Manuel Malaver: Bolívar en llamas

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion_3
Mensajes: 2428
Registrado: 06 Sep 2006, 15:45

Manuel Malaver: Bolívar en llamas

Mensaje por redaccion_3 » 13 Mar 2016, 05:15

Opinión
La Razón / ND


El jueves Venezuela amaneció sacudida por la noticia de que el juez del Tribunal Sexto de Juicio de Puerto Ordaz, Beltrán Javier Lira, había condenado a cuatro años de cárcel al presidente-editor del diario “Correo del Caroní”, David Natera, a raíz de la publicación en el 2013 de una investigación sobre denuncias de un caso de corrupción que involucraba a directivos de Ferrominera del Orinoco, una empresa de la CVG.

La decisión no podía ser más perturbadora y emblemática, pues embestía, de una parte, contra un medio de comunicación que durante los últimos 17 años no le ha dado tregua a la corrupción que le ha ido comiendo las entrañas al Estado Bolívar, y de otra, a su presidente-editor, David Natera, quien no ha cejado en defender la libertad de expresión, y es un nombre que con orgullo exhibe Venezuela en el procerato de luchadores mundiales por los derechos humanos y el libre ejercicio del pensamiento.

De ahí que fue natural que la opinión pública viera tras la decisión del juez Lira al presidente Nicolás Maduro y al gobernador del Estado Bolívar, general Francisco Rangel Gómez, dos personajes de los más siniestros en la guerra contra la libertad de expresión que el socialismo y la revolución llevan a cabo en Venezuela y en Bolívar, y de la cual “Correo del Caroní” y Natera eran, simplemente, sobrevivientes.

Y no es que en Venezuela no hubiera desde los primeros años del “proceso” periodistas presos, ni los hayan matado, torturado, y forzado al exilio (como es el caso del director de este semanario, Pablo López Ulacio, la colega Patricia Poleo y 22 comunicadores y editores perseguidos por Diosdado Cabello, para solo hablar de unos pocos), sino que en el caso del “Correo…” y Natera se extremaron todas las ilegalidades y abusos, sin duda para ejemplificar el remate de la libertad de expresión en el país y dejar constancia de que la revolución castrochavista no quiere periodistas sino presos y medios de comunicación en agonía o muertos.

Para empezar, la causa por la que se condenó a Natera era del 2013 y había encontrado culpables y condenado a prisión a un coronel del Ejército, Juan Carlos Álvarez Dionisi, a tres gerentes de Ferrominera, y a un personaje de la picaresca guayanesa, empresario y editor, Yamal Mustafá, quien durante la investigación resultó ser el jefe de la “Mafia del Hierro”.

Todos habían sido acusados por la institución de la cual era director Álvarez Dionisi, la Dirección de Contrainteligencia Militar (Digcim), de extorsionar a directivos de la estatal ferrominera y a empresarios de la región, a cambio de no incluirlos en un expediente que levantaba el oficial sobre la todopoderosa y archicorrupta “Mafia del Hierro”

Los autos se realizaron, las pruebas y testigos proliferaron, la opinión pública y líderes, como el ex gobernador y diputado Andrés Velásquez, clamaron porque se hiciera justicia y todos los acusados fueron sentenciados y condenados a pagar prisión.

Todos, menos Yamal Mustafá, “El Rey de la Mafia del Hierro”, contratista de la gobernación de Bolívar e íntimo del gobernador, Rangel Gómez, quien se las ingenió, no sabemos si mediante sobornos o tráfico de influencias, para obtener una medida cautelar y no terminar de cumplir la condena, y cual Conde de Montecristo criollo y guayanés, regresó en diciembre pasado a Puerto Ordaz para vengarse de quienes juzgaba “los culpables de su desgracia”.

Y entre más de 50 medios nacionales y extranjeros que habían informado y hecho seguimiento al “Caso de Ferrominera”, demandó “por difamación e injuria” al “Correo del Caroní” y a su presidente-editor Natera, dizque por haber vilipendiado a un auténtico capo de la corrupción y que solo en un país y una región donde la delincuencia organizada tomó el estado, podía estar pidiendo la condena de un medio y su editor “por el delito” de cumplir con el deber de informar la verdad.

Otra demostración, en fin, -aparte del pranato político, militar y judicial que campea en Venezuela y el Estado Bolivar- es la tristemente célebre “Ley Mordaza” que, aunque Chávez hizo aprobar para controlar la radio y la televisión independientes, y ahora, que ya estas casi ni existen, se ha redirigido a encarcelar periodistas y cerrar medios impresos.

Un adefesio jurídico y moral que de nuevo debe ser denunciado ante el país y la Asamblea Nacional, a fin de que se tomen las decisiones necesarias para derogarla y la libertad de expresión vuelva a brillar en Venezuela como guardián de la libertad y al abrigo de corruptócratas como Maduro, Cabello, Rafael Ramírez, Tarek Al Aissami y Rangel Gómez.

Y es responsable esta ley de que Venezuela y el Estado Bolívar lleven una semana enterándose por cuenta gotas, y de manera fragmentada, y hasta sesgada, del asesinato de 28 mineros que a comienzos de semana fueron ultimados a consecuencia de la guerra entre los pranes que, a pocos kilómetros de Tumeremo, (tres horas de Puerto Ordaz) se pelean el control de las minas de oro que proliferan en la zona.

“Por ocho kilos de oro comenzó la matazón” cuenta la periodista Sebastiana Barráez, del semanario “Quinto Día”, que le informó un testigo casi presencial de los hechos, y la “matazón” ocurrió porque unos mineros que se desplazaron ante el rumor de la aparición de una bulla en una mina llamada Atenas, fueron emboscados, tiroteados y descuartizados en alcabalas de un pran, “El Topo”, quien considera que toda la zona minera que rodea a Tumeremo “es de su propiedad”.

Pero también de políticos, militares y policías corruptos que la comparten con él, y se dividen las ganancias, o reciben pagas por protección, y son los autores de las incontables ilegalidades y atropellos que se cometen a diario en unas lejanías amazónicas que han devenido en una tierra de nadie.

Es la extensión a Guayana del “Estado Forajido” que Maduro recibió como herencia del difunto Chávez, y en el cual, los inmensos recursos mineros se tasan al mejor postor de lealtades a los caudillos y su revolución, sea en la OEA, la ONU, la Unasur, Mercosur, la UE u otras multilaterales de la región, Europa y Asia; a prestamistas como los chinos, a aliados estratégicos como los cubanos, iraníes y rusos y a cuanta organización terrorista colombiana o del Medio Oriente busca refugio en las inmensas e impenetrables selvas.

Por eso, cuentan viajeros y representantes de ONG que sobreviven en la zona, “Guayana es lo más parecido a los territorios africanos que durante los siglos XVIII y XIX fueron expoliados por los imperialistas franceses, ingleses, belgas, alemanes e italianos, donde los aventureros podían ser muchos, pero los expoliadores y sus aliados nativos, unos pocos”.

“Hasta trabajo esclavo puede encontrarse en estos días en Guayana, tal como existió en el Congo en tiempos del fatídico rey Leopoldo I de Bélgica”, me cuenta un colega residente, “pero ahora capitaneado por políticos, narcotraficantes, militares, contrabandistas, secuestradores, y mafiosos de toda laya, una ralea que solo conoce el lenguaje de las balas, los asesinatos y las desapariciones”.

Ciertamente, la tragedia de Guayana viene denunciándose desde el extranjero, y con profusión de material audiovisual en cableras del exterior y cadenas de televisión de América y Europa, pero sin que hasta ahora le haya merecido comentarios al desgobierno de Maduro, quien, para convertirla en política nacional, acaba de aprobar un decreto, el del Arco Minero, por el que la zona minera más importante de Venezuela, una de las regiones del mundo con mayores recursos hídricos, y una área privilegiada en términos de su variedad de flora, fauna y diversidad, es entregada a la piratería y codicia internacionales “por un puñado de dólares”.

Que es, estrictamente, lo que les interesa a Maduro y a sus forajidos: cómo procurarse dólares en un país donde la riqueza petrolera fue devastada y regalada a los aliados socialistas de América y el mundo, y ahora solo quedan estas minas de oro que, sin la misma rentabilidad que el petróleo, ofrecen una nueva oportunidad para continuar con el saqueo.

Como escribiera recientemente el economista, Alexander Guerrero en un artículo: “Es el cambio del rentismo petrolero, por el rentismo del oro”.

Una era que comienza con un descoyuntamiento de las bases políticas, económicas y morales del país y en la cual solo cabe sobrevivir en medio de hambrunas crónicas y recurrentes y, literalmente, de la caridad internacional.

Tal y como ocurre en Cuba, Corea del Norte y algunos países de África.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: