Página 1 de 1

Luis Velázquez Alvaray: El miedo y los disparates

Publicado: 09 Feb 2018, 23:10
por redaccion
Opinión
ND


En Venezuela conviven miles de cubanos y terroristas de todo el mundo que tienen el país como base para cometer sus crímenes, contando al ELN que despacha desde las orillas de Miraflores y reparten bolsas del Clap a sus tropas fronterizas.

El chaqueto Arreaza anuncia que Maduro irá a la cumbre de las Américas en Perú. Sabemos que su Presidente es un cobarde, un cobarde grande de cuerpo, pero con aires fríos por el temor de su futuro, que no oculta en las cámaras. El Congreso de ese país lo ha declarado persona non grata y un pueblo entero de venezolanos y peruanos lo esperan para probar su valentía, sin los paramilitares malandros que en Venezuela lo hacen sentirse guapetón.

El desequilibrado Rodríguez firmó un acuerdo que por lógica firman dos. Dos partes, no dos personas. En un acto disparatado lo hizo junto a su hermana y lo declaró oficial. Solo una persona que no está en sus cabales escenifica esta chalada comedia.

La desatinada Rodríguez anuncia que se inscribe en otro partido, creado fraudulentamente, como es toda ella. Con una Constituyente falsa conformada por un templete de ignaros tarifados que si no saben leer ni escribir, solo a unos anormales se les puede ocurrir que legislen y se pasen la Constitución como les da la gana, insultando al propio Chávez, que desde el infierno fue convertido por Maduro en papel mojado y quemado.

Al Padrino uniformado el pánico se las puso cuadradas. En tanta desesperación se le ocurrió ordenar a su familia desembarcar en Costa Rica. Es que creen como Hitler en su omnipotencia sin percatarse que las democracias se respetan y ofrecen enseñanzas. Fue lo que les demostró el pueblo y el gobierno de este país .Que los tiranos no pueden esconderse donde se respeta la Ley y la Constitución.

El desequilibrio electrolítico del régimen no es por falta de potasio. Es “que el culillo de mal asiento, no se está quieto un momento", descrito en el refranero español, de donde por cierto se buscaron un abogado para que los defienda ante la Corte Penal Internacional, sin percatarse que los mismos elemento que utilizó para detener al sanguinario dictador Pinochet serán citados con comilla para aplicarle la misma medicina a este grupo de soropetos, es decir, que viven para cometer estupideces.

[email protected]