Página 1 de 1

Nelson Castellano-Hernández: De la Habana vino un barco cargado de…

Publicado: 30 Mar 2018, 23:19
por redaccion
Opinión
ND


El antiguo juego infantil utilizado para aprender vocabulario nos sirve hoy para repasar la realidad venezolana.

La primera letra que viene a mi mente es M, cargado de M… de Maduro, el ungido fue seleccionado en la Habana y designado por Chávez en el 2012. Era el hombre formado por el régimen cubano, militante dócil… comprometido, colocado para continuar con el despojo de nuestra soberanía… y nuestros ingresos petroleros.

Nuestra agilidad mental no necesita esfuerzo para corroborar los contenidos, porque ese barco también vino cargado de I, …invasores. Ya no vale la pena insistir es lo que está a la vista, el régimen cubano penetró las Fuerzas Armadas; las notarías y registros; el sistema de identificación y extranjería; controla las comunicaciones; el internet y compone el anillo de seguridad de Maduro.

Están allí para supervisar y garantizar el envío de petróleo, las ayudas a países comprometidos con el proyecto Castrista y a someter al soldado venezolano, huérfano de comandantes patriotas.

Porque es imposible olvidar, reconozcamos que el barco vino cargado de represión, la Habana exigió mano dura y el chavismo obedeció. Creó milicias, colectivos, designó jueces serviles, organizó policías represivas y prostituyó a la guardia nacional, hoy en día integrada más por delincuentes, que por soldados.

Las cifras están allí, 237 Presos Políticos según la lista del Foro Penal, unos privados de libertad por tratarse de líderes políticos de oposición; otros por ser parte de un grupo social, al que es preciso intimidar y una gran mayoría de jóvenes valientes, que se atreven a desafiar al régimen dictatorial. Presos por sus ideas y por exigir sus derechos.

El barco de represión vino cargado de sangre, una sangre que tiñe las manos de Maduro, Tibisay, Reverol, Delcy, Tareck, Maikel Moreno u otros esbirros; juntos, conscientes y decididos, han cerrado el paso a una salida pacífica de la crisis. Cientos de muertos y miles de heridos, entre los manifestantes opositores, es la consecuencia de sus actuaciones.

Sobre su conciencia y su responsabilidad se contarán esas muertes. Como también deberán ser considerados culpables, por los casi 300.000 mil muertos venezolanos, desde que están gobernando. Los índices que señala el Observatorio Venezolano de Violencia, revelan que solo en el 2016 se registraron 28.479 asesinatos, un 90% impunes por la desidia gubernamental.

Lo que fue un juego educativo, es un juego del horror; porque el barco que vino de la Habana, llegó cargado de odio, en él llegaron Chávez y Maduro y no descansaron hasta destruir el País. Hoy el pueblo escapa para sobrevivir y ora en estos días santos, porque se produzca el milagro de la intervención humanitaria, última esperanza que les queda.

Pero existen otras manos que destilan sangre, casi a la par de su grotesca humanidad. Son las manos de Iris, que por causa inexplicables permanece al frente de un servicio de prisiones que va sumando muertos todos los días; motines, masacres, fosas comunes ocultas dentro de los recintos y hasta 78 reclusos calcinados.

Son la consecuencia de su gestión y que deberán atraerle responsabilidad personal. Compartida en algunos casos, con el director de la policía, la Fiscalía, los jueces, gobernadores y el ministro del Interior.

Esta situación corrobora las denuncias del ex defensor de los derechos humanos, Marcelo Crovato, quien comparó las cárceles venezolanas con los campos de concentración nazi. El profesional del derecho, terminó fugándose de Venezuela, luego de ser detenido por su actuación, dentro del Foro Penal Venezolano.

El barco de la Habana nos trajo la ruina… premeditada, necesaria para oprimirnos y sojuzgarnos. Sometidos y dominados con violencia, tal como lo han hecho con el pueblo cubano desde hace más de medio siglo.

La carga que trajo el barco apesta, el mal olor se expandió por el mundo, Hiede a drogas, a lavado de dinero, a violaciones de derechos humanos, a negarle a una Nación su derecho a vivir libre y en democracia.

El mundo se cura en salud, aprendió a no permitir que se extienda el olor nauseabundo, que pretende contaminar otras realidades. Sanciones, medidas, congelamiento de fondos mal habidos y prohibiciones de negociar con funcionarios del régimen. Van desmontando, la costosísima propaganda gubernamental, que presentaba al chavismo como el defensor de los pobres… y permiten mostrar la cruda realidad, de un país que muere de mengua.

EEUU, el grupo de Lima, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. Los países miembros de la unión europea, Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Rumanía, Suecia, fueron los primeros en aplicar sanciones.

Suiza, Macedonia, Montenegro, Albania, Bosnia, Islandia, Liechtenstein, Noruega, Ucrania, Moldavia y Georgia decidieron sumarse a las medidas contra la dictadura. Todos van cerrando puertas a la impunidad bolivariana.

Súmele la OEA, los informes del FMI, la posición asumida por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la reciente declaración de la Unión Interparlamentaria Mundial. Apoyos que permiten pronosticar la asfixia del régimen opresor.

Las alarmas suenan por todos lados, la trampa también fue enviada por los Castro. La banca internacional, la calificadora de criptomonedas Icoindesk, advierten que la criptodivisa creada por el Gobierno venezolano, es una posible estafa, creada con la finalidad de obtener financiamiento.

Agréguele al panorama, el rechazo de China a continuar dando dinero fresco, para financiar esta locura económica destructiva.
Toda esta tragedia nos llegó en el barco que vino de la Habana, que para colmo llegó cargado de cinismo; por eso el pueblo está bravo, porque tanto descarado es ofensivo. Cínicas son las declaraciones de la vampira, de Iris, de Delcy, de Tareck de Jorge Rodríguez; con total desfachatez, mienten y aseguran que aquí todo está bien.

El cinismo llega a su máximo esplendor personificado en Maduro. “Me indigna que persigan a la gente por sus ideas”, afirma sin temor al hombre ni a Dios. Luego sonríe cree que se la está comiendo.

La situación sobrepasa lo humanamente aceptable, en estos días santos el Papa se pronuncia, “Acompaño a los venezolanos con viva preocupación, con intensa oración y con la esperanza que se busquen y se encuentren caminos justos, constitucionales, pacíficos y electorales para superar el momento de grave dificultad que el país está atravesando”.

Monseñor Ovidio Pérez Morales, fue más directo, aseguró que la crisis del país es debida a “la naturaleza del régimen” de Maduro. Explicó a los venezolanos las razones por las cuales lo social y lo político competen a la iglesia, cuando los problemas que se derivan, tienen que ver con los mandamientos de Dios.

Busqué en la Biblia, para ver cómo terminará la historia del barco que vino de la Habana, encontré una respuesta: “pero los impíos serán cortados de la tierra, y los pérfidos serán desarraigados de ella”. (Proverbios 2:22)

Ex Cónsul de Venezuela en París
Presidente de Venezuela-Futura, Francia

https://www.facebook.com/groups/181289191975263/
[email protected]

Re: Nelson Castellano-Hernández: De la Habana vino un barco cargado de…

Publicado: 30 Mar 2018, 23:36
por AlbertoTonna
... hambre y miseria ....