end header begin content

Opinión

Columnistas
Vladimiro Mujica

Los pueblos no se equivocan, ¿o sí?

Explotan las redes con un artículo que se atribuye a Mario Vargas Llosa sobre Argentina. Digo se le atribuye porque hay denuncias importantes de que se trata de otro caso de “fakenews”. Hace unos años Vargas Llosa escribió un artículo de similar contenido sobre Venezuela, esta vez verificado. La tesis común en ambos textos: Los pueblos de Venezuela y Argentina cavaron sus propias tumbas al elegir gobernantes populistas autoritarios. Nadie se los impuso, venezolanos y argentinos tienen una gran responsabilidad en haber elegido los destinos catastróficos que hoy aquejan a sus naciones.

Vladimiro Mujica

Bots y democracia

Es difícil reconciliarse con la idea de que de acuerdo a diversos estudios sobre tráfico en la red, la mayoría de los usuarios en línea de Internet, la tecnología más invasiva de la historia de los humanos, son robots. De ellos, aproximadamente la mitad son “good bots” y el resto “bad bots”. Los robots buenos están relacionados con la administración del tráfico, los motores de búsqueda, etc., mientras que los robots malos están conectados con violaciones de sistemas, robo de información, spam, y, especialmente interesante para lo que sigue, con la creación de verdades a la medida, de tendencias en las redes sociales, con los “influencers”, y la manipulación de la opinión pública a través de “fake news”.

Vladimiro Mujica

El realismo mágico de la relación Venezuela-USA

La brutal polarización política venezolana ha invadido todos los espacios de reflexión y análisis, y ha terminado por introducir una suerte de credo primitivo y precario que presuntamente permite entender la compleja realidad política de la sociedad norteamericana partiendo de un conjunto mínimo de frasecitas mágicas cargadas de ideología. Lo alarmante es que el virus de la trivialización y el análisis maniqueo de la política ha infectado, con honrosas excepciones, a los dos bandos que se disputan el poder en Venezuela: la usurpación madurista y el amplio movimiento constitucionalista para restaurar la democracia y la libertad en nuestra sufrida nación.

Vladimiro Mujica

Moral en tiempos de guerra

La acusación estalló como una bomba de excremento en medio de un funeral. Una extensa nota en el PanAm Post, detalladamente documentada, y hasta ahora no desmentida, dando cuenta de una operación de corruptela vil en tiempos durísimos, de tráfico con la miseria, el hambre y el sufrimiento causado por el régimen del mal de Nicolás Maduro, El Gran Usurpador. Por supuesto que es indispensable mantener la presunción de inocencia, y el debido proceso, como conceptos centrales de nuestra ética de demócratas, pero lo ocurrido en Cúcuta con los fondos destinados a la atención de los militares desertados deja, por lo menos, un mal sabor en la boca. Nuestro embajador Humberto Calderón Berti se movió con celeridad frente a las autoridades colombianas, encargadas de la supervisión de la ejecución de fondos, y estamos a la espera de que la investigación ordenada por el presidente (e) Juan Guaidó despeje todas las dudas que han surgido en esta materia de una manera inequívoca.

Vladimiro Mujica

El delirio del juicio de Nuremberg tropical

Voy a comenzar mi artículo con una confesión, una esperanza velada, una suerte de delirio privado sobre el Chimborazo. En algún territorio de mi fuero íntimo quisiera que en Caracas se instalara un tribunal que juzgara a la dirigencia del castrochavismo y su engendro madurista por crímenes de lesa humanidad contra el pueblo venezolano. Que se les procesara por violaciones a los derechos humanos, que se les hiciera responsables por las muertes de miles de venezolanos resultado del hambre y el deterioro en las condiciones sanitarias del país. Que respondieran por las muertes de niños indefensos víctimas de condiciones de salud medievales, y de enfermedades que habían desaparecido en el país. Que se les inculpara por el horror de haber provocado con sus políticas de hambre el retraso mental por desnutrición de miles de nuestros infantes. Que se les indiciara por haber forzado a la prostitución y a la entrega de sus hijos para sobrevivir a algunas de nuestras jóvenes madres. Que se les responsabilizara por el abandono, penurias y humillación de nuestros ancianos, condenados a mendigar una pensión oprobiosa y miserable. Que los verdugos se enfrentaran a sus víctimas, que las víctimas encontraran justicia. Que respondieran por los desaparecidos, los torturados, los abusados sexualmente y los muertos en prisión. Que sus confesiones y caída del poder trajeran la posibilidad de reconstruir al país, y que se abriera la puerta para el retorno de la diáspora de más de cuatro millones de venezolanos que han abandonado su patria en busca de mejores posibilidades, muchas veces en condiciones infrahumanas, caminando miles de kilómetros y viviendo de la caridad pública o terminando por ser víctimas de mafias depredadoras del sufrimiento, con frecuencia dirigidas por venezolanos. Que se les sindicara por la destrucción de la economía del país y sus centros de investigación, educación y conocimiento, por arruinarlo y por convertir una de las naciones potencialmente más ricas del planeta en una afrenta humillante a quienes nacimos en estas tierras, y en una exhibición de ridículo frente a un mundo, que no termina de entender como los venezolanos nos metimos en este abismo histórico. Que como resultado de su salida del poder se expulsara al ejército de ocupación cubano. Que nos liberáramos del indigno yugo impuesto por los chinos y los rusos. Que se expulsara a los guerrilleros colombianos que saquean Guayana y destruyen el ambiente. Que se confiscaran las riquezas y propiedades mal habidas producto de la pornográfica corrupción de estos años. Que se les borrara a Maduro, a Flores, a Cabello, a los hermanos Rodríguez, a Padrino López, y a todos los que conforman la larga lista de quienes han destruido el país, la sonrisa de sus caras gordas en medio del hambre. Que se tuvieran que tragar cada una de sus palabras de desafío a todo lo que es bueno y la prepotencia insufrible de sus acciones. Que pagaran por todas las lágrimas derramadas, por todas las despedidas de nuestras familias. Que el mal recibiera su merecido, y que sus agentes enfrentaran a la justicia y recibieran el castigo contemplado en las leyes humanas y divinas por su traición al pueblo. Pero, que en medio de ello, no se enfrentaran a una poblada enardecida, sedienta de venganza, que quizás los abriría en canal en la plaza pública y entregaría sus vísceras a perros hambrientos, tal es el daño y el odio que han engendrado, porque eso representaría el triunfo del mal entre nosotros mismos. Que se enfrentaran a jueces y tribunales duros y justos. Que les impusiera su castigo el émulo del Tribunal de Nuremberg en Caracas.

Vladimiro Mujica

El mensaje de Mike Pompeo

Por esta vez, y dadas la complejidad del momento y de nuestras coincidencias, este artículo está escrito al alimón con mi querido amigo Horacio Medina. En un audio que ha circulado masivamente en las redes, y cuya fuente no ha sido disputada, se escucha la voz del Secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, advirtiendo que la oposición venezolana no tiene un plan post-Maduro y que si este llegara a salir del poder se enfrentaría una situación endiabladamente complicada para manejar al coro de más de cuarenta personas que aspirarían a ser los sucesores de El Usurpador.

Vladimiro Mujica

Una historia de Juan y Moisés

Un amigo en Arizona, cuyo nombre completo no tengo autoridad para revelar, y que aquí identificaré solamente por sus iniciales. H.V. captura mi imaginación con una historia fabulada con base bíblica. Nuestra conversación giraba alrededor de mi insistencia por describir la circunstancia excepcional alrededor del presidente (E) de Venezuela, Juan Guaidó, y su país, nuestra Venezuela, como una singularidad histórica. Un evento casi único en el cual el camino de la liberación de un pueblo parece estar imbricado, como una urdimbre inextricable, con el de un dirigente surgido inesperadamente.

Vladimiro Mujica

El poder tras el trono

El reciente anuncio de que los Estados Unidos está a punto de imponer sanciones sobre Cuba por su apoyo al régimen usurpador de Nicolás Maduro requiere de un esfuerzo de análisis, no tanto porqué se estén anunciando sanciones, lo cual parece bastante obvio, sino porqué este anuncio ocurre aparentemente a destiempo.

Vladimiro Mujica

Punto de quiebre

Con poca frecuencia se produce la circunstancia de que un acontecimiento histórico tenga fecha anunciada, sobre todo cuando se trata de una situación de tanta inestabilidad como la que vive Venezuela. Las grandes batallas, el comienzo de las guerras, los atentados, las conmociones sociales, son, por su propia naturaleza, eventos sometidos al azar y al secreto mantenido por los actores y factores determinantes. Este no es el caso del 23 de febrero, cuando se anuncia una colisión, con hora y posición precisas, entre las fuerzas de la dictadura del usurpador de la Presidencia de Venezuela, y las fuerzas de la resistencia democrática, dirigidas por el presidente (E) Juan Guaidó, actuando en estrecha cooperación con una coalición internacional, encabezada por Colombia, Brasil y los Estados Unidos.

Vladimiro Mujica

La doble moral del injerencismo

Busco la palabreja “injerencismo” en varias versiones de diccionarios del castellano y encuentro el resultado que ya me esperaba: se trata de uno más de los exabruptos del chavi-lenguaje, la versión perversa del español a la que nos hemos ido acostumbrando en estos 20 años de tragedia y retroceso histórico. Como “millones y millonas”, como los “ocho puntos cardinales”, como el fenómeno del “equinochio” para explicar la sequía en el Zulia, como el uso del adjetivo escuálido como sustantivo. Pero la vergüenza y la tristeza por la corrupción de nuestra lengua en manos de los bárbaros que han usurpado el gobierno de la nación no se compara con la indignación que me embarga escuchando al canciller del usurpador en el Consejo de Seguridad de la ONU, hablando del injerencismo de otros países en los asuntos de una nación soberana como Venezuela. Repitiendo un discurso que hemos escuchado una y otra vez, para responsabilizar a otras naciones de nuestra tragedia.

Vladimiro Mujica

Una nueva esperanza

A New Hope es el título de una de las películas de la legendaria serie Star Wars. El resumen de la trama: Las Fuerzas Imperiales, bajo órdenes del cruel Darth Vader, retienen a la Princesa Leia como rehén en sus esfuerzos por sofocar la rebelión contra el Imperio Galáctico. Luke Skywalker y Han Solo, capitán del Millennium Falcon, trabajan en conjunto con el dúo de droides acompañantes R2-D2 y C-3PO para rescatar a la bella princesa, ayudar a la Alianza rebelde, y devolver la libertad y la justicia a la galaxia.

Vladimiro Mujica

El final de Nelson Martínez y la batalla contra el mal

Este artículo está dedicado, como tantas otras cosas, a mi querido amigo Horacio Medina. Ejemplo de los trabajadores de nuestra industria petrolera y cuya orientación me fue invalorable para escribir este artículo. Conocí a Nelson Martínez en el entorno de la Sociedad Venezolana de Catálisis. Eran otros tiempos, probablemente comienzos de los años noventa, que no solamente parecen lejanos en el sentido puramente cronológico, sino que en la Venezuela polarizada y arruinada por 20 años de ignominia y destrucción sistemática, parecen distanciados por una eternidad de los tiempos actuales.

Vladimiro Mujica

Petkoff y la saga de los Mujica

La partida de Teodoro Petkoff me ha traído un torbellino de memorias. Dos de sus grandes amigos, Luis Castro Leiva y Manuel Caballero, lo fueron también míos, y, en un sentido muy profundo es como si terminara de cerrarse un círculo histórico, a pesar de los años que han pasado entre una muerte y las otras. O al menos se cierra un círculo personal de tres referencias que me fueron muy cercanas, cada una en su propia dinámica y espacios. En una dirección ligeramente distinta, la trayectoria de esta trilogía se entrecruza en múltiples dimensiones con la de otro venezolano profundamente ligado a nuestra historia contemporánea, y a la de nuestra familia: Pompeyo Márquez.

Vladimiro Mujica

Política en tiempos de guerra

No hay forma de insistir suficientemente en que no hay reemplazo a la existencia de una dirección política en circunstancias en las que se pretende articular la respuesta de un pueblo a un poder opresivo. Esto vale especialmente en el caso de una guerra o de una invasión, circunstancias ambas presentes en el caso de Venezuela, donde por un lado el gobierno adelanta una guerra de represión política y de hambre contra el pueblo y, por el otro, se ha ido produciendo una lenta invasión de militares y funcionarios de seguridad e inteligencia cubanos y de otras nacionalidades que controlan crecientes espacios de la vida del país.

Vladimiro Mujica

Los nuevos pobres

Mi primera visita al monasterio de San Pedro Claver en Cartagena de Indias me dejó cargado de interrogantes sobre la canonización del religioso, el hecho de que se hiciera llamar el “esclavo de los esclavos” y que se le presentara como el defensor de los derechos humanos de los esclavos negros. Una circunstancia notable porque su obra precede a cualquier actividad que caiga bajo esa denominación. Sobre todo, habiendo vivido en una época en que los humanos tenían pocos derechos como tales y eran, en verdad, no mucho más que súbditos o esclavos de la corona.

Vladimiro Mujica

Gaslighting

A mi amigo Ernesto Medina, quien fue el primero en advertirme sobre el uso del gaslighting Aparentemente el término gaslighting proviene de una obra de teatro inglesa de 1938 “Gas Light”, en la cual un marido intenta enloquecer a su esposa usando una variedad de triquiñuelas y engaños, hasta llevarla a cuestionarse sus propias percepciones y realidades. Posteriormente la obra fue llevada al cine en 1940 y en 1944.

Vladimiro Mujica

La increíble y triste historia de Ubre Negra

A veces, con frecuencia, la historia de hechos pasados en otros lugares nos trae crueles y valiosas enseñanzas sobre nuestro presente. A modo de introducción, me permito evocar a Ubre Blanca, un semoviente, como diría mi padre, cuya trayectoria vital está detallada gracias a la devoción de los revolucionarios cubanos a su líder Fidel Castro.

Vladimiro Mujica

Supervivencia

Esta entrega está escrita a dos manos con mi amigo Horacio Medina. Mayo 21, 2018. Los medios de comunicación y las redes sociales nacionales e internacionales recogen lo que parece, parafraseando a García Márquez, la crónica de una muerte anunciada. En las elecciones presidenciales del día anterior, convocadas en violación a la Constitución y las leyes de la nación, Nicolás Maduro se había alzado con un triunfo írrito en el terreno legal y constitucional, pero cargado de significado en el terreno político y, sobre todo, de cara al proyecto de destrucción nacional que adelanta el chavismo/madurismo en Venezuela.

Vladimiro Mujica

Ellos y nosotros

Mayo de 1937. En plena guerra civil española se produjo en Cataluña un terrible enfrentamiento entre los anarquistas y los comunistas - ambos enfrentados al franquismo. La naturaleza de este conflicto en momentos en que un enemigo común amenazaba con exterminar a ambos contendores fue recogida magistralmente en un relato poco conocido de George Orwell, el mismo autor de los clásicos contra el autoritarismo “Rebelión en la granja” y “1984”. En “Homenaje a Cataluña” Orwell describe su experiencia como miembro de las brigadas internacionales y expone la tenebrosa conducta de Stalin y la Unión Soviética en lo que algunos autores llaman la guerra civil dentro de la guerra civil. El mundo tiene los ojos puestos en España, y corre el comentario incrédulo, “en el bando republicano se están matando entre ellos”. En una estación de radio franquista, un dirigente sentenciaba “¡Manteneos firmes, la España nacionalista está con vosotros! ¡De toda la canalla roja, la FAI (Federación Anarquista Ibérica) es la única fuerza española auténtica!”. Franco estaba encantado con aquella lucha. Sus enemigos matándose entre ellos.

Vladimiro Mujica

Dos FA

Quizás no sea coincidencia, o, si lo es, de trata de una sincronía al menos intrigante que las siglas del Frente Amplio sean las mismas que las de la Fuerza Armada. Podría ocurrir que esta concurrencia de siglas anuncie que vienen los esperados tiempos en que el componente desarmado del pueblo venezolano, inerme ante las balas y la violencia estimuladas desde el poder, se pueda hablar cara a cara, corazón a corazón, con el componente que lleva las armas de la República, que hasta ahora ha servido como uno de los pilares fundamentales de apoyo del oprobioso régimen que desgobierna a Venezuela desde hace 20 años.

Vladimiro Mujica

La emboscada electoral

Por esta vez, y dadas la complejidad del momento y de nuestras coincidencias, este artículo está escrito al alimón con mi querido amigo Horacio Medina Aclarados los términos de la celada electoral del régimen de Nicolás Maduro contra el pueblo venezolano, queda la pregunta fundamental en el aire acerca de como deben reaccionar las fuerzas de la resistencia democrática. Insistir en llamar traidores a quienes asistieron en representación de la MUD al así llamado diálogo de República Dominicana es, por decir lo menos, un grave despropósito. Continuar con el ataque indiscriminado contra quienes promueven asistir a la cita trucada de la elección presidencial, es simplemente suicida a pesar de lo discutible que sean las razones para tomar parte en la contienda, entre estas el peregrino argumento de que no se pueden perder espacios.

Vladimiro Mujica

La gerencia del terror

La criminal y artera ejecución de Oscar Pérez y sus compañeros, muertos en el curso de una abominable operación combinada entre fuerzas de seguridad del Estado y bandas armadas del chavismo ha marcado un antes y un después en un país que parecía inmune a la sorpresa que generan las malas noticias, tal es el grado y profundidad de la crisis política, económica y social que abate a Venezuela. A la reacción de la opinión pública nacional e internacional, ha contribuido en buena medida el hecho de que el ajusticiamiento extrajudicial, ocurrido luego de que los asediados se habían rendido, acaeció literalmente en vivo, ante centenares de vecinos que se agolparon en El Junquito y, mucho más importante, en las redes sociales que fueron literalmente inundadas de los mensajes, videos y fotografías que Pérez y sus compañeros enviaron durante horas.

Vladimiro Mujica

El Cartel de PDVSA

En un lúgubre video que circula por las redes sociales se ve borrosamente el perfil regordete y sombrío, esposado y cabizbajo, de Nelson Martínez, alto gerente petrolero, arrestado por miembros de uno de los tantos brazos del estado policial venezolano. La voz en el video, probablemente la del Fiscal General impuesto por la inconstitucional ANC, utiliza la palabra Cartel para referirse a la organización delictiva que se había ido articulando en el seno de la corporación estatal petrolera venezolana.

Vladimiro Mujica

SOS … Química… UCV

El llamado podría haber provenido de cualquiera de las instituciones que todavía se empeñan en impartir conocimiento científico en Venezuela, de cualquiera de las víctimas de la barbarie chavista de estos 20 años eternos de destrucción del sistema educativo y de investigación del país. Ocurre que el llamado proviene no solamente de mi Alma Mater, la UCV, sino de mi propia Escuela de Química en la Facultad de Ciencias. Instituciones a las que me unen vínculos que comenzaron en los años 70 y que crecieron durante más de 35 años en los que viví a mi universidad como estudiante, asistente docente y finalmente profesor titular en esa casa que me vio crecer y actuar, no solamente en el mundo académico sino en la dimensión política y social de la universidad.

Vladimiro Mujica

La hora de todos o la hora de nadie

Es difícil imaginarse un momento más precario para la lucha por la restauración de la democracia y la libertad en Venezuela. A un gobierno represivo y controlado por una mafia de grupos internos en colusión con factores de poder internacionales, una verdadera neo-dictadura cuya plasticidad le ha permitido mantener algunos de los privilegios de gobiernos electos por decisión popular, se le une ahora una oposición dividida, que parece presa de un enfermedad auto-inmune que le impide hacer lo que tiene que hacer para conducir al pueblo venezolano a una salida a la tragedia que vive.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com