Miguel Méndez Rodulfo: Transición humanitaria

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43991
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Miguel Méndez Rodulfo: Transición humanitaria

Mensaje por redaccion » 22 Mar 2018, 22:02

Opinión
ND


Desde hace unos pocos años venimos hablando de la conveniencia de tener muy claro que vendrá un período de transición, época tan particular que requerirá ser apreciada y abordada de una manera singular. Esto significa que la transición será la etapa que comenzará inmediatamente después de la caída de este nefasto régimen y las fuerzas democráticas inicien una nueva era en la gobernabilidad; se extenderá por aproximadamente dos años e implicará un enorme esfuerzo de reconstrucción y de recuperación de la normalidad operativa del país. De manera que en el porvenir inmediato de la nación será un período de corto plazo que sentará las bases para que se puedan aplicar las propuestas de mediano término de las Políticas Públicas. Pero la transición que nos viene será la más dura y difícil época que generación alguna de gobernantes haya enfrentado en el último siglo y medio.

Las condiciones de tierra arrasada en el sector agroalimentario que se reflejan en la carencia absoluta de alimentos; los graves problemas en la salud, la parálisis casi total en los hospitales, la desaparición de las medicinas; la hiperinflación que asola a la comida y a los medicamentos, así como a toda la economía; el cierre masivo de empresas privadas y la gran pérdida de empleos; la destrucción de Pdvsa, de Corpoelec, de las hidrológicas, de las empresas básicas, y en general de la administración pública; la migración forzada de millones de venezolanos, sobre todo de jóvenes que se llevan en sus esperanzas el futuro de Venezuela; la desolación de las escuelas públicas y privadas; la entrega del país a las mafias; la impunidad de la delincuencia; el abandono de los sistemas, controles y buenas prácticas de la gerencia púbica; el éxodo de las empresas extranjeras que se llevan su aporte en inversiones, innovación y tecnología, etc., etc., hacen de este período un tiempo que se requiere asumirlo con una óptica muy diferente a la que se aplicaría en condiciones normales de traspaso de un gobierno a otro.

Hace dos años la transición implicaba condiciones muy duras y requería acciones concretas, no convencionales ya que implicaba reconstruir los cimientos del edificio de la democracia, corroídos por el cáncer chavista durante 17 años de pésima gestión. Se trataba entonces de apuntalar las bases; reforzar la estructura; restituir los servicios básicos; rescatar los equipos humanos; volver a la cultura de la ética, la exigencia, el cumplimiento, la disciplina, la responsabilidad, la meritocracia y la no injerencia política en la gestión pública; restablecer la eficiencia de los sistemas y procesos; así como devolver la productividad al país. Pero en estos dos años ha ocurrido una catástrofe en términos humanitarios. Lo impensable está sucediendo: hordas de venezolanos huyen de su país sin más pertenencias que su ropa y una maleta; millones de venezolanos padecen la falta de medicinas para curar sus dolencias; se ha instalado en Venezuela el hambre, hay hambruna en muchas regiones del país y cada vez más zonas se agregan a la lista, más allá de los pruritos técnicos para declarar la hambruna, lo cierto es que para los estándares de los últimos 100 años en Venezuela, hay hambruna; el país presencia impotente la fuga de sus mejores talentos; la población que quedará para afrontar tan tamaña reconstrucción, será mayormente de la tercera edad, etc.

La lista podría seguir, pero ya todos estamos claros en la gravedad de lo que ocurre. Ahora bien, podríamos decir que los primeros seis meses, de los dos años de la transición, el tema de alimentos y medicinas, tendrá la primera prioridad; sin embargo, eso no significa que concomitantemente, en todos los demás sectores (seguridad ciudadana, agua potable y saneamiento, electricidad, educación, desarrollo urbano y vivienda, telecomunicaciones, turismo, etc.) también se deben ejecutar acciones de reconstrucción y de restablecimiento de la normalidad operativa. La transición será muy dura, pero igual que el país se recuperó luego de las guerras de independencia y federal, de la misma manera podemos volver a ser un país próspero. Un nuevo modelo de desarrollo nos aguardará.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: