Opinión

Columnistas

La Venezuela del “peor es nada”

Es la Venezuela que nos tocó en suerte, y si la queremos, pues por ella debemos luchar. Supongo que existió otra Venezuela donde la búsqueda de la excelencia era la regla, o cuando menos había el esfuerzo por mejorar, tal como lo reseñan los libros de historia, pero obviamente sin relación alguna con el presente, con nuestro presente.

AN: “El que no hace, le hacen”

Frase lapidaria de la jerga beisbolera venezolana, pertinente para describir la tragedia que enluta hoy a la Asamblea Nacional (AN) como institución. Electos el 6 de diciembre de 2015 por un periodo de 5 años, con la expresa misión de confrontar políticamente a la dictadura socialista, en gobierno desde el 11 de abril de 2002, los 112 diputados representantes de la democracia desde comienzos de su gestión dieron muestras de lo que sería su equívoco proceder.

Protestas públicas frente a cuarteles

Considerada como fuere la profundización del genocidio que padece Venezuela a manos del socialismo en gobierno, y por ende necesario el ponerle fin a lo inmediato por razones humanitarias, comenzaré este mi presente escrito manifestando pleno apoyo a la llamada ¨Propuesta para la Solución¨, idea brillantemente expuesta por Juan Carlos Sosa Azpúrua, quien de manera por demás oportuna nos brinda una alternativa al presente caos, que debería ser analizada con mucha atención por el país democrático, en especial por su principal destinatario: La Asamblea Nacional.

Hacia el punto de quiebre antisocialista

La lucha por la liberación nacional en Venezuela alcanzó cotas en vidas humanas que imponen la necesidad de un fin inmediato para la dictadura socialista en gobierno, en el entendido que nuestra dirigencia demócrata tiene un parámetro ético superior al de la barbarie gobernante.

¿Dónde estamos y para dónde vamos?

Necesaria reflexión cuya respuesta estamos muy lejos de acertar pero no por ello desistimos en el empeño de atinarle. Así entonces podemos afirmar que pasado un mes de protestas públicas, pacíficas y no armadas por parte del movimiento demócrata nacional, salvajemente reprimidas por el régimen, dos grandes logros podemos certificar. En primer lugar, el reconocimiento universal respecto a la naturaleza dictatorial del régimen socialista en gobierno, que no es poca cosa si entendemos que transcurrieron 15 años desde el 11 de abril de 2002, inicio formal de la tiranía, con su saldo mortal por hambre, enfermedad y violencia criminal, conforme al plan socialista. Ello implica que en lo adelante todos los factores políticos demócratas, tanto nacionales como extranjeros están en la obligación de coordinar acciones para restablecer el orden democrático perdido en Venezuela, tratativa muy distinta a la requerida frente a gobiernos democráticos solo ineficientes y corruptos.

Elección presidencial inmediata

Considerando que la más reciente violación a la constitución por parte de la dictadura socialista en gobierno a través de su Tribunal Supremo de Justicia alcanzó una repercusión internacional como nunca desde el 11 de abril de 2002, inicio formal de esta tiranía, cabe afirmar la pertinencia de concertar como sociedad en torno a la concreción de un punto fundamental para el restablecimiento del orden constitucional y la liberación nacional: "La elección presidencial inmediata".

La Carta Democrática como salvavidas

A la hora de las emergencias, como esta de la Venezuela bajo dictadura, solo cabe buscar la verdad y asumir realidades pues se trata de sobrevivir a una catástrofe llamada socialismo. Así entonces resulta necesario asimilar e internalizar que en los actuales momentos la única posibilidad de mantener la vida y la dignidad para la mayoría de los venezolanos, descansa en la activación de la llamada ¨Carta Democrática Interamericana¨, resolución de la OEA cuya aplicación en estos momentos implicaría la exigencia diplomática a nivel continental para que la dictadura socialista gobernante en Venezuela convoque a elecciones generales, limpias y justas, en plazo perentorio, so pena de aislamiento, sanción nada desdeñable para los tiempos que corren.

Carta Democrática contra el socialismo

En vista de que el movimiento democrático nacional resulta ineficiente para lograr la restitución del orden constitucional en Venezuela, la Organización de los Estados Americanos a través de su secretario general Luis Almagro, se nos revela como la más inmediata posibilidad de poner fin al genocidio en curso.

Copei contra el socialismo

Especial alegría nos embarga al conocer que formalmente la dirección nacional de Copei, organización de la cual soy otro orgulloso afiliado, decidió conforme a nuestros estatutos partidistas decirle no a esa nueva estafa de la dictadura socialista que a través del CNE-PSUV pretende humillar a los partidos demócratas a través de una ¨actualización de militancia¨, certificación esta que otorgará al régimen en gobierno una gran ¨bocanada de aire legitimador¨ ahora cuando el 90% de la población le repudia.

Selección natural… anti-socialista

En la etapa actual de esta lucha por la liberación nacional, era sentimiento generalizado entre la mayoría demócrata venezolana, el preservar y potenciar el valor político de la unidad, representado sin dudas en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). En tal sentido han sido muchos y conocidos los esfuerzos que desde todos los sectores, tanto al interior como desde fuera de ese órgano colectivo, desplegados para salvaguardar una herramienta de lucha que se antojaba como la más adecuada para confrontar y vencer a la dictadura socialista en gobierno.

Todo tiene su final

El socialismo en Venezuela no será la excepción. Si bien es cierto que la tragedia actual de nuestro país tiene en la sociedad venezolana al instrumento ciego de su propia destrucción, primero por incapaces para develar la estafa socialista representada en Hugo Chávez, y luego por el enorme apoyo popular ante la oferta clientelar del régimen; otra gran verdad es que el mundo entero observa y aprende.

Venezuela: Tumba del socialismo mundial

Es indudable que el socialismo se anotó un nuevo gran éxito con la destrucción de Venezuela, iniciada esta el 11 de abril de 2002. Porque la esclavitud y el exterminio de nuestro gentilicio a partir de esa fecha forman parte del desiderátum socialista y así debemos reconocerlo, más allá del nivel de resistencia ejercido por nuestro pueblo hasta el día de hoy.

Supervivencia digna ante el socialismo

Por estos días, muy duros luego del más reciente fracaso demócrata ante la dictadura socialista que humilla a Venezuela, va siendo cuesta arriba para el común no solamente la supervivencia sino cómo hacerlo con dignidad, ello frente a un sistema criminal históricamente especializado en la esclavitud y el exterminio, pero además en la humillación de quienes se le resistan.

Se busca una salida al socialismo

Por lo menos en ese punto estamos de acuerdo el 90% de los venezolanos, amenazados de muerte por hambre, enfermedad o a manos del hampa, conforme a la receta socialista. El hecho cierto del fracaso opositor para capitalizar ese anhelo, en modo alguno contraría el deseo y la necesidad de restituir el orden constitucional, violentado a partir del 11 de abril de 2002.

Sin dignidad, se impone la necesidad

Indudablemente. La realidad venezolana así lo demuestra en cuanto refiere a nuestra dirigencia demócrata nacional a partir del 11 de abril de 2002. Salvo honorables excepciones, desde entonces el liderazgo demócrata evidenció su propensión a legitimar el régimen político gobernante en Venezuela a sabiendas de su naturaleza tiránica, con las consecuencias ya conocidas.

En Venezuela urge una oposición

Luego de la Declaratoria de Abandono de Cargo por parte de la Asamblea Nacional en contra del dictador Nicolás Maduro Moros, resulta evidente que no hay voluntad política para ejecutar tan trascendental disposición cuando menos por parte del actual movimiento demócrata nacional.

Jugar con las cartas a mano

El recientemente designado Presidente de la Asamblea Nacional afirmó en su discurso inicial la inminente declaratoria de abandono de cargo conforme al artículo 233 constitucional, en contra del dictador Nicolás Maduro Moros, por parte de ese órgano del poder público nacional.

Mientras haya vida hay esperanza

Adagio popular que no por antiguo, caduco. Con plena vigencia en nuestra Venezuela actual, que humillada por el socialismo en gobierno y traicionada a manos del colaboracionismo opositor, tiene en su propio existir motivo suficiente para continuar trabajando en pro de la liberación nacional.

Se terminó el “circo” socialista

Algo que para muchos sonará baladí, se trata para nosotros de un paso adelante en contra de la política de exterminio y esclavitud típicamente socialistas. Ciertamente luego de un estruendoso fracaso en el siglo XX, con su interminable lista de genocidios, hambrunas y destrucción, el socialismo necesitaba readaptarse frente a un mundo que rechazaba su esencia inhumana y por ello en el presente siglo se vale del disfraz humanitario como prédica, con resultados muy positivos dentro de su escala de valores: Graves daños en Brasil, Argentina, Ecuador, Bolivia, El Salvador y Nicaragua, y la destrucción de Venezuela, con especial mención para el socialismo cubano, referente de esa desgracia, a nivel mundial.

El Trigo y la Cizaña Socialista

Llegó el tiempo de la siega en Venezuela, tiempo de separar ¨el trigo de la cizaña¨. Refiriendo a la ¨Parábola de la Mala Hierba¨ de Jesús de Nazaret, recogida por el Evangelio de Mateo (13, 24-30). En el caso de nuestro país esta narración tiene singular pertinencia en razón de la estafa continuada que a partir del 11 de abril de 2002 - inicio formal de la dictadura socialista en gobierno – ejecutan importantes factores socialistas dentro del movimiento demócrata nacional, que infiltrados en este, impiden la restitución del orden constitucional.

¿En qué manos está la oposición?

No en las mejores, visto el más reciente performance de quienes fungen como sus representantes. Porque la historia contemporánea de Venezuela va a recoger en sus páginas la más reciente traición al pueblo por parte de las 3 organizaciones políticas que aún permanecen en la Mesa de Diálogo junto a la dictadura, con el Vaticano de facilitador, y otros tres ex presidentes socialistas de mediadores, determinando así la suspensión del Acuerdo para la Restitución del Orden Constitucional establecido por la Asamblea Nacional el domingo 23 de octubre del año en curso.

Muriendo bajo el socialismo

Importante resaltarlo pues resulta una realidad nacional difícil de explicar habida cuenta los recursos materiales y humanos de Venezuela, y que por tanto cesar este genocidio debería ser prioridad para la oposición política nacional. Pero no es así.

La hora del antisocialismo en Venezuela

Sin duda alguna. Luego del 11 de abril de 2002 inicio formal de la dictadura socialista en Venezuela, la oposición dominada igualmente por socialistas solo ha destacado por sus fracasos a costa de los miles de venezolanos muertos por hambre, enfermedad y a manos del hampa conforme a la ¨receta¨ esclavista del socialismo, tan eficiente en Cuba y Corea del Norte.

La restitución del orden constitucional

El genocidio que se desarrolla en Venezuela por parte del socialismo en gobierno, impone a la dirigencia demócrata nacional retomar de inmediato la ejecución del Acuerdo para la Restitución del Orden Constitucional en Venezuela tal como fue aprobado por la Asamblea Nacional el pasado 23 de octubre.

el socialismo aún existe

Tal como el refrán popular lo describe: ¨El mejor truco del diablo es hacernos creer que no existe¨, igualmente el socialismo, expresión política del mal, puede simular indefensión para lograr objetivos, siempre contrarios al bien común.


Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com