Miguel Méndez Rodulfo: Cambridge Analítica

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 44015
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Miguel Méndez Rodulfo: Cambridge Analítica

Mensaje por redaccion » 27 Abr 2018, 22:41

Opinión
ND


Es una siniestra compañía de análisis de datos que se ha especializado en eventos electorales. Tiene su sede en Londres, pero nada tiene que ver con la universidad. Estuvo dirigida hasta hace muy poco por Alexander Nix, un relativamente joven, talentoso e igualmente inescrupuloso ejecutivo que coordinó las campañas por el Brexit y las presidenciales de USA, acontecimientos ambos que sorprendieron al mundo y cuyas consecuencias afectarán negativamente a la humanidad. Cambridge Analítica (CA) antes del Brexit asesoró a varios países africanos y a Italia, México, y otros países (luego asesoró a Colombia en el No al plebiscito).

En esas lides aplicó estrategias que rozaban la ilegalidad, pero que eran abiertamente inmorales, como la difusión de campañas de desprestigio, el uso sistemático de la mentira, la aplicación de tácticas de espionaje, el soborno con grabación escondida de la oferta y la posterior colocación en internet del acto para destruir políticamente al adversario, el uso de prostitutas ucranianas, etc.

Todas estas artimañas las explicaría Nix a un supuesto cliente de Sri Lanka que terminó siendo un portal de investigación inglés que le propinó su propia medicina: lo grabó con micrófono oculto y cámara escondida. Por esta razón Nix fue despedido de CA, bajo el argumento de que violó la ética de la empresa.

Pero expliquemos cómo esta consultora llegó a manipular al mundo. Por supuesto que la empresa de marras no inventó la guerra sucia, ni tampoco la segmentación del mensaje, ya que desde hace mucho se sabía que un mensaje genérico difundido por regiones, razas, religiones, etc., carece de efectividad. Lo que se estila ahora es dirigir un mensaje particular por segmentos: hombres blancos de clase media recelosos del gobierno. Pero hasta ahí no se había dado con la piedra filosofal de determinar qué personas concretas conformaban un segmento.

También se había avanzado mucho en el análisis de la personalidad: extrovertida, estable, escrupulosa, etc., sin que tampoco se supiera quienes eran; pero he aquí que un personaje clave Aleksandr Kogan, de origen ruso y profesor de la Universidad de Cambridge, había obtenido permiso de Facebook para hacer una investigación académica sobre 270.000 usuarios de la red. Lo que Kogan no dijo fue que agregó otras preguntas al test de personalidad para determinar preferencias políticas, ni que incluyó a los amigos de los seleccionados con lo que el universo alcanzó a más de 50 millones de personas. Con este tesoro en mano, el profesor se dirigió a CA y le ofreció vender la data, cosa que logró a muy buen precio, aunque ahora se dice engañado y presume de inocente. Con esta clave mágica se pudo determinar en Reino Unido, para el Brexit, que personas iban a votar, pero tenían dudas sobre cual opción escoger. CA diseñó una campaña de noticias falsas que propagó mentiras tales como que UK ponía más dinero del que recibía de la UE. Finalmente las encuestas se equivocaron y de ganar el Si por 2 puntos, perdió y ganó el No por el mismo porcentaje. Obviamente CA tuvo un rol estratégico en estos resultados.

La filosofía de CA es que no vale la pena hacer campañas basadas en hechos reales, lo que significaría una campaña electoral con un mensaje de convencimiento y una imagen del candidato, si se puede identificar a las personas descontentas, susceptibles de ser influenciados por campañas de desinformación y trabajar sobre las esperanzas y los temores de la gente. Así la campaña no se basa en hechos sino en emociones. No obstante se cuida que el mensaje no luzca como una propaganda, sino como una campaña de información o de desinformación. De esta manera el peor candidato puede ganar una elección. Con este bagaje, Steve Bannon, estratega de Trump, y con el financiamiento de Robert Mercer, multimillonario y adalid de la idea de la supremacía blanca, se asoció con CA para asesorar al partido republicano en las elecciones de 2016. Lo demás es historia.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: