávez y los “negocios personales” de la boli-burguesía. La corrupción agotó recursos y fue necesario en primer lugar conseguir dinero fresco.

De esta manera apareció la China con sus préstamos, obligados a ser cancelados con contratos petroleros contrarios a los intereses de la Patria. Que debían ser reinvertidos en la compra de productos “made in china”.

Una deuda que se multiplicó con compra de armamento, para recordarnos que la revolución “era pacifica … pero armada”; con la emisión de bonos para alimentar las arcas; con fondos de desarrollo que desaparecieron sin dejar ninguna obra.

Con inversiones que se expropiaron sin respetar los procedimientos legales; con compromisos internacionales incumplidos; con ayudas, regalos y dadivas. Con el solo objetivo de obtener alianzas políticas.

El Socialismo del siglo XXI es un proyecto de poder, no de país. Donde hasta la trasnochada izquierda internacional, obtuvo sus tajadas, a cambio de una defensa ante la opinión pública internacional.

Los que gobiernan no deciden solos; solo forman parte de una estructura, que obedece a los factores de poder y que deciden desde afuera. Velando pos sus intereses, se encuentran Cuba, China, Rusia, Irán como actores de decisión y otros pequeños socios, como actores dependientes.

El caos, la corrupción y la delincuencia son permitidas, por que debilita la sociedad, las instituciones y a cualquier factor de peligro, que pudiera surgir contra el proyecto.

Entre unos y otros se ha desdibujado el país: cuyo futuro parece más una carnicería, que una salida pacífica o electoral. Mientras tanto, el mundo exterior observa pasar los acontecimientos; como quien ve pasar el tren, desde una estación, que no se encuentra en el itinerario del viaje.

Las organizaciones internacionales y grupos de países aconsejaron dialogo, otras piden elecciones libres, lanzan solicitudes al gobierno, censuran y hasta sancionan. Pero nadie se sienta a negociar, con quienes son verdaderamente los factores de poder detrás del trono… la salida se concierta o se le impone a los que pueden decidir.

No se puede relativizar el hambre, la miseria, el genocidio, la crisis humanitaria, las epidemias, la mortalidad infantil, la desnutrición o el peligro de una guerra civil.

La decadencia venezolana, marca el fin de un país petrolero, quizás egoísta, ¿indolente? sin duda. Solo que incluye el riesgo de una simple desaparición como país, libre y democrático … con sus consecuencias internacionales, porque cuando una dictadura se instala… el mundo pierde una parte de su propia libertad.

Frente a nosotros un futuro incierto que, de continuar, sin lugar a dudas traerá consecuencias mundiales y los otros también lo saben. De alguna manera la insostenible situación, aporta un vestigio de esperanza, aunque solo sea por la defensa de una manera civilizada de organización política, económica y social… preámbulo de la nada o de una nueva forma de hacer patria.

El “ser latinoamericano” se formó de una simbiosis cultural de indios, blancos y negros, tuvo que pasar por el dolor de una conquista y de una guerra de liberación.

Quizás todo fue necesario para que, de la tragedia y las luchas heroicas, surgiere una nueva forma de ser venezolano, que permitiera el resurgir de una generación, que valore por lo que ha luchado.

Será necesario des-construir arquetipos, acabar con mitos, leyendas y antivalores. Darle su puesto al conocimiento, la cultura y los principios; ignorar titiriteros, manipuladores y oportunistas.

Valorar la experiencia, el sacrificio, el esfuerzo; dejar de lado a recomendados y “carnetizados” con compadres. Vivimos tiempos de agotamiento y exterminio, donde se enfrentan valores contra antivalores… el bien contra el mal.

Lo que resulte, saldrá depurado de muchas sombras que convivían con nosotros, de falsos líderes y posturas demagógicas. De ídolos de barro, de acomodaticios, de tibios, que aspiran continuar adaptandose para no llamar la atención, para no incomodar… por si acaso.

La Venezuela Nueva esta en umbrales, vivimos las horas de parto. Natural, con cesárea o con fórceps, surgirá un nuevo país, regado con sangre de jóvenes valientes, anónimos; regado con lágrimas, donde los de adentro y los de afuera uniendo esfuerzos habrán hecho realidad las condiciones de este nacimiento.

Con el esfuerzo de todos, esta tierra dará a luz… lo que demuestra que, todavía, Dios no ha perdido su fe en nosotros.

Ex Cónsul de Venezuela en París

[email protected]


Avatar de Usuario
ALIEN
Mensajes: 20324
Registrado: 12 Feb 2005, 17:08
Ubicación: Cara Habana, Cubanato de Zimbabwela.

Re: Nelson Castellano-Hernández: La raíz del problema

Mensaje por ALIEN » 18 May 2018, 21:18

Muy optimista...
¡ Gracias Fidel ! ¡ LOGRASTE DESTRUIR VENEZUELA !

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: