Página 1 de 1

Nelson Castellano-Hernández: Maduro, ¿qué has hecho con Venezuela?

Publicado: 29 Abr 2018, 10:52
por redaccion
Opinión
ND


En el fondo Chávez fue el tonto útil, los Castro detectaron rápido sus debilidades. Bastó con alimentarle el ego, para tenerlo comiendo en sus manos.

Le vendieron lo que quería comprar… con las palabras que anhelaba oír: halagos, poder, gloria, eternidad. Así funcionan las almas enfermas y las psiquis desequilibradas de muchos que se siente predestinados; vocaciones instantáneas que se fisuran ante la primera tentación totalitaria.

Maduro es otra cosa, carece de sentimientos nacionalistas. No fue necesario disimularle el proyecto de invasión… formaba parte… fue el remplazo preparado para destruirnos como país.

Quien puede creer que Maduro, Iris Varela, Jacqueline Faría, Ramírez, nos pueden sacar de la crisis humanitaria. No será con personajes como Héctor Rodríguez, capaz de afirmar públicamente: “Y no es que vamos a sacar a la gente de la pobreza para llevarlas a la clase media y que pretendan ser escuálidos”.

Estoy en cólera contra Maduro, por el daño causado al país. El presidente más pobre intelectualmente, del mundo; ni siquiera funciona con estrategias, sino con artimañas.

Con ellas corrompe, compra, chantajea, manipula, persigue, encarcela y elimina. Coloca ignorantes al frente de las instituciones, para que ejecuten ciegamente sus órdenes y gobierna como un tuerto en el país de los ciegos.

A su alrededor una horda de cínicos, siniestros personajes que han vendido su alma al diablo; lo adulan, lo defienden, inventan argumentos desafiando los límites de la ignorancia. Son los peores, porque contando con preparación, prefirieron ser los judas de Venezuela… por unas cuantas monedas.

Maduro nos mandó a cultivar en materos o en un tobo, a criar conejos, el piensa que "No hay escasez de alimentos, lo que hay es desabastecimiento". Gracias a él nos mandaron “a disfrutar de estas colas sabrosas para el vivir, viendo”; encarna al descascarado capaz de afirmar, que los supermercados están vacíos, por que las neveras están llenas.

Sí, estoy furioso ante la indiferencia del régimen; porque los incapaces del gobierno viven como reyes, se roban y regalan los recursos patrios… mientras el venezolano pobre busca restos de comida en las bolsas de basura, para saciar el hambre. No es su prioridad, lo expresó claro Monseñor Baltazar Porras: “Venezuela se desangra, pero al Gobierno solo le importa las elecciones del 20M”.

Estoy indignado con los militares, permiten a Maduro destruir lo que antes fue un país… cierran los ojos para no ver que Venezuela está muriendo. Se han convertido en la mejor representación, del deterioro de nuestras instituciones.

Maduro convirtió Venezuela en un país sin valores, institucionalizó la corrupción que expolió la nación, destruyó la democracia y estimuló la traición a la patria. Enquistó mafias, colectivos y bandas de criminales… muchas de ellas dirigidas, por representantes del orden.

Prostituyó los poderes públicos, colocando en ellos lo más abyecto de nuestros profesionales. jueces delincuentes, rectores electorales expertos en trampas, ladrones a la cabeza de PDVSA, gobernaciones y alcaldías. Y constituyó una red de informadores de opinión, bien pagados y sin talla moral, actuando al servicio del proyecto Castrista.

Ahora es de nuevo candidato, una pantomima democrática a la que se prestan, los que pecan por ayudarlo. Sin vergüenza ofrece lo que no han realizado en 18 años, sabiendo que la ruina económica es su obra, la que nos ha llevado donde estamos.

Junto a su camarilla, convirtió la tierra de gracia en tierra inhóspita, convirtiendo el país en una gran cárcel. Pero serán expulsados como fariseos, se convertirán en parias… considerados indeseables por la gente decente.

Los veremos tras las rejas, no puede haber perdón sin condena, para Delcy, Diosdado, los Tarek, Ramírez, Padrino o Reverol. Huirán de la ira del pueblo, escondiéndose como los nazis, en los cuatro países dictatoriales que pueden acogerlos.

Solo espero que hayamos aprendido la lección. Que nunca olvidemos que el socialismo del siglo XXI fue diseñado para esclavizarnos. Que a partir de ahora evitemos atajos y aprendamos a construir dentro de un sistema democrático… con nuestro propio esfuerzo.

Que demos prioridad a la formación; que dejemos de lado a los recomendados con carnet o un padrino. Que las armas están al servicio de la Nación y no de un partido político o de una fuerza extranjera.

Que un político debe ser honesto, tener principios; que no puede ser un oportunista. Que necesitamos funcionarios profesionales y no aprovechadores o palanqueados.

Las fuerzas democráticas se mueven en el mundo… los responsables de tanta tragedia, cuando duermen, tienen pesadillas. Sienten que una voz venida de ultratumba, les susurra: “Mejor vámonos, que el pescuezo no retoña”.

A la dirigencia política le toca asumir su puesto en la historia. Necesitamos lideres valientes, que conozcan la vía que debemos tomar; guías verdaderos para que, junto a los ciudadanos, iniciemos un proyecto de reconstrucción.

Por duro que sea el escenario, no puede ser peor que el destino que nos reserva la realidad… si no actuamos. La oposición debe ser útil, proponer salidas; sobre todo para solicitar los apoyos necesarios y explicar cómo exigirá responsabilidades.

La oposición no puede comportarse como un candidato presidencial, haciendo promesas de pueblo. Tiene que hablarle al enfermo, que muere sin medicamentos; al estudiante que se alejó del aula.

Al que no consigue comida; al que perdió el trabajo de toda una vida; al que está preso injustamente; al que le mataron un hijo. Tendrá que sentar bases para que regresen los que se vieron obligados a irse.

Brindará seguridad jurídica, para que vuelva la justicia, la democracia y la libertad. De esta manera regresaran los capitales y habrá trabajo de nuevo.

Lo que vivimos son las horas finales, el régimen se juega el todo por el todo, somete al pueblo venezolano a las mayores carencias y atropellos. Es su manera de abatirnos.

Tiene aliados: Cuba, Rusia, China, Irán, Siria, Bolivia, Nicaragua, algunas islas del Caribe; cuenta con narcos, guerrilleros y terroristas ¿Podrán ellos más que nuestros aliados… el resto del mundo?

Esas instancias internacionales saben, que el gobierno de Maduro está organizado para delinquir… y que el pueblo venezolano paga un duro precio por su libertad.

Nos encontramos frente a los estertores de un proceso antehistórico. Nos acercamos al juicio internacional, que se logrará con la acción conjunta de los de adentro y los de afuera.

A Dios gracias, mucho héroe resiste contra viento y marea… lo que me trae a la memoria palabras del dramaturgo francés Marcel Pagnol: “Todo el mundo sabía que era imposible, llegó un imbécil que no lo sabía y lo hizo”, el escritor ironiza sobre ese, a quien todo el mundo busca desalentar, pero que no se deja amedrentar y construye su sueño.

Luther King, Gandhi, Mandela… y Bolívar, no eran ni imbéciles ni chavistas, no buscaban la gloria, el poder o las riquezas.

Lucharon por sus ideales y por la libertad de sus pueblos… sufrieron, cayeron, se levantaron de nuevo …. todos vencieron.

Ex Cónsul de Venezuela en París
[email protected]