Página 1 de 1

Rafael Pinto: ¿Dónde está la política?

Publicado: 17 Mar 2018, 23:05
por redaccion
Opinión
ND


La constitución, acción e impacto del Frente Amplio Venezuela Libre (FAVL) viene a constituir el esfuerzo importante y necesario que desde hace tiempo le viene reclamando la sociedad al sector político nacional de oposición. En efecto, los hechos nacionales se suceden con mucha rapidez y la oposición toma días para dar respuesta y fijar posiciones, para generar lineamientos con los cuales los encare.

El FAVL está haciendo un trabajo que la Asamblea Nacional, en tiempos de Ramos Allup y Julio Borges desarrollaron en alguna medida, es de recordar que durante su ejercicio como presidentes del parlamento nacional, las comisiones de trabajo con las fuerzas vivas estudiaron realidades y diseñaron propuestas para abordar la crisis, lamentablemente eso llegó hasta ahí. Hoy el FAVL integrada por trabajadores, empresarios, gremios, sindicatos, academias, estudiantes, partidos políticos, vecinos, organizaciones no gubernamentales y el país en general, si procuran el concierto social en cada área y con ello construir planes bajo el compromiso del país de llevarlos adelante, así, entonces, será Venezuela, con toda su fuerza, la que actúe para lograr el objetivo de reconstrucción nacional.

El FAVL puede crear planes consensuados para lo económico, salud, alimentación, educación, empleo, servicios públicos, seguridad, en general, que dé respuestas a toda la realidad nacional.

Entre los aspectos necesarios a incluir está el qué hacer con la población que se encuentra en estado de necesidad, esa que espera la oferta CLAP para mal comer unos días, que vive esperanzada en recibir recursos para la atención en sus necesidades, a ellos qué se les va a ofrecer, para esto hay que construir un programa que les despeje dudas y temores, por lo tanto les dé tranquilidad y seguridad para el momento que cambie el gobierno, entonces sepan que cuentan con programas viables y creíbles para con ellos puedan resolver su situación de vida, así se les podrá desconectar del amarre que sufren.

Otro es el qué hacer con los funcionarios y personas que tiene cuentas con la sociedad, entonces es de construir una oferta de justicia transicional para quienes hayan incurrido en abusos e ilicitudes y además lo reconozcan, con ello, de alguna forma, se resarza la dignidad de las víctimas y el respeto de los valores jurídicos y sociales, así puedan aliviar su pena y con ello, en estas horas de organización social, tengan incentivos para sumarse y fortalecer la estrategia del FAVL.

En consecuencia, este escenario permite unir al país en una propuesta que lo interpreta, según el criterio de los redactores, y, por lo tanto, lo une, mas continúa faltando resolver un hilo importante de la madeja, lo político. En efecto, el plan necesita una ruta para su aplicación y la conducción del país por ella, y esto es lo político. Este escenario también lo puede resolver el FAVL, para ello puede llamar a una consulta civil que la misma oposición, por ejemplo la MUD, organizaría, tal y como lo hizo en el pasado, entonces poner sobre la mesa la propuesta construida y además los interesados en lo político, colocar su nombre, individual o colectivo, para que Venezuela con su participación diga si asume el compromiso de llevar adelante la propuesta, indique en quien confía para la dirección del proceso y la hoja de ruta que desea.

Como se aprecia, ya hay un camino que ciertamente arrojará una luz inconfundible y viable.