Andrea Rondón: Al Estado venezolano hay que atomizarlo y darle más poder al ciudadano

Noticias, análisis y opinión de Venezuela y el mundo
Cerrado Nuevo Tema
1.- ND no se hace responsable por los comentarios de los foristas. El portal se reserva el derecho a eliminar aquellos comentarios que violen los Términos y Condiciones y el Decálogo del Forista, aceptados por los foristas al momento de registrarse. 2.- Los contenidos que aquí se muestran pueden ser inapropiados para menores de edad.
Avatar de Usuario
redaccion
Site Admin
Mensajes: 43204
Registrado: 29 Nov 2004, 18:13

Andrea Rondón: Al Estado venezolano hay que atomizarlo y darle más poder al ciudadano

Mensaje por redaccion » 18 Feb 2016, 07:34

Imagen Enrique Meléndez / especial Noticiero Digital / imagen cortesía Liliana Cadena @lilicamon6 / 18 feb 2016.- La profesora Andrea Rondón argumenta que un Estado grande limita los derechos ciudadanos a la propiedad privada y a la libertad y que por ende, debe ser un Estado pequeño. “¿Tú vas a confiar más en un funcionario público que en un agente del mercado que está en igualdad de condiciones?”, se preguntó.

La afirmación la hizo en conferencia que pronunció este martes 16 organizado por Cedice Libertad.

Comenzó su peroración refiriéndose al título del Foro “Propiedad, Productividad Tributación”, ya que, confesó, le recordaba las grandes interrogantes que se hicieron los pensadores del siglo XX, y que aún perduran tomando en cuenta que se trata de un tema vinculado a la presencia del Estado frente al individuo.

“Los impuestos son una forma de afectación a la propiedad privada, por lo que es necesario hacer un análisis de cómo están establecidos los impuestos, de cómo afectan a la propiedad privada, de cómo afectan a la empresa, y de cómo se pagan”.

Agregó que también había que ver esta temática desde el punto de vista de sus fundamentos, y que, en ese sentido había que preguntarse el tipo de Estado que queremos porque de otra manera, de nada servirá un análisis del ordenamiento jurídico vigente.

A ese respecto Rondón indicó que la mejor forma de estudiar las patologías sociales que lamentablemente, a su modo de ver, estamos asistiendo hoy en día, es a través de las instituciones, y para el caso se valió de la teoría expuesta por la Escuela Austríaca de Economía.

“Esta escuela considera que la institución más fundamental en economía es la propiedad privada, y la preocupación constante es esa relación frente al Estado. Porque la propiedad privada se trata de un derecho fundamental del individuo. Pero también constituye una institución que limita el poder del Estado”.

Explicó que en la teoría de dicha escuela se considera que la propiedad privada es una extensión de la persona. Rondón calificó la propiedad privada como una de las instituciones más importantes, ya que la misma está vinculada con la libertad, pues no se puede ejercer la libertad si no se posee un sustrato económico, fáctico para hacerlo. “Si yo no tengo unas condiciones materiales para ejercer otros derechos y otras libertades, simplemente, serán aspiraciones”.

Según Rondón, de nada sirve contemplar la libertad de expresión en la Constitución si la propiedad privada de los medios de comunicación está en manos de terceros, ni siquiera en manos del Estado; que allí no hay pluralidad; donde no hay las mejores condiciones para ejercer la libertad de expresión, y que lo mismo sucedía con otros derechos, entre ellos, el de votar, pues hoy en día en Venezuela, si no se cuenta con una cierta independencia y autonomía, entonces se depende de otros, y esa dependencia supone un cierto condicionamiento; por lo que dedujo que ese derecho tampoco se ejercía, y que sólo se contemplaba en el papel de la Constitución.

“La propiedad privada es la que te permite financiar tu proyecto de vida; lo que yo decida ser. Por eso es que la propiedad privada está vinculada a otros derechos, y, en consecuencia, la propiedad privada se presenta en este contexto como un límite al Estado”.

A juicio de Rondón, si una persona goza de independencia y autonomía, entonces cuenta con el poder de reclamarle al Estado el cumplimiento de sus deberes; lo que suponía hacerle un contrapeso al poder del Estado, y que, por lo tanto, constituía una institución esencial para el Estado de derecho.

Las expropiaciones son la punta del iceberg del ataque a la propiedad privada en Venezuela

Citó algunos de los autores de la Escuela Austríaca para quienes los gobiernos totalitarios al despojar al ciudadano de su rol de propietario, también afectan otros atributos del derecho de propiedad; que son el goce y el uso. Puso como ejemplo el caso de Alemania Oriental donde se dieron distintas formas afectación de la propiedad privada: intervenciones, ocupaciones.

“Allí bajaron drásticamente las expropiaciones. Porque, claro, en ese tipo de régimen es más fácil hacerse uso de la propiedad privada, sin necesidad de afectar la titularidad, y si ustedes se acercan al observatorio de derechos de propiedad en el caso venezolano, ustedes se darán cuenta de que las expropiaciones, vistas como garantías de la propiedad privada en la Constitución son la menor cantidad de medidas que ha tomado el gobierno hoy en día”.

Se refirió a la figura de la ocupación temporal contemplada en la Ley Orgánica del Trabajo, que fue la medida que tomó el gobierno frente al caso de Klorox, a cuyo propietario no lo despojaron de su titularidad, como sí del uso y del goce de su empresa, ya que colocaron al frente de la empresa a una junta directiva ad hoc conformada por funcionarios del gobierno; que no le permite al propietario ejercer su derecho al voto, como tampoco qué hacer con los activos de esa empresa.

Otra de las figuras que mencionó, como que afectan a la propiedad privada fue la de la multa con relación a una infracción; impuesta, según dijo, sin un debido proceso, sin derecho a la defensa; así como la aplicación de normas administrativas, y a las cuales calificó, más bien, como mandatos u órdenes.

“Las expoliaciones constituyen también una forma de afectación de la propiedad privada. Una expoliación es un despojo violento de la propiedad de una persona, sin respetar las garantías constitucionales. El control de cambio, el control de precios, la misma inflación son formas modernas de afectación de la propiedad”.

Citó al economista Frederick Hayek, exponente de la Escuela Austríaca de Economía, para mostrar cómo el régimen nazi de Adolfo Hitler tenía un control total sobre la población; valiéndose precisamente de una política de control de cambio y de control de precios, y de seguidas reiteró la pregunta de que si los impuestos constituían también una forma de afectación de la propiedad privada.

Un Estado pequeño

Rondón indicó que la Escuela Austríaca partía de la idea de que había que estructurar un Estado, que tratara de ser lo menos descomunal posible frente a un sector privado, al que le dejaban muy poco espacio, de modo que ese Estado sólo se ocupara de la seguridad, ejército y justicia.

El Estado está para garantizar el derecho a la propiedad, la libertad y la vida. Aquí es donde se ve la tradicional discusión entre derecho público y derecho privado, y esto viene desde la Metafísica de las Costumbre de Kant. El derecho privado es el derecho de las potencialidades, de las libertades, de las capacidades. Es el que regula y establece las reglas que permiten el mejor ejercicio de la libertad, y con la cual una persona puede desarrollar su personalidad”.

“En este contexto el derecho público establece las condiciones para que tú ejerzas esos derechos y esas libertades.Tú no estás para ofrecer servicios, tú no estás para producir bienes. Es por esto que no tiene razón de ser una empresa estatal. En este contexto no. Entonces, mayor presencia de los privados, menor presencia del Estado”.

Hizo ver que en la medida en que se le está dando más espacio al Estado se le está quitando más espacio al particular; además, a su juicio, porque los principios que rigen a uno y a otro derecho son completamente distintos; empezando porque los principios que rigen a toda empresa son competitividad, eficacia y eficiencia, y le preguntó al público asistente que si esos principios se veían en la administración de las empresas estatales venezolanas, para mostrar la evidencia de lo que decía.

Citó un pensamiento de Murray N. Rothbard, quien habló de los distintos regímenes de gobierno basados en el socialismo, el Estado corporativista, el Estado social, el Estado comunal, y que todos han fallado. “La innovación del socialismo con la privatización centralizada del Estado se ha convertido en nuestros días en la demanda de un sistema viejo y fracasado. Vamos a intentar algo nuevo, vamos a intentar un nuevo Estado”.

Se refirió a las dos escuelas del liberalismo: el capitalista liberal clásico y el anarco capitalista, y dijo que ambas coinciden en que los impuestos deben ser limitados, y esto porque los impuestos son para el pago de los servicios que presta el Estado. “Yo deseo un Estado mínimo: seguridad, justicia, ejército”, y aseguró que con estas condiciones es que se garantizan que las personas particulares o jurídicas puedan desarrollar sus capacidades y habilidades.

“El Estado debe justificar plenamente el ejercicio de sus funciones; porque, al fin y al cabo, le está restando espacio a los particulares, para que ejerzan sus derechos y sus libertades. En consecuencia, me tienes que justificar el estado de los impuestos. Usted me tiene que justificar porqué existe una determinada empresa estatal, en el contexto que les estoy hablando”.

Admitió que eso parecería utópico, y de allí que dijera que los pensadores de la Escuela Austríaca de Economía no forjaron su teoría en las aulas de clase, sino que ellos padecieron esa situación, padecieron de un control de cambio, de un control de precios, las limitaciones a la propiedad privada bajo la Alemania nazi, y que además habían escrito sus obras en la década de 1940 en EEUU; en un momento en que sus ideas tenía muy poca popularidad, y que eran prácticamente censuradas.

Retomó el tema del tamaño del Estado, y por esta vía expresó que en la medida en que el tamaño del Estado sea limitado, en esa medida se pagarán menos impuestos; constituyendo, por otra parte, una forma de otorgarle toda la confianza al mercado, ya que en última instancia el Estado está conformado por personas, por funcionarios; de modo que al estar revestidos del poder del Estado, hace que el individuo se vea muy disminuido.

“Las personas que están dentro del mercado tienen menos poder que las que están dentro del Estado. Esa es la pregunta: ¿tú vas a confiar más en un funcionario público que en un agente del mercado que está en igualdad de condiciones?”.

Argumentó que la idea no es desmantelar el Estado, pero sí atomizarlo lo suficiente como para que el ciudadano también tenga acceso al poder; porque, según Rondón, lo ideal es que el ciudadano funja como un verdadero contrapeso del Estado; que es lo que no ocurre hoy en Venezuela, donde todas las instituciones están secuestradas.

Puso como ejemplo lo que sucedió recientemente con el Decreto de Emergencia Económica; que la Asamblea Nacional no le aprobó al gobierno pero que el gobierno, luego, hizo valer a través del Tribunal Supremo de Justicia, y donde aprovechó también para aprobar la nueva tarifa de la unidad tributaria, que la AN también le había negado; que en este choque de poderes, uno como ciudadano lo único que se pregunta es, entonces, ¿qué queda?

Rondón hizo ver que en un Estado de propietarios no se presentarían estas situaciones; partiendo de que ese Estado estaría limitado a un determinado número de funciones; que no exigirían el pago de mayores impuestos, tal como lo sostiene la Escuela Austríaca, y para que se viera que se no se trataba de una utopía mostró una lámina basada en un estudio de Doing Business donde se reflejaba las oportunidades de negocios que se ofrecían en cada país.

“Aquí se verifica cuánto tiempo se gasta para constituir una empresa; indica cuántos impuestos tiene que pagar; cuántos trámites tiene que cumplir. En cuanto al pago de impuesto, Singapur está en primer lugar, y donde sólo una compañía paga al año cinco impuestos. Eso significa que la presencia del Estado está bastante reducida; porque no hay necesidad de pagar bienes y servicios, ya que los producen los particulares”.

Agregó que en Singapur una empresa le dedica sólo 82 horas al año para pagar los impuestos, y que en esto también se medía la productividad de la empresa; porque, a su modo de ver, todos estos temas están conectados.

Seguidamente, calificó de terribles, dantescas, incómodas las cifras de Venezuela; empezando porque de 189 países, está en el puesto 182, y esto porque el número de tributos que se pagan al año son 71; que por cierto, dijo, no sólo son numerosos, sino que no son efectivos, que es uno de los principios que se le exigen a la administración pública al recaudar impuestos.

“El número de horas, lo cual también afecta la productividad de la empresa, que debe trabajar una empresa, para pagar los impuesto son 792 horas al año versus las 82 horas año de Singapur”.

A juicio de Rondón, muchos de esos servicios, que son pagados por los impuestos de la ciudadanía, pudieran estar en manos de particulares En Venezuela no es el caso, dijo, lo que implicaba una gran distorsión y donde ya no se tenía por delante a un Estado paternalista como sí totalitarista cuya aspiración es afectar todos los aspectos de la vida del ciudadano.

En otra lámina volvió al tema de las comparaciones, e hizo ver que en Singapur el número de procedimientos, para constituir una compañía son apenas tres que toman tres días; mientras que en Venezuela se lleva 17 procedimientos y 144 días. “Así nadie quiere invertir. Así nunca van a llegar inversiones. Eso ahuyenta la inversión privada. La intención que está detrás de todo es mayor presencia del Estado”.

Agregó que todas estas distorsiones están reflejandas en la Ley de Registro Público y de Notariado; donde existe la figura del registrador que limita la capacidad del accionista; te dice: “ese capital social no es suficiente porque no se ajusta a tu objeto social. Yo registrador, con menos conocimientos que tú; que eres el que está involucrado en el negocio, debo indicarte lo que tienes que hacer”.

Rondón, a ese respecto, mostró que esa era una forma de totalitarismo; ya que se trata de una forma de afectación a la propiedad privada; pues, a su juicio, la afectación no sólo supone despojo de la propiedad, sino también desnaturalizar el resto de los atributos de la propiedad privada; como son el uso y el goce.

Consideró que el hecho de que el productor no tenga el derecho a fijar el precio del producto, salido de su esfuerzo; que no tenga el derecho a ser competitivo, todo eso también se trata de una afectación de la propiedad privada; lo mismo que los impuestos constituyen una forma de afectación de la propiedad privada, si los recursos que se obtienen de los mismos no están destinados a los tres derechos fundamentales: derecho a la vida, a la propiedad y la libertad individual.


Cerrado

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados - Total usuario conectados a ND: