Nelson Castellano-Hernández: Negación o manipulación

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43260
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Nelson Castellano-Hernández: Negación o manipulación

Mensaje por redaccion » 08 Jun 2018, 22:08

Opinión
ND


Indudablemente vivimos una tragedia, la objetiva realidad no soporta interpretaciones. La muerte, la opresión, el hambre, la corrupción y la despavorida huida de millones de venezolanos, gritan al mundo lo que aquí está pasando.

Quienes intentamos analizar, denunciar y explicar los hechos; enfrentamos inverosímiles argumentos que se esgrimen, justificando las distintas posiciones. Por lo que ha costado mucho que la comunidad internacional abra los ojos.

Todavía lo vivimos; cuando E.E.U.U., Europa o Canadá exponen argumentos para sancionar los responsables del genocidio venezolano. Brincan voces de la izquierda trasnochada, como el Melanchon de Francia o el sinvergüenza de Podemos, benefactor de los emolumentos chavistas, acusándolos de Imperialistas.

Cuando se pronuncia el Grupo de Lima, constituido con el objetivo de buscar una salida a la crisis en Venezuela. Exigiendo la liberación de los presos políticos, elecciones libres, ofreciendo ayuda humanitaria y criticando la ruptura del orden institucional, son tratados de sumisos a las órdenes del Imperio.

Son las mismas voces que callan, ante la presencia del G2 cubano en instancias militares, las del control de identidad y de las comunicaciones, en Venezuela. O las que guardan silencio frente a la presencia del Hezbollah y los numerosos casos de terroristas detenidos, con verdaderos falsos pasaportes venezolanos, suministrados por nuestro Vicepresidente.

A ellas se unen, los que se abstienen o se oponen, en los organismos internacionales, a ejercer presiones sobre el chavismo. Para que permita una salida democrática a la crisis nacional.

Yo los califico de “Gobiernos CLAP”, en el fondo repiten a escala internacional, la misma dependencia que existe entre la miseria venezolana y las cajas con la cuales, el régimen de Maduro extorsiona al pueblo. Gobiernos y pobres venezolanos están obligados a aguantar, por temor a perder la “ayuda” que reciben del autócrata.

Unos optan por la negación como un mecanismo de defensa, que consiste en enfrentarse a los conflictos, negando su existencia o su relevancia con el sujeto. Ignoran aquellos aspectos de la realidad que consideran desagradables.

Pero existen también los perversos, los expertos en manipulación, cuyo solo objetivo es engañar y confundir la opinión. Una manipulación informativa, utilizada básicamente por las posiciones oficiales, declaradas ante los medios de comunicación controlados por el estado.

Lo observamos a menudo en los montajes de imágenes y sonido que se transmiten de los actos del PSUVE, en los discursos de algunos Jefes de Estado, acérrimos defensores del proyecto hegemónico de los Castro. Peor aún en las declaraciones oficiales y sesgadas de Lucena, “Presidenta” del Consejo Nacional Electoral, con el claro objetivo de servir a intereses antinacionales.

¿Sera negación o manipulación? Actitudes como la de Cabello, afirmando que el imperialismo volvió a fracasar en la OEA, porque con 19 países fue aprobada una resolución, donde se desconoció el resultado de la elección del 20 de mayo.

El ex yerno-canciller, no se quedó atrás, luego de una lamentable participación en el debate, decidió insultar de nuevo a sus colegas, afirmando que avalaban acciones injerencistas. Los chavistas como los guarros, salen juntos a defender su guarida y no tardó en pronunciarse Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e información, con unas declaraciones pueriles: “En las próximas horas el presidente lanzará algunas ‘bombitas’ sobre las acciones que tomaremos”.

El trio pretende manipular la opinión, presentando una visión falseada de la realidad. Con la esperanza de engañar al pueblo; culpando a otros de los problemas reales, que han llevado a la OEA a tomar la histórica decisión.

Según ellos la resolución no existe; manteniendo una actitud inconsciente de la realidad… de algo que es evidente. Haciendo gala de una altanería aparente, de naturaleza opuesta a lo que en realidad sienten.

Un escalofrío que recorre su espinazo, porque la OEA reconoció el fraude electoral del 20 de mayo. Lo que nos permite predecir, que pronto veremos las consecuencias de una votación en la cual, el régimen solo obtuvo tres votos de respaldo.

Algunos países desconocerán a Maduro como presidente, otros se sumarán a partir de enero, dándole tiempo de enderezar la desviación totalitaria. Situación que adelanta paso a paso, los efectos definitivos que acarreará la sanción.

En medio de la tormenta, Maduro se presenta al público planteando la eterna disyuntiva, entre negación y manipulación. Anunciando su intención de solucionar la crisis, produciendo un millón de barriles de petróleo más y elogiando la nueva Pdvsa.

En sus declaraciones acusa de corrupción a los antiguos dirigentes, los de Chávez… los traidores. Ironía de la vida, ya que el mismo los defendió en su oportunidad. ¿Desconoce Maduro la magnitud de la crisis petrolera? ¿Su capacidad de compresión será tan reducida, que piensa que puede arreglarla con decretos?

Olvida que 20 mil empleados profesionales y capacitados fueron despedidos en el 2002; que para el 2003 había duplicado su plantilla con asalariados del partido oficial. Que de ser una de las empresas petroleras más productivas de Latinoamérica, pasó a ser un centro de corrupción, ineficiencia, criminalidad, centro de poder político y caja chica de la maquinaria chavista.

El discurso “patriotero” intenta persuadir, aumentar la presión psicológica a los trabajadores de la estatal petrolera. Como buen manipulador, busca controlar su comportamiento, en tanto que individuos o grupo laboral, eliminando cualquier posibilidad de ejercer un juicio crítico o distorsionando su capacidad reflexiva.

Estos procesos de negación y de manipulación, también se dan en sectores de la oposición. En alguna parte de su ser saben que la realidad es adversa, también perciben que reconocer esa realidad les hará daño, por eso algunos prefieren no ver.

En consecuencia, repiten los mismos errores, toman las mismas decisiones, justifican los mismos comportamientos y obtienen los mismos resultados. Esto del lado de los sinceros.

Porque también aquí, existen los manipuladores… sin referirme solamente a los partidos, dirigentes financieros, empresariales, militares y políticos conservan viejos comportamientos, vicios y una manera de “politiquear”, que en gran parte nos condujo a esta realidad.

Frente a la manipulación, la agresión y la represión del régimen, el ciudadano incluyendo al de la oposición, se defiende como puede.

Unos reaccionan de manera servil o adoptan una actitud de enfrentamiento temerario. Otros desplazan el problema, juran que se vengaran o descargan su rabia con un chavista incapaz de enfrentarlos.

Otros prefieren ver en los demás sus propias deficiencias, esos critican, acusan, conspiran destruyen reputaciones, para no reconocer sus propios errores y su carencia de condiciones.

Los que se encuentran en peor situación, son los que racionalizan, intentan una explicación coherente, utilizan la lógica, construyen argumentos favorables, según la moral, los principios, los sentimientos, los impulsos, con el solo objetivo de justificar sus desaciertos.

Se sienten diferentes, sinceros, aunque ofendan con “su verdad”, todo lo que los justifique es válido y rechazan visceralmente al otro que le contradice. Así terminan justificando lo imperdonable.

Se necesita un profundo examen de consciencia, los unos como los otros. Si continuamos negando la realidad o manipulándola, seguiremos hundiéndonos… Los tiempos no están para soportar insultos, ni para retorica estéril; estos no detienen la ira de un pueblo, ni la indignación creciente de la comunidad internacional.

Ex Cónsul de Venezuela en París

[email protected]


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: