Alexander Tirado: Hoy el pintor nos ha pintado un angelito barloventeño

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion_mf
Mensajes: 5884
Registrado: 14 Sep 2009, 08:57

Alexander Tirado: Hoy el pintor nos ha pintado un angelito barloventeño

Mensaje por redaccion_mf » 27 May 2016, 05:54

Opinión

Mi sentido pésame a todos los padres y madres venezolanos, que hoy están de luto por la pérdida de un hijo mas a manos del régimen indolente, que hoy destruye lo poco que queda de nuestro país.

Sí, mi sentido pésame a todos. No sé si así lo sienten todos, pero yo que soy padre de una hermosa niña venezolana puedo decirles que Andrés Eloy Blanco fue muy acertado cuando en aquel poema de nombre “Los hijos infinitos”, dijo que “cuando se tiene a un hijo, se tienen todos los hijos del mundo”.

Murió Oliver Sánchez, un niño de inmenso corazón que logró enternecer, impactar y mover la psiquis de muchísimas personas cuando meses atrás salió a protestar con una pequeña pancarta que decía "quiero curarme. Paz, Salud" y le mandaron fue policías para prohibirle protestar por su vida.

Oliver es hoy el reflejo de miles de niños venezolanos que están pasando por difíciles situaciones de salud pero que por el hecho de ser uno de miles, no lo hace menos importante, todo lo contrario debe llamarnos a la reflexión, y de una vez por todas, convertir esta inmensa indignación en acción.

Hace unos meses atrás escribí un artículo que titulé: “Actuemos en nuestra legítima defensa” y hoy más que nunca ese artículo está vigente, el régimen nos está matando a todos por igual, sin distinción de credo, raza, color, clase social o ideología política.

Será que para el Juez del Tribunal Superior Tercero de Protección del Niño, Niña y Adolescente del Área Metropolitana, Oswaldo Tenorio, que fue quien negó el amparo para que los niños con cáncer recibieran insumos médicos para curarse de esta terrible enfermedad, es hoy un día de regocijo y felicidad, al saber que su decisión ya está teniendo consecuencias y no es más que la pérdida de vidas de niños que podrían ser sus hijos, sus nietos quizás. Será que la indolencia de esta gente que deberían ser los administradores de justicia llega a tanto que ni estas situaciones les conduele.

Que desgracia tan grande está viviendo nuestro país, la peor de ellas es que gente que debe administrar justicia, velar por un verdadero ordenamiento jurídico le vendieron su alma al diablo y hoy permiten que semejante injusticias suceda en nuestro país.

Lamento mucho decirle a usted señor Juez Oswaldo Tenorio que es un asesino y usted se está llenando las manos de sangre con la muerte de cada uno de nuestros hijos, delito que no quedará impune, porque más temprano que tarde se instaurará un Estado de justicia y de derecho en nuestra tierra, y estos delitos de lesa humanidad serán condenados, ajustados estrictamente a lo que la ley le corresponde, y más allá de la justicia terrenal hay una justicia divina de la que ninguno nos podremos escapar y será a Dios a quien le rendirás cuenta más temprano que tarde, ni que te escondas bajo la tierra o en los mares, tu día del juicio final, llegará.

Disculpen mis acostumbrados lectores si escribo de esta manera el día de hoy, pero me siento muy dolido por la muerte de seres queridos a causa de esta terrible enfermedad, la semana pasada mi tía Ana Lara perdió la vida a causa de este terrible flagelo llamado Cáncer, y gracias al secuestro del que soy víctima desde hace mas de dos años, no pude acompañar y apoyar a mi tía y familiares en estos momentos difíciles en los que solo la compañía, el amor y el afecto, es lo único que nos puede dar calma.

Andrés Eloy Blanco escribió otro hermoso poema en donde escribió una frase que denota el título de este poema, “Píntame angelitos negros”. Hoy el pintor nos ha pintado un angelito barloventeño que dios lo tenga en su gloria, con fuerza y fe tu perdida no quedará impune.

Oliver, hijo, allá en el cielo donde estoy muy seguro que te encontraras con mi tía Anita, te encomiendo que se cuiden el uno al otro, se den el amor que solo nace de una madre a un hijo y de un hijo a una madre y que desde las alturas nos llenen de sabiduría, esperanza y paz espiritual para poder enfrentar los difíciles días que nos quedan por transitar en la tierra. Que en paz descansen.

Personaje de la semana:

Huelga de hambre.- Desde el pasado 23 de mayo, cinco doctores, hoy ya son ocho, iniciaron una huelga de hambre en las inmediaciones del Colegio Médico de Mérida. Estos galenos son residentes del Hospital Universitario de la entidad Andina e iniciaron una huelga, no por sus salarios, aún cuando tienen cinco meses que no cobran. La huelga es porque no tienen insumos para salvar la vida de sus pacientes. Es una admirable lucha la que emprendieron estos médicos quienes recientemente recibieron el apoyo de la Asamblea Nacional que debatió y se solidarizó con su lucha. Fuerza y Fe. Resistencia.

Desde las mazmorras de la dictadura, sigo soñando con la mejor Venezuela, esa Venezuela de Paz, Bienestar y Progreso que todos queremos y donde todos los derechos sean para todas las personas. Me despido de ustedes lleno de muchísima fuerza y fe. Amanecerá y veremos. Nos leemos!

@ElGatodeAragua


Avatar de Usuario
Chamberí
Mensajes: 12492
Registrado: 09 Ene 2016, 11:38
Ubicación: Volando en Libertad.

Re: Alexander Tirado: Hoy el pintor nos ha pintado un angelito barloventeño

Mensaje por Chamberí » 27 May 2016, 06:03

....puedo decirles que Andrés Eloy Blanco fue muy acertado cuando en aquel poema de nombre “Los hijos infinitos”, dijo que “cuando se tiene a un hijo, se tienen todos los hijos del mundo”.

Totalmente de acuerdo!!!


Los Hijos Infinitos

Andrés Eloy Blanco

Cuando se tiene un hijo,
se tiene al hijo de la casa y al de la calle entera,
se tiene al que cabalga en el cuadril de la mendiga
y al del coche que empuja la institutriz inglesa
y al niño gringo que carga la criolla
y al niño blanco que carga la negra
y al niño indio que carga la india
y al niño negro que carga la tierra.

Cuando se tiene un hijo, se tienen tantos niños
que la calle se llena
y la plaza y el puente
y el mercado y la iglesia
y es nuestro cualquier niño cuando cruza la calle
y el coche lo atropella
y cuando se asoma al balcón
y cuando se arrima a la alberca;
y cuando un niño grita, no sabemos
si lo nuestro es el grito o es el niño,
y si le sangran y se queja,
por el momento no sabríamos
si el ¡ay! es suyo o si la sangre es nuestra.

Cuando se tiene un hijo, es nuestro el niño
que acompaña a la ciega
y las Meninas y la misma enana
y el Príncipe de Francia y su Princesa
y el que tiene San Antonio en los brazos
y el que tiene la Coromoto en las piernas.
Cuando se tiene un hijo, toda risa nos cala,
todo llanto nos crispa, venga de donde venga.
Cuando se tiene un hijo, se tiene el mundo adentro
y el corazón afuera.
Y cuando se tienen dos hijos
se tienen todos los hijos de la tierra,
los millones de hijos con que las tierras lloran,
con que las madres ríen, con que los mundos sueñan,
los que Paul Fort quería con las manos unidas
para que el mundo fuera la canción de una rueda,
los que el Hombre de Estado, que tiene un lindo niño,
quiere con Dios adentro y las tripas afuera,
los que escaparon de Herodes para caer en Hiroshima
entreabiertos los ojos, como los niños de la guerra,
porque basta para que salga toda la luz de un niño
una rendija china o una mirada japonesa.

Cuando se tienen dos hijos
se tiene todo el miedo del planeta,
todo el miedo a los hombres luminosos
que quieren asesinar la luz y arriar las velas
y ensangrentar las pelotas de goma
y zambullir en llanto ferrocarriles de cuerda.
Cuando se tienen dos hijos
se tiene la alegría y el ¡ay! del mundo en dos cabezas,
toda la angustia y toda la esperanza,
la luz y el llanto, a ver cuál es el que nos llega,
si el modo de llorar del universo
el modo de alumbrar de las estrellas.
La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos...

Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: