Página 1 de 1

Nancy Colina: Sobre zapatos y zapateros

Publicado: 08 Jun 2016, 05:56
por redaccion_mf
Opinión

Juego de palabras para una breve historia

Hay gente que desgasta la suela de los zapatos sin haber caminado con ellos, hay quienes no pueden arreglar los zapatos de los demás, aún siendo zapateros.

También hay otros que no aprenden a caminar con zapatos porque el cerebro no va al mismo ritmo de sus pies, siempre andan rezagados. Nunca se sabe si piensan y después caminan o si caminan sin pensar, de cualquier manera andan dando trastazos.

Muchos tienen que recibir zapatazos porque no aprenden a calzar ni bien ni mal los zapatos, aunque pretendan hacerlo, siempre andan o sencillamente no andan, por lo general entorpecen el camino de quienes aprenden a hacerlo bien, no soportan que un buen corredor se les adelante, se especializan en meter piedras en los zapatos de los demás para justificar su propio disparatado andar.

Hay quienes terminan destrozando todo lo que tropiezan, viven dando traspiés por aquí y por allá. Son los que sirven para acabar con la colección completa, incluso la que está muy bien fabricada.

También hay quienes creen que sólo hay malos caminantes y que los zapatos siempre son buenos o a la inversa, que para un zapato hace falta un buen caminante, incluso para ir más allá, hay quien pretende que todo se resuelve con un buen camino, no importa ni el zapato ni el caminante. Hay de todo.

Incluso, hay quienes piensan, de manera convincente, que los zapatos son sólo un accesorio que se utiliza por debajo de la cabeza, de hecho en lo que esta más abajo de todo, para suavizar el camino, aunque a veces son de tan mala calidad y están tan mal diseñados que pueden arruinar hasta los caminos más maravillosos, que pueden martirizar hasta la locura. Piensan que no son esenciales.

Hay quienes consideran que son muy importantes porque protegen los pies, elementos claves para andar por los caminos, aún cuando pareciera que creen que no son indispensables. Con seguridad estas personas consideran que la calidad de los zapatos es clave para el andar suavemente por los senderos más tortuosos.En todo caso, alegan, que a veces es mejor andar descalzos que con un mal calzado.

Para muchos la calidad de los zapatos no esta ligada al precio que se paga por ellos, para otros hay que estar muy pendiente cuando se compra un zapato. Un mal diseño no se arregla ni siquiera con zapateros brillantes, sin considerar que no son muchos los que tienen esa destreza.

Lo cierto es que cuando los zapatos están destrozados, por cualquier motivo o razón, ningún Zapatero los puede arreglar o reparar. Eso ya no es válido. Hay que ir más allá y comprar unos nuevos, unos buenos, unos que resistan los encontronazos y obstáculos que encuentren en el camino.

Zapatos, zapateros, zapatazos, caminos, caminantes. Una mezcla absoluta que bien acomodada puede reparar todas las vías.