end header begin content

Opinión

Columnistas
Trino Márquez

El 23 de enero, a desbordar Venezuela

El 23 de enero los venezolanos estamos obligados a demostrar ante los países, instituciones y personalidades del mundo que han sido solidarias con Venezuela a lo largo de todos estos años que el conflicto actual no se reduce al enfrentamiento entre Nicolás Maduro y su camarilla, con un reducido grupo de dirigentes opositores, sino que la lucha la libra una nación que se niega a seguir siendo arrasada por la banda que asaltó el poder para usufructuarlo con morbosidad y enriquecerse de forma obscena. La marcha debe asumirse como un mensaje a la comunidad internacional, a los militares y a los venezolanos mismos, quienes cerramos 2018 y abrimos 2019 abatidos por el pesimismo.

Trino Márquez

Después del 10 de enero

Después del 10 de enero Maduro sólo podrá sostenerse en el poder sobre la base de la represión, el miedo, la amenaza, el chantaje y la extorsión. Nunca a partir del consenso o la persuasión. Carecerá de la legitimidad de origen que a duras penas obtuvo con su cuestionado triunfo sobre Henrique Capriles en 2013, apenas un mes después de la muerte de Chávez.

Trino Márquez

2019, elecciones generales con nuevo CNE

La estrategia del Gobierno contra la oposición a partir del glamoroso triunfo de diciembre de 2015 funcionó con la eficacia de relojero suizo. Las metas las cumplió plenamente. Hoy tenemos una oposición dividida, con grupos que rivalizan con encono. Los líderes se encuentran presos, en el exilio y amenazados; los partidos emergentes, especialmente Primero Justicia y Voluntad Popular, fueron desarticulados: su máxima dirigencia fue condenada al ostracismo. Un Nuevo Tiempo envejeció de forma acelerada y atropellada. Las demás organizaciones parecen vivir en estado larvario. La MUD se disolvió sin que sus dirigentes tuvieran el coraje del explicarles a sus millones de devotos seguidores qué había pasado y por qué se había extinguido. La alternativa que significó Henri Falcón se desvaneció. El régimen logró que la inmensa masa de ciudadanos descontentos con el gobierno, más de 80% del país, se desencantara de la vía electoral y vea el voto con desconfianza.

Trino Márquez

Presos políticos, la hipocresía comunista

La farsa comunista siempre queda al descubierto por el miedo de sus dirigentes a perder el poder y por la inagotable capacidad que poseen sus líderes de reprimir el descontento popular y mantener las cárceles llenas de presos políticos. Los desmanes ocurren a pesar de que su discurso lastimero se funda en subrayar la importancia de la protesta y defender los derechos humanos. Esos ideales los enarbolan cuando están en la oposición. Luego que conquistan el poder, se desentienden de ellos.

Trino Márquez

Nuestro El Nacional de cada día

Con el cierre, esperemos temporal, de la edición impresa de El Nacional se cancela un espacio más del recorrido democrático iniciado en 1958. El Nacional representó de manera cabal el país urbano, moderno, laico, plural e inclusivo que se potencia a partir de la caída de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. La amplitud y ecuanimidad con la que sus páginas mostraban a diario los puntos de vista contrastantes, las variadas informaciones, los reportajes e investigaciones periodísticas, el espacio que le concedió a la cultura en sus distintas manifestaciones, fue el reflejo de esa Venezuela que luchaba por sacudirse el oscurantismo asociado con todos los rostros del militarismo. La etapa democrática que comienza con la huida del dictador y empieza a declinar el 2 de febrero de 1999, cuando Hugo Chávez llega a Miraflores, tiene al periódico como testigo y protagonista de muchos de los aciertos alcanzados y de los errores cometidos a lo largo de esa fase.

Trino Márquez

La alianza de Putin con Maduro

Nicolás Maduro se prepara para llegar al 10 de enero en las mejores condiciones posibles. En el plano interno, trata en vano de evitar que las Navidades y el Año Nuevo estén signadas por la desesperanza de los sectores populares y el deterioro provocado por la hiperinflación. Aumenta el sueldo mínimo de forma compulsiva, entrega bonos, promete perniles de cochino, obliga a los comerciantes a rebajar los juguetes, la ropa y los pocos productos electrodomésticos existentes en el país. El triunfo en las elecciones de concejales, a pesar de la enorme abstención, fortaleció su control de las instituciones políticas.

Trino Márquez

No hay sueldo populista que valga

Nicolás Maduro insiste en decretar aumentos compulsivos del salario mínimo, las pensiones, cestatickets y los bonos que periódicamente les entrega a las personas con carnet de la patria. Por qué lo hace, si sabe que tras esos incrementos -en nada relacionados con la expansión de la productividad y la producción de bienes y servicios- la inflación se acelera. Decir que es un ignorante irresponsable, no resulta suficiente. Es cierto que, como Chávez, Maduro siente un profundo desprecio por la ciencia económica. Considera que la economía puede ser sometida por la política y obligada a obedecer las órdenes que dicta el partido y el gobierno.

Trino Márquez

El TSJ contra los estudiantes y el voto

La sentencia de la Sala Electoral del TSJ con la cual intenta imponer a Jéssica Bello, candidata perdedora, como presidente de la FCU de la Universidad de Carabobo forma parte de la estrategia adoptada por el régimen hace rato: utilizar las elecciones para destruir la democracia y desalentar a los ciudadanos con relación a la importancia de los comicios como escenario de lucha y del voto en cuanto instrumento de combate.

Trino Márquez

Carabobo en la cava de Drácula

El miércoles 14 de noviembre se perpetró el mayor atropello cometido por una gobernador electo con el voto popular contra una universidad autónoma. Se trató del asalto dirigido por Rafael Lacava contra la Universidad de Carabobo, cuando los estudiantes realizaban sus elecciones de gobierno y cogobierno universitario, luego de once años sin que se convocaran comicios porque el TSJ lo impedía.

Trino Márquez

La estrategia del miedo

Se ha convertido en un lugar común decir que el de Maduro es el peor gobierno que ha tenido Venezuela, y probablemente el continente, desde que se llevan registros estadísticos que miden el desempeño de los gobiernos. Cualquiera sea el indicador económico, social o institucional que se tome, durante los seis años de su mandato, todos han retrocedido, algunos en escala superlativa: la inflación, la caída de la producción petrolera, la escasez, la desnutrición infantil, la productividad económica, la informalidad, el éxodo de venezolanos, el colapso de la infraestructura. La lista podría ser infinita.

Trino Márquez

El arco miserable

A Teodoro Petkoff, a quien mucho interesaba al tema de este artículo El asalto perpetrado en el estado Amazonas por guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN), en el cual murieron tres guardias nacionales resultando heridos otros diez, revela cuán importante se ha convertido el Arco Minero del Orinoco (AMO) para los insurgentes y la desprotección en la que se encuentra ese vasto territorio, convertido en una nueva colonia por la voracidad insaciable del Gobierno nacional y su total abandono del medio ambiente, tema que representa una de las principales preocupaciones de los gobiernos democráticos y de los grupos ecologistas en todo el planeta.

Trino Márquez

Bolsonaro, la reacción ultraconservadora

El triunfo de Jair Bolsonaro debería convertirse en motivo de reflexión para los demócratas del continente y el mundo civilizado. Muchos opositores venezolanos, desesperados por la mediocridad y sordidez del régimen, han celebrado su victoria con entusiasmo. Ven al militar retirado como un firme aliado en la lucha contra Nicolás Maduro. El asunto va más allá. Bolsonaro representa la derecha recalcitrante, anclada en el pasado más remoto; en un pasado que se creía superado por los avances civilizatorios alcanzados de forma continua por la humanidad desde el triunfo de la Razón y la ruptura provocada por el Iluminismo en el siglo XVIII. Hasta el entusiasta Steven Pinker, autor de un libro imprescindible, En defensa de la Ilustración, debe de sentirse escandalizado por el tipo de afirmaciones que convirtieron al opaco diputado brasileño en un líder de opinión pública y en el Presidente electo de Brasil.

Trino Márquez

Dos caravanas, dos respuestas

Podría ser cierta la afirmación del vicepresidente Mike Pence según la cual la caravana de migrantes que partió de Honduras rumbo a los Estados Unidos fue promovida y financiada por el gobierno de Nicolás Maduro con el fin de perjudicar al presidente hondureño Juan Orlando Hernández, adversario de Manuel Zelaya; afectar la imagen de Donald Trump en las próximas elecciones legislativas de noviembre y, sobre todo, distraer la atención sobre el constante e inmenso flujo de venezolanos que corren despavoridos huyendo de la severa crisis nacional.

Trino Márquez

Condiciones para negociar abundan

La propuesta del gobierno español, a través de su canciller, Josep Borrel, de cambiar la línea de sanciones contra Nicolás Maduro por iniciativas que propicien el diálogo entre el Gobierno y la oposición venezolanas, fue respondida de inmediato por un grupo de dirigentes en el exilio y de los que aún permanecen en Venezuela, señalando que no existen condiciones para tal diálogo, y que la iniciativa representa una cortina de humo de Podemos, el Psoe y Pedro Sánchez para permitirle al mandatario venezolano ganar tiempo frente al acoso al que está sometido en el plano internacional y para disimular la grave crisis doméstica.

Trino Márquez

La insoportable insolencia de la barbarie

Fernando Albán fue secuestrado por el Sebín a plena luz del día y en presencia de numerosos testigos en el aeropuerto de Maiquetía, cuando regresaba de un viaje a New York. El régimen se percibe tan firme, que ni siquiera sintió que debía acudir al expediente de la nocturnidad, tan utilizado por las dictaduras gorilas de Videla, Pinochet o Stroessner, cuando en medio de la noche capturaban y desaparecían a sus víctimas sin dejar rastros evidentes. En este caso, no tuvieron reparo en apresar delante de todo el mundo al joven concejal y dirigente político, cuya único pecado fue reunirse con Julio Borges, a quien la paranoia oficial atribuye la responsabilidad política fundamental de los episodios ocurridos en la avenida Bolívar el 4 de agosto pasado.

Trino Márquez

Sin oposición no hay diálogo ni transición

La crisis que vivimos es tan profunda, inédita y apremiante que numerosas personalidades y organizaciones nacionales e internacionales exhortan a Nicolás Maduro a propiciar un diálogo con diversos sectores que permita el tránsito hacia la recuperación económica y la reinstitucionalización democrática del país. Yo mismo formo parte de un grupo llamado Entendimiento.

Trino Márquez

Paliza en la ONU

En las dos décadas de su existencia, nunca antes el régimen había sido tan vapuleado como en la Asamblea General de la ONU, que se reúne en New York. El gobierno de Nicolás Maduro ha recibido una verdadera felpa de los gobiernos democráticos de las Américas. Su soledad es patética y no será atenuada por la decisión, de última hora, de intervenir en la Asamblea. Maduro quedó para darles pena a los mandatarios de los países del continente (Trump incluso se mofó del coraje de ‘sus’ Fuerzas Armadas) y provocarles sentimientos de compasión con las víctimas que llevan veinte años padeciendo los rigores de unos gobernantes que combinan en perfecta sincronía la ineptitud con la corrupción.

Trino Márquez

El Grupo de Lima y la ambigüedad de los demócratas

Durante la Guerra Fría, el deslinde entre la democracia y las dictaduras totalitarias colectivistas era claro. De un lado se alineaban las democracias liberales con sus gobiernos alternativos, su sistema de partidos plurales, parlamentos representativos, poderes autónomos y medios de comunicación independientes. A la vanguardia se encontraban los Estados Unidos y las naciones de Europa occidental. Del otro lado se agrupaban los países comunistas, bajo el mando supremo de la Unión Soviética, sin ninguna de las virtudes republicanas.

Trino Márquez

El deterioro se acelera

Ha pasado casi un mes desde que Nicolás Maduro anunció el “plan perfecto” para la recuperación económica, el crecimiento y la prosperidad. El nuevo cono monetario, que junto al programa económico iba a acabar con la hiperinflación y pulverizar el dólar paralelo, entró en vigencia poco después.

Trino Márquez

Los desplazados que caminan por América Latina

La mayoría de la corriente migratoria de venezolanos que circula por América Latina adquirió, a partir de finales de 2017, un rasgo especial. Se trata, siguiendo el lenguaje utilizado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), de desplazados que buscan refugio. A ese fenómeno puede llamársele diáspora, éxodo o escape, pero, stricto sensu, consiste en un movimiento dirigido a huir de la persecución montada, en gran medida de forma deliberada, por el régimen contra los venezolanos de todas las edades y clases sociales. Esos compatriotas han sido acosados y luego desplazados de su lugar de origen, Venezuela. La causa de ese desalojo no reside en una guerra, caso Siria, en un enfrentamiento racial o religioso, o en una catástrofe natural, digamos una prolongada sequía o vastas inundaciones, sino en la irresponsable aplicación de un modelo colectivista, que ha demostrado hasta la náusea que genera miseria en todos los países donde se aplica. Venezuela se convirtió en un gigantesco laboratorio en el cual los restos de la izquierda cavernícola latinoamericana intenta demostrar la vigencia del socialismo, casi tres décadas después del derrumbe del Muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética.

Trino Márquez

El carnet de la patota

La última escalada de control del régimen sobre el país apunta a elevar a su máxima potencia los alcances y cobertura del carnet de la patria. Tratan de convertirlo en el mecanismo de empadronamiento, control, chantaje e intimidación más eficaz de cuantos han aplicado. Pretenden ir más allá de los consejos comunales, las ubch y las salas situacionales. Es una versión de la lista de tascón, pero más sofisticada y ligera, porque supuestamente incluye a las personas que lo obtienen en los beneficios otorgados por el gobierno o facilita los trámites que los ciudadanos deben realizar ante los organismos del Estado. Con el carnet de la patria se pretende sustituir la cédula de identidad, único documento de nacionalidad que se les exigía a los venezolanos.

Trino Márquez

El madurazo, ni crecimiento ni prosperidad

“Programa de recuperación económica, crecimiento y prosperidad” fue el pomposo nombre utilizado por Nicolás Maduro para calificar el paquete de medidas económicas y sociales adoptadas el 17 de agosto. Su exposición comenzó señalando que el programa no había sido elaborado por burócratas neoliberales adoradores del mercado, desligados de las necesidades del pueblo e insensibles ante su sufrimiento, sino por expertos humanistas, dirigidos por el propio mandatario, quienes anteponen el bienestar colectivo a cualquier consideración ligada al lucro capitalista. Maduro de nuevo se declaró socialista y, para variar, chavista.

Trino Márquez

Caso Requesens, el disfrute morboso del poder

El supuesto atentado cometido contra el Alto Mando Militar y Nicolás Maduro ha servido para mostrar, una vez más, la forma morbosa cómo la cúpula del régimen disfruta del control del Gobierno y de las instituciones del Estado, especialmente de la Fiscalía, órgano concebido para resguardar los derechos humanos.

Trino Márquez

Los drones de la decadencia

Después de varios días de ocurridos los sucesos de la Av. Bolívar, algunas cuestiones van quedando claras. La operación con los dos drones fue adelantada por el grupo de irreductibles ligado al asalto al Fuerte Paramacay, que logró mantenerse en libertad cuando Juan Caguaripano fue capturado por los cuerpos de seguridad del Estado. Este núcleo -vinculado con sectores de la “Resistencia”, tan activa en las calles de Caracas durante el largo ciclo de protestas de 2017- considera que la crisis venezolana no se resolverá por la vía pacífica, ni electoral, sino a través de una conjura o un acto heroico que deponga al régimen de Nicolás Maduro por la fuerza. Así como el gobierno cuanta con su fracción guerrerista, en el vasto cosmos de la oposición también existen los Rambos, que se consideran predestinados a ejecutar misiones espectaculares, no importa que carezcan de toda relación orgánica con las fuerzas organizadas.

Trino Márquez

La fractura del régimen, un espejismo

Antes que comenzara el congreso del Psuv, se produjeron algunas mini protestas y denuncias dentro del partido oficialista. Freddy Bernal, Elías Jaua, Earle Herrera, Miguel Pérez Pirela fueron algunas de las voces que se atrevieron a reconocer que en el país existen algunas dificultades y que esas fallas tienen alguna relación con el gobierno.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com