Fernando Luis Egaña: ¿Llegadero o calle ciega?

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion_tf
Mensajes: 23282
Registrado: 11 Oct 2006, 13:40

Fernando Luis Egaña: ¿Llegadero o calle ciega?

Mensaje por redaccion_tf » 09 Feb 2018, 05:30

Opinión
ND


Tenemos por delante, básicamente, dos opciones. Terminar de llegar al llegadero, con las consecuencias catalizadoras de un cambio que ello podría implicar. O quedar bloqueados en una calle ciega, atrapados en el entramado de la hegemonía despótica, sin salida probable o por lo menos no a la vista. En ese sentido, entendemos por llegadero, el punto, la encrucijada, la circunstancia principal que, finalmente, supone el arribo al final de una etapa trágica –la revolución bolivarista, y el inicio, así sea sumamente complejo, de una etapa distinta que nos pueda conducir a la reconstrucción de la república, de la democracia, del estado, de la convivencia, de la economía, en suma: a la reconstrucción de Venezuela.

Nada de eso puede ocurrir en una calle ciega. El llegadero debería ser dinámico. La calle ciega, por definición, es estática. ¿A dónde nos pretende llevar la hegemonía? Pues a la calle ciega de la desesperanza, de la resignación, de la apatía, del “esto es lo que hay”, y por ende que cada quien trate de sobrevivir cómo pueda, incluso emigrando. Más o menos el clima colectivo que se malvive en Cuba, y el cual se refleja en su cultura contemporánea, y en especial en mucha de su literatura y filmografía. ¿Estamos allí y sin vuelta atrás? No lo creo, pero podríamos estarlo más rápido de lo que se pueda suponer.

¿Y el llegadero? Pues se trata de un camino distinto, que se alcanza, de un lado, por el dolo y la negligencia destructiva del poder establecido, que han sumido a Venezuela en una catástrofe humanitaria en medio de una bonanza petrolera; pero del otro lado, hace falta una conducción política que represente a la abrumadora mayoría de las víctimas de la hegemonía, vale decir del pueblo venezolano, y transforme la catástrofe económica y social en un envión político con la fuerza de promover cambios efectivos. Para lo cual hace falta la buena voluntad y decisión de aquel sector de la comunidad internacional, en particular del vecindario regional, que ya tienen conciencia clara del horror que se sufre en esta patria.

Lo primero, o la catástrofe humanitaria es un hecho que sólo puede ser refutado por muy mala fe o por una ingenuidad irremediable. Lo segundo, la conducción política, no se va a forjar con las dialécticas incomprensibles de los diálogos simulados, o de las declaraciones sin consecuencias prácticas, por más justas que luzcan. Para una parte, no insustancial, de la oposición política, el aferrarse a la premisa –deseable pero no posible—de la salida “electoral” en el contexto por todos conocidos, ha significado un negocio redondo. Pero al mismo tiempo ha contribuido a llevarnos hacia la calle ciega. Quien así lo sostenga no es un “mudofóbico”, como se pretende hacer ver. El anuncio ya oficial de las “elecciones presidenciales” para el 22 de abril, será ocasión adicional para ponderar las posiciones comprometidas con el cambio o con el continuismo.

No nos cansaremos de reiterar que la unidad no es un fin sino un medio para alcanzar un fin. Y si no rectificamos, cuando nos alejamos en vez de acercarnos al fin aspirado o al cambio efectivo, entonces se le hace el juego a la hegemonía y las consecuencias están sobre el tapete. Se ha perdido un tiempo muy valioso con la escenificación de Santo Domingo y esperemos que, por fin, esas tramoyas queden atrás y se encaren los desafíos sin más dilaciones. Entre el llegadero y la calle ciega no parecen haber opciones matizadas, de esas que algunos politólogos y afines denominan “ganar-ganar”. Mientras más rápido lleguemos al llegadero, mejor. Pero sin la conducción política decidida, un aparente llegadero podría convertirse en una verdadera calle ciega. Luchemos unidos para que eso no acontezca.

[email protected]


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: