Opinión

Columnistas

Ramos Allup y Carmona: percepciones

Los venezolanos tenemos la tendencia a reaccionar de acuerdo a resultados inmediatos, sin analizar detenidamente las "causas de las cosas", como señalaba Virgilio, ni las consecuencias de los hechos a largo plazo. Ensalzamos o satanizamos a personas y sucesos con la rapidez del rayo y pasamos por alto las consecuencias en el tiempo de determinadas acciones.

Mitzy C. de Ledezma

La gran diferencia: revocar y derrocar

Venezuela ha sido devastada. El país trepida estruendosamente, al colmo de padecer un empobrecimiento que hunde a centenares de miles de familias venezolanas en el más patético estado de penuria, desventura y desamparo. Por eso queremos revocar a este régimen con votos, lo cual es muy diferente a derrocarlo, tal como intentaron hacerlo los golpistas en 1992, a sangre y fuego, prevalidos de cañones y metralla. Son muchísimas las motivaciones que nos animan a participar de manera entusiasta y decidida en la gran marcha, la “Toma de Caracas” el próximo 1 de septiembre, exigiendo además que el referéndum revocatorio se lleve a cabo este año.

El jueves todos los venezolanos estarán en Caracas

Así estén en Yakarta, en Washington o Calgary, en Madrid o Bogotá, en Buenos Aires o Abu Dabi, los venezolanos de todo el mundo estarán en Caracas, junto a sus compatriotas.

Carlos Tablante

La Toma de Caracas

La Toma de Caracas, convocada para este jueves 1 de septiembre, será el encuentro de todos los venezolanos que, en las largas y trasnochadas colas para adquirir alimentos, reclaman el derecho a una vida mejor. Será la concentración de quienes demandan seguridad ciudadana y anhelan recorrer las calles sin temor a la delincuencia. Será el clamor por el derecho a la vida, a la salud, a la alimentación, a la educación, a las manifestaciones políticas, a la libertad de expresión y de información . Será el grito de quienes exigen el cese de la impunidad frente al milmillonario robo de los corruptos . Será el más grande y magno coro por la democracia, la más extraordinaria convocatoria al referéndum revocatorio.

Civiles

En mis tiempos de primaria llegué a creer que eso de la Historia era un asunto de militares. No tengo el libro a mí disposición y lo que evoco de él es remoto y confuso; siendo así, posiblemente no sea exacto el recuerdo, pero el hecho es que al pensar en la Historia Elemental de Venezuela del ilustre Hno. Nectario María, sólo vienen a mi memoria una sucesión de acciones bélicas y de datos relacionados con ellas: cuánta tropa comandaba aquel jefe, quién ganó tal batalla, el número de cañones a disposición de este otro; generales figurando como Padres de la Patria, héroes y Presidentes; la presencia de civiles en los aconteceres que le dieron forma a la nación lucía como excepción.

Pleitesía ante la momia del Caribe

Pocas veces hemos visto tanta idolatría hacia un personaje como el que apreciamos actualmente en cuanto a la veneración que demuestra tener el presidente de Venezuela hacia el déspota más longevo que existe en la América Latina, el barbudo que bajó de la Sierra Maestra y de Cienfuegos para mancillar a los habitantes de la Antilla Mayor, la tierra del siboney y del goajiro, durante 57 años ininterrumpidos, sin permitirles las libertades ciudadanas propias de naciones en democracia, esa es Cuba actual.

Jesús Petit Da Costa

El revocatorio de calle llamado Primavera Árabe

El revocatorio de calle llamado Primavera Árabe (2011) fue la versión actualizada y mejorada del que hicimos aquí en enero de 1958, con diferencias tácticas y técnicas explicables por los 53 años transcurridos desde entonces, aún cuando ambas coinciden en la premisa que sirvió de base a la estrategia: sin militares no es posible derrocar a un tirano.

Carlos E. Aguilera A.

Un primero de septiembre histórico

Cualquier partido que se forme, ha de ser a base de los principios democráticos. De allí, pues, la diferencia de encontrarnos al espontáneo servidor de la democracia, en la formación de una agrupación política de gobierno. Es demasiado el incentivo que tiene el cargo público, es demasiado el incentivo que tiene el favor superior del poder, para que no pueda arroparse con un manto de democracia quien tiene de todo, menos de demócrataAndrés Eloy Blanco No se puede decir que se vive en democracia, cuando desde el poder se vulneran los derechos humanos, coarta la libertad de expresión y de prensa, expropian empresas privadas, privan de la libertad a personas que los adversan políticamente, y pisotean la Constitución Nacional a su libre albedrío y antojo. Quienes detentan el poder desde hace casi 18 años, en nombre de una falsa revolución socialista y a mala hora llamada bolivariana, en su empeño por cerrar el camino a los ciudadanos, restringen a más no poder todas las vías de la alternabilidad, diálogo, paz, y convivencia nacional.

Enrique Meléndez

La Meca Caracas

La verdad es que responde a la sabiduría política de Henry Ramos Allup, como lo reveló la diputada Gaby Arellano, el hecho de haber propuesto la fecha del 1S para la protesta, en este caso, toma de Caracas; aun cuando para el momento en que lo hizo se veía como una fecha lejana; que fue lo que le reconoció la diputada Arellano, es decir, en lo asertivo que fue, en el sentido de que su convocatoria, al final, se volviera una bola de nieve, que se dirige hacia Caracas, con unos primeros resplandores representados en las personas de Lenin Bastidas, un sacerdote que arrancó desde Monagas hacia la capital, y quien por donde pasaba se convertía en una celebridad; lo mismo que un grupo de indígenas, que arrancó desde el Amazonas, y a los que se le iban agregando otros grupos de personas; por supuesto, siendo hostigados por guardias y policías; impidiéndoles la continuación de su marcha; una convergencia que muy bien lo dijo la diputada Arellano, responde al hecho de que, si bien a un gobierno democrático se le puede derrocar desde la provincia, a través de un proceso electoral, a una dictadura se le derroca en la capital. ¿Sería por eso que Juan Vicente Gómez gobernaba desde Maracay?

Jesús Silva R.

Banda “Los Roba Leche” hace desastre en aeropuertos

Lo que cuento a continuación se basa en hechos reales y me llena de preocupación como militante revolucionario debido a los nuevos delitos que están apareciendo en Venezuela, por ejemplo: rateros que roban comida.

Humberto Seijas Pittaluga

Este 1-S será distinto

El bobo de la yuca que nos tenemos que calar como presidente, en su perenne huida hacia adelante —que fue lo único que aprendió durante sus tiempos de estudiante de comunismo en Cuba—, no tuvo una idea mejor que seguir amenazando al grueso de la población que siempre lo adversó y que hoy se ve incrementada por las ingentes cantidades de desilusionados de la fulana “revolución” (que de robolución no pasó). Y no fue una amenaza cualquiera; nos dijo: "¿Ustedes vieron lo que pasó en Turquía? Endorgán (sic) se va a quedar como un niño de pecho, frente a lo que va a hacer la revolución bolivariana”, añadió que impondrá “orden y autoridad (…) a nivel nunca antes visto (…) y me sabe a casabe lo que diga la OEA y lo que diga el imperialismo”.

El dos de septiembre

Los ojos y las mentes de los venezolanos apuntan al primero de septiembre. También los del gobierno. La pregunta más repetida en estos días: ¿tú piensas que pasará algo? Por supuesto que pasará algo. El dos de septiembre seremos otra Venezuela.

Manuel Isidro Molina

Parálisis expectante

Venezuela vuelve a vivir una parálisis expectante. El próximo jueves 1ro. de septiembre (1-S) ha sido convertido en día decisivo, a consecuencia de la obstrucción sistemática del referendo revocatorio presidencial (RRP) por parte del Psuv, el gobierno y los poderes Judicial y Electoral, que articulan descaradamente un demencial cerco antidemocrático y represivo que está desembocando en un autogolpe de Estado en curso, cuyo objetivo primordial es evitar cualquier consulta popular electoral en 2016 y correr la arruga hasta entrado 2017.

Antonio Barreto Sira

La urticaria de Nicolás

A Nicolás Maduro le da urticaria cada vez que escucha hablar a Henry Ramos Allup, ¿y la razón? Sencillo, es que las palabras del presidente de la Asamblea Nacional le dan donde le duele.

¿Con hambre y desempleo?

“Con hambre y desempleo con Chávez me resteo”. Recuerdo haber escuchado a un gentío corear esta consigna en varias oportunidades. Cuando no había ni hambre, ni desempleo, porque las circunstancias eran totalmente distintas: Chávez estaba mandando y el precio del petróleo estaba por encima de cien dólares el barril. Ahora manda Maduro, el petróleo está a $39,40 dólares y hay hambre y desempleo y muchos otros males.

Semana para la historia

Por múltiples razones la semana que se inicia será trascendente. El régimen agoniza, el pueblo está en la calle manifestando el rechazo concentrado por tanta incapacidad y corrupción juntas. El Gobierno trata de agravar la guerra que le ha desatado a la nación apelando a la amenaza verbal, a la violencia física e institucional, todo destinado a paralizar por la vía del terror, del miedo generalizado, las acciones de la oposición.

Roberto Enríquez

Los últimos kilómetros de la dictadura

Haciendo una retrospección histórica de estos diecisiete años y medio de calamidades que nos ha tocado sufrir a los venezolanos desde la llegada de Hugo Chávez al Gobierno, se me ocurrió hacer un paralelismo comparando esta lucha por la libertad con una carrera de maratón. Por curiosidad quise consultarle a una estimada amiga maratonista los códigos de esa disciplina deportiva, para ver en que se podía asimilar la misma a la lucha política de resistencia; eso que en el argot político llamamos “saber cruzar el desierto”. Ella tuvo la gentileza de explicarme el asunto de una manera tan pedagógica que para mí resultó toda una revelación. Me dijo: “mira Roberto, los maratonistas tenemos un dicho que dice: los primeros 30 kilómetros del maratón los corres con el cuerpo, los siguientes 10 kilómetros con la mente y los últimos dos kilómetros con el corazón”. Pues bien; ciertamente esos dos últimos kilómetros del maratón son los más difíciles. Con el cuerpo extenuado y la mente colapsada, solo se puede llegar a la meta a punta de corazón. Algo así, o muy así ocurre con las sociedades sometidas a la opresión durante tantos años como lo ha sido la venezolana. Los últimos kilómetros para alcanzar la libertad hay que correrlos con el corazón.

Pablo Aure

¿Qué pasará el 1-S?

Se siente mucha expectativa por lo que puede suceder con la marcha del 1-S. Hay quienes ven esa fecha como el “día D”: como el fin del régimen. Venezuela espera con ansiedad la “Toma de Caracas”, nombre con el cual ha sido denominado ese acontecimiento que, sin lugar a dudas, será multitudinario. Me atrevo a pronosticar que en asistencia será superior a la marcha del 11 de abril del 2002, aunque los resultados no serán los mismos de aquel fatídico momento, por tres razones fundamentales: la primera, la Fuerza Armada Nacional está mucho más desarticulada. Pudiéramos decir que no existe ni la disciplina ni la subordinación, características de las instituciones castrenses. Es verdad que buena parte de los integrantes de sus componentes están descontentos, pero ello no es suficiente para dar un paso hacia lo desconocido. Hay hombres y mujeres con principios y sueños que querrán reconstruirla, pero están llenos del temor propio de los vigilados. Por lo pronto, la ven muy débiles, aunque -mal que bien- fue la carrera que escogieron y de ella viven. Lo que quiere decir, que esta de 2016 no es la misma a la del 2002, porque está descompuesta, más infiltrada, y es menos profesional. El descontento puede ser generalizado, pero, por lo pronto, se ve desarticulada. En consecuencia, para que se produzca un acto de desobediencia hacia su comandante en jefe, como ocurrió en el 2002, debe contar con la complicidad de sectores muy cercanos al “chavismo”. Léase bien: ¡Chavismo! (diferente al “madurismo”). La segunda razón que nos hace pensar que los resultados no serán los mismos al de hace catorce años, es que la marcha está siendo convocada por los partidos políticos con legitima y mayoritaria representación en la Asamblea Nacional (en 2002 éramos minoría), y sus voceros no improvisarán al momento de dar los mensajes. En este punto es necesario advertir que, de esos discursos dependerá la reacción de la sociedad civil independiente que evidentemente se hará presente en su máxima expresión. Si en esa concentración se llegara a “olfatear” un mensaje distinto a lo que la gente espera, pueden aparecer los espontáneos y ese río seguramente se desbordará. Esto significa que los “líderes” de la movilización (por lo general, en esos eventos son los que tienen más aceptación entre los asistentes, y también lleven el sonido para que se les escuche) tienen que apartar la demagogia y los cálculos electoreros. Esto es importante que se sepa, hay quienes piensan que el 1-S puede ser el final del gobierno de Maduro (y puede ser). Necesario insistir: de Maduro, no del “chavismo”. La tercera razón es mucho más contundente: quienes asistan saben de los peligros que les acechará. Han visto lo inescrupuloso que es el régimen, y de lo que será capaz, sin embargo, colmarán las calles de Caracas, o sea, estarán dispuestos a todo. Esto es, a resistir la embestida de la dictadura. Maduro en la cuerda floja Maduro no duerme porque un grueso sector militar le ha hecho saber que no reprimirá a los manifestantes. El G2 cubano, que es el cerebro de esta locura, debe estar paseándose por todos los escenarios, incluido el de provocar o inducir un golpe de Estado. Mantener a Nicolás Maduro en el poder les puede resultar más costoso que “negociarlo”. Después de esa gigantesca movilización será aún más frágil la cuerda que sostendrá a Maduro en Miraflores. El hambre y el malestar general se profundizarán. El G2 hará sus cálculos. Por ejemplo, pronto se iniciará el periodo escolar y muy pocos serán los padres que podrán comprar uniformes, útiles escolares o alimentar a sus hijos. El G2 ha sacado cuentas, hay hambre inflación y desesperación, también están claros en que los planteles educativos que comiencen seguramente lo harán sin poder garantizar los programas de alimentación eso indudablemente será otro factor explosivo. Ante esta situación entenderán que hay que “mover la mata”, mandar un mensaje: ¡Maduro fracasó porque no supo llevar las riendas del legado de Chávez! Esa oportunidad será de oro para abrir las compuertas del desahogo oficialista. ¿Fabricarán otro hijo de Chávez? No es descabellado que se produzcan desafíos simulados. La atención debe desviarse hacia el oficialismo: “maduristas vs chavistas”. La idea consistirá en hacer ver que el “salvador” del país no puede provenir de la oposición por lo tanto tienen que fabricar a “otro hijo de Chávez”. Lo más seguro es que en las próximas horas se desvelen supuestos planes golpistas y escojan a unos cuantos chivos expiatorios. Esto puede ser inclusive antes del 1-S, para aminorar el impacto de la convocatoria. A todas estas: los colectivos armados estarán esperando órdenes superiores. Recordemos: existe la posibilidad de la negativa militar a reprimir. Después del 1-S Lo otro que puede ocurrir el 1-S es que no ocurra nada y todo se desarrolle normalmente y el régimen pretenda presentarse ante el mundo como garante de los derechos democráticos, en donde se puede protestar sin temor a ser reprimido siempre y cuando lo hagan en paz. Acto seguido, volverán con el libreto del diálogo. Después del 1-S veremos el nivel de madurez de los líderes de la oposición y desde luego el grado de tolerancia de la sociedad civil, de esto dependerá el precio de la salida de Nicolás Maduro. Hay otros más optimistas que piensan que esta semana el CNE va a ceder, y dará la fecha para la recolección del 20% de las firmas para el referéndum revocatorio con la premeditada intención de abortar la marcha. El Tribunal Supremo de Justicia se encargaría de volver a paralizar ese evento electoral. Excusas le sobrarán. La arruga tratarán de correrla hasta el 2017, para que la sucesión se desarrolle dentro del “marco constitucional”, esto es, el sustituto de Nicolás Maduro será el escogido por ellos mismos. En el 2019 otro gallo cantará. Los muñecos se mueven. Los puentes están tendiéndose. Los cubanos entregarán a Maduro cuando sientan que el sucesor les respetará los espacios obsequiados por el finado. @pabloaure

La interesada incomprensión del fenómeno militar

El proyecto socialista que continúa su amargo curso en medio de la crisis humanitaria que generó, jamás fue elementalmente explicado y, menos, discutido entre los propios propulsores. Incluimos la participación decisiva del sector militar que, inevitable, se realiza a sí mismo en una economía rentística a la que paradójicamente no le alcanzan ni le alcanzarán los ingresos petroleros.

Jesús Petit Da Costa

Salir de Maduro ya para salvarnos del holocausto

Usted lo ha visto en las películas. Filas de judíos, con la estrella de David en la solapa, subiendo engañados al tren que los llevaba al campo de exterminio. Fueron seis millones los que murieron en el Holocausto. Su identificación las facilitaba el “jüdenrat”, su consejo local, que les aconsejaba someterse pacíficamente a las leyes nazis. Hacerlo así, se les decía, garantizaba la vida por ahora y algún día la libertad. Sin un gesto de rebeldía caminaron hacia la muerte por hambre, por enfermedad y finalmente bajo una ducha de gas o en un horno crematorio.

El RR es para todos

En 1980, la dictadura militar que gobernaba Uruguay desde 1973, sometió a plebiscito una reforma constitucional que perseguía formalizar su régimen de facto e institucionalizar el poder militar. No obstante el marcado ventajismo oficial, el No a la reforma fue la respuesta de 57% del voto popular. Los militares aceptaron razonadamente aquella decisión de la mayoría que dio inicio al retorno a la democracia. Tras una ardua negociación que implicó concesiones importantes a la dictadura, renació la que había sido una de las más sólidas democracias del continente.

Pedro Luis Echeverría

Una familia disfuncional es una familia en la que los conflictos, la mala conducta, y muchas veces el abuso por parte de los miembros individuales se producen continua y regularmente, lo que lleva a otros miembros a acomodarse o incomodarse con tales acciones.(Wikipedia) Según los expertos, en las familias disfuncionales hay falta de empatía, comprensión y sensibilidad hacia ciertos miembros de la misma; la negativa a reconocer el comportamiento abusivo de algunos miembros; inadecuados o inexistentes límites para acotar la acción de cada quién; falta de respeto a los límites de otros; intensas luchas internas con argumentaciones insuficientes o no bien sustentadas; desigualdad o trato injusto en la observancia de las normas comunes. Esta situación, generalmente determina que la sumatoria de las capacidades individuales de los miembros, no genere la suficiente sinergia que maximice la disposición y efectividad para la acción de la familia como un todo.

La muerte por socialismo no espera

Resulta fundamental el tenerlo muy presente en relación con las acciones pautadas en oposición a la dictadura socialista encabezada por el usurpador Nicolás Maduro Moros. Cada nuevo día aferrado en el poder implica la muerte de más venezolanos por hambre, enfermedad y a manos del hampa, conforme al plan de esclavitud y exterminio socialista aplicado con tanto éxito en Cuba y Corea del Norte.

Las migajas del discurso presidencial

Hablar desde la política no es cualquier cosa. Tampoco lo es, cuando se toma la palabra en nombre de una gestión de gobierno. Debe entenderse que, por encima de todo, la política es lenguaje. Sin embargo, “tanto da el agua al cántaro, hasta que se desborda”, tal como dice al aforismo popular. Por esta razón, el discurso del oficialismo, fundamentalmente expresado a través del mismo presidente de la República, como dice la canción: sal y agua se volvió. Cualquier promesa gubernamental, se la lleva el viento. Y como la espuma, se disuelve casi toda esperanza que pueda tener el pueblo alrededor de cada uno de los problemas que más intriga le causan.

Pedro Segundo Blanco

La prioridad es Maduro

No se puede reprochar a los cientos, por no decir miles, de compañeros de lucha de la unidad democrática venezolana, que a lo largo y ancho de todo el país, han venido promoviendo sus potenciales candidaturas a las veintitrés gobernaciones de estado, que de acuerdo a la constitución y las leyes, vencen sus períodos de gobierno en diciembre de este año 2016.